Cartel Land: el documental que explora las autodefensas en Michoacán y Arizona
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cartel Land: el documental que explora las autodefensas en Michoacán y Arizona

El Daily Post habló con Matthew Heineman, director del documental 'Cartel Land'.
Por Alejandro Hope
26 de junio, 2015
Comparte

Un día, al salir de tu casa, ves las cabezas cercenadas de algunos de tus vecinos, colgando de un árbol. La dantesca imagen no es la obra de un sicópata ocasional. Tu comunidad entera ha sido aterrorizada durante años por una despiadada banda criminal.

Los miembros de esa banda extorsionan a los dueños de negocios de cualquier tipo, secuestran a personas casi al azar y violan a cualquier mujer que despierte sus fantasías. Y ahora parece que vienen por ti: tu cabeza puede terminar colgando de una rama cualquiera de estos días.

Debes ir con la policía, ¿cierto? Sería un suicidio. La mayoría de los policías en la región están en la nómina de la banda o tan muertos de miedo que no pueden hacer nada. Y las autoridades federales te han abandonado: una vez enviaron algunas tropas, pero se fueron casi tan pronto como llegaron.

Entonces, ¿qué puedes hacer? ¿Tomar las armas y defenderte? Parece que la respuesta obvia es un ‘sí’, más aún si se toma en cuenta que varios de tus vecinos están dispuestos a unirse a la batalla contra los criminales.

Pero, espera, las cosas pueden complicarse. Una vez que has liberado a las fuerzas del ‘vigilantismo’ (civiles armados que quieren hacer justicia por su propia mano), ¿quién sabe lo que puede ocurrir?

Algunas personas tan malas como los propios criminales pueden unirse. Maldición, incluso algunos de los delincuentes, argumentado que se han arrepentido, pueden encontrar la forma de unirse al movimiento. Entonces, ellos pueden empezar a robar, a violar y a saquear protegiéndose en la causa. Algunos de tus camaradas de armas te dan la espalda. Algunos incluso intentan matarte. Otros te traicionan y te mandan a prisión.

¿Te sigue pareciendo que la respuesta obvia es un ‘sí’?

CL2

Integrantes de la banda criminal ‘Los Caballeros Templarios’ custodian un laboratorio de metanfetamina, ubicado en algún lugar de Michoacán. //Foto: Cartel Land

Y la situación puede ser más ambigua. Digamos que vives cerca de una frontera internacional. La ilegalidad está por todos lados: se trafica droga, se trafica con personas. Una guerra está siendo librada al sur, en el país vecino.  ¿Quién puede decir que los matones que asesinan, mutilan y roban apenas a unas millas de distancia no tratarán de generar caos en tu lado de la frontera?

¿Y el gobierno? No hace suficiente, al menos no de acuerdo con tus estándares. Ciertamente no está sellando la frontera, ni disipando tus temores.

Entonces decides armarte, formar una milicia y patrullar el desierto, ¿cierto? Bueno, no estás enfrentando un peligro claro y presente. No se ha hecho un solo disparo. Pero podrían hacerse. Más vale prevenir que lamentar, dices. ¿O sólo has estado un poco paranoico y tu paranoia puede terminar en gente inocente lastimada?

¿Qué harías entonces si tienes miedo y te sientes abandonado por las instituciones que deberían protegerte?

Esta es la pregunta presente a lo largo del poderoso y aclamado documental Cartel Land, del director Matthew Heineman. Se trata de una historia de dos movimientos de autodefensa, uno en Michoacán, México, y el otro en Arizona. Es también la historia de dos hombres de mediana edad que tomaron la fatídica decisión de luchar en contra de lo que ellos consideraron ‘el mal’.

Matthew Heineman.

Matthew Heineman. //Foto: Aron Alonso.

Cartel Land podría haber sido fácilmente una fábula de héroes contra villanos. También podría haber sido una rápida condena contra el vigilantismo, pero no es ninguna de las dos cosas. Es, sí, un conmovedor acercamiento a la delgada línea que separa el bien del mal.

La ambigüedad moral del director respecto del vigilantismo se muestra más claramente en la parte del filme que se refiere a México. El personaje central es José Manuel Mireles, un doctor devenido líder de un grupo de autodefensas en la región michoacana de Tierra Caliente. Su historia y la de su variopinta banda de campesinos y profesionistas de pueblo pequeño que derrotaron a los Caballeros Templarios, la violenta organización criminal que dominó Michoacán durante casi una década, han sido contadas varias veces. Pero nadie antes de esta cinta había narrado este relato de una manera tan cercana y personal.

El doctor José Manuel Mireles practica con un fusil entre patrullas.

El doctor José Manuel Mireles practica con un fusil entre patrullas. //Foto: Cartel Land.

Heineman sigue a Mireles y a sus autodefensas (casi literalmente) a todos lados. Se mete en sus vehículos, asiste a sus reuniones, es testigo de sus balaceras contra los templarios e incluso entra en sus cámaras de tortura. Y está allí para documentar la transformación de los valientes cruzados en algo que misteriosamente termina pareciéndose demasiado a sus enemigos. Mireles, el hombre que lo comenzó todo, aparece perdido al final de la cinta, termina siendo una figura trágica, traicionado por otros líderes de un movimiento que termina siendo marginado por el gobierno. Mireles fue encarcelado gracias a lo que sus partidarios consideran un delito fabricado de posesión ilegal de armas.

Su estilo narrativo extremadamente cercano hace de Cartel Land un documental conmovedor e irresistible. He estado leyendo y escribiendo sobre drogas y violencia en México durante casi una década. En todo este tiempo he visto imágenes terribles, escuchado historias dramáticas y conocido a personas atroces. Aún así, terminé sacudido después de ver la cinta. En parte fue así por la crudeza de las imágenes, también por la desesperación que la historia irradia al final. El heroísmo termina volcado, subvertido, transformado en una mezcla tóxica de metanfetaminas y cinismo. Pocas cosas son más tristes.

Una patrulla de las autodefensas de Tancítaro rastrea a miembros del cártel en la carretera que conduce al pueblo michoacano.

Una patrulla de las autodefensas de Tancítaro rastrea a miembros del cártel en la carretera que conduce al pueblo michoacano.

Después de ver el poder de los segmentos sobre México en el filme, la historia del grupo Arizona Border Recon termina siendo una decepción. Su líder, Tim “Martillador” Foley, es casi una caricatura. Tim parece encarnar todo lo que termina siendo de risa y miedo de la política de extrema derecha en Estados Unidos. Él y sus hombres (algunos de ellos abiertamente racistas) afirman estar luchando contra los cárteles. Pero, ¿adivinen qué?, los cárteles no han sido nunca vistos en esta porción de desierto. Las hazañas de estos milicianos consisten en vestirse como soldados, como si fueran a asistir a una fiesta de Halloween, en correr sin rumbo, con binoculares de visión nocturna, y en detener únicamente a grupos de migrantes desarmados y asustados.

Y sin embargo, su historia es un testimonio contundente del poder del miedo irracional. El enemigo invisible proporciona una misión a sus empobrecidas y marginadas vidas. Les da una autoestima que ninguna psicoterapia no podría aspirar a igualar nunca. Estos chicos estarían perdidos si de alguna manera el gobierno de Estados Unidos pudiera alguna vez sellar la frontera. ¿Qué harían con ellos mismos sin sus dosis diarias de temor?

El poder de las políticas paranoides

En última instancia, la de Heineman no es una película sobre drogas o cárteles. Se trata de una búsqueda de sentido. El vigilantismo no es impulsado únicamente por un mecanismo de autodefensa. Si Mireles quería estar seguro, hubiera podido trasladarse a la Ciudad de México o incluso a Estados Unidos (alude a esta posibilidad al final de la película).

Pero huir no le habría dado la grandeza y la estatura heroica que el episodio de las autodefensas le dio. No estoy diciendo que fue impulsado principalmente por vanidad (aunque puede haber algo de eso también), sino que la rebelión le dio la oportunidad de escapar de la sensación de mente entumecida producida por su realidad diaria. A los 55, se abrieron para él las puertas de la aventura. Eso, por sí solo, tiene que haber sido un gran motivador.

Lo mismo sucede con Martillador. ¿Preferiría Tim él ser un abuelo sedentario viviendo una vida tranquila en algún lugar de Nebraska? ¿Cambiará la emoción de la persecución por la sensación de seguridad? Creo que no.

El vigilantismo o los movimientos de autodefensa sobreviven y prosperan, con en el caso de México, no sólo porque el Estado ha fracasado miserablemente en su tarea básica de protección, o porque como en el caso de Arizona las personas se convierten fácilmente en presas de políticos paranoicos, sino, más bien, porque algunas personas tienen que ser héroes (o sentir que lo son) aunque sólo sea por un día.

Y otras personas, quizás la mayoría, necesitan creer que puede haber héroes, incluso si al final se convierten en villanos.

Nota original (en inglés) publicada en El Daily Post.

Traducción: El Daily Post (@ElDailyPost)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El revolucionario hallazgo que muestra que puede haber vida extraterrestre en Venus

El descubrimiento de gas fosfino fue confirmado por el telescopio de Chile y sugiere que las nubes de Venus podrían albergar vida.
14 de septiembre, 2020
Comparte
Venus.

JAXA/ISAS/Akatsuki Project Team
Venus es un planeta impensable para albergar vida, pero esto podría cambiar.

La idea de que organismos vivos estén flotando en las nubes del planeta Venus es una posibilidad extraordinaria.

Pero esto es precisamente lo que está siendo considerado por astrónomos después de que detectaran una sustancia en la atmósfera que no logran explicar.

Se trata de un gas conocido como fosfano o fosfina (PH3), una molécula formada por un átomo de fósforo y tres átomos de hidrógeno.

En la Tierra se asocia a la fosfina con la vida. Se encuentra en los microbios que viven en las entrañas de animales como los pingüinos o en ambientes pobres en oxígeno como los pantanos.

Es un gas que se puede producir industrialmente, por supuesto.

Pero en Venus no existen las fábricas; y ciertamente no hay pingüinos.

Entonces, ¿cómo es posible que ese gas esté allí, a 50 km de la superficie de nuestro planeta?

La profesora Jane Greaves, de la Universidad de Cardiff (Reino Unido), y sus colegas se están haciendo la misma pregunta.

Y han publicado un artículo en la revista Nature Astronomy que detalla sus hallazgos sobre la fosfina en Venus, así como las diversas investigaciones que han hecho para intentar demostrar que esta molécula podría tener un origen natural y no biológico.

Pero por el momento, están confundidos.

Atacama Large Millimeter/submillimeter Array en Chile.

ESO
La señal de fosfina fue confirmada por el telescopio Atacama Large Millimeter/submillimeter Array en Chile.

Debido a todo lo que se sabe de Venus, nadie ha logrado explicar una vía abiótica hacia la fosfina. No en las cantidades que se han detectado.

Esto significa que vale la pena considerar que exista una fuente de vida en ese planeta.

“A lo largo de toda mi carrera me he interesado en buscar vida en otras partes del Universo, por eso me impresiona que esto sea posible”, dijo la profesora Greaves.

“Pero sí, estamos animando genuinamente a otras personas a que nos digan lo que podríamos habernos pasado por alto. Nuestro artículo y los datos son de acceso abierto; así es como funciona la ciencia”.

¿Qué es lo que han detectado exactamente?

El equipo la profesora Greaves identificó por primera vez la fosfina en Venus con ayuda del telescopio James Clerk Maxwell en Hawái, y luego confirmó su presencia utilizando el de Atacama en Chile.

La fosfina tiene una “línea de absorción” distintiva que estos radiotelescopios perciben a una longitud de onda de aproximadamente 1 mm.

El gas puede ser observado en latitudes medias del planeta a aproximadamente 50-60 km de altitud. La concentración es pequeña, formando solo 10-20 partes en cada mil millones de moléculas atmosféricas. Pero en este contexto, eso es mucho.

Fosfina.

ESO/M.Kornmesser/L.Calcada/Nasa
La molécula de fosfina está formada por un átomo de fósforo y tres átomos de hidrógeno.

¿Por qué es tan interesante?

Venus no está en el top de la lista cuando se habla de la posibilidad de que haya vida en otras partes de nuestro Sistema Solar.

Comparado con la Tierra, es un infierno. El 96% de su atmósfera está compuesta de dióxido de carbono y ha experimentado un efecto invernadero fuera de control. Las temperaturas de la superficie son como las de un horno para hacer pizza: de más de 400 grados.

Las sondas espaciales que han aterrizado en ese planeta han sobrevivido solo unos minutos antes de averiarse.

Sin embargo, 50 km más al norte las temperaturas son menos extremas. Por eso se cree que, si realmente hay vida en Venus, aquí es exactamente donde se podría encontrar.

Ilustración de Venus.

DETLEV VAN RAVENSWAAY/SPL
Se piensa que Venus es un mundo infernal, un candidato poco probable para albergar vida.

¿Por qué debemos tener dudas?

Las nubes son gruesas y están compuestas principalmente de ácido sulfúrico en un 75-95%, lo cual es catastrófico para las estructuras celulares que componen los organismos vivos en la Tierra.

William Bains, un doctor afiliado al Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) de Estados Unidos, es un bioquímico del equipo y ha estudiado varias combinaciones de diferentes compuestos que se espera que existan en Venus.

Bains ha examinado si los volcanes, los rayos e incluso los meteoritos podrían desempeñar un papel en la producción de PH3, y dice que todas las reacciones químicas que ha investigado son demasiado débiles (10.000 veces) para producir la cantidad de fosfina que se ha observado.

El doctor cree que para sobrevivir al ácido sulfúrico los microbios venusianos en el aire tendrían que utilizar una bioquímica desconocida y radicalmente diferente, o desarrollar una especie de armadura.

“En principio, un tipo de vida vida más amante del agua podría esconderse dentro de una capa protectora de algún tipo dentro de las gotas de ácido sulfúrico”, le dijo Bains al programa The Sky At Night de la BBC.

“Estamos hablando de bacterias que se rodean de algo más resistente que el teflón y se sellan por completo. Pero entonces, ¿cómo comen? ¿Cómo intercambian gases? Es una verdadera paradoja”.

¿Cuál ha sido la reacción?

El equipo es cauteloso y recalca que no afirma haber encontrado vida en Venus, pero dice que la idea debe explorarse más a medida que los científicos también buscan cualquier vía química geológica o abiótica que pueda explicar el fenómeno.

El doctor Colin Wilson, de la Universidad de Oxford, trabajó en la sonda espacial Venus Express (2006-2014) -la primera misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) al planeta Venus- y aseguró que las observaciones de la profesora Greaves impulsarían una nueva ola de investigación en el planeta.

“Es realmente emocionante y conducirá a nuevos descubrimientos, incluso si la detección de fosfina original resultara ser una mala interpretación espectroscópica, lo cual no creo que sea el caso. Creo que la vida en las nubes de Venus hoy es tan improbable que encontraremos otras maneras químicas de crear fosfina en la atmósfera, pero descubriremos muchas cosas interesantes sobre Venus durante la búsqueda “, le dijo a la BBC.

Ilustración: globo en Venus.

NASA-JPL/Caltech
Una de las mejores maneras de resolver la incertidumbre sería utilizando aerobots.

El doctor Lewis Dartnell, de la Universidad de Westminster, también toma la noticia con pinzas. Él estudia las posibilidades de vida más allá de la Tierra y considera que Marte o las lunas de Júpiter y Saturno son una mejor apuesta para encontrar vida.

“Que la vida puede sobrevivir en las plataformas superiores de las nubes de Venus es algo muy revelador, porque significaría que tal vez la vida es muy común en nuestra galaxia en su conjunto. Tal vez la vida no necesita planetas muy parecidos a la Tierra y podría sobrevivir en otros, en planetas infernales parecidos a Venus en la Vía Láctea”.

¿Cómo se puede resolver la incógnita?

Enviando una sonda para estudiar específicamente la atmósfera de Venus.

La NASA pidió recientemente a los científicos que trabajaran en el diseño de una posible misión insignia para la década de 2030. Los buques insignia son los artefactos más capaces, y más caros, que utiliza la NASA.

Y se ha propuesto un aerobot, o robot aéreo, para que viaje a través de las nubes de Venus.

“Los rusos hicieron esto con su globo Vega (en 1985)”, explicó la profesora Sara Seager, del MIT y miembro del equipo. “Fue recubierto con teflón para protegerlo del ácido sulfúrico y flotó durante un par de días.

“Definitivamente podríamos hacer algunas mediciones in situ. Podríamos concentrar las gotas y medir sus propiedades. Incluso podríamos llevar un microscopio y tratar de buscar la vida misma”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JGg3BXeb_Gc

https://www.youtube.com/watch?v=UA_FDmt3k90

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.