Protestas en Veracruz deberán contar con permiso del gobierno, según nueva norma
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Protestas en Veracruz deberán contar con permiso del gobierno, según nueva norma

Según el artículo 238 del nuevo ordenamiento, signado por el gobernador Javier Duarte, la autoridad estatal "no puede negar, prohibir, limitar o censurar, bajo ninguna circunstancia, la libre opinión de ideas, siempre y cuando no violen o transgredan la moral, la vida privada o los derechos derechos de terceros, o provoquen algún delito o perturben el orden público".
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
29 de junio, 2015
Comparte
Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

A través de una edición extraordinaria de su Diario Oficial, el gobierno de Veracruz emitió el pasado 16 de junio su nuevo Reglamento de la Ley de Tránsito y Seguridad Vial, el cual incluye un capítulo denominado “Permiso para el uso de la vía pública”, aplicable a toda persona o grupo que pretenda realizar “eventos que requieran su paso por las vías públicas”.

Según el artículo 238 del nuevo ordenamiento, signado por el gobernador Javier Duarte, la autoridad estatal “no puede negar, prohibir, limitar o censurar, bajo ninguna circunstancia, la libre opinión de ideas, siempre y cuando no violen o transgredan la moral, la vida privada o los derechos derechos de terceros, o provoquen algún delito o perturben el orden público”.

Sin embargo, destacó el Frente por la Libertad de Expresión y la Protesta Social –conformado por 11 organizaciones civiles–, este mismo artículo establece un mecanismo de “aviso previo”, que debe ser formulado a la autoridad con al menos seis horas de anticipación, para la realización de actividades colectivas en la vía pública.

Según este frente de organizaciones civiles, “preocupa la denominación del título (tercero del nuevo reglamento de tránsito veracruzano) como “Permiso”, por lo que se debe tener cuidado, para no realizar una interpretación restrictiva que sujete el uso de la vía pública a una autorización”, ya que, tal como establece el marco internacional de derechos humanos, “la falta de aviso no puede tener consecuencias que limiten o entorpezcan el ejercicio de la manifestación”.

El ordenamiento vial que emitió el gobernador Javier Duarte, además, establece como “obligaciones de los peatones” las de transitar “sin invadir la vía pública de manera intempestiva”, mientras que también les prohíbe alterar “el orden” y “el tránsito”, lo cual, de forma velada, sanciona las manifestaciones espontáneas.

Para el Frente por la Libertad de Expresión, “preocupa que se establezca la obligación de no invadir la vía pública de manera intempestiva, ya que ello pudiera significar una restricción frente a las manifestaciones, considerándolas como invasión de la vía pública, y que en muchas ocasiones se dan de manera espontánea”.

Además, destacó la agrupación, “la restricción de no invadir la vía pública resulta claramente desproporcional, y privilegia el tránsito de los automóviles por encima de las personas”.

Violación al orden constitucional

La nueva norma aprobada por Javier Duarte, que desde la óptica del Frente por la Libertad de Expresión atenta contra el derecho a la manifestación, fue emitida en un momento en el que en Veracruz este derecho es cotidianamente ejercido por distintos sectores de la población, a través de protestas que, mayoritariamente, se dieron de forma espontánea.

Sólo en junio, los distintos medios informativos veracruzanos reportaron la realización de al menos 26 manifestaciones que implicaron el uso de la vía pública, más allá de las banquetas, la gran mayoría de las cuales se realizaron en las ciudades de Xalapa y Veracruz, o las tenían como destino final.

De esas 26 manifestaciones, además, una tercera parte fueron motivadas por deficiencias en servicios púbicos, y fueron realizadas por ciudadanos no adscritos a organizaciones de ningún tipo. Se trata, por ejemplo, de protestas de vecinos afectados por obras públicas o privadas, o que demandaron servicios básicos, como la electrificación de sus colonias o, por el contrario, que denunciaban injustificados cobros por el abasto de luz.

Otras cuatro manifestaciones fueron realizadas por estudiantes de distintos niveles, básicamente relacionadas con la agresión sufrida por alumnos de la Universidad Veracruzana, agredidos por un grupo de enmascarados cuando realizaban un convivio a principios de junio; así como con la demanda de presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En junio también se manifestaron en tres ocasiones funcionarios de Salud y de Sanidad Vegetal del estado; transportistas bloquearon carreteras en al menos dos jornadas distintas de protesta; campesinos también se manifestaron dos veces durante el mes (una de las cuales fueron reprimidos por la policía estatal a la altura del municipio Emiliano Zapata, cuando se dirigían a Xalapa); mientras que padres de familia, ambientalistas y artesanos protestaron al menos una vez cada cual.

El magisterio realizó al menos una protesta pública (la invasión de las oficinas estatales del Instituto Nacional Electoral), y a causa de la inseguridad, los pobladores de Acultzingo también cerraron en una ocasión la carretera México-Veracruz.

La mayoría de estas protestas se desarrollaron de forma pacífica, salvo en tres ocasiones: la toma de la sede del INE por parte de maestros, que implicó la destrucción de su mobiliario, y dos tomas de presidencias municipales, inmuebles que fueron incendiados por pobladores que, en ambos casos, protestaban por asesinatos impunes.

Además, de todas estas manifestaciones, dos fueron reprimidas por la autoridad: el primer caso fue el personas sin hogar que previamente habían invadido un predio estatal, y que luego se manifestaron con un cierre vial en demanda de acciones de vivienda en su favor. Estas personas fueron desalojadas por la fuerza, por la policía estatal y la Policía Naval.

El otro caso fue el de campesinos que se dirigían en varios autobuses hacia Xalapa, para manifestarse en esta ciudad en demanda de apoyos a proyectos productivos. La Policía Estatal obstruyó el paso de los campesinos a la altura del municipio Emiliano Zapata, y ahí los retuvo, luego de un enfrentamiento.

Es en este contexto de inconformidad y protesta social, destacó el Frente por la Libertad de Expresión, que el gobierno de Veracruz emitió su nuevo ordenamiento vial, el cual, además, establece como una “obligación” de los peatones la de siempre “portar una identificación con fotografía, en la cual se señale la dirección de su domicilio”.

Dicho artículo, señaló el Frente por la Libertad de Expresión, “es abiertamente violatorio al derecho de movilidad o libre tránsito, ya que la Constitución, en su artículo 11, prohíbe la necesidad de carta de seguridad, pasaporte, salvoconducto u otros requisitos semejantes para transitar libremente”.

Para quien incumpla con estas nuevas disposiciones establecidas por Javier Duarte, denunció la coalición –que agrupa a organismos civiles de defensa de los derechos humanos, así como organizaciones dedicadas a la evaluación políticas públicas–, el nuevo reglamento prevé sanciones que incluyen los “arrestos administrativos”, mismas que serán aplicadas con base en criterios como la “ofensa a la autoridad”, la “paz pública”, la “seguridad pública” y “alterar el orden”, los cuales, destacó la agrupación civil, no sólo restringen la libertad de expresión, sino que “pueden generar un efecto inhibitorio en el uso del espacio público”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

6 preguntas para entender cómo Trump y los republicanos rebeldes quieren revertir en el Congreso la victoria de Biden

Te presentamos algunas claves sobre esta decisiva jornada y por qué es casi imposible que las objeciones de algunos republicanos salgan adelante.
6 de enero, 2021
Comparte

Dos meses después de las elecciones, el proceso para confirmar la victoria de Joe Biden en las presidenciales de Estados Unidos llega a su momento culminante.

O al menos eso dicen la tradición y la historia, pero si algo nos ha demostrado este ciclo electoral es que nada está escrito sobre piedra.

El evento, que suele ser una mera ceremonia, ha generado gran expectación este año, no solo por la negativa del presidente Donald Trump a aceptar su derrota, sino por la determinación de algunos legisladores republicanos a bloquear el proceso.

Sin embargo, sus posibilidades son prácticamente nulas, ya que los demócratas controlan la Cámara de Representantes.

Donald Trump en un mitin en Georgia el 4 de enero de 2021

EPA
“No se van a llevar esta Casa Blanca. Vamos a luchar hasta el final”, dijo un desafiante Trump durante un acto de campaña en Georgia el pasado lunes.

En BBC Mundo te presentamos algunas claves sobre esta decisiva jornada y por qué es casi imposible que las objeciones de algunos republicanos salgan adelante.

1. ¿Qué pasa este miércoles 6 de enero?

De acuerdo con la ley electoral de Estados Unidos, los estados tienen que enviar los resultados del voto del Colegio Electoral al Congreso para que sean contados y certificados.

El proceso suele ser una formalidad: la ley dictamina que el Congreso tiene que tratar los resultados ya certificados por los estados como “concluyentes”.

Mapa electoral de Estados Unidos

Getty Images
El Colegio Electoral se reúne cada cuatro años, unas semanas después del día de las elecciones, para emitir su voto.

Todos los estados certificaron los resultados antes de la fecha límite, el 8 de diciembre, y el Colegio Electoral confirmó la victoria de Joe Biden el 14 de ese mes.

Hay que recordar que el Colegio Electoral está formado por 538 electores cuya función es elegir al presidente y vicepresidente según el voto popular en sus respectivos estados.

Un candidato necesita ganar una mayoría de los votos electorales -270 o más- para llegar a la presidencia.

Biden derrotó a Trump por 306-232. Al Congreso le corrresponde ahora certificar el resultado del Colegio Electoral.

Mujer de espaldas votando

Getty Images
El proceso electoral de Estados Unidos tiene una serie de etapas que se desarrollan entre principios de noviembre y finales de enero.

El vicepresidente Mike Pence presidirá la sesión y será quien declare el ganador.

¿Eso es todo? Este año, no.

2. ¿Se puede detener la certificación en este punto?

La ley de Recuento Electoral les permite a los legisladores objetar los resultados electorales de uno o varios estados.

Para que una objeción sea escuchada, debatida y votada tiene que contar al menos con el respaldo de un miembro de la Cámara y un miembro del Senado.

En ese caso, las dos cámaras se separan y tienen dos horas para debatir el tema antes de votar si aceptan o no la objeción. Y así sucesivamente con cada una de las objeciones.

Para que los votos electorales de un estado sean rechazados, la objeción tiene que ser aprobada por una mayoría en ambas cámaras, algo prácticamente imposible teniendo en cuenta que los demócratas controlan la de Representantes.

Al Gore y George Bush

Reuters
En enero de 2001, el entonces vicepresidente Al Gore (izqda.) fue el encargado de certificar la victoria de George Bush, que le derrotó en las elecciones.

Hay que destacar que los desafíos a los resultados, sobre todo en la Cámara, son algo común y hay numerosos precedentes: el más reciente ocurrió en las elecciones de 2016, cuando varios congresistas demócratas presentaron sus objeciones a la victoria de Trump.

Curiosamente, en esa ocasión fue el entonces vicepresidente Joe Biden quien les dijo a sus compañeros de filas que no obstaculizaran la certificación.

3. ¿Cuáles son los desafíos concretos?

Se sabe que más de 100 republicanos de la Cámara de Representantes van a presentar objeciones.

Son en su mayoría miembros del llamado caucus de la Libertad liderados por Mo Brooks, un congresista por Alabama que es uno de los mayores aliados de Trump en la Cámara.

La gran pregunta era si conseguirían el apoyo de algún senador para al menos forzar el debate.

El primero que apareció fue Josh Hawley, senador republicano por Misuri que objetará la certificación de los votos “por dudas sobre la integridad de la elección”, a pesar de que no hay evidencia de fraude.

Josh Hawley

Reuters
Josh Hawley fue el primer senador republicano en decir que objetará los resultados electorales.

Y 13 senadores liderados por Ted Cruz han pedido que la certificación se retrase 10 días para dar tiempo a hacer una auditoría sobre las acusaciones de fraude.

En concreto, los objetores cuestionan los resultados de estos seis estados péndulo: Arizona, Georgia, Michigan, Pensilvania, Wisconsin y Nevada, aunque finalmente puede que solo impugnen los de Arizona, Georgia y Pensilvania.

Alegan que hubo deficiencias en la aplicación de las leyes electorales en esos estados, pero todas las demandas presentadas ante tribunales estatales y federales han sido desestimadas.

Además, investigaciones del Departamento de Justicia y el FBI no han hallado rastros de fraude y los diversos recuentos de votos realizados en algunos estados han confirmado los resultados iniciales.

Ted Cruz

Reuters
El senador por Texas Ted Cruz se ha convertido en uno de los principales aliados de Trump en su intento de disputar el resultado electoral.

Varios republicanos han expresado su oposición al bloqueo, entre ellos el líder del Senado, Mitch McConnell, y su número 2, John Thune, así como otros destacados senadores, lo que hace pensar que las objeciones no saldrán adelante.

Es por esto que analistas e incluso algunos legisladores republicanos, como el senador Ben Sasse, leen estas iniciativas como una estrategia de sus impulsores para ganarse el respaldo del electorado fiel a Trump.

Hawley y Cruz se ven como potenciales candidatos para las elecciones de 2024 y sus respectivas tácticas se pueden interpretar como una carrera por demostrar quién es más leal al presidente saliente.

4. ¿Qué papel juega Mike Pence?

Esta pelea ha suscitado también preguntas sobre el papel que jugará el vicepresidente Mike Pence, a quien le corresponde oficiar la sesión conjunta del Congreso.

Mike Pence

Getty Images/Pool
El vicepresidente Mike Pence presidió la ceremonia de juramentación de los nuevos senadores en la antigua cámara del Senado en Capitol Hill el domingo 3 de enero.

El foco sobre Pence lo ha puesto sobre todo el propio Trump, que este martes tuiteó: “El vicepresidente tiene el poder de rechazar electores elegidos de forma fraudulenta”.

Con sus palabras, el presidente daba credibilidad a una teoría errónea que sugiere que Pence puede dar la vuelta a los resultados de las elecciones durante el recuento de los votos.

Sin embargo, el papel de Pence este miércoles es meramente administrativo.

Los creadores de este proceso eran muy conscientes de que el vicepresidente tendría un gran interés personal en designar un ganador, por eso su función es más simbólica que activa.

Pence debe abrir los sobres de cada estado y decir en voz alta cuántos electores recibe cada candidato.

Nancy Pelosi

Reuters
Con la Cámara de Representantes en manos de los demócratas es muy improbable que alguna objeción salga adelante.

Los intentos para que Pence tenga una función más decisiva no vienen solo de Trump.

El congresista republicano por Texas Louis Gohmert presentó una demanda en un tribunal federal para ignorar la ley de Recuento Electoral y hacer que Pence tuviera la capacidad legal de elegir el conjunto de electores que quisiera.

Un juez federal de Texas, designado por Trump, desestimó la demanda de inmediato.

En cualquier caso, Pence queda en una incómoda posición después de haberse distinguido durante los últimos cuatro años por su inexorable fidelidad a Trump.

Mike Pence y Donald Trump

Reuters
Trump dijo el lunes ante sus incondicionales seguidores que si Pence “no cumple” ya no le caerá tan bien.

Su modo de actuar este miércoles puede determinar su relación futura con el hombre al que ha servido lealmente, incluso en momentos que le podían perjudicar políticamente.

5. ¿Qué dicen los demócratas?

El Partido Demócrata se ha mantenido alejado de la polémica y se ha dedicado a insistir en que Joe Biden y Kamala Harris asumirán el poder el 20 de enero.

La senadora demócrata por Minesota Amy Klobuchar será la encargada de liderar la respuesta a las objeciones republicanas este miércoles, una labor para la que dijo sentirse respaldada por un grupo bipartidario al que calificó de “combatientes contra el golpe”.

Joe Biden en un mitin en Georgia el 4 de enero de 2021

EPA
Joe Biden también ganó el voto popular por más de siete millones de papeletas de diferencia.

“El Congreso certificará los resultados de la elección como hace cada cuatro años”, señaló por su parte la portavoz de Biden, Jen Psaki.

6. Qué pasa después, ¿hay alguna posibilidad de revertir la victoria de Biden?

En principio, la certificación del Congreso es el último paso en el camino hacia la Casa Blanca, donde Biden se instalará el 20 de enero.

No se puede anticipar cuál será la reacción y estrategia de Trump y sus aliados pasados los sucesos de este 6 de enero.

Como señala el periodista de la BBC Anthony Zurcher, especializado en política estadounidense, es posible que Trump nunca deje de cuestionar la validez de las elecciones presidenciales de 2020, pero el recuento de los votos en el Congreso es el último obstáculo entre Biden y su investidura.

“Es un obstáculo que, con la ayuda de los demócratas y de algunos republicanos, Biden sorteará sin problema”, sostiene Zurcher.

“Es también la última ocasión para que los partidarios del presidente en el Congreso demuestren lealtad a su hombre mientras sigue en el cargo. En ese sentido, los eventos del día (y la noche y quizá la mañana siguiente) pueden arrojar luz sobre la extensión del apoyo que todavía tiene el presidente”, añade.

Vista nocturna del Capitolio, sede del Congreso de Estados Unidos

EPA
Queda por ver el impacto que este largo y litigado proceso electoral tendrá en la democracia estadounidense.

En cuanto a las secuelas que este largo proceso de litigios y acusaciones de fraude puede tener en el sistema democrático del país, la profesora de Derecho en la Escuela de Leyes Loyola (Los Ángeles) Jessica Levinson ve varias señales de alarma.

“Me faltan las palabras para describir lo subversivo que es esto para nuestro sistema de gobierno“, le dice Levinson a BBC Mundo.

“Me horroriza la idea de que la gente que supuestamente nos tiene que representar esté cayendo en falsedades, teorías de la conspiración, etc, aparentemente porque creen que es políticamente popular.

“No me preocupa tanto que Biden no vaya a ser confirmado, sino lo que nos pase a largo plazo. Al menos 40 millones de votantes se creen mentiras, falsedades, teorías de la conspiración. Tenemos que confrontar el problema de que las personas vivimos en universos informativos paralelos“, opina.

“Tenemos que dar un paso atrás y recuperar la democracia”.

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qH_FSdsBEf0&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.