Ismael Zambada García, El Mayo, y los secretos del capo que ha escapado de la justicia por 4 décadas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Ismael Zambada García, El Mayo, y los secretos del capo que ha escapado de la justicia por 4 décadas

Ismael Zambada García, El Mayo, lleva más de 40 años en el narcotráfico y nunca ha pisado una cárcel. En ese tiempo ha logrado evadir la persecución de soldados, marinos, policías y agencias de seguridad estadunidenses.
AP
Por Alberto Nájar // BBC Mundo
9 de agosto, 2015
Comparte
El Mayo casi nunca baja de las montañas donde vive. Foto: AP

El Mayo casi nunca baja de las montañas donde vive. Foto: AP

De los viejos líderes y fundadores de carteles de las drogas México, todos han sido detenidos alguna vez. Menos uno.

Ismael Zambada García, El Mayo, lleva más de 40 años en el narcotráfico y nunca ha pisado una cárcel.

En ese tiempo ha logrado evadir la persecución de soldados, marinos, policías y agencias de seguridad estadunidenses.

Es uno de los delincuentes más buscados de América Latina. Por su captura el gobierno de Estados Unidos ofrece US$5 millones.

El gobierno de ese país ha congelado empresas y cuentas bancarias a su organización. Varios de sus familiares están detenidos.

Pero El Mayo se mantiene como uno de los principales jefes del cartel de Sinaloa, el más importante de América según organizaciones internacionales.

Empresario

¿Cómo ha escapado El Mayo a la persecución durante décadas?

El investigador de la Universidad de Guadalajara, Francisco Jiménez Reynoso, lo resume en dos palabras: corrupción e impunidad.

“Esos dos conceptos son los que tienen en la calle a este tipo de criminales deambulando tranquilamente y haciendo negocios”, dice a BBC Mundo.

“Obviamente que esos negocios no los hacen solos, sino que en no pocos casos cuentan con la aprobación o participación de autoridades”.

Es una parte de la explicación. Según agencias estadounidenses, Zambada García suele actuar como empresario antes que capo de las drogas.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, en inglés) de Estados Unidos, señala que El Mayo se ha encargado de muchas operaciones financieras del Cartel de Sinaloa.

Un cariz que lo aleja de los reflectores.

A diferencia de otros líderes como Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, Ismael Zambada pocas veces usa la violencia para abrir mercados.

Su modo de operación es el dinero, que le sirve especialmente para comprar protección de autoridades… Y de las comunidades serranas donde se mueve.

Protección social

Uno de los secretos para la sobrevivencia de líderes como El Mayo es que no atacan a la población civil, sostiene Martín Barrón, investigador Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe).

Incluso suelen convertirse en mecenas y protectores de comunidades marginadas.

Hasta hace unos años, por ejemplo, Zambada García patrocinaba los festejos navideños en El Álamo, la ranchería donde nació.

Una de sus hijas era propietaria de una guardería infantil, y su esposa de una distribuidora de leche.

En algunas regiones marginadas, especialmente en la zona montañosa de Sinaloa, su grupo ofrece empleo, seguridad, salud y otros servicios que no cubren las autoridades locales.

Esto ha permitido tejer una extensa red de protección, en la que muchas veces participan los pobladores de la zona donde se mueve.

“Compran voluntades, compran lealtades y en no pocos casos están dispuestos a dar hasta la vida misma por un personaje de esta naturaleza, aunque se dedique a actividades ilícitas”, dice Jiménez Reynoso.

El Chapo, quien recientemente escapó de la cárcel es compadre de El Mayo Zambada.

El Chapo, quien recientemente escapó de la cárcel es compadre de El Mayo Zambada.

Discreción

Pero la protección comunitaria serviría muy poco si El Mayo se comportara distinto a como lo ha hecho desde hace décadas, coinciden especialistas.

En su seguridad personal el capo cuenta con decenas de sicarios con armas de guerra, así como un efectivo sistema de comunicación.

Se mantiene en movimiento constante, sobre todo en la región montañosa que comparten los estados de Durango, Sinaloa y Chihuahua.

El área se conoce como Triángulo Dorado, por su abundante producción de amapola y marihuana.

Casi nunca duerme dos veces en el mismo sitio. Al periodista Julio Scherer le confesó que “nunca” baja de la sierra.

Tales precauciones han servido no sólo para evitar ser localizado, sino incluso para evitar confrontaciones con otros carteles.

Experiencia

Pero su mejor aliado es el perfil discreto en su vida, algo ganado con la experiencia dice el investigador de la Universidad de Guadalajara.

“Este tipo de personas en lo que se van haciendo más viejos adquieren mayor experiencia”, explica, “los golpes que la vida les da los lleva a comportarse con un perfil muy bajo en nuestra sociedad”.

Muy distinto a los jóvenes que incursionan en el narcotráfico.

“Por su inexperiencia andan en camionetas lujosas, emborrachándose en las calles o escandalizando incluso”.

Entre estos jóvenes se encuentran los que son detenidos o que mueren enfrentamientos con autoridades y otras organizaciones.

Hasta ahora, El Mayo ha sobrevivido a muchos de ellos.

Nota publicada originalmente el día 8 de agosto de 2015

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Twitter de Helena Monzón

A dos meses del feminicidio de Cecilia Monzón, el presunto autor material sigue libre

Autoridades de Puebla reconocen que han tenido complicaciones para dar con Silvestre “N”, aunque confían en tener resultados pronto. Mientras, la familia de Cecilia Monzón sigue el caso y asumió el cuidado de su hijo de tres años.
Twitter de Helena Monzón
27 de julio, 2022
Comparte

Han pasado más de dos meses desde el feminicidio de la abogada y activista Cecilia Monzón. Hasta ahora, las autoridades de Puebla han detenido a tres personas por este delito: Javier López Zavala —exesposo de la víctima, identificado como presunto autor intelectual—, Santiago “N” y Jair “N”. 

De acuerdo con la información que hasta ahora han dado las autoridades sobre el caso, Silvestre “N”, quien aún no ha sido detenido, fue quien presuntamente disparó contra Cecilia cuando viajaba a bordo de una camioneta en San Pedro Cholula.

Este lunes, el fiscal de Puebla, Gilberto Higuera, declaró que la detención del autor material de Cecilia Monzón se ha complicado, debido a que las autoridades cuentan con información de su ubicación en una zona de difícil acceso. Sin embargo, afirmó que “van bien”.

Helena Monzón, hermana de la víctima, explicó que hasta ahora mantienen comunicación con la fiscalía, que se encuentra a la mitad de un periodo de tres meses que se fijó para la investigación complementaria de los tres detenidos, y que la institución les ha informado puntualmente sobre las diligencias que se realizan para la aprehensión del presunto tirador.

“Estamos esperando el final de este periodo de las investigaciones complementarias para confirmar si continúo con esta confianza que hay hacia las autoridades, porque quiero que quede claro, no tienen carta libre. Nosotros (la familia de Cecilia) estamos en España, pero tenemos un seguimiento directo con nuestros asesores en el estado de Puebla, estamos al corriente de todo lo que se va haciendo y seguimos ayudando a la fiscalía con lo que podemos”, señaló en entrevista.

Lee: Aguerrida, sin miedo y alegre: familiares y amigos recuerdan a la abogada Cecilia Monzón y exigen justicia por su feminicidio

Sobre el cuarto implicado en el feminicidio, quien sigue prófugo, comentó que las dificultades de la detención han sido materiales, por lo que los familiares esperan que, con el trabajo de rastreo que realizan las autoridades, “centímetro a centímetro” en la zona rural donde se ha reportado su ubicación, haya resultados pronto.

Cecilia es una de las 13 mil 627 mujeres que han sido asesinadas en México desde diciembre de 2018, cuando comenzó la gestión del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. De ellas, 10 mil 067 casos (73.88%) fueron investigados como homicidios dolosos, mientras que en 3 mil 560 (26.12%) se consideró que habían sido víctimas de feminicidio, es decir, que las mataron por motivos relacionados con su género.

La tranquilidad de buscar justicia lejos de México

Después del feminicidio, la familia Monzón viajó a México para realizar todos los trámites para el sepelio y la investigación del caso. Además, comenzó con la lucha legal para obtener la custodia y la patria potestad del niño de tres años que quedó huérfano, y cuyo padre es uno de los detenidos por el asesinato de Cecilia.

Aunque aún se encuentran en el proceso para tener legalmente la responsabilidad del cuidado del niño, los familiares consiguieron que las autoridades de Puebla autorizaran que el menor de edad viajara con ellos a España para comenzar una nueva vida, en un entorno que no ponga en riesgo su seguridad.

“A mí se me facilita mucho la vida al estar en España, sabiendo que estoy segura y que puedo concentrarme en los aspectos procesales y colaborar con lo que tengo. Cuento con toda la seguridad para analizar y ser objetiva en las circunstancias sin tener el agobio de qué pueda pasar”, expresó la también abogada Monzón.

Lee más: Gobierno de Puebla dará protección a hermana de Cecilia Monzón, tras denunciar que su vida corre peligro

Este caso no solo ha traspasado fronteras, sino que también ha motivado la presentación de una iniciativa propuesta por la diputada Mónica Silva, del Partido del Trabajo, quien ha presentado el proyecto al Congreso de Puebla y lo ha nombrado como “Ley Monzón”.

Con él, se busca que se suspenda la tutela y el cuidado de los menores de edad cuyo padre esté vinculado a proceso o sentenciado por feminicidio, incluso si este se cometió en grado de tentativa. Actualmente, la ley establece que en casos como el de Cecilia, aunque el padre del niño esté señalado como presunto responsable del asesinato, es quien conserva la patria potestad.

Para Helena Monzón, esto abre la posibilidad de que otros menores de edad que puedan pasar por situaciones como la que ha vivido su sobrino logren salir de los círculos de violencia en los que se encuentran inmersos.

Mientras se dictamina la propuesta de ley y se resuelven los casos de Cecilia y de la patria potestad del hijo que dejó, Helena Monzón y su familia mantienen un pie en España y uno en México, a donde continuarán viajando para desahogar las diligencias, acompañados siempre de un cuerpo de seguridad que les salvaguarda en el país donde ocurrió el feminicidio y se saben en riesgo.

“Cuando hay un círculo de violencia tan extremo y tan extenso, siempre hay circunstancias que ponen en riesgo nuestra seguridad, pero ya lo he dicho: voy a volver y seguiré viajando a México hasta que haya una condena máxima, hasta que alcancemos la justicia”, subrayó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.