Mil 130 agresores sexuales intentaron ingresar a México en los últimos dos años... sin éxito
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Mil 130 agresores sexuales intentaron ingresar a México en los últimos dos años... sin éxito

Entre septiembre de 2013 y julio de 2015, las autoridades mexicanas impidieron a mil 130 extranjeros su ingreso al país gracias a la operación Ángel Guardián.
Por Paris Martínez
10 de agosto, 2015
Comparte
Marcha contra la pederastia en México, en una imagen de archivo. //Foto: Cuartoscuro

Marcha contra la pederastia en México, en una imagen de archivo. //Foto: Cuartoscuro

Entre septiembre de 2013 y julio de 2015, las autoridades mexicanas impidieron a mil 130 extranjeros su ingreso al país, por contar con antecedentes de agresión sexual y pederastia en sus naciones de origen.

Estas personas fueron identificadas por las autoridades mexicanas gracias a la operación internacional denominada Ángel Guardián, mediante la cual, aquellas naciones que cuentan con listas de agresores sexuales o pederastas, informan a México cuando éstos intentan visitar el país.

“Tenemos una preocupación muy especial por el tema del turismo sexual infantil –explicó Nelly Montealegre, fiscal Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas, de la PGR–, y esta operación Ángel Guardian ha arrojado resultados estupendos”.

Esos mil 130 extranjeros con antecedentes de pederastia y agresión sexual, detalló la funcionaria, pretendían viajar “principalmente hacia puertos: Acapulco, Cancún y Vallarta.”

La identidad de estas personas, señaló Montealegre, no puede ser revelada debido a que, propiamente, no cometieron ningún delito en territorio  mexicano –de donde fueron expulsados tan pronto como aterrizaron–,  sin embargo, aclaró, la decisión de impedirles el internamiento está basada en criterios de anormalidad en las intenciones expresadas por estas personas.

“Por ejemplo –detalló– si se detecta que un agresor sexual o pedófilo pretende ingresar a México solo, sin su familia, por unos cuantos días, en una época no vacacional, si vemos que pretende aterrizar en ciertos puertos del país, entonces se considera que son circunstancias anómalas y, como cualquier nación, México tiene el derecho de decidir que a esa persona no se le permitirá el ingreso.”

En todos los casos, explicó la fiscal de la PGR, se hace un análisis de las circunstancias en las que estas personas con antecedentes de agresión sexual intentan viajar a México.

“Cuando vienen con intenciones de pacticar el turismo sexual infantil, los pederastas extranjeros intentan ingresar al país básicamente en temporada no vacacional y solos… eso sí se puede constatar. El pedófilo regularmente tiene familia, y a estos lugares no viene con ellos o, si viene con su familia, no viene a realizar conductas delictivas… se cuidan, como todos los delincuentes.”

En los últimos dos años, detalló Montealegre, México ha recibido mil 523 alertas migratorias relacionadas con pederastas y abusadores sexuales que intentaban ingresar al país, de los cuales 393 sí lograron su cometido: a 142 no se les pudo impedir la entrada, por ser ciudadanos mexicanos que acumularon su historial como pederastas fuera del territorio nacional, y el resto son extranjeros que pudieron comprobar que acudían por actividades concretas y legítimas.

“Esta operación es encabezada en México por el Instituto Nacional de Migración, en colaboración con la PGR”, aseguró Monteallegre, aunque aclaró que la labor está lejos de concluir.

La existencia de registros oficiales y públicos sobre las personas con antecedentes de pedofilia o agresión sexual “es un modelo que se debe de replicar (en México)”, destacó la funcionaria, “ojalá nosotros migráramos a esos esquemas”, y no sólo para que las autoridades podrían monitorear a agresores sexuales (de adultos o de menores de edad), sino porque con este registro “cualquier ciudadano podría saber que en la esquina, o enfrente de su casa, vive una persona con antecedentes de agresor sexual o pederastia, y así, cada persona podría tomar sus medidas de precaución. Es cierto que la persona con antecedentes tiene derecho a vivir ahí, pero el vecino también tiene el derecho de protegerse y de proteger a sus hijas e hijos. Y aquí –subraya Montealegre– entramos al debate de si eso es estigmatizar…”

Ese debate, sin embargo, debe de abordarse de forma pragmática, según la fiscal Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas: gracias a la existencia de ese tipo de registros en otros países, remarcó, se pudo evitar que mil 130 pederastas y agresores sexuales extranjeros se internaran en el país, particularmente en los puntos turísticos donde se tiene detectada la explotación sexual infantil con fines comerciales.

Explotación sexual infantil en internet

En los últimos tres años, la PGR ha logrado rescatar a 17 menores de edad, que eran víctimas de agresiones sexuales a manos de personas que difundían imágenes de los ataques, a través de internet.

Además, 46 probables responsables han sido detenidos en el mismo periodo, y se encuentran actualmente en proceso de enjuiciamiento.

–¿En México existe una industria dedicada a la producción de imágenes sobre ataques sexuales a menores de edad? –se consulta a la fiscal.

– No tenemos la posibilidad de medirlo, en comparación con otras partes del mundo –responde–. No podemos decir “somos más” o “somos menos”. Hay países que van muy avanzados en ciertos temas de combate a la explotación sexual infantil en internet, pero también hay países que están apenas en sus primeros esfuerzos. Entonces, no tenemos manera de decir en qué lugar del ranking estamos. Sin embargo, la experiencia acumulada en los últimos años, sí deja ver algunos aspectos de la forma en la que operan los pedófilos en México que producen imágenes de agresiones sexuales a menores: de las 17 víctimas rescatatas (cinco niños y 12 niñas), todas formaban parte del primer círculo del agresor, desde la hermana, el sobrino, el hijo… son gente del circulo primario del sujeto activo.

La funcionaria abunda: “Cuando estamos hablando de productores de pornografía infantil, hablamos de personas que identifican escenarios de oportunidad (ahí la razón de que la totalidad de las víctimas rescatadas en los últimos años fuesen familiares del agresor). El pedófilo busca ese escenario de oportunidad, y ¿con quién tienes la oportunidad para estar un periodo de tiempo con un niño o una niña Y no sólo una vez, sino más?”

Otro rasgo de los pedófilos mexicanos que producen imágenes para distribuir en internet es que generalmente “no agreden sexualmente en su primer contacto, sino que van generando confianza en la víctima, de tal suerte que esa víctima, al sentirse en cierta confianza, va a ir modificando su conducta respecto del agresor. Por ejemplo, puede darse un tocamiento que la víctima no interprete como una agresión. Entonces, todo empieza regularmente como un juego, ganándose la confianza, e incluso las propias imágenes nos lo dicen: identificamos patrones seriales donde la imagen 1 muestra a la persona menor de edad vestida, en la imagen 2 la muestra sin una de las prendas, ya sea la superior o la inferior; en la imagen 3 ya no tiene las prendas externas; entonces, es como si el agresor fuera documentando las distintas fases delictivas que desarrolla al momento de agredir sexualmente. Esa es una constante, no sólo es la foto o el video que muestran el momento de la agresión, sino que documentan toda la fase previa.”

En contrapartida, no existe un perfil de la víctima. Cualquier menor de edad puede serlo.

“El perfil de la víctima, lamentablemente, lo determinan las tendencias del agresor –explica la fiscal de la PGR–: habrá agresores que tengan preferencia por ciertos grupos de edad, otros que tengan preferencia por cierto sexo, por ciertas razas… entonces, el perfil de la víctima lo determina el perfil del sujeto activo.”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La edad a la que somos más infelices, según la ciencia (y cuál es la buena noticia)

Una investigación realizada en 134 países llegó a la conclusión de que en la mitad de la vida la percepción de bienestar disminuye... pero no dura para siempre.
15 de enero, 2020
Comparte

La llamada crisis de los 40 dejó de ser un mito. Al menos según una extensa investigación en 134 países hecha por el economista David Blanchflower, profesor de la Universidad Dartmouth College y exmiembro del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra.

Según el estudio, publicado esta semana por la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos, existe una “curva de la felicidad” que está presente en la mayor parte de los países.

No deja de ser sorprendente que en contextos culturales tan distintos el patrón se repita: nos sentimos mejor en la adolescencia, somos más infelices hacia finales de los 40 y luego valoramos el sentido del bienestar cuando nos acercamos a la vejez.

Básicamente, lo peor está en el medio, mientras que los mayores momentos de bienestar se encuentran en la etapa inicial de la vida y después de los 50.

La extensa base de datos analizada -a partir de encuestas internacionales que miden el bienestar de las personas utilizando distintas metodologías- arrojó que en promedio, la edad más infeliz de la gente en los países desarrollados son los 47,2 años, mientras que en los países en desarrollo es 48,2.

“Es algo que los humanos tenemos profundamente arraigado en los genes”, le dice a BBC Mundo el autor del estudio. “Los monos también tienen una curva de de la felicidad en forma de U”.

A los 47 la gente se vuelve más realista, ya se dieron cuenta que no van a ser el presidente del país”, dice Blanchflower.

Anciana en una piscina

Getty Images
Pasados los 50 “te vuelves más agradecido con lo que tienes”, dice el economista a cargo del estudio.

Y pasados los 50 años, explica, “te vuelves más agradecido por lo que tienes”.

“A los 50 le puedes decirle a una persona que tienes buenas noticias porque de aquí en adelante las cosas van a mejorar”.

No se trata de que las condiciones de vida objetivas vayan a mejorar necesariamente, pero lo que varía es la percepción del bienestar.

“Hay personas que a los 70 están sanas y felices de tener trabajo, mientras que en la mitad de la vida es cuando tienes más responsabilidades”, explica.

Menos aspiraciones

Desde un punto de vista psicológico, hay varias teorías que pueden ayudar a explicar el fenómeno.

Una de ellas es que en la medida que las personas envejecen, aprenden a adaptarse a sus fortalezas y debilidades, al tiempo que disminuyen sus aspiraciones inviables.

Caras dibujadas en cuadrados

Getty Images
En los países en vías de desarrollo la edad más infeliz es a los 48.2.

Otra es que las personas más optimistas viven más tiempo, lo cual ayudaría a darle forma a la felicidad con forma de U.

A la tendencia general en la percepción de bienestar, se suma también el factor económico.

Blanchflower argumenta que hacia finales de los 40 se exacerba la vulnerabilidad frente a un contexto económico adverso.

Este fenómeno golpea más fuertemente a las personas con menor educación, desempleados con familias desestructuradas o quienes no cuentan con una red de apoyo, como se hizo evidente durante la Gran Recesión en 2008 y 2009.

Estar en la mitad de la vida es estar en un momento de vulnerabilidad, agrega, que hace más difícil lidiar con los desafíos de la vida en general.

Cambios en el cerebro

Jonathan Rauch, investigador del centro de estudios Brookings Institution en Washington, analizó el tema y publicó el libro “La curva de la felicidad: por qué la vida mejora después de los 50”.

Luego de entrevistar a expertos en el tema provenientes de distintas disciplinas, el autor detectó que nuestro cerebro va experimentando cambios a medida que envejecemos y que cada vez se enfoca menos en la ambición y más en las conexiones personales.

Anciana en un columpio

Getty Images
En la mitad de la vida se produce una “brecha de las expectativas”.

“Es un cambio saludable, pero hay una transición desagradable en el medio”, explica.

Rauch explica la crisis de los 40 como una “brecha de expectativas”, dado que muchos se dan cuenta sus expectativas eran demasiado ambiciosas.

Los jóvenes caen en un “error de pronóstico” porque sobreestiman la felicidad que produciría alcanzar ciertas metas.

En cambio los mayores, se quitan el peso de esas expectativas y tienen más habilidades para manejar sus emociones.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WBlUC1mCPRs

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.