Sandra Luz fue asesinada por buscar a su hijo desaparecido... y su homicida confeso salió libre
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Sandra Luz fue asesinada por buscar a su hijo desaparecido... y su homicida confeso salió libre

Sandra Luz, de 50 años, fue asesinada el 12 de mayo de 2014 en el lugar donde fue citada por una persona que supuestamente le daría información sobre su hijo.
Por Paris Martínez
13 de abril, 2015
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Argumentando falta de pruebas, el pasado 13 de marzo, el Poder Judicial del Estado de Sinaloa dejó en libertad a Jesús Fernando Valenzuela Rodríguez, homicida confeso de Sandra Luz Hernández, activista asesinada en 2014, luego de dos años de buscar a su hijo, Edgar García, un joven raptado y desaparecido por una célula del Cártel de Sinaloa.

Sandra Luz, de 50 años, fue asesinada el 12 de mayo de 2014 en el cruce de las calles Constitución y 30 de Septiembre de la capital sinaloense, Culiacán, por un sujeto con el rostro cubierto que le disparó en 15 ocasiones con una pistola .9 milímetros, para luego darse a la fuga en una camioneta.

El asesinato ocurrió a plena luz del día, en el punto en el que Sandra Luz había sido citada por una persona desconocida que, telefónicamente, le había prometido revelar el paradero de su hijo.

Ocho días después, el 20 de mayo de 2014, la Procuraduría de Justicia de Sinaloa capturó a Jesús Fernando Valenzuela, quien en su primera declaración ministerial reconoció haber cometido el homicidio, y admitió también que el crimen fue cometido porque Sandra Luz lo “presionaba” para que revelara el destino de su hijo Edgar.

En esa misma declaración, además, el detenido indicó a las autoridades el lugar en donde había ocultado el arma con la que cometió el asesinato, así como la camisa con la que se cubrió y el vehículo con el que huyó.

Tal como informó entonces la Procuraduría de Justicia de Sinaloa, luego de recuperar estas evidencias, tanto el detenido, como la camisa y el vehículo fueron reconocidos por personas que presenciaron el homicidio, mientras que el arma que Jesús Fernando Valenzuela entregó también fue examinada, y se comprobó que era la misma pistola con la que Sandra Luz fue acribillada.

Estas evidencias, sin embargo, fueron desechadas por el juez Noveno Penal de Culiacán, Sergio Valdez Meza, y el pasado 13 de marzo ordenó liberar a Jesús Fernando Valenzuela.

–¿Qué argumentos utilizó el juez Valdez Meza, para liberar al presunto homicida? –se pregunta a Cristian, hijo de Sandra Luz y hermano de Edgar.

El juez lo liberó por falta de pruebas, así dijo, que no se logró acreditar la responsabilidad penal del imputado, pero hay muchas pruebas en contra de esta persona: él confesó el homicidio, dijo dónde estaba el arma y luego se comprobó que esa arma era la misma pistola con la que dispararon a mi mamá, incluso hay testigos del asesinato que lo identifican, en fin, no se explica realmente la supuesta falta de pruebas en la que se basó el juez para liberarlo.

Cabe destacar que, el pasado 24 de marzo, 10 días después de la liberación, el procurador de justicia de Sinaloa, Marco Antonio Higuera, aseguró que esta sentencia absolutoria se había logrado mediante tráfico de influencias, ya que el abogado de Jesús Fernando Valenzuela es cuñado de un ministro del Tribunal Superior de Justicia del estado.

Se trata, dijo entonces, de “un abogado milagroso que tiene la característica de ser cuñado de un magistrado”, en referencia al magistrado José Manuel Sánchez Osuna.

En conferencia de prensa, el procurador estatal aseguró que no sólo en el caso del homicidio de Sandra Luz, sino en otros casos de secuestro, este abogado “ha tenido la benevolencia de los jueces”, quienes han absuelto a sus defendidos.

Sin embargo, denunció el hijo de Sandra Luz, “esta denuncia la hizo ante la prensa, pero luego ya no presentó ninguna denuncia concreta por tráfico de influencias en contra del juez, del abogado o del magistrado del que es cuñado. Todo quedó en palabras”.

La única acción concreta por parte de la Procuraduría, detalló Cristian, fue impugnar la resolución del juez, pero nada más…

Responsabilidad oficial

El pasado 6 de abril, la Procuraduría de Justicia de Sinaloa concedió una reunión a la familia de Sandra Luz, la cual demandaba un informe no sólo sobre la estrategia que emprendería este organismo ante la liberación de Jesús Fernando Valenzuela, sino también para que les informaran sobre los avances en la búsqueda de Edgar, el hijo de Sandra Luz desaparecido desde 2012.

La reunión, explicó Cristian, se realizó fuera de Sinaloa, y se logró gracias a la intermediación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Secretaría de Gobernación federal.

Ante los representantes de estas instituciones, narra Cristian, el subprocurador estatal de Justicia, Martín Robles, “me echó todo un cuento: que si la nueva forma de impartir justicia en Sinaloa, que si los nuevos perros que están entrenando, que si el nuevo lugar que están construyendo en donde van a poder identificar osamentas, en fin, me soltó un rollote, y cuando yo le pregunté en concreto qué avances había sobre la búsqueda de mi hermano, el subprocurador ya no pudo contestar. Sólo me dijo que me iba a enviar una ficha informativa, y han pasado seis días desde entonces (esta entrevista fue realizada el domingo 12 de abril) y no me ha mandado nada.

–Sobre la liberación de Valenzuela, ¿qué te informó el subprocurador estatal?

Cuando detuvieron a este sujeto, el procurador dijo que se trataba de una investigación plenamente fortalecida y plenamente aclarada. Pero ahí están los hechos, no era así, y dejaron libre al presunto homicida, y ante esto, el subprocurador sólo dijo que desde el día en que salió ellos empezaron a buscar la manera de volverlo a procesar, y lo que quieren ellos es volverlo a meter a la cárcel porque me aseguran que es culpable.

–A partir de lo que han investigado las autoridades, y ustedes como familiares, ¿tienes alguna hipótesis sobre la razón de que desaparecieran a tu hermano, y de que asesinaran a tu mamá?

–Sí –responde Cristian–. Todo esto empezó cuando asesinaron a un amigo de mi hermano, y él señaló a un grupo delictivo como responsable de ese homicidio, es una célula del Cártel de Sinaloa, por hacer esa denuncia desaparecieron a mi hermano… Y luego, mi mamá se puso a investigar, y ella averiguó los nombres de los responsables, y los lugares donde vivían, y todo eso se lo notificó a la Procuraduría de Justicia de Sinaloa, les dio nombres, apodos, ranchos, pero no hicieron nada, nunca los detuvieron, ni siquiera les pidieron una declaración. No los llamaron a declarar ni siquiera luego de que mi mamá fue asesinada, a pesar de que el imputado está emparentado con esas personas que mi mamá había denunciado; el asesino tiene incluso sus mismos apellidos y viene del mismo rancho, pero las autoridades estatales no han procedido contra este grupo criminal.

Por esta razón, concluyó, la familia de Sandra Luz y de Edgar solicitaron a la PGR atraer la investigación, ya que “tememos de las autoridades estatales, porque todo el tiempo han actuado protegiendo a estos tipos, jamás ha habido apoyo para con nosotros. La cosa está complicada…”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Ayuda realmente a prevenir el contagio de covid-19 cambiar de ropa al entrar a la casa y lavar todos los productos de la compra?

Salir a comprar alimentos es una actividad permitida incluso en los países con las normas más estrictas de cuarentena. ¿Qué pasa con los productos y alimentos que uno ingresa a la casa y con la ropa que llevaba puesta?
2 de abril, 2020
Comparte
lechuga

Getty Images
Con agua corriendo: esa es la mejor forma de lavar las frutas y verduras frescas incluso en tiempo de coronavirus.

Hay una actividad que no se ha prohibido incluso en los países con las cuarentenas más estrictas por coronavirus: salir a comprar alimentos.

Supongamos que uno va al mercado y consigue comprar todo manteniendo la distancia recomendada de dos metros.

Supongamos también que durante todo ese rato no se toca la cara y nadie alrededor tose o estornuda sin tomar las medidas de prevención que ayudan a evitar el contagio de la enfermedad covid-19.

Entonces, uno llega a casa, entra, deja la compra en el suelo y procede a lavarse las manos con agua y jabón por 20 segundos, tal como indican los especialistas de la salud.

Pero a continuación, se remanga, carga las bolsas hasta la cocina y guarda todos los víveres, tocando cada uno de los ítems por los cuales uno se había higienizado segundos antes.

¿No son estos productos, alimentos y la propia ropa, una potencial fuente de contagio también?

Muchos textos y videos que circulan en redes sociales recomiendan lavar con jabón todo, desde la bolsa de la compra hasta las frutas, así como quitarse los zapatos al ingresar a la casa y colocar las prendas en el lavarropas de inmediato.

En BBC Mundo verificamos qué hay de cierto en todo ello.

Ni está demostrado ni hay riesgo cero

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), es posible contagiarse de covid-19 aspirando las pequeñas gotas que son expulsadas por un paciente infectado cuando tose o estornuda.

Esas “gotículas” también caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona infectada por lo que, informa la OMS, otras personas pueden enfermarse tocando esos lugares contaminados y luego llevándose las manos a los ojos, la nariz o la boca.

Dicho esto, según las autoridades sanitarias de Estados Unidos y la Unión Europea, no hay pruebas de que los alimentos o envases sean una fuente o vía de transmisión del nuevo coronavirus, oficialmente llamado SARS-CoV-2.

Por ejemplo, el Instituto Federal de la Evaluación de Riesgos (BfR), institución científica independiente que asesora al gobierno de Alemania y es un referente del área para la Unión Europea, informa en su web que, al 23 de marzo, “no hay casos que hayan aportado cualquier tipo de evidencia de humanos infectándose con el nuevo tipo de coronavirus por consumir comida contaminada o por el contacto con artículos contaminados”.

Marga Hugas, científica jefa de la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (EFSA), declaró a principios de marzo: “Las experiencias de anteriores brotes de coronavirus afines, como el coronavirus causante del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV) o el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV), indican que no se produjo transmisión a través del consumo de alimentos. Actualmente no hay pruebas que sugieran que este coronavirus sea diferente en ese sentido”.

Persona lavándose las manos.

Getty Images
Lavarse las manos con agua y jabón durante 20 segundos es importante al llegar de hacer las compras y puede repetirse tras guardar todos los productos como medida de protección extra.

Tan baja es la probabilidad que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos explica en un comunicado del 24 de marzo que no se prevé el retiro de productos del mercado “incluso si se confirma que una persona que trabaja en un lugar con comida para humanos o animales (por ejemplo, un empaquetador de alimentos) da positivo para el virus SARS-CoV-2”.

Sin embargo, tal como le explicó a la BBC Sally Bloomfield, profesora de la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical, no existe el “riesgo cero”.

Los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU. reconocen en su web -actualizada al 28 de marzo- que “podría ser posible que una persona contraiga el covid-19 al tocar una superficie u objeto que tenga el virus y luego se toque la boca, la nariz o posiblemente los ojos, aunque no se cree que esta sea la principal forma en que se propaga el virus“.

Envases

Cuando de las compras se trata, la principal preocupación de contagio es el envase, explicó Bloomfield, ya que es la superficie más expuesta y manipulada previo a llevarlo al hogar.

Personas cargan bolsas de papel

Getty Images
Una vez más, lavarse las manos al llegar a casa y después de organizar tu compra, es suficiente, según los especialistas, para evitar riesgos.

Pero no todos los embalajes o paquetes son iguales.

Según un estudio publicado a mediados de marzo en la revista científica New England Journal of Medicine, el virus SARS-CoV-2 puede sobrevivir y conservar su capacidad infecciosa hasta por 24 horas en el cartón y hasta tres días en el plástico o acero inoxidable.

Este estudio, aclara BfR, todavía no ha pasado por la revisión de pares —un procedimiento estándar en las investigaciones científicas— y fue realizado bajo condiciones de laboratorio, es decir, con la temperatura y humedad controladas.

De hecho, este instituto alemán asegura que “bajo la situación actual (23 de marzo), el BfR no ve necesidad que la gente saludable use desinfectante en sus vidas cotidianas“.

Otros institutos son menos tajantes.

“Si le preocupa la contaminación de los alimentos y los empaques de alimentos que ha comprado en el supermercado, lávese las manos después de manipularlos cuando regrese del supermercado y después de retirar los empaques de los alimentos”, recomienda la FDA.

La OMS, por su parte, informa: “Si cree que una superficie puede estar infectada, límpiela con un desinfectante común para matar el virus y protegerse de este modo a usted mismo y a los demás”.

Síntomas de la covid-19

BBC

Un estudio publicado en el Journal of Hospital Infection en marzo fue aún más específico y descubrió que los coronavirus “pueden desactivarse eficazmente al desinfectar las superficies con etanol al 62-71%, peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) al 0.5% o hipoclorito de sodio (lejía doméstica) al 0.1% en 1 minuto”.

Aunque quizás la opción más simple la da Bloomfield, quien dijo a la BBC: “En el caso de los productos envasados, guárdelos durante 72 horas antes de usarlos”.

Alimentos

¿Qué sucede con los alimentos sin envoltorio, como las frutas y verduras?

“Los productos frescos sin envolver, que podrían haber sido manipulados por cualquier persona, lávelos bien con agua corriente y déjelos secar”, afirmó Bloomfield.

Algunos podrán pensar que usar jabón es una buena medida extra de salubridad para las frutas y verduras en tiempos de coronavirus, pero no lo es.

“Podrías ingerir residuos del jabón o detergente absorbidos por el producto agrícola”, advierte la FDA. Eso podría provocar náuseas, vómitos y diarrea.

La FDA también reitera en su último comunicado sobre el covid-19 los “cuatro pasos clave de seguridad alimentaria: limpiar, separar, cocinar y enfriar”.

Mujer en un mercado en Caracas, Venezuela

Reuters
No está demostrado que los alimentos puedan contagiar el covid-19, pero eso no quiere decir que las compras no presenten riesgo.

Pero, en realidad, esos pasos deberían llevarse a cabo siempre, no solo en tiempos de pandemia.

“Aunque es poco probable que el virus se transmita a través de alimentos contaminados o productos importados, las reglas generales de higiene diaria, como el lavado regular de manos y las reglas de higiene para la preparación de alimentos debe cumplirse al manipularlos”, dice BfR.

A continuación aclara que, “como los virus son sensibles al calor, el riesgo de infección también puede reducirse aún más calentando los alimentos”.

Sobre el consumo de productos animales en sí, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) hace diferenciaciones.

“La carne de ganado sano completamente cocida sigue siendo segura para comer”, asegura en una sección sobre el coronavirus de su web.

Lo mismo sucede con el pescado y los productos de mar que cumplen con los requisitos de salubridad nacionales e internacionales.

En cambio, aclara, “las personas no deben manipular, sacrificar, vestir, vender, preparar o consumir ninguna proteína animal que se origine de animales silvestres o ganado enfermo o que haya muerto por causas desconocidas”.

Pollo crudo

Getty Images
Muchas personas todavía tienen la costumbre de lavar el pollo crudo, pero desde los CDC se informa que no debe hacerse tampoco durante esta pandemia.

Si bien todavía no ha sido 100% confirmado, todo parece indicar que el origen del virus en la ciudad china de Wuhan está en la venta de animales silvestres en mercados, siendo el pangolín y los murciélagos los principales sospechosos.

¿Y qué pasa con los alimentos congelados?

“Los coronavirus anteriores, SARS y MERS, son resistentes al frío y pueden permanecer infecciosos a menos 20 grados centígrados durante hasta 2 años en estado congelado”, informa BfR.

Sin embargo, continúa, “hasta ahora no hay evidencia de cadenas de infección por SARS-CoV-2 a través del consumo de alimentos, incluidos los alimentos congelados“.

A domicilio

Al pedir que te lleven las compras a tu casa u ordenar comida a domicilio, el riesgo se reduce al contacto con quien lo entrega (se le puede pedir que lo deje en la puerta y se aleje) y al envoltorio.

Según Bloomfield, el riesgo de contaminación del envase puede reducirse al mínimo, “vaciando el contenido en un plato limpio, desechando el empaque en una bolsa de basura y lavándote bien las manos antes de comer”.

“Saca la comida del recipiente con una cuchara y cómela con un cuchillo y un tenedor, no con los dedos”, agregó.

Los más cautelosos y vulnerables pueden tomar una medida extra de seguridad calentando más la comida.

Reducir contagio coronavirus

BBC

“Con una pizza, por ejemplo, si quisieras estar realmente seguro, podrías meterla en el microondas por un par de minutos”, dijo Bloomfield.

Ropa

Aún no está claro cuánto tiempo puede sobrevivir el virus en la ropa y otras superficies más difíciles de desinfectar.

Dicho esto, un curso online sobre el covid-19 de mediados de febrero del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades recomienda el “lavado rutinario de superficies, ropas y objetos frecuentemente usados” como medida para mitigar el contagio en hogares.

Sobre la ropa en particular se explica que hay que lavarla “de acuerdo con las instrucciones del fabricante a la temperatura más cálida indicada posible”.

A su vez, los CDC tienen una muy detallada guía para desinfectar todo el hogar, que incluye ropa, pero que está pensada para cuando existe un caso sospechoso o confirmado de coronavirus en la familia. En otras palabras, se trata de medidas extremas.

Estas recomendaciones -actualizadas al 28 de marzo- incluyen usar guantes al manipular ropa sucia o lavarse las manos después, no sacudir las prendas y usar el modo de lavarropas con el agua más caliente posible.

“La ropa sucia de una persona enferma se puede lavar junto con los artículos de otras personas”, informan los CDC, que recomiendan usar cualquier jabón.

La OMS, por su parte, sostiene que rociar las prendas con alcohol o cloro, como algunos recomiendan, “puede dañar la ropa y las mucosas (es decir, los ojos, la boca, etc.). Tanto el alcohol como el cloro pueden servir para desinfectar las superficies, siempre que se sigan las recomendaciones pertinentes”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0LMiekyc95A

https://www.youtube.com/watch?v=Xs_NI20P8DE&t

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts