¿Qué implica frenar la medida contra las deportaciones en EU?; México lamenta la decisión
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: AP

¿Qué implica frenar la medida contra las deportaciones en EU?; México lamenta la decisión

La resolución del juez ocurre un par de días antes de que entrara en vigor la primera medida: ampliar un programa que protege a jóvenes inmigrantes de ser expulsados si ingresaron de forma ilegal cuando eran niños.
Foto: AP
Por BBCMundo
17 de febrero, 2015
Comparte
A miles de inmigrantes que han solicitado la residencia legal a través de los tribunales les han cancelado las audiencias. Foto: AP.

A miles de inmigrantes que han solicitado la residencia legal a través de los tribunales les han cancelado las audiencias. Foto: AP.

Para millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, el fallo de un juez federal en el estado de Texas de bloquear las favorables medidas migratorias recientemente ordenadas por el presidente Barack Obama cae como un balde de agua fría.

La decisión del juez Andrew Hanen contra la acción ejecutiva anunciada por Obama el 20 de noviembre, que evitaría la deportación de unos 5 millones de indocumentados, retrasa los programas de solicitudes de ese amparo, uno de los cuales debía comenzar este miércoles 18 de febrero.

La medida fortalece la oposición de 26 estados, en su mayoría gobernados por republicanos, que han demandado a la administración de Obama por considerar la acción ejecutiva anticonstitucional.

“La victoria de hoy es importante, pero la lucha para revertir la extralimitación inconstitucional del presidente no ha terminado”, reaccionó en un comunicado el senador republicano por el estado de Texas John Cornyn.

El gobierno federal se espera que presente una apelación al fallo del juez en Texas en un tribunal en Nueva Orleans, pero existen dudas de que se pueda evitar el traspié para empezar a aceptar las solicitudes de protección contra la deportación y de permisos de trabajo.

Bajo el sistema legal de EU, podrían pasar meses (hasta cinco, según los expertos), antes de resolver el impasse para que los indocumentados se puedan beneficiar de la ley.

México condena

El gobierno de México lamentó este martes 17 de febrero la decisión de un juez federal de Texas. A nombre del gobierno mexicano, la Secretaría de Relaciones Exteriores señaló en un comunicado que su embajada y consulados en Estados Unidos se mantendrán atentos al proceso judicial y alertó a sus ciudadanos a no caer en posibles engaños y fraudes migratorios a raíz de la decisión del juez.

El juez federal de distrito en Texas bloqueó la acción ejecutiva de Obama un par de días antes de que entrara en vigor la primera medida: ampliar un programa que protege a jóvenes inmigrantes de ser expulsados si ingresaron de forma ilegal cuando eran niños.

La mayor parte de la orden presidencial, que amplía esa protección a padres de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes que lleven varios años en el país, no está prevista que comience a aplicarse sino hasta el 19 de mayo.

Un día antes

La decisión del juez federal Andrew Hanen contra la acción ejecutiva de Obama sucede en la víspera de que el gobierno estadounidense comenzara a recibir los formularios de inmigrantes indocumentados mayores de 30 años, que llegaron al país como menores, solicitando protección contra la deportación y permisos de trabajo.

John Boehner (izq.) y Mitch McConnell

Los líderes republicanos en el Congreso, el representante John Boehner (izq.) y el senador Mitch McConnell, de inmediato lanzaron una férrea oposición contra el plan de Obama.

El fallo también afecta otro programa que tenía previsto beneficiar a los padres indocumentados de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes a partir de mayo próximo.

Ambos programas tienen previsto ofrecer un alivio temporal o “acción diferida” contra la deportación, más posibilidad de empleo, durante tres años a unos cinco millones de inmigrantes que entraron ilegalmente a EU.

Ahora esos planes quedan suspendidos hasta que se logren resolver las diferencias legales en los tribunales.

¿Decisión “frívola”?

Sin embargo, los activistas de los derechos de los inmigrates reaccionaron con indignación ante lo que consideraron una decisión “frívola” del juez en Texas.

Este fallo está muy apartado de lo que es la ley; bajo el manto de la jurisprudencia, los antiinmigrantes están jugando al teatro político y arriesgando la unidad de millones de familias”, expresó en un comunicado Angélica Salas, directora ejecutiva de CHIRLA, la Coalición de Derechos Humanos de Inmigrantes de Los Ángeles, California.

Tanto CHIRLA como otras organizaciones afines manifestaron su determinación de continuar la lucha en lo que consideran “un largo proceso legal”.

Más allá de las demoras y obstáculos al alivio temporal de indocumentados que propone el gobierno es la incertidumbre que crea entre la comunidad de inmigrantes potencialmente afectados.

Dudas y desconfianza

La Casa Blanca sabe muy bien que, de por sí, estos programas solo funcionarán si un buen número de indocumentados elegibles “salen de entre las sombras de la ilegalidad” para integrarse y regularizar su situación, aunque fuera temporal.

Pero, para muchos indocumentados, esa salida implica exponerse a las autoridades migratorias en caso de que no resulten elegibles para el programa.

Para los que puedan salir beneficiados, el temor es que el beneficio sólo sea temporal.

Además, las leyes pueden fácilmente cambiar cuando entre un nuevo gobierno, en menos de dos años, o por una demanda en un tribunal, como está sucediendo ahora.

Desde el punto de vista de un inmigrante indocumentado se puede pensar que una vez se sale de las sombras ya se no puede regresar a ese refugio y se queda convertido en blanco fácil de detención, sanción y deportación.

Los “soñadores”

Cuando en 2012 la administración de Obama creó el primer programa de acción diferida para jóvenes inmigrantes que habían entrado como menores ilegalmente de la mano de sus padres (DACA, por sus siglas en inglés) hubo gran entusiasmo inicial.

Particularmente entusiasmados estaban los llamados dreamers (“soñadores”), aquellos jóvenes elegibles que eran estudiantes sobresalientes, estaban integrados en la sociedad y hablaban perfecto inglés, no obstante su condición de indocumentados.

Sin embargo, los grupos de apoyo a los inmigrantes pronto encontraron que la gran dificultad era convencer a las personas a solicitar para el programa.

En ese entonces, BBC Mundo conversó con varios dreamers que expresaron sospecha sobre las intenciones del gobierno con DACA y de los temores de un revés en las leyes.

El problema se acentúa con la ampliación del programa que anunció Obama en noviembre, pues afecta a indocumentados mayores y menos integrados.

Muchos de ellos están aislados, no dominan el idioma, no conocen bien la ley ni sus derechos legales y tienen un profunda desconfianza de las autoridades y las instituciones.

Tira y afloje legal

Las interdicciones, apelaciones, demandas y contrademandas no son nada nuevo en la política estadounidense, particularmente en el ámbito migratorio.

Juez Andrew Hanen (izq., en 2005)

El fallo del juez Andrew Hanen (izq.) permite el progreso de las demandas interpuestas por 26 estados contra el ejecutivo.

Son una manera de establecer la separación de los tres poderes del gobierno, en este caso la rama judicial que cuestiona la legalidad de cómo el ejecutivo procedió para implementar sus órdenes de amparo a los inmigrantes.

También sirven para manifestar la independencia de los diferentes estados de la unión cuando consideran que la ley federal entra en conflicto con sus propias leyes estatales.

Muchas veces, sin embargo, tienen visos políticos.

No es coincidencia que la mayoría de los estados que están demandando al gobierno sean republicanos que se oponen la medida de Obama.

Las demandas suelen ser interpuestas a través de las fiscalías del estado o mediante tribunales donde rige un juez afín a las políticas conservadoras.

Si bien esos fallos pueden ser desestimados y revertidos en tribunales de última instancia, el tira y afloje legal demora y aplaza la aplicación de la ley.

Es un tiempo del cual no goza el gobierno de Barack Obama, al cual le queda menos de dos años en el poder, y un tiempo con el que muchos indocumentados no quieren arriesgarse.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

6 formas en las que la pérdida de olfato por COVID-19 te puede afectar a largo plazo

Después de COVID-19, muchas personas se han quedado con impedimentos a largo plazo en su sentido del olfato.
Por Johan N. Lundström / BBC News Mundo
12 de junio, 2022
Comparte

Al principio de la pandemia, múltiples estudios mostraron que aproximadamente la mitad de las personas con COVID-19 perdieron el sentido del olfato (un trastorno llamado anosmia) en algún momento durante el curso de la infección.

Aproximadamente, entre un 20% y un 35% adicional experimentó una reducción clínica en su capacidad para oler (hiposmia).

Aunque la evidencia más reciente sugiere que Ómicron podría no conducir a la pérdida del olfato tanto como las variantes anteriores, dado que más de 500 millones de personas han tenido al menos una de las variantes hasta la fecha, todavía son muchos millones de personas que probablemente han experimentado esta condición en algún grado.

Para la mayoría, esto es solo una pérdida temporal de la función. Pero una parte considerable experimentará problemas a más largo plazo.

Estudios recientes muestran que entre 12 y 18 meses después del diagnóstico inicial de COVID-19, entre el 34% y el 46% de las personas aún experimentan una reducción clínica en su sentido del olfato.

Sin embargo, la mayoría de estas personas no son conscientes de ello.

Un problema relacionado es la parosmia, en la que la percepción de los olores de una persona cambia y, a menudo, descubre que se vuelven más desagradables.

La investigación sugiere que hasta el 47% de las personas que han tenido COVID-19 podrían verse afectadas.

Al igual que con la pérdida del olfato, la mayoría de las personas con parosmia probablemente sanarán con el tiempo. Sin embargo, algunas podrían tener problemas más duraderos.

COVID-19 no es la única enfermedad que puede conducir a la pérdida del olfato. También puede ser causada por otros virus o infecciones, o traumatismo craneoencefálico o una variedad de enfermedades neurodegenerativas.

Efectos a largo plazo

Si bien la evidencia sobre la pérdida del olfato posterior a COVID-19 aún está surgiendo, los datos de otros tipos de disfunción olfativa nos dan una idea de algunos de los efectos que la pérdida del olfato a largo plazo puede tener en la vida cotidiana.

1. Seguridad alimentaria

Las personas con esta discapacidad son más propensas a ingerir alimentos en mal estado porque es el olor, ante todo, lo que nos advierte cuando algo se echó a perder.

Esto puede aumentar el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos.

olfato

Getty Images

2. Gusto

Aparte de las sensaciones gustativas centrales (dulce, salado, amargo, ácido y umami), casi todo lo que experimentamos como sabor es producido por los olores que llegan a los receptores olfatorios en la nariz a través del pasaje oral-nasal en la parte posterior de la garganta.

Desafortunadamente, sin el sentido del olfato, la mayor parte de lo que comes tendrá poco o ningún sabor.

Si se elimina la capacidad de detectar olores, una manzana sabrá como una papa si cierras los ojos.

3. Apetito

Más allá de darnos placer al comer, los olores de la comida también nos estimulan el apetito.

Esto significa que cuando no podemos oler los aromas de la cena que se cocina en el horno, es menos probable que tengamos hambre.

4. Fluctuaciones de peso

La pérdida combinada de apetito y placer de comer hace que la mayoría de las personas con un trastorno del olfato recién adquirido pierdan peso inicialmente.

Sin embargo, nuestros cuerpos están diseñados para mantenernos con vida. Las personas con pérdida del olfato rápidamente comienzan a buscar el placer de otros estímulos sensoriales al comer, como la textura, por ejemplo, en el crujido de los alimentos fritos.

Y en lugar de esperar a tener hambre, muchos simplemente comerán con más frecuencia.

Estos cambios no conscientes en el comportamiento alimentario a menudo dan como resultado un aumento de peso, lo que puede provocar problemas cardiacos a largo plazo y otros problemas de salud relacionados.

5. Relaciones

Hay algunas consecuencias de la pérdida del olfato en las que quizá no pienses de inmediato.

Tomemos, por ejemplo, el hecho de que una persona que no puede oler no podrá controlar su propio olor corporal. Esto puede ser una fuente de timidez e inseguridad en situaciones sociales.

olfato y gusto

Getty Images
Cuando no podemos oler los aromas de la comida es menos probable que tengamos hambre.

Varios estudios han demostrado que un sentido del olfato deficiente está relacionado con una reducción en las interacciones sociales, el número de amigos y el disfrute sexual reportados.

Esto último también podría estar relacionado con la pérdida de la capacidad de sentir el olor de una pareja.

6. Salud mental

Un tercio de las personas que buscan tratamiento para sus problemas de olfato informan haber experimentado una reducción en su calidad de vida y bienestar general, en comparación con su vida antes de tener estos problemas.

Es probable que esto se deba a una combinación de los factores descritos anteriormente.

Las personas con disfunción del olfato a menudo reportan síntomas de depresión, y no es raro que los relacionen con sus problemas de olfato.

Opciones de tratamiento

Lamentablemente, existen pocos tratamientos para las personas que experimentan disfunción del olfato.

Para los problemas de olfato inducidos por virus, el único tratamiento que tiene algún efecto demostrable es el entrenamiento del olfato.

Esto es un poco como la fisioterapia para la nariz y consiste en una terapia de exposición, en la que se le pide al paciente que huela una variedad de olores durante unos 20 minutos, cada mañana y tarde, durante un periodo de dos a tres meses.

Aunque los pacientes rara vez se recuperarán por completo, los estudios han demostrado que el entrenamiento del olfato mejora las funciones olfativas con el tiempo.

Dicho esto, la pandemia de COVID-19 ha dado impulso a la investigación olfatoria, y varios tratamientos nuevos e interesantes se encuentran actualmente en ensayos preclínicos.

Dentro de unos años, es posible que veamos una variedad de tratamientos novedosos para la disfunción del olfato.

Mientras tanto, ¿qué debes hacer si crees que tu sentido del olfato no es como debería ser?

Puedes comenzar a entrenarte con el olfato usando olores domésticos comunes. Si no ves una mejora notable después de seis semanas de entrenamiento, comunícate con tu médico para una evaluación.

*Johan N. Lundström es profesor asociado del Departamento de Neurociencia Clínica del Instituto Karolinska. Este artículo apareció en The Conversation. Puedes leer la versión en inglés aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ae6XHLUCGmM&t=3s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.