close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Regina Martínez, a tres años: una placa, un prófugo, un caso inconcluso

Un grupo de ex colaboradores y activistas recordó a la periodista a más de mil días de su asesinato. Del lado de las autoridades, silencio en torno al caso.
Por Arturo Angel
1 de mayo, 2015
Comparte

Un día después de haber sido pegada con cinta adhesiva en un escalón de la plaza del centro de Xalapa, la placa con la leyenda “Plaza Regina Martínez” es invisible. No la ve el policía que da la vialidad en la zona, ni los devotos que acuden a la catedral, ni los turistas que se toman una fotografía, ni los manifestantes de otra protesta distinta.

Las flores amarillas que fueron colocadas junto al rectángulo de latón de 30 por 20 centímetros, ya no existen.

Regina Martínez, la periodista asesinada el 28 de abril de 2012 en Veracruz, también es invisible en el discurso gubernamental. En el día en que se cumplieron tres años de su asesinato, no hubo anuncios de algún nuevo avance del caso, no hubo conferencias para dar un balance, ni siquiera algún recordatorio o promesa de alguien del gobierno de Javier Duarte.

En Veracruz hay más de 250 medios de comunicación impresos. La colocación de la placa de Regina, homenaje de exclusiva iniciativa de algunos de sus ex colegas, fue cubierta por menos de una veintena de fotógrafos y reporteros, casi la misma cantidad que los periodistas asesinados en este estado en los últimos años.

Los activistas sociales… los familiares de otros muertos, son los que nutrieron el evento no oficial al que no acudió a tomar nota ninguna autoridad.

-Ah, Regina ¿es la que mataron no? La del periódico… ¿o ese es Manuel o Moisés? Ya ni sé – pregunta Claudia al comprar el periódico en el puesto de la esquina del restaurante donde trabaja, a una cuadra donde un día antes se colocó la placa.

-No Clau, Regina es la de la revista esta de Proceso. El que tu dices tiene menos que se lo echaron– responde el voceador.

En la portada del periódico local que Claudia se lleva en sus manos, se lee hasta abajo y a la izquierda el título de la nota “¡Justicia para Regina!”. Arriba, aparece una nota más grande con la fotografía de Javier Duarte titulada “Avanza nuevo modelo de justicia”. La de ocho fueron las calles de esta ciudad inundadas por la tromba de la semana.

En otras primeras planas, Regina también fue invisible.

unnamed (16)

Más dudas que certezas

Regina Martínez Pérez, corresponsal del semanario Proceso en Veracruz fue asesinada en su domicilio el 28 de abril del 2012. La mataron a golpes en el baño de su casa.

La Fiscalía General de Justicia de Veracruz descartó casi desde el inicio que el homicidio estuviera ligado con los artículos críticos de la reportera o su labor como periodista. En cambio, siguió una línea de investigación sustentada en un robo y asunto pasional e identificó a dos presuntos responsables, uno de los cuales no ha sido detenido.

La explicación oficial del caso y su progreso está lejos de convencer a familiares, colaboradores y amigos de Regina. En el evento de la colocación de la placa por los tres años del homicidio de la periodista, la corresponsal del periódico La Jornada, Norma Trujillo, declaró que la averiguación previa, cuyo expediente ya revisaron, estuvo centrado siempre en el móvil personal, no en el profesional.

El problema es que esa teoría, aun siendo la oficial, tiene preguntas sin responder. Por ejemplo, según lo revelado por los familiares y activistas, ni la huella dactilar ni el ADN encontrado en la escena del crimen coincide con el de alguno de los dos acusados. La Fiscalía, sustentó la acusación solo en la confesión de uno de ellos.

En agosto del 2013 el único detenido del caso, Jorge Antonio Hernández Silva, fue liberado por orden de una sala del Tribunal de Justicia que consideró que la sentencia que se le había impuesto estaba sustentado en un proceso mal integrado. Las autoridades tardaron un año en corregir el caso y recapturar a Hernández.

El otro involucrado en el homicidio y señalado como principal responsable, Adrián Hernández Domínguez, es buscado desde hace más de dos años sin ningún resultado.

Organizaciones como Artículo 19 o el Comité para la Protección de los Periodistas, insistieron en su momento para que la Fiscalía Especializada en Atención de Delitos para la Libertad de Expresión de la Procuraduría General de la República (PGR) atrajera el caso y realizara una indagatoria independiente, luego de las fallas que a su juicio habían cometido las autoridades locales.

Como consecuencia la fiscalía federal inició una averiguación previa por su cuenta. El tema es que hasta ahora tampoco han llegado a una conclusión, pese a que el homicidio fue cometido hace tres años.

Según declaraciones de la fiscal especial de la PGR, Angélica Borbolla, citadas por el semanario Proceso, aún está pendiente un peritaje realizado sobre las publicaciones hechas por Regina, y no estaba descartada la hipótesis de que el homicidio tuviera que ver con su labor periodística.

La verdad es que en Veracruz la apuesta es al olvido, aquí no hay justicia, menos si eres periodista. Así… es imposible no tener medio”, dijo un reportero de Xalapa a Animal Político que pidió no publicar su nombre.

Y de Moisés nada

En el acto que se realizó para recordar el tercer aniversario del homicidio de Regina estuvo presente Jorge Sánchez, hijo del periodista asesinado Moisés Sánchez, quien confirmó ante los medios locales que a más de 120 días del homicidio de su papá la investigación está en un “punto muerto”.

El joven dijo, como ya lo había hecho anteriormente, que la Fiscalía General del estado no ha hecho prácticamente nada para dar con varios de los responsables que siguen prófugos, y en especial para detener al el exalcalde de Medellín Omar Cruz Reyes, quien fue desaforado el pasado 26 de marzo y tiene una orden de aprehensión.

De acuerdo con las investigaciones, el exalcalde es el autor intelectual del homicidio de Moisés Sánchez y el móvil fueron artículos críticos que publicaba el reportero en el semanario La Unión.

La Fiscalía impulsó un procedimiento de desafuero ante el Congreso local para poder actuar en contra de Cruz Reyes sin embargo, ya se cumplió un mes de que le fue retirada la protección constitucional sin que haya podido ser localizado.

Fuentes con conocimiento del caso en Veracruz señalaron a Animal Político, que no existía un seguimiento del alcalde que permitiera tenerlo ubicado y detenerlo en el momento en que perdiera el fuero.

A diferencia del caso de Regina Martínez, el homicidio de Moisés Sánchez no ha sido atraído por la PGR, situación que también ha sido recriminada por varias organizaciones y activistas.

De acuerdo con el informe llamado Estado de Censura, presentado el pasado mes de marzo por Artículo 19, Veracruz es la tercera entidad del país con más agresiones en contra de la prensa con un total de 41 casos.

Moisés y Regina, son dos de once periodistas asesinados en Veracruz solo durante la administración del gobernador Javier Duarte, según un recuento de la misma organización no gubernamental.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El hombre transgénero que dio a luz

Freddy McConnell nació mujer, pero desde pequeño se sentía más niño que niña. A los 25 años empezó a hacer la transición de género, sin embargo, a los 30 dejó de tomar hormonas para que su cuerpo volviese a funcionar como el de una mujer y concebir un hijo.
10 de septiembre, 2019
Comparte

Cuando llegó a los 30 años, Freddy McConnell se dio cuenta de que había llegado el momento de formar una familia.

“No solo a las mujeres les surge el instinto maternal”, dice este joven británico cuyo camino hacia la paternidad fue retratado por el documental Seahorse que se presenta esta semana en la BBC.

Lo que hace diferente a la historia de McConnell es que tras haber hecho la transición de mujer a hombre hace algunos años, fue quien dio a luz a su bebé.

No fue una decisión fácil, pero tener su propio hijo era “lo más pragmático, la opción más simple”, dice el periodista que trabaja para el medio británico The Guardian.

Congelar óvulos y conseguir un vientre de alquiler o iniciar un proceso de adopción (sobre todo como hombre transgénero soltero), apunta, no siempre resulta un proceso exitoso.

Tratamiento

En una entrevista con The Guardian, McConnell recuerda su infancia feliz pero compleja, a raíz de sus problemas de identidad de género.

De pequeño, McConnell experimentó disforia de género, un término que se utiliza para describir la ansiedad que sufre una persona que se identifica con el género opuesto al que nació.

Como les ocurre a muchas personas transgénero, fue víctima de bullying en la escuela y de las burlas crueles de sus compañeros, porque su comportamiento no se correspondía con el que se esperaba de una niña.

El malestar con su propio cuerpo se fue intensificando hasta que, a los 25 años, decidió hacer la transición tomando testosterona.

Un año después se sometió a una cirugía en la parte superior de su cuerpo para quitarse tejido mamario.

Sin embargo, se detuvo al momento de considerar una histerectomía, la intervención para extraer el útero. No quería eliminar definitivamente la posibilidad de tener hijos.

Freddy McConnell

Danny Burrows
Al dejar de tomar testosterona, McConnell volvió a menstruar.

Su madre, Esme Chilton, recuerda el día en el que su hijo le contó cómo se sentía.

“Estaba en la universidad, en Edimburgo, y se sentía bastante infeliz. Y me dijo: ‘Soy niño y quiero ser un niño, me he sentido así toda la vida'”.

De hombre a mujer y de mujer a padre

El documental relata el estrés que empezó a sentir McConnell cuando dejó de tomar testosterona con la idea de concebir, y su cuerpo empezó a hacer el camino inverso.

La falta de esta hormona hizo que, entre otras cosas, volviese a tener la regla. Esto hizo posible que empezase un tratamiento de fertilidad con el esperma de un donante.

Después de haber buscado información en internet y haber visto que parejas trans en Estados Unidos habían logrado concebir con éxito, McConnell se atrevió a intentarlo.

La primera tentativa no dio resultados, pero a la segunda se confirmó que estaba esperando un bebé.

Freddy McConnell

Freddy McConnell
McConnell se sentía niño desde pequeño, pero también tenía claro que quería formar una familia.

Seahorse (caballito de mar, en español, una especie en la que el macho lleva a sus hijos dentro su vientre) muestra también el momento en que McConnell da a luz en una piscina del hospital, acompañado de su madre.

Jack hoy tiene un año y vive junto a su padre en un municipio costero de Inglaterra.

Vivir en un pueblo pequeño rodeado del apoyo de su familia y amigos, dice, le resulta mucho más cómodo que, por ejemplo, hacerlo en una gran ciudad como Londres.

El futuro

Pero pese a que él cuenta con el apoyo de su núcleo cercano, sabe del rechazo y la incomprensión que sufre la comunidad transgénero, y de ahí su decisión —pese a ser una persona tímida y reservada— de hacer un documental tan íntimo como éste.

Su idea con esta película, le dice McConnell a The Guardian, es normalizar la vida de los transexuales.

“Suena un poco tibio, pero pensé que podía ser una buena oportunidad para promover empatía”, dijo.

“Creo que la empatía es clave para convencer a la gente de que los transexuales son, de hecho, bastante normales y llevan vidas que no son sensacionales ni aterradoras”.

En cuanto a tener más hijos, McConnell no lo descarta, pero cree puede aumentar su familia sin ser necesariamente él quien lleve al próximo niño en su vientre.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=StKur7oONyw&t

https://www.youtube.com/watch?v=cKtEr6wc8L4&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.