Por 1ª vez en Tijuana se acredita que policías torturan; siguen libres
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Amnistía Internacional/Cortesía.

Por 1ª vez en Tijuana se acredita que policías torturan; siguen libres

Adrián Vázquez sigue en una prisión de Baja California. La única prueba en su contra: el dicho de los tres policías que lo torturaron.
Amnistía Internacional/Cortesía.
Por Nayeli Roldán
17 de abril, 2015
Comparte
Adrián Vázquez. Foto: Amnistía Internacional/Cortesía.

Adrián Vázquez. Foto: Amnistía Internacional/Cortesía.

Horas después de ser detenido, Adrián Vázquez, de 32 años, fue operado de emergencia para evitar que una de sus siete costillas rotas siguiera perforándole el pulmón. Pasó más de tres meses hospitalizado y lleva dos años y medio recluido en un penal de Rosarito, Baja California, acusado de pertenecer al cártel de Sinaloa. La única prueba: el dicho de los tres policías que lo torturaron.

Según la declaración de los uniformados, Adrián conducía a exceso de velocidad y cuando detuvieron el auto, el joven dijo ser El macho prieto, uno de los principales operadores del cártel de Sinaloa en la zona. Supuestamente llevaba un arma y metanfetaminas y al resistirse al arresto, él y su acompañante fueron amagados y llevado a una delegación de la Procuraduría General de la República (PGR).

Este argumento fue suficiente para encarcelar a Adrián, quien tuvo que esperar dos años y tres meses para que la Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California acreditara la tortura de la que fue víctima, aún cuando la golpiza que recibió eran tan evidente que casi le provoca la muerte, incluso antes de llegar a prisión.

Su caso está sentando un precedente en Baja California. Por primera vez, la Procuraduría aplicó un Protocolo de Estambul, mecanismo internacional para acreditar la tortura contra alguna persona. Tan es así que ni siquiera había personal especializado que pudiera hacerlo, por lo que tuvieron que capacitar a peritos que aplicaron la prueba. Ocurrió hasta septiembre de 2014, dos años después de su detención, dice Sandra Esquer, abogada de la víctima.

En diciembre pasado, la prueba confirmó lo que la defensa había demostrado a través de distintos peritajes: Adrián había sido torturado por policías. Ello permitió que por primera vez, uniformados estatales sean consignados por dicho delito. Aunque aún falta que el juez de la ciudad de Tijuana gire órdenes de aprehensión en su contra y enfrenten el proceso penal, se trata de un avance considerable, tomando en cuenta que ha habido siete condenas en el país y solo a nivel federal.

Durante el proceso, a diferencia de Adrián, los tres policías no solo están libres sino que siguen en funciones en las calles de Tijuana y amenazando a Judith Luna, de 30 años, esposa de Adrián.

“Es fácil decir desde un escritorio que la tortura no es generalizada”

La abogada del caso, Sandra Esquer, no duda en asegurar que en Tijuana la tortura es generalizada, sobre todo después de la llamada guerra contra el narcotráfico emprendida durante el gobierno del ex presidente Felipe Calderón. “Es una práctica diaria” entre todas las corporaciones, la policía estatal, federal y el Ejército, como lo documentó la ONU.

Recientemente, el gobierno mexicano intentó desacreditar al relator especial de Naciones Unidas contra la tortura, Juan Méndez, al afirmar que actuó “de manera irresponsable, poco ética y sin sustento”, luego de dar a conocer el informe en el que afirma que en México existe la tortura generalizada.

Tanto el canciller mexicano José Antonio Meade como el subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, Juan Manuel Gómez Robledo, rechazaron el documento, pero para la abogada, que ha sido testigo de casos como el de Adrián, los dichos de funcionarios tienen poco sustento.

“Qué fácil es decir desde un escritorio que no hay tortura generalizada, pero si estuvieran en las declaraciones se darían cuenta que cada persona que presentan ante un juez va golpeado o mínimo le pusieron una bolsa en la cabeza para desmayarlo. No hay una policía que no lo haga”, afirma la abogada.

Precisamente el caso de Adrián fue uno de los documentados por el relator Méndez, en su visita al país durante 2014 para conformar el informe final dado a conocer el mes pasado. Y es solo una muestra entre muchos más.

“Me duele todo”

 Adrián y Judith tienen cuatro hijos. La mayor apenas tiene 12 años y no ha visto a su padre desde su detención porque “es un lugar horrible, no he querido llevarlos”, relata la madre. Él era dueño y chofer de dos camionetas de transporte público, patrimonio que ella tuvo que vender para poder sobrevivir un tiempo.

Judith recuerda lo golpeado que estaba su marido cuando lo vio un día después del arresto. Estaba hinchado, “quise abrazarlo pero no me dejó porque me dijo que le dolía todo”. En el hospital todos creían que se trataba de un temido narcotraficante porque eso difundió la policía. Ahí inició el estigma contra la pareja.

Judith buscó ayuda pero ni siquiera la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Baja California atendió su caso. Hasta el momento, la queja que lleva más de un año archivada no ha generado ninguna recomendación.

La abogada Sandra Esquer tomó el caso y ha presentado todas las pruebas acerca del tratamiento médico que Adrián ha recibido desde la detención, así consiguió derribar todos los obstáculos jurídicos de la Procuraduría que evitaba a toda costa realizar el Protocolo de Estambul.

Una vez que los resultados confirmaron la tortura, espera que Adrián pueda obtener la libertad lo más pronto posible. Bastaría con que la PGR se desista de los cargos de portación ilegal de arma y de metanfetaminas que “los policías le sembraron”, asegura Esquer.

Desde entonces, Adrián está recluido en el Cereso “El Hongo” en Tecate, Baja California, considerado como penal de mediana seguridad. Apenas y tiene contacto con otros internos, solo puede hablar por teléfono una vez a la semana y únicamente le permiten estar en el patio durante hora y media cada ocho días.

“El macho prieto”, dice la abogada, se llama Gonzalo Izunza Izunza, ninguna posibilidad de confusión con Adrián Vázquez; tampoco hay algún parecido físico. Lo único que tiene a este hombre encarcelado es la declaración de tres victimarios. Y ellos están libres, como si nada hubieran hecho.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La gente que todavía cree que Trump ganó las elecciones en EU

La desconfianza en el proceso electoral entre los simpatizantes de Donald Trump podría tener implicaciones para la nación.
6 de enero, 2021
Comparte

Semanas después de que el presidente electo Joe Biden fuera declarado ganador de las elecciones de noviembre, sigue habiendo una profunda desconfianza del proceso electoral entre muchos partidarios fervientes de Donald Trump.

Esto refleja un sentimiento más amplio entre los conservadores, uno que tiene profundas implicaciones para la nación y sus instituciones.

En Main Street (Kansas), Dillard Ungeheuer, de 73 años, estaba raspando el estiércol de vaca de sus zapatos, que quedó tras una visita a un corral de ganado, y parecía irritable.

En lo que respecta a las papeletas, fue enfático: muchas eran falsas.

“No voy a discutir con nadie al respecto”, dijo, levantando la voz. “Creo que lo que estoy diciendo está basado en hechos”.

Su indignación por la elección presidencial y el gobierno en general era palpable, y muchos en la ciudad compartían sus sentimientos.

“No, no tengo mucha fe en el gobierno”, declaró.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, perdió las elecciones ante su rival demócrata, Joe Biden, y sus esfuerzos por anular ese resultado en los tribunales han fracasado.

El 6 de enero el Congreso contará los votos electorales de cada estado.

Aunque algunos republicanos han dicho que desafiarán este paso final en el proceso de certificar al ganador de las elecciones, esto solo retrasará, en lugar de cambiar, el resultado.

Mound City

BBC
En Mound City 80% de los electores votaron por Trump y muchos dudan de los resultados.

Las entrevistas con unas dos decenas de votantes republicanos en el estado de Kansas, en el medio oeste, revelan una imagen de cómo ven el mundo.

La mayoría sienten que les robaron la victoria y que las instituciones democráticas, en particular el proceso electoral, están rotas.

La mayoría de los votantes republicanos, en Kansas y en otros lugares, creen que Trump ganó las elecciones o no están seguros del vencedor, sugieren encuestas como la de la Universidad de Northeastern.

Jackie Taylor, de 59 años, editor de Linn County News en Pleasanton, dice que la elección fue robada: “Todo está turbio. Tienes a un tipo que fue elegido en circunstancias turbias, y ahora es presidente”.

Cuando se les preguntó por qué piensan que la elección fue manipulada, muchos dijeron que les llegaron noticias de Newsmax, One America News y otros medios que han transmitido historias sobre un presunto fraude electoral.

Estas empresas de comunicación eran relativamente desconocidas hasta antes de que Trump asumiera el cargo.

El presidente con frecuencia los menciona y esto ha elevado su perfil.

Tyler Johnson

BBC
Tyler Johnson cree que algunos votos fueron fraudulentos.

Otros dicen que no conocían a nadie que apoyara a Biden y que solo han visto letreros de Trump.

Para ellos, era inconcebible que Biden pudiera ganar.

Mantienen una creencia inquebrantable, a pesar de la falta de evidencia, de que los liberales se robaron las elecciones.

Sus puntos de vista se reflejan en los programas que miran y se discuten en cafeterías, gasolineras y otros lugares de la ciudad.

Pidieron una revisión del sistema, diciendo que se deberían imponer controles más estrictos a los votantes.

Dijeron que temían que Biden demoliera lo que quedaba de la democracia estadounidense convirtiendo al país en un estado socialista.

Tyler Johnson, de 35 años, habla sobre el fraude electoral parado junto a su Chevy.

“Estados Unidos está en una posición muy frágil’

Más temprano, en las afueras de la ciudad, una camioneta había levantado columnas de polvo que se elevaban tan alto como un granero, y un letrero, justo al lado de la ruta 69, decía: “Vota, elimine a todos los demócratas”.

Johnson no cree que los demócratas deban estar a cargo: “con las dudas sobre las elecciones, me hace cuestionar todo lo que defienden”.

Johnson cría terneros como lo hizo su padre, y como espera que algún día lo haga su hijo de dos años, Monroe, y teme que los demócratas saboteen la industria ganadera.

“Con todas las reglas que la presidencia de Biden quiere imponernos, me pregunto: ¿será mi estilo de vida viable para mi hijo, como lo fue para mi padre y para mí?”, señala.

Main Street -

BBC
En Mound City los electores expresan escepticismo sobre Biden.

Su cautela sobre el proceso electoral podría conducir a una división más profunda en EU, con los que creen en la Casa Blanca de Biden y con quienes la rechazan.

“Estados Unidos se encuentra en una posición muy frágil”, dice Edward Foley, académico en derecho electoral en la Universidad Estatal de Ohio en Columbus.

Describe la desconfianza en el proceso electoral como “un verdadero desafío a la premisa misma del sistema”.

Foley recuerda otro momento en la historia cuando estalló una batalla por las elecciones.

En 2000, el candidato republicano, George W. Bush, ganó Florida y sus votos electorales por un estrecho margen de 537, asegurando la elección.

Los partidarios de su rival demócrata, Al Gore, estaban angustiados.

“Existía el temor de que los funcionarios usaran el poder político para manipular las papeletas”, dice Foley, aunque no hubo ningún esfuerzo serio para socavar el proceso.

Los demócratas llevaron el asunto ante la Suprema Corte, pero los jueces detuvieron sus esfuerzos. Y se apagó.

Mike Avery

BBC
Mike Avery cree que los demócratas ganaron con medios turbios.

Hoy, sin embargo, Trump y sus aliados plantean serias dudas sobre la victoria de Biden.

Roger Marshall, senador estadounidense recientemente elegido por Kansas, planea plantear objeciones sobre la victoria de Biden el miércoles mientras los miembros del Congreso se reúnen en una sesión conjunta para certificar los resultados de las elecciones.

Marshall y una docena de otros senadores conservadores desafiarán los votos en algunos estados, un esfuerzo desesperado y condenado para detener a Biden.

Cuando se le preguntó si disputar las elecciones erosiona la confianza en el proceso, Marshall dice que está presionando el tema porque “quiero darle a la gente confianza en las elecciones futuras, así que no podría minar la confianza de la gente más de lo que está minada ahora”.

Sus temores son compartidos por muchos en la zona, una región profundamente conservadora.

Aquí, los temores al socialismo y el temor a una presidencia de Biden son intensos.

“Siento que veremos los primeros signos del socialismo”, dice Mike Avery, de 53 años, propietario de un almacén de madera en Main Street, ubicado en el condado de Linn, donde el 80% de los electores votaron por Trump.

Ungeheuer, que fabrica cercas para corrales, opina sobre las políticas de Biden: “No puedes empezar a dar algo a todo el mundo, y hacerme trabajar duro, dirigir un negocio y esperar que lo regale. A Venezuela no le fue muy bien al seguir una agenda socialista”.

Julia Smith

BBC
Los conservadores de Kansas, como Julia Smith, están pidiendo reformar el sistema electoral.

Ahora también hay pedidos en Kansas y en otros lugares para endurecer las restricciones a la votación.

“Creo que la elección fue amañada con las papeletas de votación por correo. Creo que sólo votaron personas que ya no están con nosotros”, señala Julia Smith, de 65 años, quien está jubilada.

“Creo que tendremos que volver a votar en persona, con identificación”.

Para ella, la derrota de Trump fue una prueba de que los demócratas los engañaron, y dice que se deberían detener sus intentos.

Tras decir esto se ajusta el abrigo para protegerse del viento helado y continúa su camino.

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qH_FSdsBEf0&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.