Aunque sufren abusos y discriminación, sólo 1 de cada 10 trabajadoras del hogar denuncian
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Aunque sufren abusos y discriminación, sólo 1 de cada 10 trabajadoras del hogar denuncian

Y a pesar de los abusos sólo una de cada 10 denuncia ante las autoridades, de acuerdo con la encuesta “Percepciones sobre el trabajo doméstico: Una visión desde las Trabajadoras y las Empleadoras”.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán
7 de abril, 2015
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Las trabajadoras del hogar enfrentan acoso sexual, golpes, despido injustificado, acusaciones falsas de robo, humillaciones, accidentes de trabajo sin recibir atención y hasta prohibición de hablar en lengua indígena, pero sólo una de cada 10 lo denuncia ante alguna autoridad, pues desconoce sus derechos y las instancias encargadas de atenderlas.

Así lo revela la Encuesta “Percepciones sobre el trabajo doméstico: Una visión desde las Trabajadoras y las Empleadoras”, realizada por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) presentada este martes 7 de abril.

En la investigación se da a conocer que pese a las precarias condiciones laborales derivado de que 96% de las contrataciones son “de palabra”, una cuarta parte de las trabajadoras del hogar y empleadores rechazarían firmar un contrato laboral en caso de ser obligatorio.

Las empleadoras menores de 35 años y de nivel socioeconómico medio alto son quienes están en desacuerdo en formalizar la relación laboral, mientras que 68% de empleadoras, sobre todo de nivel socioeconómico alto, apoyan la firma de un contrato.

La muestra incluye mil 243 encuestas de trabajadoras y mil 240 de empleadoras de Jalisco, Baja California, Chiapas, Nuevo León, Puebla y el Distrito Federal, que representan las diferentes zonas geográficas y regiones socioeconómicas del país.

Entre los resultados destaca que el trabajo doméstico es “heredado”, toda vez se dedican a ello las hermanas, madres, hijas u otros familiares de 43% de las trabajadoras del hogar.

En 81% de los casos, las mujeres dijeron emplearse en el trabajo doméstico por razones de necesidad económica y factores de pobreza, como escaso logro educativo y falta de oportunidades. Casi una cuarta parte es indígena, proporción que se eleva en las zonas norte y sur del país y 2 de cada 10 habla alguna lengua indígena.

Abusos e incertidumbre laboral, la constante

La encuesta preguntó a las trabajadoras del hogar sobre los conflictos laborales que han enfrentado o han visto que otra compañera lo haya vivido. La mayor incidencia es del trato con desprecio por ser indígena (33%), le sigue la prohibición de hablar alguna lengua indígena (25%).

Despido injustificado y acusación falsa de robo, 17% respectivamente. Mientras que a 16% de las encuestadas les han revisado sus pertenencias, 14% ha recibido maltrato verbal a través de gritos, groserías y humillaciones. 12% ha sufrido de acoso sexual y 11% ha sido tratada con desprecio por ser trabajadora del hogar.

10% ha sido despedida por estar embarazada, 9% tuvo un accidente de trabajo sin que nadie se hiciera responsable y en 7% por ciento de los casos fueron golpeadas.

Pese a ello, solo una de cada 10 trabajadoras del hogar acude con alguna autoridad para “resolver el conflicto laboral” porque desconocen la existencia de instancias para atender estos casos. Incluso, 91% dijo que no había escuchado ni sabía sobre alguna legislación que contemple los derechos de las trabajadoras del hogar.

unnamed (1)

Debido a la falta de legislación, de incentivos fiscales y aseguramiento flexible, casi la totalidad de las empleadoras contratan el trabajo doméstico de palabra, lo que repercute en falta de un contrato laboral y, por tanto, de las prestaciones que goza cualquier otro trabajador.

Una de las mayores preocupaciones de las empleadas del hogar es la seguridad social y la carencia de ella la consideran como la principal desventaja, de ahí que 6 de cada 10 estarían dispuestas a afiliarse al IMSS aunque ganaran un poco menos y entre las empleadoras también se observa una alta disposición a afiliar a sus trabajadoras si parte de las cuotas las cubran ellas.

Ante la falta de seguridad social en el trabajo, una cuarta parte señala que sus empleadoras cubren los gastos por servicio de médico; no obstante, 36% reporta que su empleadora no se responsabiliza de este gasto.

Según las trabajadoras encuestadas sólo 25% de las empleadoras cubre el pago de las medicinas en su totalidad, 17% los cubre en parte. Además, cuando una trabajadora requiere faltar a su trabajo por enfermedad, sólo a 4 de cada 10 se le permite sin que haya un descuento en su sueldo y 8% asiste a trabajar aún estando enferma.

unnamed (3)

Además, 66% no goza de vacaciones con goce de sueldo y poco más de la mitad de las trabajadoras encuestadas recibe aguinaldo. Sólo 2 de cada 10 trabajadoras encuestadas dijo recibir un monto adicional a su salario por concepto de prima vacacional.

A 75% de las trabajadoras del hogar nunca le han aumentado el salario, que en promedio semanal es de mil 128 pesos para la modalidad de planta y de mil 75 pesos para quienes trabajan de entrada por salida en una sola casa.

unnamed (2)

Para cambiar esta situación solo se requiere voluntad política, pues basta con que México ratifique el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo, que garantiza los derechos sociales y laborales de las trabajadoras del hogar. Aunque el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong se comprometió a hacerlo desde el 31 de marzo de 2014, no lo ha hecho hasta el momento.

En un esfuerzo desde la sociedad civil, activistas lanzaron la campaña “Hogar justo hogar”, con la cual se busca que los empleadores formalicen la relación con las trabajadoras a través de un contrato laboral.

Sin embargo, aún existe resistencia para reconocer que las trabajadoras del hogar tienen los mismos derechos como otros empleados, pues según la encuesta 4 de cada 10 empleadoras no apoyan la propuesta de firmar un contrato de ley, y aún existen testimonios como este: “Si le voy a dar seguro, tendría derecho a vacaciones… pero tendría que cumplir con todas las obligaciones que tenemos cuando trabajamos… Es algo que no les conviene porque pagarían impuestos, las primeras que no querrían serían ellas”.

Respecto al perfil de las trabajadoras del hogar, una tercera parte tiene 25 años o menos y sólo una de cada diez supera los 55 años. En promedio 5% de las trabajadoras que se ocupan en zonas urbanas son menores de edad y 36% inició a trabajar siendo menor de edad; en tanto, 25% de las trabajadoras domésticas ha pasado más de 10 años desempeñando este trabajo.

Sobre el grado de escolaridad, 30% concluyó la primaria y 13% no tiene estudios; sólo 8% continua estudiando, a pesar de ser un sector de personas jóvenes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Es posible desarrollar una vacuna para todos los coronavirus, como el SARS, MERS, SARS-CoV-2 y el del resfriado?

Algunos virus son suficientemente similares y se necesita una sola vacuna para tratarlos a todos. ¿Podría lograrse esto con los coronavirus?
25 de julio, 2020
Comparte

El SARS-CoV-2, el virus que causa covid-19, pertenece a la familia de los betacoronavirus, que provocan desde el resfriado común hasta el síndrome respiratorio de Medio Oriente, MERS, que mata a una de cada tres personas infectadas.

A pesar de que provocan una amplia variedad de síntomas, todos estos virus comparten similitudes.

Si son suficientemente parecidos, ¿podría una vacuna prevenir todas las infecciones que causan?

Los científicos ciertamente lo han estado considerando.

Pero antes de explorar esta cuestión, necesitamos entender la fascinante anatomía de los betacoronavirus.

Los betacoronavirus son paquetes microscópicos cubiertos con espigas que envuelven un núcleo de material genético.

Los virus deben infectar a las células para replicarse, y para lograrlo primero deben adherirse a las células.

Los betacoronavirus utilizan sus espigas para adherirse a las células sujetándose a blancos específicos llamados receptores.

Inyección

Getty Images
Varios científicos están investigando el desarrollo de una vacuna universal para coronavirus.

Científicos de varios países, incluidos Estados Unidos y Francia, han estado analizando estas espigas y descubrieron que están formadas de dos piezas, llamados “dominios”, imaginativamente nombrados S1 y S2.

Estos dominios de la espiga ayudan al virus a adherirse a la célula huésped de varias formas.

Por ejemplo, los virus que causan covid-19 y SARS utilizan una parte del dominio S1, llamado dominio de unión al receptor (RDB), para pegarse al receptor de la célula huésped (ACE2).

Pero los virus que causan el resfriado no lo hacen.

Similitudes y diferencias

Comparando las características de las espigas de todos los betacoronavirus que provocan enfermedades humanas, los investigadores han descubierto similitudes y diferencias entre ellos.

Aunque los dominios S1 son bastante variables entre los miembros de la familia de estos virus, los dominios S2 son bastante similares.

Las similitudes en la estructura del virus son importantes porque pueden ayudar a engañar a nuestro sistema inmune para que responda y combata varios tipos de virus cercanamente relacionados.

Esto ocurre porque los dominios similares tendrán características similares que pueden ser detectadas por nuestros anticuerpos.

Los anticuerpos están formadas por glóbulos blancos llamados células B.

Estas tienen varias funciones en una infección, como ayudar a que otros glóbulos blancos detecten y maten al virus o a las células infectadas por el virus.

Los anticuerpos también pueden evitar que los virus entren en las células al bloquear los receptores celulares, como el ACE2 en el caso de covid-19.

Sin embargo, a pesar de lo poderosos que son, los anticuerpos tardan en generarse, puede tomar de siete a 10 días comenzar a producir anticuerpos protectores.

Laboratorio

Getty Images
Los avances en la búsqueda de una vacuna para covid-19 se están produciendo a una velocidad extraordinaria, según científicos.

Una vez que las células B aprenden qué anticuerpos deben producir, lo seguirán recordando, y si vuelven a encontrarse con la misma infección, ellas podrán reaccionar casi instantáneamente e incluso producirán más anticuerpos que antes.

Esta característica se denomina respuesta de memoria inmunológica.

Las vacunas funcionan tratando de crear la memoria inmunológica al generar las características del virus que provocarán una producción natural de anticuerpos sin necesidad de que exista una infección avanzada.

¿Podrían usarse las similitudes estructurales entre los betacoronavirus relacionados para producir vacunas que generen anticuerpos reconociendo a varios miembros de una familia de virus?

Reactividad cruzada

Para solucionar este acertijo, es necesario analizar si los anticuerpos pueden reconocer a más de un tipo de virus, un fenómeno conocido como reactividad cruzada.

Las pruebas han mostrado que los anticuerpos de la parte RBD del dominio S1 de la proteína espiga que causa SARS tienen reactividad cruzada con el virus que causa covid-19.

Los investigadores también han encontrado que los anticuerpos de partes del dominio S2 de la proteína espiga tuvieron reactividad cruzada (aunque débil) con otros betacoronavirus en un estudio que aún no ha sido publicado.

Sin embargo, la interacción del anticuerpo no es suficiente para saber si un blanco es adecuado para llevarlo al desarrollo de una vacuna o un fármaco.

Estos hallazgos de anticuerpos que potencialmente tienen reactividad cruzada son interesantes porque podrían abrir la puerta hacia nuevos medicamentos y vacunas para combatan la covid-19.

Un producto secundario podría ser el potencial de ofrecer cierta protección contra futuros coronavirus que aún no hemos encontrado.

Mujer anciana hospitalizada por covid-19

Getty Images
Los anticuerpos también pueden presentar serias amenazas para nuestra salud.

Amplificación de la enfermedad

Sin embargo, es necesario mostrarse cautelosos.

Aunque los anticuerpos pueden ser poderosos aliados en la lucha contra las infecciones, también pueden presentar serias amenazas para nuestra salud.

La amplificación dependiente de anticuerpos (ADA) es un fenómeno que puede ocurrir cuando un anticuerpo se adhiere a un virus y en realidad ayuda al virus a entrar a la célula e infectarla, incluidas las células que normalmente no resultarían infectadas, como ciertos tipos de glóbulos blancos.

Una vez que el virus entra a un glóbulo blanco, secuestra la célula y, de hecho, la convierte en un caballo de Troya.

Estos caballos de Troya le permiten al virus esconderse y prosperar dentro de la célula y propagarse por el organismo, amplificando y acelerando el curso de la enfermedad.

No se piensa que la ADA esté ocurriendo en la covid-19, pero ha sido observada en el dengue.

Todavía hay mucho que entender sobre la ADA, pero la probabilidad parece ser mayor cuando hay varias variantes de un virus particular circulando en una población.

Una pregunta enorme, por lo tanto, es si una vacuna que explote las similitudes entre los virus que causan el resfriado y la covid-19 podrían causar un mayor riesgo de ADA.

La mayoría de los ensayos de vacunas contra covid están enfocados en la región RBD de la proteína espiga, lo cual no provoca anticuerpos con una reactividad cruzada tan amplia y, por lo tanto, hay menos probabilidades de que se presente el riesgo de ADA.

Otro posible riesgo que pueden causar los anticuerpos es el trastorno conocido como enfermedad respiratoria amplificada asociada a la vacuna.

Esta ocurre cuando altos niveles de anticuerpos se adhieren a los virus, causando agrupaciones de virus y anticuerpos.

Las agrupaciones pueden provocar bloqueos en las pequeñas vías respiratorias de los pulmones con resultados potencialmente devastadores.

El riesgo, aunque raro y poco probable, enfatiza la necesidad de ser cautelosos para asegurarse de que cualquier vacuna y nuevos fármacos son apropiadamente probados para mostrar que son seguros antes de que sean utilizados extensamente.

En general, dadas las preguntas sobre la funcionalidad de los anticuerpos de reactividad cruzada y los riesgos potenciales, parece improbable que en el futuro cercano habrá una vacuna de covid-19 que también nos protegerá del SARS, MERS, y algunos tipos de resfriado común.

Lo que queda claro, sin embargo, es que entre más entendemos sobre la forma como evolucionan estos virus, sus similitudes y diferencias y la forma como reacciona nuestro sistema inmune, mayores las probabilidades de que ganemos la batalla contra la covid-19.

*Sheena Cruickshank es profesora de ciencias biomédicas de la Universidad de Manchester, Inglaterra.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Puedes leerlo aquí.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M&feature=emb_title

https://www.youtube.com/watch?v=fezPCtz6HSQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.