Según Enova/Proacceso, la multimillonaria donación oficial no acrecentó su patrimonio; reportes fiscales muestran lo contrario
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Según Enova/Proacceso, la multimillonaria donación oficial no acrecentó su patrimonio; reportes fiscales muestran lo contrario

Contrario a lo que ha dicho el grupo, las computadoras con las que funcionan dichas escuelas privadas –y que fueron adquiridas con financiamiento público–, así como "las inversiones relacionadas con las mismas" sí son propiedad de dicho grupo privado, y no del sector público.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
13 de julio, 2015
Comparte
Más 317 mil alumnos se registraron para el examen de ingreso al bachillerato. // Foto: Cuartoscuro.

Más 317 mil alumnos se registraron para el examen de ingreso al bachillerato. // Foto: Cuartoscuro.

Luego de que un reportaje especial de Animal Político y Nexos diera a conocer que la empresa Enova y la Fundación Proacceso Eco AC han obtenido donaciones gubernamentales por más de mil 700 millones de pesos –a través de un mecanismo de triangulación que elude todo tipo de auditorías–, el director de Enova, Moís Cherem, dirigió una circular a los “colaboradores, clientes, aliados y amigos” de esta empresa, para fijar una postura en torno al reportaje publicado el 7 de julio pasado.

En su misiva, escrita un día después de la difusión del reportaje especial, Moís Cherem negó que la infraestructura desarrollada con ese dinero sea patrimonio privado y, por el contrario, aseguró que “la infraestructura educativa (adquirida con los fondos otorgados por el gobierno) es propiedad del sector público, no de Enova o de la Fundación Proacceso”.

Como se informó el pasado 7 de julio a través del reportaje de Animal Político y Nexos, con esos mil 700 millones de pesos, la dupla Enova/Proacceso montó en el Estado de México una cadena privada de escuelas de cómputo, denoninada Red de Innovación y Aprendizaje (RIA), cuyas sucursales cobran sus servicios a la ciudadanía, a pesar de que funcionan enteramente con financiamiento gubernamental.

Según documentación fiscal entregada por la Fundación Proacceso a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, las computadoras con las que funcionan dichas escuelas privadas –y que fueron adquiridas con financiamiento público–, así como “las inversiones relacionadas con las mismas” sí son propiedad de dicho grupo y no del sector público.

Los reportes fiscales de Proacceso indican que el equipo adquirido tiene dos finales: una fracción menor de computadoras se devolverá al gobierno, pero cuando queden obsoletas, mientras que el resto de los equipos se integró al patrimonio formal del grupo privado.

Según los “Estados financieros al 31 de diciembre de 2013″, último documento fiscal generado hasta la fecha por este grupo, “las adquisiciones de equipo e instalaciones referentes a la primera adquisición de 500 computadoras, para los centros denominados Red de Innovación y Aprendizaje, pasarán a ser propiedad del Consejo Mexiquense de Ciencia y Tenología al agotar su vida útil; este criterio no será aplicado a la segunda adquisición de 1,152 computadoras, ni a las 864 computadoras correspondientes a la tercera adquisición, así como a las 1,200 computadoras de la última adquisición, ni a las inversiones relacionadas con las mismas, las cuales fueron adquiridas con recursos provenientes del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y formarán parte del activo fijo de la Fundación”.

A pesar de ello, la circular de Enova afirma que “todos los recursos invertidos en los proyectos han sido destinados a construir infraestructura”, misma que, insiste, es “propiedad del gobierno, no de Enova o de la Fundación Proacceso”.

Por otra parte, los inmuebles en los que operan los centros RIA son alquilados, tal como Moís Cherem reveló en la entrevista realizada para la investigación publicada el 7 de julio, por lo cual, los espacios que estas escuelas privadas ocupan tampoco pueden ser considerados “propiedad del gobierno”.

Junto con la cadena privada de escuelas de cómputo denominada RIA, la dupla Enova/Proacceso también tiene concesionada la construcción y operación de las Bibliotecas Digitales del Estado de México, una cadena de centros digitales –ideada por este mismo grupo privado, aunque se presenta como un proyecto gubernamental–. Estas Bibliotecas Digitales dan atención sin costo a la ciudadanía, aunque Enova/Proacceso sí le cobra por dichos servicios a los gobiernos federal y mexiquense.

Sobre la propiedad de la infraestructura con que operan estas Bibliotecas Digitales, el reporte fiscal 2013 de Proacceso deja ver que ésta tampoco es propiedad del sector público. Por el contrario, se trata de activos que actualmente se consideran propiedad legal de este grupo privado, aunque, eventualmente, dicho equipo podría ser regalado al Instituto Mexiquense de Cultura… en un futuro no especificado.

Textualmente, el reporte fiscal señala: “Al término de la colaboración (con el gobierno del Estado de México), la Fundación transferirá la propiedad del equipamiento de las bibliotecas digitales a favor del Instituto (Mexiquense de Cutura)”. Es decir que, en el presente, dicha infraestructura no pertenecen realmente al sector público.

Evaluaciones

Tal como se reportó el 7 de julio pasado, en las donaciones gubernamentales a este grupo privado han participado tanto autoridades federales, como del Estado de México, y hasta la fecha, ninguna ha auditado el correcto uso de los mil 700 millones de pesos otorgados, ni tampoco si dicha inversión ha generado algún efecto en las comunidades donde Enova/Proacceso han montado sus sucursales.

Al respecto, la circular de Enova asegura que tanto la Red de Innovación y Aprendizaje, como las Bibliotecas Digitales del Estado de México “han sido evaluados y reconocidos por instituciones independientes, a nivel nacional e internacional”.

Entre las entidades que han emitido menciones o reconocimientos a estos proyectos, señala Enova, están la OCDE, el Word Economic Forum, el Banco Interamericano de Desarrollo, las asociaciones privadas B Corporation, Endeavor y Ashoka, la empresa Microsoft, así como la Harvard Kennedy School.

Sin embargo, ninguna de estas instancias es un ente fiscalizador, y las menciones formuladas no representan una evaluación del correcto uso de los fondos, ni del impacto que la donación de mil 700 millones provenientes del presupuesto público ha tenido en la comunidad.

En dos casos, además, los premios han sido otorgados por instancias con las que Enova/Proacceso tienen una relación comercial o, incluso, personal: se trata de el premio educativo otorgado por Microsoft, firma a la que le compran insumos computacionales, y el reconocimiento de Harvard, centro académico que previamente asesoró los proyectos de este grupo privado, tal como reconoció en entrevista Moís Cherem (quien, de hecho, es egresado de dicha universidad).

Además de estos reconocimientos, abundó Enova en su circular, “los proyectos en los que hemos prestado servicios han sido evaluados por expertos independientes, que son designados por el sector público”.

No obstante, los reportes elaborados por el “experto independiente” a que hace referencia Enova tampoco son auditorías financieras ni de resultados, sino ejercicios de “supervisión técnica y financiera del proyecto” que sólo registran el gasto calendarizado de los recursos, sin analizar si ese dinero se invirtió en las condiciones más favorables posibles para el Estado; si las adquisiciones realizadas fueron pagadas a precios competitivos de mercado o, por el contrario, se concedieron sobreprecios a los proveedores; no analizan las condiciones de subcontratación de servicios; y no evalúa la existencia de vicios ocultos tras la entrega de las obras.

Los reportes del experto independiente a que hace referencia Enova tampoco incluyen una evaluación de la calidad de los servicios impartidos y, de hecho, en el rubro de calidad, lo único evaluado es que los instrumentos digitales y la infraestructura construida estén en funcionamiento, nunca evalúa el impacto de los servicios en los usuarios.

Este “experto independiente”, además, en ningún momento evaluó si los centros digitales de Proaaceso/Enova han avanzado o retrocedido en su objetivo expreso, que es reducir la brecha digital en las localidades donde ha montado sus sucursales.

Resultados

La misiva signada por Moís Cherem asegura que la labor de la cadena privada de escuelas conocida como RIA “está enfocada en la inclusión digital, no en la educación formal”, por lo cual, aseguró, mejorar el rendimiento de los niños en materias como matemáticas o español “no es parte de los compromisos del proyecto”.

A pesar de ello, la página oficial de internet de la Red de Innovación y Aprendizaje ofrece a los usuarios un incremento de 7% en sus calificaciones de matemáticas, y de 6% en la materia de español –usando como base la prueba Enlace–. Además, se asegura que cada centro RIA impacta favorablemente en el rendimiento de 10 escuelas públicas, en promedio.

Los resultados de la última prueba Enlace, sin embargo, revelaron que todas las escuelas públicas cercanas a los centros RIA mostraron resultados negativos justo en las materias en las que la RIA ofrece una mejora en la calificación: español y matemáticas.

Sobre estos resultados regresivos en la zona de influencia de los centros RIA, la misiva de Enova sólo señala que “como es normal en evaluaciones de impacto, los datos son mixtos y en algunos casos no son concluyentes”.

Uno más…

En su misiva, Enova también destaca que su relación con la Fundación Proacceso es solamente como “proveedor”, y subraya que incluso existen servicios relacionados con la RIA y las Bibliotecas Digitales “en los que no tenemos participación, como construcción, telecomunicaciones y equipamiento tecnológico”.

No obstante, los reportes generados por el “experto independiente” al que alude la misma circular destacan que la construcción y parte del abastecimiento de insumos técnicos sí son la responsabilidad de Enova, y por lo tanto, cobra por ello.

Tal como revela la foja 280 del “Reporte general Bibliotecas Digitales lote I visita 2″, Enova cobró 95% de los recursos que el gobierno le entregó a Proacceso en 2012 para la construcción de Bibliotecas Digitales, por los conceptos de “obra civil: preparación de terreno, construcción y servicios”, así como “obra eléctrica: proyecto, alimentador y contactos reguladores”.

Sólo por el convenio de ese año –uno de los 30 que han signado con autoridades mexiquenses y federales–, Enova cobró un total de 85 millones de pesos, que salieron del presupuesto gubernamental, sin pasar por ningún proceso de licitación o concurso público.

Cabe destacar que todos los argumentos expuestos por Enova en la circular que dirigió a sus “colaboradores, clientes, aliados y amigos”, fueron también refrendados por la Fundación Proacceso, en una misiva dirigida a la revista Nexos, a manera de réplica tras la publicación del reportaje especial realizado en conjunto con Animal Político.

La carta de Proacceso, de hecho, reproduce de forma literal párrafos completos del texto de Enova, su “aliado” y “proveedor”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La izquierda que representa Petro en Colombia (y cómo se compara con AMLO, Boric y otros gobernantes de América Latina)

El primer presidente de izquierda electo en Colombia, un economista y exguerrillero que se moderó como candidato, tiene parecidos y diferencias con otros líderes de la región.
21 de junio, 2022
Comparte

La noticia recorrió el mundo: Gustavo Petro es el primer presidente izquierdista electo en la historia de Colombia. Pero, ¿qué tipo de izquierda representa exactamente?

En la segunda vuelta de las presidenciales del domingo, Petro obtuvo el 50,44% de los votos contra 47,31% de su adversario, el magnate de la construcción Rodolfo Hernández, con más del 99,99% de las mesas escrutadas.

“Lo que viene es un cambio de verdad”, anticipó el economista y exguerrillero de 62 años en su primer discurso público luego de ser electo.

Petro es el caso más reciente de un izquierdista de América Latina que llega al poder en una ola de descontento social con la clase política, la desigualdad y el estancamiento económico.

Desde 2020, esa lista incluye también a Luis Arce en Bolivia, Pedro Castillo en Perú, Xiomara Castro en Honduras y Gabriel Boric en Chile.

Estos y otros mandatarios de la región felicitaron al nuevo presidente electo colombiano el domingo.

“El triunfo de Gustavo Petro es histórico. Los conservadores de Colombia siempre han sido tenaces y duros”, sostuvo el presidente mexicano, el también izquierdista Andrés Manuel López Obrador, en un hilo de tuits.

Sin embargo, hay grandes diferencias entre estos gobernantes.

Y las comparaciones de Petro con otros líderes de izquierda de la región surgieron desde que fue electo alcalde de Bogotá en 2011.

Ahora que llega a la presidencia del tercer país más poblado de Latinoamérica, cobra aún más importancia la cuestión sobre el lugar de Petro en el espectro político.

¿Cómo AMLO?

Petro militó en la guerrilla urbana y nacionalista del M-19 en las décadas del ’70 y ’80, un pasado por el que muchos intentaron asociarlo en la campaña electoral con la izquierda radical.

Sin embargo, el M-19 se desmovilizó en 1990 y Petro se presentó en este, su tercer intento de llegar a la presidencia, como un político moderado luego de haber sido senador.

Colombia

Getty Images
Gustavo Petro fue electo presidente de Colombia en su tercer intento.

“La moderación en algunas de sus propuestas lo ha llevado a ser visto por un sector de la ciudadanía más como un candidato de centro izquierda que de izquierda radical”, dice Patricia Muñoz Yi, directora de posgrados en ciencia política en la Universidad Javeriana de Bogotá, a BBC Mundo.

De hecho, Petro ha negado que Colombia tenga que ir al socialismo y que él piense recurrir a expropiaciones o a reformas de la Constitución para ser reelecto como hicieron otros presidentes latinoamericanos de izquierda.

Pero sí ha propuesto cambiar el sistema económico del país, mermar la extracción recursos naturales, una reforma agraria para terminar con los latifundios improductivos y ofrecer empleo en el Estado a quienes no lo encuentren en el sector privado.

“Vamos a desarrollar el capitalismo en Colombia”, dijo Petro en su discurso triunfal el domingo. “No porque lo adoremos, sino porque tenemos primero que superar la premodernidad en Colombia, el feudalismo”, agregó.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela

EPA
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha sido calificado de “dictador” por parte de Petro.

Si bien en el pasado mostró simpatía por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, y muchos de sus adversarios también buscaron asociarlo con él, Petro ha marcado distancia con el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro.

“Si usted me pregunta si Chávez fue un dictador yo le digo que no. Si usted me pregunta si Maduro es hoy un dictador yo le digo que sí”, dijo Petro a la revista Newsweek en 2018.

El presidente electo de Colombia ha señalado como referentes a izquierdistas como el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva o el ecuatoriano Rafael Correa.

Sin embargo, otros le ven similitudes con el actual mandatario mexicano, conocido por sus iniciales de AMLO.

Petro “viene de una tradición de izquierda nacionalista y antiimperialista, un poco parecida quizás a la que inspira a López Obrador en México”, dice Yann Basset, profesor de ciencia política en la Universidad del Rosario en Bogotá, a BBC Mundo.

Y agrega que Petro tiene “un estilo agresivo, con discursos a veces populistas, que genera mucha resistencia y temores a que tenga un gobierno con rasgos un poco autoritarios, otra vez al estilo de lo que está pasando en México”.

Andrés Manuel López Obrador

Gobierno de México
El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador respaldó públicamente a Petro en el final de la campaña electoral colombiana.

López Obrador, de 68 años, fue en 2018 el primer presidente de izquierda electo en México en siete décadas.

Y este mes AMLO causó polémica al apoyar a Petro afirmando que enfrentaba una “guerra sucia” como le pasó a él mismo en México, algo que la Cancillería colombiana calificó de “injerencia” en los asuntos del país.

¿Como Boric?

Por otro lado, también hay semejanzas entre el modo en que Petro llega a la presidencia de Colombia y cómo lo hizo Boric en Chile en diciembre.

Y ambos ganaron sus elecciones luego de los estallidos sociales que revelaron un cansancio con el establishment y el modelo económico de sus países, según analistas.

Gabriel Boric

Getty Images
Algunos ven coincidencias entre el contexto en que Gabriel Boric llegó al poder en Chile y la forma en que lo hace Petro en Colombia.

Petro y Boric prometieron reformas estructurales para asegurar la paz, con el Estado en el centro de sus proyectos sociales, económicos y de cuidado medioambiental.

Con la selección Francia Márquez como vicepresidenta —la primera negra, feminista y ambientalista que llega al cargo—, Petro mostró voluntad de acercarse a temas de género, raza y clima de una izquierda más joven como la que representa Boric, señala Basset.

Y agrega que esto ocurrió pese a tensiones que la campaña de Petro tuvo con sectores feministas, que lo acusaron de rodearse de políticos de la “vieja guardia” con una visión machista.

En temas sociales, el presidente electo de Colombia también ha defendido el acceso de las mujeres al aborto y prometió garantizar los derechos a la diversidad de orientación sexual.

Colombia

Getty Images
La vicepresidenta electa de Colombia, Francia Márquez, le dio aire fresco a la campaña de Petro.

Eso, así como su idea de terminar con el enfoque prohibicionista de las drogas, lo aproxima más a figuras como el expresidente uruguayo José Mujica, otro exguerrillero, que a otros izquierdistas más clásicos de la región.

Pero claro que una cosa es la propuesta electoral y otra la forma en que se gobierna, sobre todo en un país polarizado y con claros contrapesos de poder.

Adam Isaacson, un experto en Colombia de la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) cree que todavía es incierto el tipo de gobernante de izquierda que será Petro después que asuma en agosto.

¿Cuál es su duda?

“La personalidad de Petro”, explica. “Si va a resistir controles sobre su poder, o si va a ser más como Boric, Mujica o Lula y soltar un poco su agarre sobre el poder”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Nr-X0X4b8wQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.