Además de él y ella, Suecia ya tiene un pronombre neutro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Además de él y ella, Suecia ya tiene un pronombre neutro

Ahora además de contar con "él" (han) y "ella" (hon), también podrán usar hen, que no tiene género.
Por BBC Mundo
2 de abril, 2015
Comparte

pronombre_neutro

La Academia Sueca incorporará en su nueva edición del diccionario oficial de la lengua, que se publicará este 15 de abril, 13 mil neologismos, incluyendo una palabra que podría adoptarse rápidamente en la conversación diaria: un pronombre neutro.

Ahora además de contar con “él” (han) y “ella” (hon), también podrán usar hen, que no tiene género.

Este pronombre se usa en referencia a una persona sin la necesidad de revelar su género, tal vez porque se desconoce, porque se trata de alguien transexual o porque el interlocutor considera que esa información es superflua.

La palabra hen fue acuñada en los años 60, impulsada por un movimiento feminista que consideraba el uso generalizado de han (él) políticamente incorrecto.

Otros promotores del pronombre neutro buscaban simplificar el lenguaje y evitar la construcción “han/hon” (él/ella), presente en muchos textos oficiales.

La palabra no logró arraigarse en el vernáculo.

Absoluta igualdad

No obstante, en 2000 volvió a surgir cuando la comunidad transexual se apropió del término y, en años recientes, ha logrado establecerse.

Hoy en día se puede encontrar en documentos oficiales, transcripciones de los fallos de los tribunales, textos mediáticos y otros libros. Inclusive, la palabra ha estado perdiendo un poco de su asociación con el activismo feminista.

La idea es no solo hacer de Suecia un país donde hay igualdad de género sino donde no hay distinción alguna entre los sexos.

El nuevo pronombre le permite a la sociedad sensibilizarse con las personas que no se identifican como hombre o mujer y aceptar, incluso, el matrimonio entre cualquier tipo de parejas.

Algunos estiman que el camino queda allanado para crear una sociedad que borra completamente los roles establecidos y los estereotipos hasta en los niveles más mundanos.

“Para aquellos que usan el pronombre, obviamente será un fuerte respaldo que ahora se encuentre en el diccionario”, dijo a la agencia AFP Sture Berg, uno de los editores del diccionario.

Neutro vs. carencia de género

Varios idiomas tienen alguna forma del artículo o pronombre neutro o hacen malabares para evitar definir el género.

El alemán, por ejemplo, tiene sustantivos que no son ni masculinos (con su artículo definido der) ni femeninos (die) sino neutros (das).

Está el curioso caso de das Maedchen (la señorita) que, aunque no es sexualmente neutra, gramaticalmente sí lo es y la declinación de los adjetivos en una oración que incluya un sustantivo neutro debe corresponder a esas características.

Esas reglas no tienen nada que ver con la igualdad de género, como tampoco lo es el pronombre neutro ta en mandarín.

Hay estilos y usos que han tratado de resolver el problema de la neutralidad, o falta de ella, en su idioma.

Lea: Un preescolar mixto donde no hay sexo

En inglés, particularmente el de Estados Unidos, se intenta ser igualitario con el uso del she (ella) y he (él). Por lo general en el habla se incluyen ambos pronombres y en los escritos se representa con la contracción s/he.

Algunos consideran ese uso un poco torpe y recurren al plural neutro they, para no verse obligados a definir un género. Esa concesión, sin embargo, ha generado todo un debate sobre su corrección gramatical.

En español, hay un pronombre neutro: “lo” pero no se usa con sustantivos.

Esto es lo que dice Fundéu al respecto: “En español los sustantivos se clasifican en masculinos y femeninos; no tienen género neutro como sucede en otros idiomas”. ”

“En nuestra lengua pueden ser neutros los demostrativos (esto, eso, aquello), los cuantificadores (tanto, cuanto, mucho, poco), los pronombres indefinidos (nada, algo), los artículos (lo) y los pronombres personales (ello, lo)”.

Igualmente, el Diccionario panhispánico de dudas explica que “lo” suele considerarse como artículo neutro, por su capacidad de sustantivar adjetivos y determinadas oraciones de relativo: lo malo, lo que está mal, etc.

Sin embargo, neutro no significa carencia de género, que es lo que eventualmente se está buscando con la inclusión de hen en el idioma sueco.

¿”Le” en español?

Eso no excluye que en varios países de habla hispana no se haga un esfuerzo por eliminar la distinción de género, sobre todo cuando se trata del uso colectivo de un sustantivo en plural masculino para referirse a un grupo de personas.

Por ejemplo, si maestros y maestras van a huelga se puede uno referir a que “los maestros están en paro”. Eso es gramaticalmente correcto pero, cada día, menos políticamente correcto.

Es por eso que tantos discursos presidenciales de la actualidad empiezan con: “Mexicanos y mexicanas… colombianos y colombianas… bolivianos y bolivianas, etc”.

Se ha vuelto común también recibir textos, sobre todo electrónicos, con los artículos, sustantivos y adjetivos terminados en @ para enfatizar su neutralidad. Como “[email protected] [email protected] [email protected]”.

A pesar de estas corrientes, hay personas que quieren ir más allá, en imitación de lo que se ha logrado en Suecia.

Lea: Australia reconoce a personas de género sexual neutro

Sophia Gubbs es una blogera británica y tiene una propuesta interesante para hacer del español “una lengua feminista, igualitaria e inclusiva”.

Como generalmente las palabras terminadas en “o” son masculinas y en “a” son femeninas, Gubbs sugiere la terminación en “e”.

Su argumento es que la “e” es un sonido natural en español y que muchas palabras neutras terminan en “e”, como presidente, estudiante, gerente, excelente.

De manera que chico o chica quedaría en “chique”, venezolana o venezolano en “venezolane” y el pronombre sería “le”.

Habría que ver cuál sería el veredicto entre hispanoparlantes pues “al fin de cuentes, le gente es le que tiene le últime palabre”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Yo no soy ni hombre ni mujer, soy trans y necesito que mi cédula lo diga'

Mike Nicolás Durán es el primer colombiano en ser reconocido como persona trans en el registro civil. Aunque su lucha aún no termina, porque le falta la cédula, el caso se ha convertido en un paradigma para esta comunidad en el país.
22 de octubre, 2021
Comparte

Mike Nicolás Durán, un jovial bogotano de 30 años que vive en Medellín, fue el primer colombiano en ser identificado como una persona transexual en el registro civil.

Tras una odisea legal de dos años que contó con la asesoría de Alejandro Diez y Manuela Gómez, abogados del grupo de sexualidad diversa del consultorio jurídico de la universidad EAFIT, el 7 de mayo de este año Mike celebró la T en la inscripción como quien se ganó la lotería.

Ahora, sin embargo, está en vísperas de saber si ganó su última batalla: que su cédula también lo identifique con una T.

“Yo no soy ni hombre ni mujer, soy trans y necesito que mi cédula lo diga para que se respete mi integridad y mi dignidad”, le dice a BBC Mundo.

El género trans en los documentos de identidad ya existe en países como Chile, México y Argentina. “Pero en Colombia, que es el país donde te piden la cédula para todo, estaba pendiente”, dice Durán.

Juli Salamanca, de la fundación Red Comunitaria Trans, celebra el caso de Mike como “un triunfo político para el movimiento trans, un paso hacia la igualdad de derechos”, pero añade que “el reto es pasar de lo simbólico a lo material, porque su implementación (para todos y todas) será una prueba para las instituciones”.

Mike Nicolás dedicó dos años a llamar, mandar cartas y radicar documentos; interpuso dos acciones legales —conocidas como tutelas— que debió impugnar e insistió de todas las formas posibles para que le reconocieran su género no binario en los documentos de identidad.

Él sabe que la lucha no es solo por su propio bien.

Mike Nicolás Durán

BBC
Mike Nicolás Durán en entrevista por Zoom con BBC Mundo.

En Colombia piden cédula para todo, desde para entrar a un edificio hasta a un banco.

Y yo, cada vez que voy a un banco, llego con el miedo de si me van a atender o no, porque cada vez que yo muestro mi cédula, la gente me mira como un bicho raro, (como pensando): “Acá dice que es mujer, pero usted parece un hombre.

Entonces sí o sí tienes que cambiar de cédula cuando haces una transición de género.

Porque, en mi caso, colocar una M tampoco está bien, porque si un policía me quiere requisar, por ejemplo, tengo que soportar que toque mis genitales.

Entonces, para proteger mi integridad y dignidad, una M o una F en la cédula no sirve: necesito la T.

Uno nunca termina de conocerse: cada día vas aprendiendo cosas nuevas. Y al irme conociendo me di cuenta que los no binarios existen, que tú puedes ser hombre con cuerpo de mujer o mujer con cuerpo de hombre sin tener que tomar hormonas o tomando.

Es decir: no hay una forma correcta de ser o no ser, porque la diversidad es algo que no se puede encerrar en un solo círculo.

Así fue como me di cuenta de que, si la ciencia me reconoce como persona trans, ¿por qué el Estado no lo hace?


Un decreto de 2015 les dio a las personas trans la posibilidad de cambiar la referencia a su género en sus documentos, pero las trabas en el proceso burocrático han impedido que la ley se cumpla.

Además, la T no estaba tipificada en el sistema de la Registraduría Nacional del Estado Civil y, en el caso de Mike, varias veces les dijeron a los abogados que no podían cambiar todo un sistema de registro nacional por una sola persona.

“Tenemos que continuar haciendo una veeduría para que las instituciones reconozcan las implicaciones de la T en el registro de nacimiento en áreas como la salud, educación, el servicio militar, entre otras”, dice Salamanca, la activista trans.


Algo que me gusta de mí ahora es mi voz, porque no es tan femenina ni tan masculina. A veces es un poco más lo uno y a veces más lo otro. Esa es la diversidad que a mí me gusta y me representa.

Para nosotros no hay nada más importante que nos reconozcan e identifiquen tal y como somos: no como hombres que ahora son mujeres o mujeres que ahora son hombres, sino como personas trans, punto.


Mike nació en Bogotá bajo el nombre de Eliana Mayerli. Allí tuvo a su primer hijo a los 15 años, luego tuvo otros dos y pasó 11 años con el padre de ellos.

Desde niño ha tenido una enfermedad cerebral y otra en los ojos. Y cuenta que fue por eso, además de por su proceso de transición de género, que dejó el trabajo al que se dedicó por una década: la vigilancia.

Hoy estudia inglés con una beca con la intención de irse a vivir a Canadá y tiene esposa: Linda María Cáceres, una estilista a la conoció casi al tiempo que empezó a tomar hormonas, en 2019.

Cáceres, así como los abogados de EAFIT, ha sido un acompañamiento clave en todo el proceso y le ha insistido en seguir luchando por sus derechos a pesar de todos los obstáculos legales y de salud.


Estuve 11 años viviendo una vida que quizás no quería, porque estaba ocultando mi propia identidad, hasta el punto de que explotó y la depresión me empezó a ganar. Llegué a pensar que me quería suicidar.

Eso, pensé, les podía generar problemas a mis hijos, y por eso hace siete años tomé la decisión de irme para Medellín.

Apenas llegué acá salí como lesbiana. La gente me dejó de llamar Eliana y apareció una nueva persona que se llamaba Mayerli.

Pero a medida que pasó el tiempo me di cuenta de que me gustaba más lo masculino, un estilo más brusquito, más de niño.

Y mi pareja de ese momento, una mujer, me decía que no me cortara el cabello. Pero sobrepuse el amor propio, me corté el cabello y empecé una nueva vida con el nombre de Mike Nicolás.

Cuando les quise contar a mis hijos de mi transición y la posibilidad de hacerme las cirugías, el mayor me dijo que él ya sabía que yo quería ser hombre. Me dijo que era normal, porque toda la gente cambia.

Eso fue el impulso más importante para tomar la decisión de cambiar.


Por la histerectomía —una cirugía para extirpar el útero— y una mastectomía con la que se le removió el tejido mamario, Durán no pagó un peso, gracias a que son tratamientos incluidos en el paquete de su prestador de salud.

En Colombia, así como en varios países de América Latina, la ley exige a las entidades de salud pública brindar el servicio de cambio de sexo, incluyendo el tratamiento hormonal.

Mike, a pesar de haber tenido que pelear contra la burocracia, logró hacer su transición en apenas un par de años y sin tener que pagar.


La presión social por mantener mi vida como era fue muy fuerte: me decían que era bonita, que lo mío era un problema psiquiátrico, que estaba poseída, que esto era una obra de satanás.

Me han dicho tantas cosas, que si yo fuera débil, me habría hecho daño a mí mismo o me habría echado para atrás. Yo digo que por eso es que muchos trans se suicidan.

Pero al final yo fui cogiéndole gusto, un sabor, a que la gente me mirara como el raro en la calle, porque me siento original, me siento diferente.

Ya no tengo problema con que me digan que estoy loco, que estoy endemoniado, porque esa es la forma de que la gente se eduque y entienda que los trans somos parte de la sociedad.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.