Por primera vez un feminicidio llega a la Suprema Corte: esta es la historia de Mariana Lima
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Por primera vez un feminicidio llega a la Suprema Corte: esta es la historia de Mariana Lima

Será la Primera Sala del máximo tribunal, quien decida si otorgar el amparo para que las autoridades judiciales del Estado de México vuelvan a investigar la muerte de Mariana, ahora bajo la óptica de feminicidio. Las inconsistencias en la reconstrucción de hechos, en el desahogo de pruebas y en las diligencias forenses lograron que el caso fuera tomado por la principal instancia de justicia del país.
Cuartoscuro
Por Gonzalo Ortuño
25 de marzo, 2015
Comparte
Irinea Buendía, madre de Mariana Lima, quien pudo haber sido asesinada por su esposo en 2010. Foto: Cuartoscuro

Irinea Buendía, madre de Mariana Lima, quien pudo haber sido asesinada por su esposo en 2010. Foto: Cuartoscuro

Mariana Lima Buendía, una abogada de 29 años, murió hace casi cinco años. Su esposo Julio César Hernández Ballinas – un policía judicial con un historial de golpes y amenazas a su esposa- dijo en su momento que la muerte de esta joven de Chimalhuacan había sido un suicidio. Y así lo dictaminaron inicialmente las autoridades.

Sin embargo, la madre de Mariana, Irinea Buendía, nunca aceptó la versión oficial y decidió gastar cinco años de su vida tratando de convencer a veinte ministerios públicos, tres fiscales y tres procuradores estatales de que la muerte de Mariana – quien cumpliría 34 años este miércoles 25 de marzo – no había sido un suicidio.

A Mariana, asegura Irinea, la asesinó su marido. 

Hoy, finalmente, el caso podría dar un giro en la Suprema Corte.

Irinea Buendía

Irinea, quien está por cumplir los 63 años, dedicó su tiempo a estudiar libros de criminalística y derecho para impedir, junto con el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, que el caso cerrara. En septiembre de 2013 la SCJN, de manera histórica, atrajo por primera vez un caso por posible feminicidio bajo el número de expediente 554/2013.

Será la Primera Sala del máximo tribunal, quien decida si otorga el amparo para que las autoridades judiciales del Estado de México vuelvan a investigar la muerte de Mariana, ahora bajo la óptica de feminicidio. Las inconsistencias en la reconstrucción de hechos, en el desahogo de pruebas y en las diligencias forenses lograron que el caso fuera tomado por la principal instancia de justicia del país.

Antecedentes violentos, la clara sospecha de un feminicidio

“Vas a terminar en uno de esos tinacos donde eché a otras dos que no aprendieron a tratarme como debían” fue una de las amenazas recibidas que Mariana le llegó a relatar a su madre.

“A mí me llamó un día y me dijo: señora voy a matar a Mariana” asegura Irinea, quien el 28 de junio de 2010, recibió el aviso definitivo: Mariana había muerto – se colgó – le dijo Hernández Ballinas por teléfono cerca de las 7 de la mañana.

La muerte de Mariana ocurrió un día después de que decidiera denunciar a Hernández Ballinas por la violencia física e incluso sexual que padecía en casa. Familiares y amigos han reiterado en declaraciones ministeriales las intenciones de la joven de abandonar, ese 28 de junio, la casa donde vivía con su entonces esposo.

Irinea Buendía asegura haber llegado en menos de una hora desde Nezahualcóyotl al domicilio en Chimalhuacán, ambos en el Estado de México. Encontró la casa, que aún permanecía en construcción, con la puerta abierta y vio el cuerpo de Mariana tendido sobre la cama con ropa del día anterior, el cabello húmedo, los pies limpios, así como golpes y rasguños en todo el cuerpo.

Julio César Hernández llegó a su casa cerca de las 8:30 del día, acompañado de un Ministerio Público y un par de peritos para realizar las diligencias correspondientes. Previamente movió el cuerpo de Mariana de la posición en que supuestamente lo había encontrado.

De acuerdo con el abogado Rodolfo Domínguez Márquez, uno de los responsables de que el caso de Mariana Lima haya llegado a la Suprema Corte, en la declaración de Julio César Hernández, éste aseguró encontrar a Buendía colgada de un clavo – que servía para sostener cortinas – con un hilo que no rebasa los 5 milímetros de grosor. El policía judicial dijo que intentó reanimarla con “masajes en los pies y besitos” y al ver que no hubo resultado puso el cuerpo sobre la cama.

Para la madre de Mariana lo más complicado durante los últimos cinco años ha sido empoderarse y enfrentar a autoridades que “no son ni siquiera para darme copias. En una ocasión me tuvieron allí escribiendo desde las 10 de la mañana hasta las 7 de la noche por copias (del expediente) que yo necesitaba” dice Irinea en entrevista con Animal Político.

Buendía asegura que la pelea jurídica que emprendió desde 2010 le ha permitido entender “qué fue lo que había pasado con mi hija. Y espero de la Suprema Corte una resolución de altura, no esperamos menos”.

Obstrucción de la justicia, el obstáculo más grande

Para el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) es fundamental que la SCJN especifique cómo tendrá que hacerse la investigación de la muerte de Mariana Lima, es decir, que se realice con peritos expertos en criminalística, en medicina forense, y en antropología social, lo que implica tomar en cuenta antecedentes de violencia que haya vivido la víctima.

María de la Luz Estrada, Coordinadora Ejecutiva del Observatorio asegura que la decisión de la máxima autoridad en impartición de justicia en México se da en un contexto histórico, porque se vive el peor panorama en cuanto a violencia contra mujeres.

“Se combinan impunidad, con la discriminación y todas las omisiones de las propias autoridades, es una combinación perversa” asegura Estrada en entrevista con Animal Político.

El Protocolo de Actuación en la Investigación del Delito de Homicidio desde la Perspectiva del Feminicidio obliga a que Ministerios Públicos, policías judiciales, ministeriales y peritos sigan una metodología de seis pasos que implica el levantamiento de indicios, el apoyo en investigación criminalística y la reconstrucción de los hechos.

De acuerdo con Luz Estrada en el expediente del caso de Mariana Lima Buendía, el entonces Procurador General de Justicia del Estado de México, Miguel Ángel Contreras Nieto, admitió las fallas de la procuraduría en la investigación, concretamente en el protocolo mencionado.

Según datos del OCNF de 2012 a 2013 se cometieron 535 asesinatos de mujeres, de éstos 140 fueron investigados como feminicidios y sólo 10 terminaron con sentencia. La organización asegura que después de documentar las muertes violentas de mujeres en el Edomex, identificaron que en los municipios de Ecatepec, Nezahualcóyotl, Chimalhuacán, Chalco, Tlalnepantla y Cuautitlán Izcalli, existen “patrones sistemáticos de violencia contra las mujeres” como la desaparición, la brutalidad en cómo fueron asesinadas, y los lugares donde se hallan los cuerpos: lotes baldíos, tiraderos de basura, canales de desagüe, calles y avenidas.

Video del testimonio de Irinea Buendía, realizado por el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, Católicas por el Derecho a Decidir y Somos el Medio.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus en África: qué hay detrás de la aparente resistencia del continente africano a la pandemia

A casi tres meses de haber confirmado su primer caso, África continúa registrando cifras de contagios y de muertes relativamente bajas cuando se compara con otras regiones del mundo.
11 de mayo, 2020
Comparte
Niños vendiendo máscaras en Abiyán, Costa de Marfil.

Getty Images
El continente africano ha reportado alrededor de 55.000 contagios de coronavirus.

Desde que se reportó el primer caso en África, el 14 de febrero, medios de comunicación en todo el mundo, expertos, gobiernos y hasta la Organización Mundial de la Salud (ONU) han pronosticado una “catástrofe” en el continente.

Aunque expertos advierten que todavía es muy pronto para cantar victoria, el “desastre inminente” que vaticinó John Nkengasong, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África, aún no ha ocurrido.

Mientras que Europa contabiliza más de 1.5 millones de casos confirmados, Estados Unidos supera los 1.3 millones y América Latina se acerca a los 250,000, el continente africano ha reportado alrededor de 55,000 contagios.

Su relativamente baja cifra de muertos sorprende aún más: hasta el 8 de mayo, esta región del mundo había registrado poco más de 2,000 muertes, un saldo muy inferior al de otros continentes o incluso si se compara con una ciudad como Nueva York, que ya ha superado las 20,000 víctimas mortales.

Estos números impresionan más si se toma en cuenta que África es el segundo continente más poblado del mundo con sus 1,200 millones de habitantes.

Pero ¿qué se esconde detrás de la aparente resistencia del continente africano a la pandemia de coronavirus y por qué hay tan pocos casos reportados de covid-19?

Diversidad de enfoques

Los países africanos más afectados son Sudáfrica con 10,015 casos, Egipto con 9,400, Marruecos con 6,063 y Argelia con 5,723 (cifras a 11 de mayo).

Un miembro del personal del Ministerio de Salud le mide la temperatura a los conductores en una carretera en Kenia.

Getty Images
Pese a las numerosas advertencias desde el inicio de la crisis sanitaria, África continúa registrando cifras de contagios y de muertes relativamente bajas cuando se compara con otras regiones del mundo.

Juntas, estas 4 naciones suman prácticamente el 50% del total de los contagios en África.

Algunos expertos argumentan que la explicación a la presunta excepción en la que se ha convertido el continente es que los deficientes sistemas de salud locales no permiten hacer suficientes pruebas y detectar más infecciones por covid-19, debido principalmente a la carencia de recursos.

Pero otros aseguran que también influyen otros factores, que van desde elementos demográficos hasta la menor movilidad.

Anne Soy, subeditora de BBC África, explica que en realidad en el continente hay una gran variedad de enfoques, pues estamos hablando de 53 naciones que han confirmado la presencia del virus y que han tomado distintas estrategias para hacerle frente.

“Tenemos países que han tomado medidas drásticas desde el principio y donde el número de casos sigue subiendo, sin embargo, hay otros que aún siguen en negación y no están implementando medidas para prevenir la propagación de la enfermedad, como Tanzania”, dice la también corresponsal de la BBC en África.

Oficiales de la Guardia Nacional de Sudáfrica asegurándose de que la gente en Ciudad del Cabo respete el confinamiento.

Getty Images
Sudáfrica implementó medidas de confinamiento, consideradas por muchos como de las más estrictas del mundo, a mediados de marzo.

El presidente tanzano John Magufuli es uno de los pocos líderes mundiales que continúa minimizando la gravedad del virus. La semana pasada, cuestionó la precisión de las pruebas de covid-19 y despidió al jefe del laboratorio nacional de salud a cargo de efectuarlas denunciando un “juego sucio”.

Previamente, Magufuli le había pedido a los tanzanos que recen para que el coronavirus se vaya, y su gobierno no ofrece actualizaciones diarias sobre el avance del brote.

Medidas tomadas a tiempo

Pese a unas pocas excepciones, la mayoría de los países africanos tienen en común que han tomado medidas “más rápido que el resto del mundo”, destaca Soy.

“Han sido más decisivos y han tomado medidas drásticas desde muy temprano. Ruanda fue uno de los primeros en implementar un confinamiento cuando tenían menos de 20 casos confirmados. Cerraron la puerta; detuvieron los vuelos internacionales”, precisa.

Personas haciendo cola mientras esperan montarse en un autobús en Ruanda.

Getty Images
Ruanda impuso medidas de confinamiento cuando tenían menos de 20 casos confirmados.

Sudáfrica, el país africano que hasta ahora tiene el mayor número de infectados, impuso desde el 27 de marzo uno de los confinamientos más estrictos del mundo que prohibía todos los vuelos comerciales y hasta la ventas de licores y cigarrillos.

Debido principalmente al desplome de la actividad económica sudafricana, sus autoridades sanitarias comenzaron a relajar algunas medidas la semana pasada.

Experiencia con epidemias

Aunque la pandemia de coronavirus es la crisis sanitaria más grave que nuestra generación ha vivido, está lejos de ser la primera. Especialmente en África, un continente que ha enfrentado fuertes epidemias de malaria, tuberculosis, cólera, VIH y ébola.

Todas estas enfermedades han cobrado vidas, pero también han obligado a la comunidad científica y médica africana a innovar.

Un mototaxista se lava las manos en una estación de detección de ébola en la República Democrática del Congo.

Getty Images
La epidemia de ébola le enseñó a algunos países africanos cómo contener brotes.

“Su población está acostumbrada a reaccionar rápidamente, a utilizar voluntarios en las poblaciones rurales. Creo que eso les ha permitido hacer circular informaciones sobre las medidas de prevención y aplicarlas a tiempo“, le dice a BBC Mundo Karl Blanchet, experto en salud global y emergencias sanitarias del Centro para la Educación y la Investigación sobre la Acción Humanitaria de Ginebra (Cerah, por sus siglas en inglés).

La reciente epidemia de ébola que azotó África occidental con mayor intensidad entre 2014 y 2016 causó estragos en países como Guinea, Liberia y Sierra Leona y dejó más de 11,000 muertes.

Ébola en África occidental. 2014-2016 [ 11.325 víctimas mortales en total ] [ 4.810 Muertes en Liberia ],[ 3.956 Muertes en Sierra Leona ],[ 2.544 Muertes en Guinea ], Source: Fuente: CDC, Image:

Aunque en marzo de 2016 la OMS declaró el fin de la emergencia sanitaria en la región, las autoridades aún se mantienen alerta en algunas de las naciones más afectadas por el brote debido a la aparición de casos aislados.

“El ébola era un problema que todavía estaba allí cuando se declaró la pandemia de covid-19. Eso significa que algunos países africanos ya contaban con la infraestructura de detección en los aeropuertos. Ya había funcionarios de salud pública y termómetros sin contacto en los puertos de entrada”, explica Soy.

El brote de ébola en África occidental también le enseñó África la importancia de detectar casos rápidamente, tratar los casos confirmados y cómo aislar a la comunidad, según la periodista de la BBC.

“A causa de esa epidemia la gente incluso dejó de estrecharse las manos en África occidental y en la República Democrática del Congo. Creó conciencia”, añade.

Un continente menos globalizado

Avión de Kenya Airways.

Getty Images
Para Frederique Jacquerioz, la baja movilidad existente entre los países de África y el resto del mundo sería otro factor.

Frederique Jacquerioz, experta en salud pública africana del equipo de médicos de medicina tropical y humanitaria del Hospital Universitario de Ginebra, en Suiza, estima que otro factor que puede explicar la resistencia de África a la pandemia es la baja movilidad existente entre los países del continente y el resto del mundo.

“Los primeros casos confirmados en África fueron jóvenes, africanos o europeos, que habían viajado, regresaron a África y trajeron el virus con ellos“, le dice la médico a BBC Mundo.

En este mundo globalizado, este fue uno de los factores que impulsó la propagación del virus en Europa, donde grupos de jóvenes pasan fines de semana en diferentes ciudades. Quizás en África, en este sentido, haya menos movilidad entre países”, prosigue.

Coronavirus: por qué la mayoría de las epidemias se originan en Asia y África

Esta hipótesis de estar un poco menos exenta a los efectos de la globalización es apoyada por varios expertos.

Blanchet, director del Cerah, pone como ejemplo tres de los países que hasta el momento han sido los más afectados por el virus: Sudáfrica, Egipto y Argelia.

“Se trata de las naciones con más vínculos aéreos con China. La excepción es Etiopía, que a pesar de no estar en ese grupo, tiene una conexión directa con el país asiático. Pero todavía no ha sido fuertemente golpeado por la pandemia. Eso es algo que no se puede explicar”, dice.

¿Hay un factor demográfico?

Niños africanos.

Getty Images
África es el continente con la población más joven.

La pirámide demográfica africana es otro elemento que puede haber ayudado a que el saldo mortal en la región no sea mayor: África es el continente con la población más joven del mundo.

Blanchet apoya esta hipótesis y resalta que “la edad media en África es de 19.7 años, mientras que en Europa es de alrededor de 40 años, por ejemplo”.

Si bien Anne Soy reconoce que esta podría ser uno de los factores, previene que aún no hay ningún estudio científico que respalde esta teoría.

Puede que sea una de las ventajas de África, pero al mismo tiempo también tienes una gran población de niños desnutridos, que tienen un sistema inmunológico más débil que el resto de la población, lo cual los hace más vulnerables. ¿Significa esto que tendríamos que ver más niños africanos afectados?”, se pregunta.

Los riesgos del continente

Una mujer cargando una bombona de gas sobre la cabeza.

Getty Images
La OMS alerta que el coronavirus podría matar a alrededor de 190.000 personas en África en los próximos 12 meses.

El viernes, la OMS alertó que el coronavirus en África podría “arder lentamente” durante varios años y matar a alrededor de 190,000 personas en los próximos 12 meses.

Esta advertencia llega un mes después de que el organismo estimara que el brote causaría 10 millones de infecciones en el continente dentro de seis meses.

Un nuevo estudio publicado esta semana por la OMS predice que entre 29 millones y 44 millones de personas podrían contagiarse en el primer año de la pandemia de covid-19 si las medidas de contención fallan.

Diversos analistas han destacado que el impacto de la pandemia en realidad dependerá de las acciones que los gobiernos tomen.

El director de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África, Stephen Karingi, le dijo al diario británico The Guardian que se debe reconocer que las autoridades africanas han estado “haciendo mucho” para contener el brote.

“Las proyecciones eran que ahora estaríamos en una situación de guerra, pero debido a las medidas tomadas por los gobiernos y las comunidades, las tasas de transmisión son más bajas de lo que hemos visto en otros lugares”.

Soy cree que que las restricciones de movimiento han frenado la propagación del virus, pero las autoridades deben mantenerse alerta sobre todo en los barios marginales de las áreas urbanas en África.

“Tienen una alta densidad de población y servicios sanitarios muy pobres y débiles. Algunos de ellos ni siquiera cuentan con acceso al agua”, dice.

La editora destaca que la mayoría de sus habitantes tendrían problemas con mantenerse confinados por mucho tiempo, pues son trabajadores ocasionales que si no salen a trabajar no comen.

Pese a la diversidad de opiniones y debates de por qué África ha resistido a la pandemia de covid-19 mejor que otras regiones con más recursos, la gran mayoría de los expertos concuerdan que aún es muy pronto para hablar de una “excepción africana”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WhjChg-SfiE

https://www.youtube.com/watch?v=3FlrsNfKguk

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.