Con leyes antimarchas, represión y sanciones: así restringen protestas en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste (@ManuVPC)

Con leyes antimarchas, represión y sanciones: así restringen protestas en México

El Frente por la Libertad de Expresión y la Protesta Social presentó este miércoles el informe 'Control del Espacio Público 3.0', en el que se advierte que en México existe "una tendencia preocupante hacia el impedimento y la represión de la protesta social”.
Manu Ureste (@ManuVPC)
Por Manu Ureste
9 de septiembre, 2015
Comparte
Manifestantes durante una marcha en el DF, en protesta por el asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa y otras cuatro personas más. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

Manifestantes durante una marcha en el DF, en protesta por el asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa y otras cuatro personas más. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

Las libertades de expresión y el derecho a la protesta de los mexicanos en el gobierno de Peña Nieto continúan en retroceso. Así lo advierte el Frente por la Libertad de Expresión y la Protesta Social en el informe Control del Espacio Público 3.0. Informe sobre retrocesos en las libertades de expresión y reunión en el actual gobierno, presentado la mañana de este miércoles 9 de septiembre en la ciudad de México.

En el documento del Frente por la Libertad de Expresión -el cual está integrado por organizaciones civiles como Fundar, Artículo 19 o el Centro de Derechos Humanos Prodh-, se hace hincapié en que, a más de un año de que el pasado abril de 2014 presentaran el primer informe Control del espacio público, no ha habido ningún cambio positivo en la situación de la libertad de expresión en el país.

Al contrario. Para las organizaciones que aglutinan el Frente “la evidencia muestra una tendencia preocupante hacia el impedimento y represión de la protesta social”, y denuncian que el Gobierno Federal, lejos de ver en las protestas de la ciudadanía una prioridad para la agenda nacional, “concentra su acción en el control, la regulación y la represión de cualquier expresión crítica y de descontento social”.

En 12 meses, 16 actos de represión y criminalización de la protesta social

En una entrevista con Animal Político, el investigador Miguel Moguel, integrante de Fundar, explica que esa “tendencia preocupante” hacia la represión de la protesta se fundamenta en tres elementos.

El primero, en el abuso de autoridad y el uso desmedido de la fuerza de las diferentes autoridades policiacas de los tres niveles de gobierno para disuadir manifestaciones.

En este sentido, el Frente por la Libertad de Expresión documenta en su informe que de abril de 2014 a mayo de 2015, se registraron 16 actos de represión y criminalización de la protesta social. De estos eventos, Moguel destaca como “paradigmático” el ocurrido el 9 de julio de julio en la comunidad San Bernardino Chalchihuapan, Puebla; cuando habitantes de esa localidad fueron agredidos por policías municipales quienes, haciendo uso desproporcionado de la fuerza, usaron balas de goma y latas de gas, provocando que durante el enfrentamiento resultara muerto el niño José Luis Tlehuatle por el impacto de un proyectil en la cabeza.

Otros eventos “paradigmáticos”, apunta el investigador, fueron los ocurridos entre los días 17 y 18 de marzo de 2015 en el valle de San Quintín –hasta 150 patrullas de policías locales, estatales y federales apoyados por el Ejército, acudieron a disolver una protesta de un grupo de jornaleros indígenas que exigían mejoras laborales-, o el ocurrido el 20 de noviembre de 2014 en la Ciudad de México, cuando granaderos encapsularon a los manifestantes, los agredieron y realizaron detenciones arbitrarias.

(De las páginas 12 a la 17 del informe puedes leer un resumen completo de los 16 eventos en los que se documentó abuso de autoridad y exceso del uso de la fuerza por parte de las autoridades).

‘Leyes anti-marchas’

El segundo elemento con el que las autoridades buscan restringir la protesta es a través de la vía legislativa. Es decir, mediante disposiciones normativas –conocidas como ‘leyes anti-marchas’- que intentan controlar las expresiones de libertad social estableciendo restricciones al uso del espacio público. Por ejemplo, abunda Moguel, se restringen los horarios para manifestarse y las vías públicas donde se puede protestar, y se imponen sanciones administrativas, civiles, o incluso penales, a quienes no avisen con antelación de que harán una manifestación pública.

Una muestra de lo anterior son las iniciativas de Ley General de Regulación de Manifestaciones Públicas, y de Ley de Manifestaciones Públicas para el Distrito Federal, ambas del ámbito federal, las cuales, según el documento del informe, “exponen de forma evidente una voluntad restrictiva de la protesta social a través de la introducción de normas que establecen horarios, permisos y prohibiciones absolutas de utilización de vías primarias, así como esquemas de responsabilidad solidaria de quienes participan por los daños ocurridos durante las marchas”.

En cuanto a las iniciativas locales, el Frente por la Libertad de Expresión apunta que en los estados de Chiapas, Jalisco, San Luis Potosí, Oaxaca y Veracruz “se han introducido alarmantes iniciativas de ley que atentan contra la libertad de expresión y de reunión”.

“El Frente expresa su profunda preocupación respecto de estas propuestas; no sólo por la gravedad del contenido –algunas exigen una ‘causa justificada’ para manifestarse– sino por la cantidad que han sido presentadas en los Congresos locales; únicamente en el estado de Oaxaca se han registrado cuatro iniciativas que buscan restringir la protesta social”, advierte el informe Control del espacio público 3.0.

(De la página 26 a la 34 puedes checar a detalle las leyes ya aprobadas para regular las marchas, como en Quintana Roo, Distrito Federal, Chiapas y Puebla, así como las diferentes iniciativas presentadas en múltiples entidades).

Sanciones para inhibir la protesta

El tercer elemento, apunta el investigador de Fundar, hace referencia a una serie de “controles indirectos” que buscan inhibir las expresiones por parte de la ciudadanía.

Uno de esos controles indirectos se basa en el empleo de “tipos penales ambiguos, vagos e indeterminados los cuales permiten sancionar a personas que ejercen su derecho a la protesta”, dice Moguel, quien agrega que ejemplos de estos delitos son el de terrorismo, ataques a la paz pública, sedición, pandilla, entre otros.

Al respecto, Miguel Moguel recuerda “el caso simbólico” del 20 de Noviembre en la Ciudad de México –el 20DMX-, cuando 11 detenidos fueron presentados ante una Fiscalía “especializada en delitos que tienen que ver más con el terrorismo” y luego enviados a penales de alta seguridad en Veracruz y Nayarit, para posteriormente ser liberados ante la falta de pruebas en su contra.

“Al procesarlos como posibles autores de actos terroristas, al calificarlos de radicales contra el sistema, lo que se hace es denostar el derecho a disentir frente al ejercicio de las autoridades. Además, estas detenciones arbitrarias mandan un poderoso mensaje a la sociedad de que la protesta es mala y que quienes se manifiestan pueden tener consecuencias severas por medio de sanciones”, concluye el investigador.

Aquí puedes leer el informe íntegro:

Fundar 2015 Informe Frente Final Vdigital

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

‘La gente se volvió loca comprando’: por qué se dispararon los precios de la vivienda en el mundo

El aumento del valor de las viviendas experimentó el crecimiento más veloz desde fines de 2006. Existe una "carrera por el espacio" que surgió con la pandemia de covid-19.
29 de julio, 2021
Comparte

Ni Wall Street ni el mercado de las viviendas sufrieron los estragos económicos causados por la pandemia de Covid-19.

Al contrario, precisamente en medio de la crisis, los mercados financieros marcaron máximos históricos y el precio de las viviendas en varias de las mayores economías del mundo se disparó.

Un fenómeno que deja en evidencia la histórica desigualdad económica que divide a las sociedades y que tras la recesión se hizo aún más profunda.

Mientras algunas de las familias que perdieron su empleo están enfrentando desalojos, otras han logrado consolidar su posición económica e incluso mejorarla.

El precio de las viviendas a nivel mundial registró un incremento promedio de 7,3% en el primer trimestre de este año, comparado con el mismo período del año anterior.

Se trata del crecimiento más veloz desde fines de 2006, según un estudio realizado por la consultora inmobiliaria británica Knight Frank que analizó el mercado en 56 países.

El ranking de la escalada de precios está liderada por Turquía (con un aumento de 32%), seguido por Nueva Zelanda (22,1%) y Luxemburgo (16,6%).

De los cinco países latinoamericanos incluidos en el informe, Perú encabeza el ranking de la región con un alza de 10%.

“Los precios de las viviendas están subiendo debido a la pandemia, no a pesar de ella”, le dice a BBC Mundo Kate Everett-Allen, jefa de Investigación Residencial Internacional de la firma.

Con los profundos cambios generados a partir de 2020, explica, se ha generado una reevaluación masiva de las necesidades habitacionales de las personas.

“Esto es una carrera por el espacio”, apunta.

“La gente se volvió loca comprando”

Esa ha sido la experiencia de Mariana Godoy, una corredora de propiedades venezolana que vive en Miami junto a su esposo y tres hijos.

Con la pandemia, su casa se transformó de un momento a otro en oficina y escuela al mismo tiempo.

Casa en venta

Getty Images
Se trata del aumento de precio más veloz desde fines de 2006.

Los cinco miembros de su familia tuvieron que compartir el mismo espacio las 24 horas del día, algo que nunca habían experimentado antes.

“Lo que necesitamos es más espacio”, cuenta. “El problema es que los precios subieron tanto, que ahora preferimos esperar un poco antes de comprar”.

“Como los intereses de los créditos han estado muy bajos, la gente se volvió loca comprando y están dispuestos a pagar lo que sea”.

Hay algunas propiedades en determinados barrios de Miami, explica, cuyo precio después de la pandemia se ha disparado casi al doble.

Eso no quiere decir que la situación sea similar en todas partes, pero la tendencia alcista es un hecho.

El valor promedio de las viviendas en Estados Unidos aumentó 13,2%, el ritmo de crecimiento más rápido de los últimos 15 años.

Un boom en los suburbios de las ciudades

Una parte importante del incremento en el valor de las viviendas, al menos en los países más ricos, se relaciona con la búsqueda de más espacio y eso explica por qué el boom inmobiliario está más centrado en los suburbios de las grandes ciudades.

Quienes tienen un alto nivel de ingresos se han lanzado a la búsqueda de propiedades que les permitan aprovechar las circunstancias excepcionales que se han creado en estos tiempos de pandemia.

Persona recibe las llaves de una casa

Getty Images

Entre esas condiciones inéditas están las bajas tasas de interés de los créditos hipotecarios a nivel global y los gigantescos estímulos fiscales que han desplegado los gobiernos de países desarrollados para reactivar las economía.

A eso se suma un cambio fundamental: la posibilidad del teletrabajo.

Y los profesionales que pueden trabajar a distancia son precisamente quienes suelen tener mayores ingresos que el resto de la población.

“Las personas están menos atadas a la oficina y algunas han optado por mudarse a los suburbios” de las grandes ciudades, dice Everett-Allen.

A ese panorama hay que agregar que en algunos mercados aumentó la demanda por viviendas y, al mismo tiempo, disminuyó la cantidad de propiedades disponibles.

Esta combinación ha empujado aún más arriba los precios habitacionales.

América Latina

En Latinoamérica el aumento de precios es menos generalizado y está particularmente circunscrito a los compradores más ricos.

Según el análisis de Knight Frank los precios promedio de las viviendas subieron en el primer trimestre un 10% en Perú, 6,6% en México, 4% en Brasil, 1,7% en Chile y 3,2% en Colombia.

Casas

Getty Images

En el caso de Perú, sin embargo, las fuentes consultadas por BBC Mundo en el mercado local manejan otras cifras.

Una situación que quizás podría explicarse por la utilización de distintas metodologías en la manera de abordar el análisis.

“Ha habido un incremento del 5.3% del precio de la vivienda en los últimos 12 meses, lo cual se sustenta básicamente por las ventas en Lima Moderna”, le dice a BBC Mundo Ricardo Arbulú, presidente del Comité de Análisis de Mercado de la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú, ASEI.

Otros expertos como Víctor Saldaña, presidente de la Asociación Peruana de Agentes Inmobiliarios, ASPAI, insiste en que es muy difícil contar con cifras detalladas sobre la evolución de precios, porque los valores de los apartamentos y las casas son muy diferentes, y porque las variaciones por barrio son demasiado disímiles.

Su percepción es que “los precios en Lima se han mantenido más o menos iguales”, señala en diálogo telefónico desde Lima.

¿Una burbuja?

A nivel global ha existido un cierto debate sobre si el aumento de precios de las viviendas está creando una burbuja.

Sin embargo, la opinión más prevalente entre los analistas es que es muy poco probable que los precios sufran una fuerte caída.

Casa en venta en California

Getty Images

Puede haber una estabilización de la tendencia alcista en el futuro en la medida que vuelvan condiciones de mercado más parecidas a las que existían antes de la pandemia, aunque, por lo pronto, el frenesí de la demanda sigue pujante.

Y si el teletrabajo o el modelo de trabajo híbrido se hace más común en los sectores de mayores ingresos, es posible que se mantenga la necesidad de conseguir más espacio habitacional.

Lo que sí ha ocurrido es que en algunos mercados donde los precios se dispararon demasiado, las autoridades han tomado algunas medidas para “enfriarlos”.

Por ejemplo, en Nueva Zelanda, el gobierno cambió algunas reglas para evitar deducciones de impuestos que favorecen a los inversionistas y amplió de 5 a 10 años el período en que se gravan las ganancias obtenidas con la venta de propiedades.

El objetivo, dicen las autoridades, es frenar “la especulación”. Y en países como Canadá, el gobernador del banco central advirtió que existe una “exuberancia excesiva” en el mercado de las viviendas, la cual será vigilada de cerca.

El tema es complejo porque muchas veces, cuando los precios escalan de un modo inusual, las familias con menos ingresos terminan siendo desplazadas hacia zonas más periféricas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XIphRMBUYy0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.