Respuesta a Aleph Molinari, director de Proacceso

Respuesta a la carta dirigida por Fundación Proacceso ECO, A.C. a los autores del reportaje “El gobierno federal y el Edomex donan mil 700 millones de pesos a una fundación y a una empresa, sin pedirles cuentas”, Andrés Lajous y Paris Martínez. 

Respuesta a Aleph Molinari, director de Proacceso
Foto: Cuartoscuro Cuartoscuro

Respuesta a la carta dirigida por Fundación Proacceso ECO, A.C. a los autores del reportaje “El gobierno federal y el Edomex donan mil 700 millones de pesos a una fundación y a una empresa, sin pedirles cuentas”, Andrés Lajous y Paris Martínez.

En atención a la carta firmada por Aleph Molinari, director de Proacceso ECO, A.C. hacemos los siguientes comentarios:

En nuestro reportaje hay tres señalamientos que, después de la carta de la fundación publicada como respuesta, queremos resaltar.

El primer señalamiento es que no hay documentos que muestren un proceso de asignación transparente de los más de mil 700 millones de pesos que los gobiernos federal y mexiquense han entregado a la organización Proacceso ECO, A.C. y a la empresa Enova: no hubo un procedimiento público en la donación inicial, ni una justificación pública de las donaciones de recursos públicos subsecuentes. La falta de transparencia en esta asignación no es atendida en la carta aquí publicada y firmada por Aleph Molinari. Tampoco explica la forma en que estas asignaciones de presupuestos públicos se hicieron a una organización y a una empresa recién creadas, y a personas que carecían de experiencia en el tema educativo.

El segundo señalamiento es que la asociación civil Proacceso ECO A.C. y la empresa Enova operan juntas, y su relación va más allá de ser proveedores privados: tal como sus directivos reconocieron en una misma entrevista, Proacceso ECO A.C. y Enova planean en conjunto proyectos, que luego Proacceso  ECO A.C. gestiona ante el gobierno para obtener donaciones de organismos públicos. Con esos recursos, la asociación civil contrata a la empresa Enova, es decir que en el papel son entidades distintas, pero en los hechos operan como una sola. En su carta, Molinari asegura que Proacceso ECO A.C. y Enova son organizaciones independientes una de la otra y que Enova es un proveedor más. Sin embargo, la operación de Enova/Proacceso, como un sólo ente, queda evidenciada en distintos documentos de organismos que han puesto su atención en el trabajo de este grupo privado:

  1. Al reconocer el proyecto de Enova y Proacceso en el 2011, la organización Ashoka aseguró que“Enova es el principal cliente de la fundación Proacceso ECO, una organización ciudadana sin fines de lucro, que también fue concebida por Jorge [Camil] y sus socios [de Enova]… Mientras la estructura con fines de lucro de Enova le permite crear productos de alta calidad y crecer rápido, el estatus de organización sin fines de lucro de [Proacceso] ECO les permite recibir financiamiento clave del gobierno y filantrópico. [Proacceso] ECO es el cliente más importante de Enova, representando 80% de todas la ventas de Enova”.
  1. En el documento de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre el diseño físico de espacios educativos que cita en su carta Molinari, la dirección de contacto de Proacceso ECO[1] es la misma dirección que la empresa Enova dio al gobierno del Estado de México en los 22 contratos que le adjudicó en el año 2014.[2] Incluso Molinari citó por correo electrónico a uno de los autores del reportaje en su oficina en dicha dirección. Estos contratos a su vez fueron asignados directamente a Enova para surtir las Bibliotecas Digitales que según la carta publicada gestiona Proacceso ECO.
  1. Como se señaló en el reportaje en la inauguración de los primeros centros RIA en el 2009, Mois Cherem, director de Enova, fue presentado como “miembro del Consejo Directivo de la Fundación Proacceso ECO”. Después, a finales del 2010, en un evento en el Senado de la República se leyó su currículum y también se le presentó como “miembro del consejo directivo de la Fundación Proacceso [ECO]” y como “Presidente del Consejo General de Enova”. Directivos de Enova han encabezado la inauguración de distintos proyectos cuya titularidad se arroga Proacceso, lo cual no concuerda con su papel de simple proveedor. El mismo gobernador mexiquense, Eruviel Ávila, ha informado que la impulsora de dichas iniciativas es Enova, sin mencionar jamás a Proacceso.

Los documentos citados aquí, y en el reportaje publicado el 7 de julio, no son los únicos en los que no se hace la distinción entre la asociación civil Proacceso ECO A.C. y la empresa Enova. Por el contrario, en videos y entrevistas, Molinari, en tanto presidente de Proacceso Eco, como los directivos de Enova, se atribuyen la idea, el diseño y la implementación de los centros RIA en el Estado de México.

El tercer señalamiento es que, una vez que se hicieron asignaciones de recursos públicos sin mecanismos transparentes, y luego de que éstos fueron incrementando y cambiando de “vehículo” de financiamiento año con año, su uso e impacto no ha sido evaluado ni auditado por las autoridades responsables de dichas asignaciones. Al respecto, Molinari sólo fija en su carta una postura parcial y sin ofrecer información detallada. Por esta razón hacemos los siguientes comentarios:

  1. Los reportes elaborados por el “experto independiente” al que hace referencia la Fundación Proacceso ECO A.C. no son auditorías financieras ni de resultados. Se trata —como señalan los convenios firmados entre autoridades y Fundación Proacceso ECO A.C.— de ejercicios de “supervisión técnica y financiera del proyecto”, que sólo comprenden evaluaciones durante el tiempo de construcción de cada centro RIA o Biblioteca Digital. Es decir, son reportes que sólo registran el gasto calendarizado de los recursos, pero no incluyen información que permita saber si ese dinero se invirtió en las condiciones más favorables posibles para el Estado, ni tampoco analizan las condiciones de subcontratación de servicios.[3]
  2. Los reportes del “experto independiente” sólo se centran en el estado de la construcción, aunque si referir nunca el marco legal contra el cual está contrastando su análisis, es decir, ni siquiera este seguimiento a la obra se realizó tomando como base los parámetros legales en materia de supervisión de construcciones.
  3. Los reportes del “experto independiente” a los que hace referencia Proacceso ECO A.C. tampoco incluyen una evaluación de la calidad de los servicios impartidos en sus sucursales. Más importante aún: el “experto independiente” al que aluden en ningún momento evaluó si los centros digitales de Proacceso ECO/Enova han avanzado o retrocedido en el objetivo explícito del proyecto, que es reducir la brecha digital en las localidades donde montaron sus escuelas.
  4. Como señala el reportaje, los mil 700 millones de pesos que el gobierno ha donado a este grupo privado son recursos de origen público y hasta la fecha ninguna autoridad responsable ha auditado oficialmente el correcto uso de esos fondos públicos, la calidad de los servicios prestados o el impacto comunitario de esta inversión tal como esas mismas autoridades reconocieron. La ausencia de evaluaciones sistemáticas y públicas  sobre el uso de los recursos y su impacto en la comunidad es, incluso, reconocida por la carta  de Proacceso ECO A.C.; en ella se comprometen a realizar una evaluación “adicional”  en un plazo no definido. De llevarse a cabo esta evaluación se sumaría a las citadas en nuestro reportaje y que se han hecho por contratación de Proacceso/Enova, sin tener procedimientos ni resultados públicos.
  5. En cuanto a las evaluaciones de resultados educativos, Proacceso ECO A.C. dice en su carta que el reportaje publicado les atribuye responsabilidad en temas como la prueba Enlace que, afirma Molinari, no son de su competencia. Los autores del reportaje no somos omisos a los cuestionamientos que hay al uso de la prueba Enlace como criterio de evaluación. Sin embargo, resulta contradictorio que por un lado, Proacceso  ECO A.C. niegue que la prueba Enlace sirva para medir sus resultados, y por el otro en la página de internet de la Red de Innovación y Aprendizaje (RIA) y de Enova se señale que emplean los resultados de la prueba Enlace como parámetro de los pretendidos beneficios del proyecto. Esta contradicción revela que ni Proacceso ECO A.C. ni Enova tienen claridad sobre cómo medir el impacto de los recursos públicos que han utilizado. Si Enlace no es una base firme para evaluar los resultados de Proacceso ECO A.C., entonces no deberían de usar los resultados de dicha prueba como si se tratara de evidencia del éxito de su proyecto.
  6. Molinari en su carta, para señalar el éxito de su proyecto, compara la tasa de “graduación” en los centro RIA y las Bibliotecas Digitales con la tasa de graduación de Cursos Masivos en Línea. Esta comparación, una vez más muestra que no es claro el criterio con el que Proacceso ECO A.C. y Enova evalúan su proyecto. Los centros RIA y las Bibliotecas Digitales dan cursos presenciales, los Cursos Masivos en Línea, como lo dice su propio nombre, son en línea, es decir sin presencia física. Probablemente sería una mejor comparación la tasa de graduación con otras escuelas privadas de inglés y computación que existen en nuestro país.
  7. Las menciones y reconocimiento que han recibido tanto Proacceso ECO A.C. como Enova no son un ejercicio de auditoría ni evaluación. Algunos de estos  reconocimientos son, incluso, otorgados por organismos y empresas con los que Proacceso ECO A.C. y Enova tienen una relación comercial. Por ejemplo, el empresa Microsoft les otorgó un permio a la par de ser uno de sus proveedores.

Por último, en la carta de Proacceso ECO A.C. hay una imprecisión que parece voluntaria: dice que “todos los activos fijos de los proyectos son propiedad del gobierno, no de la Fundación Proacceso”.  Esta afirmación contradice los reportes fiscales de Proacceso ECO A.C., pues prácticamente todos los equipos de cómputo con los que funcionan sus centros digitales “forman parte del activo fijo de Fundación Proacceso”, y sólo un primer paquete de 500 computadoras serán devueltas a la autoridad una vez que hayan agotado su vida útil. El documento dice textualmente:

“La adquisición de equipo e instalaciones referentes a la primera adquisición de 500 computadoras para los Centros Estatales de Innovación Tecnológica pasarán a ser propiedad del Consejo Mexiquense de Ciencia y Tecnología al agotar su vida útil; este criterio no será aplicado a la segunda adquisición de 1,152 computadoras, tampoco a las 864 computadoras correspondientes a la tercera adquisición, ni a las inversiones relacionadas con las mismas, las cuales fueron adquiridas con recursos provenientes del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y forman parte del activo fijo de la Fundación Proacceso Eco AC”.[4]

[1] OECD, (2011). Designing for Education: Compendium of Exemplary Educational Facilities 2011, OECD Publishing.

[2] Contratos ADE-111/2014 a ADE-133/2014, Gobierno del Estado de México.

[3] PH Consultores, S.C. “Reporte General Cierre de Proyecto ‘Red de Innovación y Aprendizaje’ (RIA) del Estado de México Fase 2” 15/03/2012

[4] Fundación Proacceso ECO, A.C., “Estados financieros al 31 de diciembre de 2013 y 2012 y Dictamen de los Auditores”

Carta íntegra a los autores del reportaje

Carta de la Fundación Proacceso

Close
Comentarios