close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Escuela católica expulsa a una alumna por embarazo; el Conapred lo sanciona

Cuando Andrea Martínez, de 23 años, tenía cinco meses de embarazo y cursaba el sexto semestre de la Licenciatura en Preescolar en Michoacán en la Escuela Normal Particular “Motolinia”, la directora, Ana María Gómez, la citó en su oficina para informarle que estaba expulsada.
Por Nayeli Roldán
7 de agosto, 2015
Comparte

IMG_4783

Cuando Andrea Martínez, de 23 años, tenía cinco meses de embarazo y cursaba el sexto semestre de la Licenciatura en Preescolar en Michoacán en la Escuela Normal Particular “Motolinia”, la directora, Ana María Gómez, la citó en su oficina para informarle que estaba expulsada ya que había incumplido con el reglamento de “no gravidez durante la carrera” y al ser “un instituto católico, no estaba bien que estudiaran ahí alumnas embarazadas”.

Desde ese día –28 de febrero de 2014–, Andrea no ha podido continuar con su carrera porque la escuela se ha negado a hacerle válido el semestre que estaba cursando, aún cuando entregó los trabajos para acreditar las materias y pagó la colegiatura.

Apenas este miércoles 5 de agosto, la escuela reiteró su condicionamiento de entregarle las calificaciones a cambio de que firme una carta desistiéndose de cualquier acusación y en la cual asegure que nunca fue discriminada por su embarazo, pero “yo no puedo faltar a mi palabra ni mentir. Ellos me expulsaron”, dice Andrea en entrevista con Animal Político.

Desde que la expulsaron, la joven interpuso una queja ante la Procuraduría Federal del Consumidor (al tratarse de una escuela particular) y solicitó un amparo ante un juzgado de Morelia, pero no tuvo éxito. En ninguna instancia reconocieron la violación a su derecho a la educación.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) fue la única instancia en darle seguimiento al caso y finalmente acreditó que la escuela había cometido un acto de discriminación contra la joven, por lo que interpuso una serie de medidas que incluyen que Andrea regrese a cursar la carrera sin pagar colegiatura, como medida de reparación del daño y que la institución cambie el reglamento de “no gravidez”.

Éste es uno de las primeros cinco casos en que el Conapred emite resoluciones en contra de particulares, luego de que la reforma de 2014 a Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación permite la investigación en casos donde estén involucrados funcionarios de empresas ajenas al Estado y no sólo ser “un conciliador”.

El Conapred concluyó que la escuela atentó contra el derecho de Andrea “a la igualdad y a la no discriminación, a la educación, a sus derechos reproductivos, a una vida libre de violencia, y se afecta su proyecto de vida”.

18 meses luchando por estudiar

Santiago, el bebé de Andrea, tiene un año y dos meses de edad. Sus padres son comerciantes y la apoyaron cuando decidió estudiar, con su embarazo y en su lucha por evidenciar la discriminación que sufrió. Ninguno entiende cuál es la razón por la que ser madre debía suponer un impedimento para estudiar.

Pero la escuela dirigida por religiosas sí le encuentra explicación. Según la directora, Ana María Gómez, la institución es particular y está en su derecho de expedir las reglas que crean más convenientes.

Al ingreso, las alumnas deben firmar una ficha en la que se dan por enteradas que “la institución no admite a madres solteras, divorciadas ni casadas”. Mientras que en la carta compromiso se “acepta ser dada de baja de la institución definitivamente si durante su estancia en esta, contrajera matrimonio o quedara en estado de gravidez”.

Según explicó la escuela al Conapred, la directora pidió a la alumna que se diera de “baja temporal” porque la escuela no podía hacerse responsable de los riesgos “para ella y el producto”, las actividades propias de la carrera.

El 21 de marzo, Andrea y su padre, Francisco Javier Martínez, acudieron a la escuela para tratar de conciliar. Pidieron que le permitiera concluir el semestre (al que le restaban dos meses), porque en ese momento no podría incorporarse a ninguna otra escuela debido al avance del ciclo escolar. La directora propuso que podría ser enviada a otra institución como “intercambio”; sin embargo, no fue así porque la otra escuela argumentó que “ya no había espacio”.

Durante la investigación del caso, el Conapred solicitó como “medidas precautorias” (antes de llegar a una resolución) que le permitieran cursar lo que restaba del semestre, pero, una vez más la escuela lo negó, con base a su reglamento. Y además, “con un policía”, se le prohibió la entrada a Andrea y a su familia a las instalaciones de la escuela.

El Conapred considera que independientemente de la religión o creencia que profesa el instituto “debe respetar el derecho de las alumnas y no incurrir, como lo está haciendo, en violencia contra ellas, lo que trae como consecuencia que infrinja la ley y los tratados internacionales de los que México es parte”.

Por lo tanto, el reglamento interno debe ser modificado, porque “no puede estar por encima de la Constitución ni tratados internacionales”. Además, “carece de justificación el considerar que el embarazo, la maternidad y el estado civil de las personas constituyen impedimentos para ingresar y permanecer en los establecimientos de educación en cualquier nivel”.

Debido al daño en contra de Andrea, el Conapred resolvió que la escuela debe dar una disculpa por escrito; deberá gestionar ante la Secretaría de Educación Pública para que sea evaluada y concluya el sexto semestre. En caso de que la escuela se niegue a reincorporar a la joven, deberá hacerse cargo de los gastos de colegiatura en otra institución.

Además, el personal del Instituto recibirá un curso de capacitación sobre el derecho a la no discriminación en el ámbito escolar y deberá poner carteles que promuevan la igualdad y la no discriminación.

La resolución fue emitida el 8 de julio de 2015 y la escuela cuenta con 30 días hábiles para acatar la resolución; sin embargo, hasta el momento ha reiterado su negativa. La institución tiene derecho a interponer un amparo ante un juzgado para no cumplir con las disposiciones.

Andrea confía en que las religiosas acepten que cometieron un acto de discriminación en su contra porque “quiero acabar con mi carrera”; sin embargo, en caso de una negativa, “dice mi papá dice que sigamos con esto hasta donde se pueda”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Pruebas de virginidad': qué son y por qué en Nueva York las quieren prohibir

Legisladores del estado de Nueva York buscan prohibir las "pruebas de virginidad" después de que el rapero T.I. dijo que acompaña a su hija Deyjah Harris, de 18 años, al ginecólogo para "revisar su himen".
4 de diciembre, 2019
Comparte
De izquierda a derecha: Diane Cottle-Pope, Major Harris, TI, Heiress Harris, Deyjah Harris, Tameka "Tiny" Harris y Zonnique Pullins asistieron a la vista previa VIP del Museo de Música Trap en el Museo de Música Trap el 29 de septiembre de 2018 en Atlanta, Georgia .

Getty Images
Las declaraciones del rapero estadounidense T.I. sobre un examen para saber si su hija es virgen desataron una fuerte polémica que llevó a que legisladores presentaran un proyecto de ley para prohibir la prueba en Nueva York.

Cuando en noviembre pasado el rapero estadounidense T.I. dijo que acompañaba a su hija Deyjah Harris, de 18 años, al ginecólogo para “revisar su himen” una vez al año, se desató una polémica.

Incluso el músico elogió el trabajo del médico: “Me entrega los resultados rápidamente”.

Activistas, doctores y legisladores salieron a repudiar que el músico sometiera a su hija a un examen de ese tipo porque lo consideran un acto de violencia contra la mujer.

Incluso en Twitter se creó el hashtag #HymenGate.

Y ahora, legisladores del estado de Nueva York presentaron un proyecto de ley para prohibir que se realicen estas pruebas.

¿Qué son las “pruebas de virginidad”?

Los exámenes ginecológicos comúnmente llamados “pruebas de virginidad” verifican si una mujer o niña tiene roto el himen (el tejido delgado que puede cubrir parcialmente la vagina).

Rapero T.I.

Getty Images
T.I. dijo que con su hija de 18 años visitaban al ginecólogo una vez al año para la prueba de virginidad.

La práctica pretende determinar si la mujer tuvo relaciones sexuales vaginales.

“Estaba horrorizada y enojada”, dijo la legisladora demócrata Michaelle Solages, tras escuchar los comentarios de T.I.

Ella está presionando para que un proyecto de ley prohíba esta práctica.

“Es una forma de violencia contra las mujeres y las niñas”, dijo a la BBC.

“Los comentarios de T.I. y el examen que le hace a su hija son inaceptables. Envía un mensaje de que las mujeres son una propiedad y eso está mal”, opinó Solages.

Un proyecto de ley similar fue presentado en el Senado estatal.

“Esta práctica, como se describe, es inquietante, no tiene un valor médico real y no debería ser una opción en este estado, ni en ningún otro”, afirmó Melissa DeRosa, secretaria del gobernador y presidenta del Consejo de Estado sobre Mujeres y Niñas.

¿De qué se trata el proyecto?

Michaelle Solages en un evento.

Getty Images
La legisladora Michaelle Solages estaba “horrorizada y disgustada” por los comentarios de T.I. e impulsó un proyecto de ley para prohibir la práctica.

El proyecto de ley de Solages, que según ella tiene apoyo bipartidista, está previsto que se debata en enero cuando el congreso estatal regrese de las vacaciones de diciembre.

Si se aprueba, la práctica se volvería ilegal y cualquier médico que realice el examen perderá su licencia.

Los doctores que la llevan a cabo también podrían enfrentar sanciones o un juicio penal. Si el procedimiento se realiza fuera de un centro médico, se consideraría agresión sexual.

En la actualidad, no existen leyes federales o estatales que prohíban la práctica en Estados Unidos.

¿Cómo se hace una “prueba de virginidad”?

Un póster de la OMS que pide que se prohibiam las pruebas de virginidad

OMS
La prueba de virginidad se basa en normas sociales que enfatizan el control de la sexualidad y el cuerpo de las mujeres y las niñas, dice la OMS.

Aunque las “pruebas de virginidad” siguen siendo comunes en al menos 20 países, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), no tienen relevancia médica y suelen ser dolorosas, humillantes y traumáticas para las mujeres.

Las “pruebas de virginidad” también se llaman “pruebas con dos dedos” porque el profesional inserta dos dedos en la vagina de la mujer para verificar si su himen está intacto.

Los expertos en salud dicen que no solo es un método no científico, dañino y una violación de los derechos humanos de una mujer, sino que tampoco tiene sentido llevarlo a cabo.

No es posible distinguir un himen “virgen” de un himen “no virgen” y puede causar daños mentales y físicos.

La OMS y ONU Mujeres condenaron la práctica calificándola como “médicamente innecesaria” y pidieron una prohibición global.

“Las pruebas de virginidad se basan en sistemas arraigados de discriminación contra las mujeres y las niñas”, dice la OMS.

“Refuerza aún más las normas socioculturales que perpetúan la desigualdad de las mujeres, incluidas las opiniones estereotipadas de la moralidad y la sexualidad femenina, y sirve para ejercer el control sobre las mujeres y niñas”, añade.

En algunas culturas, las mujeres tienen que demostrar que son vírgenes antes de poder casarse.

Educación sexual y visitas anuales

De izquierda a derecha: Diane Cottle-Pope, Deyjah Harris, Tameka "Tiny" Harris y Zonnique Pullins asisten a una presentación en el Museo de Música Trap.

Getty Images
Deyjah Harris, vestida de verde, con su abuela Diane Cottle-Pope (izquierda), su madre Tameka “Tiny” Harris y la media hermana Zonnique Pullins. Tras el escándalo, Deyjah dejó de seguir a su padre en las redes sociales.

El rapero T.I., un músico de 39 años que ganó tres premios Grammy y cuyo verdadero nombre es Clifford Harris, contó sobre las visitas al ginecólogo con su hija en un podcast estadounidense llamado Ladies Like Us.

Cuando se le preguntó acerca de la educación sexual para sus hijos, el artista dijo: “No solo hemos tenido la conversación, tenemos visitas anuales al ginecólogo para revisar su himen. Sí, voy con ella… desde su cumpleaños número 18, su himen todavía está intacto”.

Durante el programa se señaló que el himen de una mujer puede romperse fuera de la actividad sexual. Además, debe tenerse en cuenta que “no todas las niñas nacen con himen”, informa el Colegio Americano de Obstetras.

“Entonces, ellos (por los médicos) vienen y dicen: ‘Bueno, solo quiero que sepas que hay otras formas, además del sexo, de que el himen se puede romper como andar en bicicleta, atletismo, montar a caballo y simplemente otras maneras de actividad física'”, añadió el mismo T.I.

“Así que le digo: ‘Ella no monta caballos, no monta bicicleta, no practica deporte. Solo revise el himen, por favor, y deme los resultados con rapidez'”, dijo el rapero.

*Este artículo es una versión de una producción de la periodista de la BBC Eva Ontiveros.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bvQq8iw2ghM

https://www.youtube.com/watch?v=NphJULxY5ng

https://www.youtube.com/watch?v=YPmLtudnWbo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.