Migrantes presentan 45 quejas ante la CNDH por forcejeo con autoridades federales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ximena Natera

Migrantes presentan 45 quejas ante la CNDH por forcejeo con autoridades federales

Ayer, los migrantes y activistas declararon ante la Comisión en contra de la policía federal y agentes migratorios por abuso de la fuerza; esperan que se conviertan en denuncias penales.
Ximena Natera
Por Ximena Natera
17 de abril, 2015
Comparte
Viacrucis Migrante por Oaxaca. Foto: Ximena Natera

Viacrucis Migrante por Oaxaca. Foto: Ximena Natera

La mañana del miércoles 15 de abril, los inquilinos del albergue Hermanos en el Camino se reunieron a las seis y media de la mañana en la capilla. La noche anterior los organizadores habían dicho que los miembros del viacrucis subirían a los autobuses para seguir su camino rumbo a la capital, antes del amanecer.

Todavía en total oscuridad, el padre Alejandro Solalinde anunció cambio de planes. Debido a nuevas amenazas por parte de la Policía Federal contra los dueños de la línea de camiones Fitsa, éstos no llegarían. Sin embargo el viacrucis seguiría su camino de la misma manera en que había recorrido ya los 380 kilómetros entre la frontera con Guatemala e Ixtepec: a pie.

“Sus intimidaciones funcionaron de nuevo, pero nosotros tenemos que seguir adelante, nos tienen que escuchar”, dijo Solalinde a los casi 300 migrantes y activistas ahí reunidos.

Por fin, después de permanecer sitiados por agentes migratorios por casi dos semanas, los manifestantes salieron del albergue para continuar con el viacrucis migrante. Llevaban el estómago vacío.

A la caminata se sumaron las religiosas, los voluntarios, observadores de derechos humanos, miembros de la Brigada Internacional de Paz, Amnistía Internacional, la Cruz Roja de Oaxaca, observadores de la CNDH, y el padre Heyman Vásquez, fundador del albergue de Huixtla.

El destino era Juchitán, a 30 kilómetros de distancia, y su objetivo contratar camiones para seguir al Distrito Federal. Lo que no habían logrado desde que salieron de la frontera sur.

A la salida de la ciudad cayó la primera gota de lluvia, que alivió el duro sol del Istmo durante toda la caminata.

Una llamada, realizada por miembros de la CNDH, anunció que el “normal y rutinario” retén migratorio se estaba reinstalando de su sitio común, la carretera federal Ixtepec-La Ventosa, a la carretera que comunica a los municipios El Espinal y Juchitán.

Es decir, el retén migratorio estaba persiguiendo al viacrucis.

Alrededor de la una de la tarde, Solalinde guió a los miembros del viacrucis a la parroquia de El Espinal, en donde convocó a miembros de la sociedad civil, iglesia y colectivos de resistencia civil de la región para discutir las opciones.

Al llamado llegaron miembros de la Sección 22 de la CNTE, la Asamblea Popular de los Pueblos de Juchitán en Defensa del Territorio (APPJ) y un pequeño grupo de Anarquistas que, ante la petición del Viacrucis, entregaron sus “juguetes” (cadenas, cuchillos, machetes) para seguir con la convicción de una demostración de resistencia ciudadana pacífica.

Buscando una estrategia de acción, migrantes, defensores y voluntarios discutieron las opciones claro y directo:

Primera: seguir caminando y enfrentar al INM, que durante las últimas dos semanas había invertido esfuerzos y mucho dinero para evitar el paso de todos y cada uno de ellos.

Segunda: buscar una negociación con el INM, que incluso si resultase favorable a los migrantes del Viacrucis, no solucionaría el verdadero problema que es el Plan Frontera Sur Segura.

Tercera: Retroceder.

Dentro de  la pequeña iglesia todos concordaron: Caminar, sólo si es para adelante.

“Esta caminata es de los migrantes, nosotros acompañamos. La lucha, el ser escuchados, solo será efectiva si lo hacemos con dignidad y la frente en alto”, remató Solalinde, aún dentro de la parroquia.

Mientras tanto el retén de migración “rutinario” avanzó sobre la carretera hasta quedar a 1 km de la iglesia. Es decir, persiguió a los manifestantes.

A las cinco en punto el viacrucis salió de la parroquia de El Espinal y formó filas sobre la estrecha carretera.

Las mujeres y niños se ubicaron al centro, luego los rodearon hombres lastimados en la primera cadena y los más fuertes al exterior. Los activistas, defensores, organizadores, feligreses y algunas personas del pueblo formaron una barrera para protegerlos, mientras que los miembros de la sección 22, los anarquistas y miembros de la APPJ crearon un cinturón de protección con la determinación y capacidad de un bulldozer.

-Si se suelta uno nos llevan a todos. ¿Quién se va a soltar?

-¡Nadie!

¿A quién se van a llevar?

-¡A NADIE!

El retén de verificación que, según un boletín de prensa del INM, fue hecho con el propósito de revisar la condición migratoria de los manifestantes, no contó con ningún elemento de Migración, pues los alrededor de 40 agentes migratorios retrocedieron para dar paso a los más de 100 policías federales.

-iYa, ya, ya! –fue la orden, que vino del comandante de los federales, quienes se dirigieron directamente a encapsular la procesión, mientras que los agentes migratorios miraban desde lejos.

***

–¡Agárrenme a ese negro, que nos lo encargaron!– gritó un comandante de la Policía Federal para referirse a Armando Medina, un activista hondureño refugiado en México, organizador del viacrucis. Un hombre delgado, de estatura mediana y moreno.

Era el miércoles 15 de abril y el viacrucis ya se encontraba en El Espinal, a unos 8 kilómetros de su destino de ese día, Juchitán.

En seguida, un grupo de federales antimotines, se le abalanzó para golpearlo e intentar separarlo de la procesión que avanzaba, apenas unida, en una cadena humana.

Con el quinto puñetazo el “Colocho”, como todos le dicen a Medina, se soltó del grupo y los policías lo arrancaron. Los demás, pese a la orden de no soltarse por nada ni nadie, para evitar detenciones, lo siguieron. El forcejeo duró unos segundos y los migrantes lograron recuperar al “Colocho”.

Al centro del contingente, en el grupo de niños y mujeres, los apretujones comenzaron.  Rachel, de tres años, que en las última semanas se había convertido en la voz oficial de las consignas, probablemente porque es la única que recuerda todas a la perfección, cayó al suelo cuando su hermano, Marco de catorce años, la soltó por miedo a asfixiarla.

Los gritos de terror de ambos alertaron a los hombres que caminaban en el círculo exterior, protegiendo a las mujeres y los niños y la recuperaron del suelo.

En la primera fila, uno de los escoltas del padre Alejandro Solalinde abrió un boquete entre la pared de federales que impedía el paso del viacrucis migrante y lo sacó a la fuerza logrando eliminar un poco de presión dentro del contingente.

Del otro lado, el padre Heyman, marchó junto a miembros de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Educación, aprovecharon el espacio y por unos segundo los federales perdieron terreno, dejando pasar al contingente.

Con la orden de reagruparse, la pared de policías se reinstaló, esta vez sin la solidez necesaria y tras unos minutos de forcejeo el contingente se unió en un último embate que inició desde las últimas líneas y rompió el cerco de granaderos.

Antes de que la policía pudiera recuperar por completo sus posiciones, el  coordinador general de delegados del INM, Segismundo Doguin, quien había recibido la marcha con una sonrisa en el rostro, se abalanzó sobre los policías de las últimas líneas y jalándolos de los chalecos y caretas ordenó el repliegue.

En menos de diez minutos, el viacrucis había logrado romper el cerco migratorio que los detuvo durante dos semanas en Oaxaca.

Asombrados y eufóricos, los casi 300 integrantes del viacrucis migrante observaron cómo los policías, sus patrullas y sus camiones desaparecieron de la avenida dejando solos a un par de agentes de migración.

Por la tarde el viacrucis logró su cometido de ese día, llegar a Juchitán.

***

El jueves 17 de abril, el viacrucis se mantuvo en el Parque Ecológico de Juchitán. Por seguridad, se acordó que nadie saliera del lugar para evitar detenciones.

A lo largo del día, los migrantes y activistas declararon ante la CNDH y presentaron 45 quejas en contra de la policía federal y agentes migratorios por abuso de la fuerza, que esperan se conviertan en denuncias penales.

En la emisión 2015, era la segunda vez que el viacrucis pasaba por Juchitán. Los manifestantes regresaron sobre sus pasos porque desde Ixtepec fue imposible encontrar autobuses para avanzar al Distrito Federal.

Se espera que este viernes puedan continuar con su cometido.

Este texto forma parte del proyecto En el Camino, realizado por la Red de Periodistas de a Pie con el apoyo de Open Society Foundations.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
FACEBOOK

"Era el niño más dulce que he conocido": Quiénes son las víctimas del tiroteo en Texas

El tiroteo en Texas dejó al menos 19 niños muertos y dos maestras fallecidas. Los familiares recuerdan con amor a sus seres queridos.
FACEBOOK
25 de mayo, 2022
Comparte

Un joven de 18 años mató al menos a 19 niños y dos maestras este martes en un tiroteo en una escuela primaria en Uvalde, en Texas, Estados Unidos.

Los niños fallecidos tenían entre siete y diez años. Algunos de ellos acababan de recibir premios por su gran trabajo escolar. El sospechoso, identificado como Salvador Ramos, fue abatido por la policía en la escena del crimen.

Una de las víctimas es un niño de 10 años al que le encantaba bailar. Otra, una niña que murió mientras intentaba llamar a la policía.

Es el tiroteo más mortífero registrado en una escuela primaria estadounidense desde que 20 niños y seis adultos murieron en la escuela primaria de Sandy Hook, en Connecticut, hace una década.

Existen informes no confirmados de que dos niños de la misma familia fueron asesinados.

Lee: Al menos 19 menores y dos maestras son asesinados en un tiroteo en Uvalde, Texas

“El niño más dulce que he conocido”

Algunos padres habían estado en la escuela Robb Elementary School horas antes del tiroteo viendo con orgullo cómo sus hijos sostenían sus certificados del cuadro de honor en una ceremonia de entrega de premios. Horas más tarde, tuvieron que volver.

Amerie Jo Garza fue una de las primeras niñas cuya muerte se confirmó. Acababa de celebrar su décimo cumpleaños hacía apenas dos semanas. Le dispararon mientras intentaba llamar a los servicios de emergencia, según declaró su abuela Berlinda Irene Arreola al diario digital estadounidense The Daily Beast.

Amerie era “súper extrovertida” y “muy querida por los profesores”, añadió.

Mientras, un miembro de la familia escribió en Facebook: “Por favor, no des ni un segundo por sentado. Abraza a tu familia. Diles que los quieres”.


Xavier Javier López, de 10 años, era un gran nadador, según recordó su prima Lisa Garza, de 54 años.

“Era un niño cariñoso de 10 años que disfrutaba de la vida sin saber que esta tragedia iba a ocurrir hoy”, dijo.

“Era muy alegre, le encantaba bailar con sus hermanos, con su madre. Esto nos ha afectado a todos”.


Uziyah García, de 8 años, era el “niño más dulce que he conocido”, destacó su abuelo, Manny Renfro.

Renfro recordó la última vez que había visto a su nieto durante las vacaciones escolares, que aprovecharon para practicar pases de fútbol juntos.


“Era un niño muy rápido y podía atrapar la pelota muy bien”, indicó su abuelo. “Había ciertas jugadas que yo hacía, que él recordaba y las hacía exactamente como las habíamos practicado”.

“La peor pesadilla”

Eva Mireles, de 44 años, fue la primera maestra cuya muerte fue confirmada. Formada en educación bilingüe y especial, llevaba 17 años enseñando a alumnos de cuarto grado en el distrito escolar de Uvalde.

En una breve biografía publicada en el sitio web del distrito escolar, escribió sobre su afición por correr y hacer senderismo. También señaló que tenía “una familia comprensiva, divertida y cariñosa”, formada por su marido, su hija licenciada y “tres amigos peludos”.

Según los medios de comunicación, el marido de Mireles, Rubén Ruiz, agente de policía del mismo distrito escolar, había realizado un simulacro de un tiroteo en el instituto de Uvalde hacía apenas dos meses.

Su tía Lydia Martínez Delgado expresó su dolor en un post colgado en Facebook, diciendo que estaba “furiosa porque estos tiroteos continúen”. Su prima Cristina Arizmendi Mirelez dijo que “es inimaginable… la peor pesadilla”.

Mientras, un padre desconsolado rindió homenaje a Mireles en Twitter.


La segunda maestra asesinada en el ataque es Irma García, de 46 años, que enseñaba en la escuela Robb Elementary School desde hacía 23 años. Fue nominada como maestra del año por su distrito escolar en 2019. Ella y Mireles llevaban trabajando juntas desde hacía cinco años.

Irma Garcia

La profesora Irma Garcia fue vista protegiendo a sus alumnos mientras el pistolero abrió fuego.

Casada desde hacía 24 años, era madre de cuatro hijos y le gustaba hacer barbacoas con su marido y escuchar música.

Su hijo dijo que un amigo de las fuerzas del orden que estaba en la escena vio a su madre protegiendo a sus estudiantes mientras el pistolero abrió fuego, informó la cadena estadounidense NBC.

Otro miembro de la familia, su sobrino John, escribió en las redes sociales: “Mi tía no lo consiguió, se sacrificó protegiendo a los niños de su clase”.

“IRMA GARCÍA ES SU NOMBRE y murió como una HEROÍNA. Era amada por muchos y se la echará mucho de menos”.


Las identidades de otras víctimas que se han confirmado con el paso de las horas:

  • La muerte de José Flores fue confirmada por su tío, Christopher Salazar.
Christopher Salazar.

FACEBOOK/CHRISTOPHER SALAZAR. José Flores, 10 años.

  • La hermana de Tess Marie Mata la despidió en Twitter. “Mi hermosa ángel eres amada muy profundamente”.

  • El padre de Ellie García dijo que su hija, que tenía 10 años, era “una muñeca y la más feliz de todas”.
  • La madre de Jaliah Nicole Silguero dijo en una publicación de Facebook que estaba desconsolada. “Vuela alto niña”, escribió Verónica Luevanos.
  • Jayce Carmelo Luevanos, quien aparentemente es el primo de Jaliah según las fotografías compartidas por la familia, fue reconocido como víctima por su tía. “Todavía no puedo creer que nunca te volveremos a ver”, escribió en Facebook.
  • La estudiante de cuarto grado Tess Marie Mata fue reconocida como una de las víctimas por su hermana, quien describió a su hermano menor como un “ángel precioso”.
  • El nombre de Nevaeh Bravo fue confirmado por su prima, quien dijo que la escolar estaba “volando alto” y pidió que las personas sigan orando por la familia.
  • Los familiares de Alexandria Aniyah “Lexi” Rubio han confirmado su muerte en las redes sociales. Su prima la describió como una “luz brillante en la vida de todos”.
  • La hermana de Makenna Lee Elrod escribió en Twitter: “Mi hermana pequeña ha sido finalmente encontrada en una sala de clases”. “les pido que abracen a sus seres queridos”.
Makenna Lee Elrod

FACEBOOK-Makenna Lee Elrod, 10 años

  • Un primo de Maite Rodríguez ha confirmado su muerte en Facebook, llamando a Maite un “ángel hermoso”
  • La estudiante de tercer grado Annabell Guadalupe Rodríguez también fue asesinada, dijeron familiares a KHOU, una estación de televisión afiliada a CBS.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=nKqXbSn2ipc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.