El síndrome de acento extranjero: "Un día me levanté hablando como una francesa"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty

El síndrome de acento extranjero: "Un día me levanté hablando como una francesa"

El testimonio de una mujer que hace cuatro años se levantó con una condición conocida como el síndrome de acento extranjero, lo que le ha causado serios problemas de identidad y sociabilización.
Getty
Por David Robson, de BBCMundo
18 de mayo, 2015
Comparte
Acento extranjero

El síndrome de acento extranjero produce en los pacientes una sensación de aislamiento y soledad.

En la Pascua de 2011, Julie Matthias se levantó de su cama hablando con acento francés, a pesar de que había vivido toda su vida en Reino Unido.

“El día antes, sin saberlo, había sido la última vez que escuché mi propia voz”, me dijo Matthias por teléfono.

Ella es parte de un puñado de personas en Reino Unido que sufre del síndrome de acento extranjero.

Aunque habla inglés de forma fluida, su voz tiene una extraña característica: suena como si hubiera nacido en otro país.

Matthias cree que su experiencia puede vincularse con un accidente automovilístico del pasado, que estuvo seguido de migrañas con pérdida de visión y acompañado por dolores corporales intensos y recurrentes.

“Después del accidente sentía que mi cabeza iba a explotar. Mis articulaciones se debilitaron, algunas veces creía que me quedaba sin aire. Prefiero parir nuevamente y sufrir ese dolor antes que pasar por aquel dolor otra vez”, dijo.

Fue justo después de ese ciclo de dolores cuando comenzó a hablar de forma extraña: con acento francés.

Hablar otro idioma

“Yo trabajo en un salón de belleza y algunos clientes me hablaban como si yo no comprendiera el inglés, que es mi lengua materna”, relató.

Sindrome de acento extranjero

Para muchas personas, de forma consciente o inconsciente, el acento es una forma de evidenciar quiénes son.

Es allí donde comienza el misterio para los médicos. Todavía no queda claro cómo el accidente puede haber causado ese cambio en su comportamiento.

Hasta ahora, a pesar de las constantes visitas a médicos y hospitales –incluidos varios neurólogos-, ningún especialista ha logrado relacionar el accidente o los dolores posteriores de Matthias con su nuevo acento.

Para ella ha sido un proceso doloroso, especialmente por la falta de un diagnóstico definitivo que, para algunos, podría traducirse en que su condición es algo meramente imaginario.

“La gente piensa que estoy de broma con esto. Simplemente les parece algo divertido que tenga un acento”.

Fuera de broma

Pero el caso de Matthias está lejos de ser motivo de diversión.

Acento extranjero

En algunos casos, el síndrome de acento extranjero puede ser causado por un trauma como un accidente de carro.

“Pensemos por un minuto: te vas a dormir y cuando despiertas no suenas como la persona que realmente eres. Y no puedes hacer nada al respecto”, le dijo a la BBC la científica Sheila Blumstein, de la Universidad de Brown.

Y añadió: “Esto tiene un profundo impacto en los pacientes”.

Lo cierto es que no hay muchas certezas sobre las causas de esta condición. De hecho, no hay una respuesta sobre la causa natural de los acentos en el ser humano.

Pero, ¿estas personas están hablando realmente con un acento extranjero o simplemente nos engaña un cambio en el tono de la voz?

“Cuando hablamos, lo hacemos con una melodía y un ritmo. Y es allí donde estos pacientes experimentan los cambios”, opinó Blumstein.

Al parecer la entonación de la voz al hablar es fundamental para aclarar el misterio.

La tonalidad y el ritmo

En 2012, la científica Anja Kuschmann, de la Universidad de Glasgow, en Escocia, halló pequeñas diferencias en la manera que las personas con el síndrome de acento extranjero enfatizaban algunas palabras a la hora de hablar.

“Ellos utilizan las mismas tonalidades que las personas sin el síndrome, pero lo que observamos es que lo utilizaban más a menudo. En vez de resaltar algunas palabras, ellos resaltaban la mayoría”, explicó Kuschmann.

“La gente piensa que está hablando un idioma, pero realmente es una ficción creada para el que escucha”, afirmó Johan Verhoeven, de la Universidad de Londres.

Eso lo noto al hablar con Matthias. Ella pronuncia las frases de forma tal que me recuerda a mi profesor de francés en la escuela. Pero a la vez, me parece que también suena como algunos chinos que he conocido cuando éstos hablan inglés.

Acento extranjero

Esta condición también puede ser causada por una lesión neurológica.

A menudo, esas pequeñas diferencias pueden conducir a identificar un daño neurológico.

Hace poco la científica de la Universidad de Údine, en Italia, Bárbara Tomasino, examinó a una paciente con un tumor cerebral.

“Hablaba italiano con un acento que parecía de a ratos inglés y otras veces sudamericano, que son dos formas muy raras y distintas de sonar”, dijo Tomasino.

Durante la evaluación previa a una operación, Tomasino descubrió que el tumor había presionado la zona del cerebro que controla la laringe y la lengua, lo que podría ser una de las razones de su extraño acento.

Soledad y aislamiento

A pesar de que a la paciente se le realizó la operación de manera exitosa y recobró su capacidad de hablar sin acentos extraños, lo cierto es que el caso de Matthias continúa sin tener una razón biológica clara.

Y la confusión puede alterar la percepción que la mujer tiene de sí misma.

“Esto trastorna por completo tu identidad. Pierdes de alguna manera lo que eres”, dijo Mathhias.

Y añadió: “Es duro mirarse al espejo y hablar, porque esa no es mi voz”.

Pero esta no es una conclusión sorprendente, dado el rol que tiene la voz en darnos un lugar en el mundo.

“La forma en que hablamos es una ventana a nuestro interior”, explicó Nick Miller, académico de la Universidad de Newcastle, en Inglaterra.

“Marca nuestra educación, clase social, el lugar del que vienes. De una forma inconsciente o consciente usamos el acento para evidenciar quiénes somos”, señaló.

No poder hacerlo se convierte, así, en una pesadilla.

Miller, junto a Jack Ryalls de la Universidad Central de Florida, en Estados Unidos, publicaron el libro “Síndrome de acento extranjero: las historias que la gente tiene que contar”.

Sìndrome

La confusión en el acento también producir actos de racismo simplemente por hablar con una entonación distinta.

En este documento, la percepción de la alteración de la propia personalidad fue recurrente en las historias recopiladas.

“Me sentí tan solo, aislado, asustado. Era como si me hubiera abandonado un buen amigo”, escribió una de las personas que contribuyó con su caso.

Abuso y racismo

Pero no solo era la percepción interior, sino la respuesta exterior que experimentan las personas afectadas. Muchos de los testimonios del libro de Miller y Ryalls se sentían como “extranjeros en su propio país”.

“Un día un taxista trató de cobrarme el doble por una carrera que había tomado dos días antes. Los conductores de buses me trataban como si estuviera sordo o fuera estúpido”, relató Kath Lockett, otro de los contribuyentes del libro.

A pesar de la situación, Mathhias ha tratado de conservar una actitud positiva.

“Yo trato de ver el lado bueno: esta condición no es una sentencia de muerte. Podría ser algo peor. Y por eso tenemos que estar agradecidos”, dijo.

“Lo único es aprender a pelear todos los días y tratar de salir adelante”. Hablando, eso sí, con un acento distinto al que conocen.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Escasez de autos y precios altos, así afecta la industria automotriz a las economías del mundo

Los problemas de la industria automotriz generan un "efector multiplicador" que afecta el empleo y el crecimiento económico.
11 de noviembre, 2021
Comparte

Cuando la cadena de fabricación y suministro de autos funcionaba como un engranaje perfectamente engrasado, antes de la pandemia de covid-19, los consumidores podían elegir la marca y el modelo que querían.

Ahora, que hay una inédita escasez de autos a nivel mundial, los compradores se están anotando en listas de espera y pueden pasar meses antes de que puedan conseguirlos.

Esa escasez ha provocado un aumento de precios en algunos modelos de carros nuevos y ha disparado los precios de los autos usados.

Las grandes compañías están fabricando menos automóviles porque no hay suficientes semiconductores en el mercado, una pieza esencial en su producción.

A eso se suma el hambre de chips que tienen las empresas tecnológicas que fabrican desde electrodomésticos, computadores y celulares hasta consolas de videojuegos.

“La industria de los semiconductores está tratando de ponerse al día con la demanda, pero simplemente no puede”, dice Susan Golicic, profesora de la Facultad de Negocios de la Universidad Estatal de Colorado, en Estados Unidos.

Ante la falta de chips, los fabricantes de vehículos han tenido que seleccionar qué modelos seiguen en la línea de producción y qué modelos no, explica la experta.

chip

Getty Images
Las empresas que fabrican semiconductores no logran abastecer la demanda.

“Muchas de las empresas solo están produciendo los vehículos que les generan mayores ganancias“, como coches utilitarios deportivos (SUV, por sus siglas en inglés), camiones o autos de lujo.

“La situación es bastante seria”.

Willy Shih, profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, le dice a BBC Mundo que la escasez afecta a toda la cadena de fabricación en la industria automotriz. Es decir, a todas las empresas que fabrican partes.

“Esto tiene un efecto en el empleo que generan todos los negocios asociados a la fabricación de un automóvil. Entonces, las consecuencias se han extendido rápidamente”.

En Japón, país de marcas como Toyota y Nissan, la escasez de partes hizo que las exportaciones del sector bajaran un 46% en septiembre, en comparación con el año anterior, una clara demostración de la importancia de la industria automotriz para su economía.

Trabajador en fábrica de autos

Getty Images

“Se calcula que la fabricación de automóviles genera cerca del 3% del Producto Interno Bruto (PIB) global”, señala David Menachof, profesor del Departamento de Gestión de Operaciones y Tecnología de la Información de la Escuela de Negocios de la Florida Atlantic University (FAU).

En el último año, según explica en conversación con BBC Mundo, cerca de 8 millones de vehículos dejaron de ser producidos. Esta situación se traduce en una pérdida de ingresos cercana a los US$200.000 millones para la industria automotriz.

Sube el precio de los autos usados y nuevos

“En Estados Unidos los autos se están vendiendo incluso a valores más altos que el precio de venta porque hay gente dispuesta a ofrecer más que el precio normal”, le dice a BBC Mundo Menachof.

Y como no hay suficientes productos nuevos disponibles en el mercado, ha subido la demanda de vehículos usados, elevando el costo promedio de un auto de segunda mano en EE.UU. a más de US$25.000.

De hecho, apunta Susan Golicic, el valor promedio de un vehículo ha venido subiendo cerca de US$200 cada mes.

Lo mismo está ocurriendo en otras partes del mundo. México, por ejemplo, es el cuarto exportador mundial de autos y el séptimo productor.

Fábrica automotriz en México

Getty Images

Este país, que exporta un 80% de su producción y tiene el liderazgo en la industria automotriz de América Latina, está viviendo los efectos de la escasez mundial en la fabricación de carros.

Guillermo Prieto, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), comenta que el precio de los autos nuevos ha subido un 9%, mientras que el mercado de los seminuevos (con una antigüedad no superior a los cinco años) también ha visto un incremento en su costo.

“Hay más demanda, menos coches y los clientes a veces tienen que esperar cinco o seis meses para comprar lo que están buscando”, le dice a BBC Mundo.

“Es una escasez enorme”, apunta, que ha tenido un fuerte impacto en el mercado laboral, dado que genera dos millones de empleos directos, y muchos otros indirectos al sumar todas las empresas que proveen partes y servicios.

A la escasez de automóviles, se ha sumado un factor adicional: el aumento en la entrada ilegal de los llamados “autos basura” desde EE.UU.: vehículos en mal estado que no encuentran compradores en la mayor economía del mundo, pero sí tienen demanda al otro lado de la frontera.

Efectos laborales y económicos

Aunque los autos se producen en distintas regiones del mundo, gran parte de la fabricación está concentrada en países como EE.UU. y China.

Pero también participan en la cadena otros más pequeños como, por ejemplo, Eslovaquia.

Este último país, que apenas tiene poco más de 5.6 millones de habitantes, alberga grandes fábricas de Volkswagen, Peugeot y Kia, y produce un millón de automóviles al año, lo que lo convierte en la nación con la mayor producción per cápita del mundo.

Fábrica en Eslovaquia

Getty Images

Eso hace que los problemas en la industria automotriz tengan un fuerte efecto en su economía.

En el contexto global, debido al tamaño de la industria automotriz, se produce un “efecto multiplicador”, dice David Menachof.

“Una compañía que emplea a 100 personas, genera efectos en la contratación de hasta 500 trabajadores”, por todas las empresas asociadas que giran en torno a ella.

Y cuando todas las personas que intervienen en la cadena de fabricación de un auto se ven afectadas, se resiente la economía local, especialmente cuando se cierran temporalmente algunas plantas.

“Todas las estimaciones apuntan a que la escasez se extenderá hacia 2022, incluso hasta 2023, antes de volver realmente a una situación de mercado normal”, apunta Menachof.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4QEW0DHWIlg&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.