Siete policías del Edomex son acusados de tortura por el caso Tlatlaya
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP Archivo

Siete policías del Edomex son acusados de tortura por el caso Tlatlaya

Cuatro de los policías ya fueron detenidos e ingresados a un penal.
AP Archivo
Por AP
2 de julio, 2015
Comparte
Militares patrullan calles del municipio de Tlatlaya, en el Estado de México. // Foto: Archivo AP.

Militares patrullan calles del municipio de Tlatlaya, en el Estado de México. // Foto: Archivo AP.

Siete policías estatales fueron acusados formalmente de torturar a tres mujeres que sobrevivieron a las presuntas ejecuciones extrajudiciales cometidas por militares mexicanos hace un año en Tlatlaya, Estado de México.

Cuatro de los policías ya fueron detenidos e ingresados a un penal, informó el miércoles 1 de julio la Procuraduría de Justicia del Estado de México en un comunicado, y está a la espera de que un juez le otorgue la orden de arresto contra los otros tres.

El 30 de junio de 2014 el ejército informó de la muerte de 22 presuntos delincuentes en un enfrentamiento con militares en una bodega de Tlatlaya, aunque a raíz de una investigación de la Associated Press comenzaron a evidenciarse contradicciones en la versión oficial.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos concluyó que entre 12 y 15 de los 22 fallecidos habrían sido asesinados extrajudicialmente por los militares, y que al menos dos de las sobrevivientes habían sufrido torturas y agresiones sexuales por funcionarios estatales.

Hasta ahora sólo siete soldados habían sido arrestados y procesados por el caso, pero sólo tres de ellos están acusados de homicidio. Sin embargo, no hay plazo para que se dicte sentencia.

La Procuraduría del Estado de México señaló que mantiene abierta una investigación para determinar otras irregularidades y posibles delitos.

Sobre la acusación de tortura, el departamento refirió que de sus investigaciones “se desprenden datos de prueba suficientes para establecer que servidores públicos habrían maltratado física y psicológicamente a las 3 víctimas (…) con el propósito de obtener información sobre las 22 personas que perdieron la vida en los hechos registrados en Tlatlaya”.

Añadió que 40 servidores públicos — incluidos policías, fiscales y peritos — han comparecido, pero no aclaró si además de los siete agentes podría haber otros funcionarios acusados.

Las investigaciones de la comisión de derechos humanos también señalaron que se alteró el lugar de los hechos para simular que las personas habían muerto en un enfrentamiento, pero la Procuraduría del Estado de México aseguró que hasta ahora no ha encontrado elementos para determinar una “actuación dolosa de servidores públicos que procesaron el lugar de los hechos”.

La declaración inicial del ejército de que se trató de un enfrentamiento comenzó a ser puesta en duda por el resultado: 22 presuntos delincuentes muertos y sólo uno de los soldados heridos.

En días posteriores, periodistas de la AP visitaron la bodega y encontraron elementos que sugerían disparos a corta distancia como una serie de marcas de disparos a la altura del pecho de una persona en las paredes.

Luego, dos de las tres sobrevivientes declararon también a la AP que varios de los presuntos delincuentes se habían rendido y que posteriormente fueron asesinados por soldados. Una de ellas, que permaneció en prisión cinco meses acusada falsamente de posesión ilegal de armas, describió además que la golpearon para presionarla y que firmara una declaración con la versión oficial, algo que terminó haciendo.

Ambas mujeres aceptaron hablar bajo condición de anonimato por temor a represalias.

El caso Tlatlaya fue incluso mencionado en el informe del Departamento de Estado estadounidense sobre derechos humanos como un ejemplo de problemas al respeto a las garantías individuales.

Organizaciones de derechos humanos han pedido que se llegue hasta el final y se responda, por ejemplo, qué tan arriba en la cadena de mando del ejército llegó el encubrimiento del caso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los enfrentamientos en Suecia tras los llamados a 'quemar el Corán' por parte de la ultraderecha

Varias ciudades suecas experimentan disturbios desde el jueves tras la convocatoria de un grupo de extrema derecha a quemar el texto sagrado del Islam.
18 de abril, 2022
Comparte

Docenas de personas fueron arrestadas en Suecia tras graves disturbios a raíz de convocatorias para “quemar el Corán” por parte de un grupo islamofóbico de extrema derecha.

Los enfrentamientos llevan produciéndose de manera consecutiva desde el jueves en varias ciudades del sur del país, donde el partido ultraderechista Stram Kurs (Curso Firme), liderado por el danés-sueco Rasmus Paludan, convocó los eventos.

Paludan dijo que habían quemado el texto sagrado del Islam y que repetirían la acción, que se produce durante el Ramadán, el mes sagrado musulmán.

Según un comunicado de la policía difundido este lunes, 18 personas fueron arrestadas en Linköping y ocho en Norrköping -con unos 130.000 habitantes y al suroeste de Estocolmo- donde se produjeron algunos de los disturbios más intensos.

Paludan había amenazado con realizar otra manifestación en esa ciudad el domingo, lo cuañ provocó que un grupo de contramanifestantes se reunieran allí, informó Deutsche Welle.

La policía local dijo en un comunicado que los agentes realizaron “varios disparos de advertencia” y que “tres personas fueron aparentemente alcanzadas” y están siendo atendidas en el hospital, pero agregó que ninguna de las lesiones es potencialmente mortal.

La noche anterior se registraron disturbios en la ciudad sureña de Malmö, a raíz de la convocatoria de otra “quema del Corán” por el grupo de extrema derecha liderado por Paludan.

Los manifestantes prendieron fuego a una barricada en Norrköping

EPA

“Una provocación”

Los gobiernos de Irán e Irak llamaron a consultas a los representantes suecos en sus países, y Arabia Saudita condenó lo ocurrido, considerándolo un “abuso deliberado del sagrado Corán por parte de algunos extremistas en Suecia, y una provocación e incitación contra los musulmanes”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Irak dijo que los hechos tienen “graves implicaciones en las relaciones de Suecia con todos los musulmanes”.

El encargado de negocios sueco en Bagdad, Hakan Rooth, consideró los actos una “ofensa grave” y una “provocación” hacia los musulmanes.

El jefe de la policía nacional de Suecia, Anders Thornberg, dijo el sábado que los manifestantes mosraron indiferencia por la vida de los policías y agregó: “Hemos visto disturbios violentos antes, pero esto es otra cosa”.

Las protestas contra las amenazas de Stram Kurs de quemar el Corán se han tornado violentas en Suecia en otras ocasiones.

En 2020, hubo varias manifestaciones violentas, con quemas de automóviles y enfrentamientos en la ciudad de Malmö.

Paludan, quien estuvo encarcelado durante un mes en 2020 por delitos de racismo en Dinamarca, también ha intentado planear quemas del Corán en otros países europeos como Francia y Bélgica.

Rasmus Paludan en Estocolmo, Suecia, el 4 de septiembre de 2021.

Getty Images
Rasmus Paludan lidera el partido ultraderechista Stram Kurs

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6rSRX2Wu4m8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.