¿Por qué protestan los profesores de Acapulco?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Paris Martínez

¿Por qué protestan los profesores de Acapulco?

Los maestros denuncian que sus pagos llegan con retraso, y que además profesores jubilidados llevan tres años sin recibir su compensación.
Foto: Paris Martínez
Por Paris Martínez
27 de febrero, 2015
Comparte
Foto: Paris Martínez

Foto: Paris Martínez

Entre los cuestionamientos vertidos contra el movimiento magisterial que, el pasado martes 24 de febrero, fue reprimido por la Policía Federal en Acapulco, está la afirmación de que la dirigencia de los profesores usó como “carne de cañón” a maestros jubilados, que nada tenían que hacer en las protestas, para enfrentarse con los uniformados, y que ésa es la razón de que la única víctima mortal del desalojo fuera, precisamente, el maestro Claudio Castillo, un profesor de 65 años retirado, al que la artritis le dejaba caminar sólo si se apoyaba en un bastón.

Sin embargo, el Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), a través de su dirigente regional en este puerto, aclaró que la manifestación que terminó con el desalojo de manifestantes realizado por la policía el pasado martes había sido motivada, justamente, por la falta de pago de pensiones y la suspensión de los servicios de salud para los 4 mil 500 jubilados de esta agrupación gremial, que aglutina no sólo a trabajadores de la educación, sino también a empleados administrativos del gobierno estatal y de los ayuntamientos guerrerenses.

“Por eso todos los maestros, incluidos los jubilados, estábamos ahí”, advirtió Juan Alberto Rodríguez Rendón, secretario general de la sección 14 del SUSPEG, de Acapulco.

“Hay que hacer la precisión de que nosotros no somos maestros que dependamos del gobierno federal –explicó Rodríguez Rendón–, es decir, nosotros no cotizamos para el ISSSTE, sino que somos maestros estatales, y hacemos nuestras aportaciones al Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero (ISSSPEG), institución pública que por malos manejos de los gobiernos estatales se encuentra actualmente en quiebra. Por esa razón, desde hace tres años comenzaron a suspender los pagos a los maestros que se han jubilado. Por ejemplo, en la actualidad hay maestros que se jubilaron hace tres años, y no han cobrado ni una sola vez su pensión. Dicen las autoridades estatales que no hay dinero, pero eso es imposible, porque la federación cada año asigna presupuesto para cubrir estos servicios, entonces, ¿qué ha pasado con ese dinero?”

En los últimos tres años, aclaró, se han jubilado 750 maestros estatales en Guerrero, de los cuales, hasta la fecha, ninguno ha recibido la pensión que por ley debe pagarles quincenalmente el gobierno local, por todos los años prestados en el servicio magisterial. Y, como consecuencia de esto, el Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos de Guerrero no los reconoce aún como “jubilados derechohabientes”, y por lo tanto no reciben servicios de salud, ni préstamos, ni asistencia social, a todo lo cual tienen derecho.

Nuestro movimiento no inició el martes pasado (cuando los maestros fueron reprimidos por la Policía Federal, tras permanecer diez horas en plantón a un costado del Aeropuerto Internacional de Acapulco), nosotros tenemos más de medio año exigiendo a las autoridades que nos den una solución, porque la situación de nuestros jubilados no sólo es grave, sino que ya es urgente su atención, hay maestros que se han muerto sin que el ISSSPEG les brindara atención, aún cuando cada quincena, durante décadas, les descontaron sus aportaciones para seguridad social.”

A la situación de los jubilados del SUSPEG, añadió el profesor Juan Alberto Rodríguez, se suma la problemática que sufren los profesores activos adscritos a la administración estatal, a quienes “nos niegan derechos que como maestros tenemos: por ejemplo, mientras a los maestros federales les pagan puntualmente sus salarios y sus prestaciones, a nosotros nos viene todo con retraso. La segunda quincena de enero, por ejemplo, no nos la pagaron. Las promociones por carrera magisterial ya nos las otorgaron, pero el aumento que venía con ellas nunca llegó. Apenas en febrero nos pagaron la segunda parte del aguinaldo, y todo esto lo justifica el gobierno del estado diciendo que la Federación no les ha entregado recursos, y el gobierno federal, por su parte, nos dice que el dinero ya se liberó, y así nos traen, unos y otros, sin resultados”.

Es por esta razón, explicó el dirigente sindical, que el 11 de febrero se estableció un acuerdo con ambos niveles de gobierno, que marcaba estos temas como de urgente atención, y se fijó el día 24 de febrero como fecha para emprender una ronda de negociaciones, la cual se realizaría en el Foro Mundial Imperial (ubicado a un costado del aeropuerto de Acapulco) en la que los maestros estatales pudieran dialogar de forma simultánea tanto con la administración guerrerense, como con la federal.

“Sin embargo –narró el dirigente sindical– llegó el día 24 de febrero y hasta ese momento el gobierno federal nos anunció que sus representantes no asistirían a la mesa pactada. En su lugar, mandaron al contingente de granaderos federales, ya apertrechados con sus equipos para disolución de multitudes. Es decir, desde un principio el gobierno federal apostó por faltar a su palabra y romper el diálogo con un acto de represión indiscriminada: los policías no respetaron a nadie”.

De hecho, según el movimiento magisterial, el operativo policial del pasado 24 de febrero dejó no sólo un maestro muerto, sino otros 200 con lesiones de consideración.

–Ustedes han denunciado que, luego del operativo, 11 maestros fueron desaparecidos y cuatro maestras fueron violadas sexualmente por agentes de la Policía Federal, ¿qué se sabe de los desaparecidos y qué va a proceder en cuanto a las maestras agredidas? –se le cuestiona.

–Sobre ese tipo de información –respondió el representante sindical– no me gustaría especular, hacerlo sería irresponsable. Sí, sabemos que hay compañeros que asistieron a la concentración del martes y que desde entonces no han llegado a su casa, no están en el movimiento, no están en sus escuelas, ni con sus familias, por eso los consideramos desaparecidos, a partir de la aberrante agresión de la que fuimos objeto en el aeropuerto de Acapulco. Pero aún no contamos con una certeza plena de que fueron raptados por la policía, aunque no veríamos otra explicación. Por el otro lado, sobre las compañeras agredidas, sí puedo decir con toda precisión que hubo muchas compañeras a las que no respetaron. Hubo casos de abusos de índole sexual, muchas compañeras fueron golpeadas, agredidas verbalmente. Y sí, sobre una cuestión de violación sexual tenemos informes, pero no es oficial, aún estamos verificando, y cuando así sea, lo denunciaremos formalmente.

–¿Seguirán las protestas?

–Sí. Hay un acuerdo con las autoridades para establecer una mesa de diálogo la próxima semana, quizás el lunes o el martes, pero las movilizaciones seguirán. Y si la próxima semana no hay una solución a nuestras demandas, las movilizaciones aumentarán –concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Texas: 4 contradicciones de la policía sobre el tiroteo que cuestiona la actuación de los agentes

Las autoridades de Texas han revelado detalles que contradicen declaraciones anteriores.
28 de mayo, 2022
Comparte

La policía de Texas ha corregido detalles clave sobre el tiroteo en una escuela de Uvalde a medida que aumentan las críticas por parte de algunos padres sobre el recuento inicial de los hechos.

El pasado martes, la pequeña y normalmente tranquila localidad, en el estado de Texas, se convirtió en el escenario de la peor masacre ocurrida en una escuela de Estados Unidos en casi una década.

Al menos 21 personas murieron (19 de ellas niños y dos maestras) cuando Salvador Ramos, un adolescente de 18 años, irrumpió en la primaria Robb con una pistola de mano y un rifle AR-15, se atrincheró en un salón de clases y comenzó a disparar.

Desde entonces se han ido revelando detalles de cómo transcurrió la jornada que cambió para siempre la vida de este pueblo fronterizo.

Pero en sus últimas declaraciones, la policía se ha retractado de otras hechas anteriormente.

1. Entró sin mayor esfuerzo

Las autoridades informaron inicialmente que Ramos intercambió disparos con un agente policial de la escuela antes de ingresar al edificio.

Poco después, durante una sesión informativa el miércoles, Steven C. McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública (DPS), aseguró que un agente policial de la escuela “atacó” al tirador pero que no hubo intercambio de disparos.

Gente llorando tras la masacre.

Getty Images
Ramos compró legalmente dos rifles estilo AR el día en que cumplió 18 años, una semana antes del ataque.

Pero este jueves la policía reveló que el atacante deambuló afuera de la escuela durante 12 minutos antes de entrar sin ser cuestionado.

“Se informó (inicialmente) que un agente policial del distrito escolar confrontó al sospechoso cuando ingresaba. No es correcto. Entró sin obstáculos”, reveló Victor Escalon director regional del DPS.

2. La “rapidez” de la respuesta

Inicialmente, varios funcionarios estadounidenses celebraron la respuesta “rápida” de las autoridades.

Steven C. McCraw, el director del DPS, aseguró el miércoles que un agente actuó rápidamente cuando Ramos se acercaba a la escuela tras estrellar su vehículo.

El gobernador estatal Greg Abbott, por su parte, elogió la “respuesta rápida” de los “valientes funcionarios locales” que, según dijo, se habían enfrentado al pistolero antes de que ingresara a la escuela.

“Mostraron un coraje increíble”, agregó

Aula de la escuela.

Getty Images
Ramos entró libremente a la escuela por una puerta que estaba abierta a las 11:40am

Pero este jueves, Escalon reveló que la policía llegó después de que el hombre armado entrara y que fue muerto 90 minutos luego de su llegada.

La respuesta ahora es considerada como tardía y una serie de videos que muestran a padres frustrados siendo abordados y esposados ​​por la policía mientras el atacante aún estaba dentro de la escuela, ha provocado una creciente ira en Estados Unidos.

3. No ingresaron de inmediato

Este jueves, Escalón detalló que Ramos estrelló su vehículo cerca a las 11:28am, y la primera llamada de emergencia llegó dos minutos después cuando algunos testigos reportaron que habían visto a un hombre con un arma de fuego.

Ramos disparó a transeúntes, recorrió las instalaciones de la escuela y entró libremente por una puerta que estaba abierta a las 11:40am.

La policía llegó al lugar cuatro minutos después, según Escalon.

Inicialmente, la policía dijo que los oficiales estaban “adentro” tratando de actuar y se cubrieron después de ser atacados.

Pero Escalon contradijo el jueves esta versión.

Dolientes visitan el monumento a las víctimas del tiroteo en la escuela de Texas.

Getty Images

“Ellos (no) entraron de inmediato debido a los disparos que estaban recibiendo”, precisó.

A las 12:45, el pistolero fue muerto a tiros no por agentes locales. sino por una unidad táctica dirigida por agentes fronterizos estadounidenses.

Escalon restó importancia a las declaraciones anteriores de la policía de que hubo intercambios de disparos en curso durante la hora en la que Ramos estuvo en el lugar.

“La mayoría de los disparos fueron al principio”.

4. Chaleco antibalas

Inicialmente, las autoridades locales afirmaron que el hombre armado tenía un chaleco antibalas, pero luego cambiaron el discurso.

El sargento Erick Estrada, vocero del Departamento de Seguridad Pública de Texas, aseguró el miércoles que Ramon tenía “un rifle y un chaleco antibalas“.

“Después del choque (de su vehículo) salió un hombre armado, con un chaleco antibalas. Entró por una puerta en el sur (del plantel), donde se encontró con un policía y empezaron a dispararse entre ellos”, detalló.

Pero más tarde, el teniente Christopher Olivarez, vocero del Departamento de Seguridad Pública de Texas, dijo que el atacante no llevaba chaleco antibalas, sino un chaleco para guardar cargadores adicionales.

Ramos compró legalmente dos rifles estilo AR el día en que cumplió 18 años, una semana antes del ataque.

La investigación no ha encontrado indicios de que tuviera antecedentes de enfermedad mental o penales.

Pese a la línea de tiempo ofrecida por el director regional del DPS, Victor Escalon, este jueves, aún quedan muchas dudas sobre los hechos.

Escalon se negó a responder varias preguntas sobre por qué el pistolero no había sido abatido antes. Pero afirmó que había “tomado en consideración todas las preguntas” y que pronto ofrecería una actualización.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.