111 detenidos por el ataque a los normalistas, ¿quiénes son?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

111 detenidos por el ataque a los normalistas, ¿quiénes son?

En la lista no figuran ni autoridades federales o estatales, ni objetivos criminales prioritarios. Hay 33 supuestos integrantes del grupo criminal Guerreros Unidos, de los que ni siquiera se conoce públicamente su identidad.
Por Arturo Angel
21 de septiembre, 2015
Comparte
¿Quiénes son los 111 detenidos del caso Ayotzinapa? Foto: Especial

¿Quiénes son los 111 detenidos del caso Ayotzinapa? Foto: Especial

La investigación por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa ha llevado a prisión, según el balance oficial, a 111 exfuncionarios y delincuentes. Sin embargo, entre ellos no hay hasta ahora ningún servidor público, policía estatal o federal, ni algún criminal considerado como prioritario por el gabinete de seguridad.

Animal Político hizo una revisión de todas las detenciones que se han hecho públicas por parte de la Fiscalía de Guerrero y de la Procuraduría General de la República (PGR), ambas encargadas en distintos momento de la investigación, así como de los informes del Consejo de la Judicatura Federal, responsable de los procesos.

El resultado: solamente se ha hecho pública la identidad de 78 de las 111 personas que han sido detenidas y consignadas como resultado de las investigaciones por la desaparición de los normalistas, desde octubre del año pasado hasta la fecha.

A pesar de haber sido detenidos como parte de la investigación del caso de los estudiantes víctimas de desaparición forzada en Iguala, Guerrero, no todos están acusados directamente de haber participado en el plagio.

Los 33 nombres que no se conocen, de acuerdo con el cruce del balance oficial, serían principalmente personas ligadas con el grupo delictivo Guerreros Unidos, al que se responsabiliza de haber perpetrado, en colusión con autoridades municipales, el secuestro y presunto homicidio de los normalistas.

En general, los detenidos pertenecen a tres grupos: policías municipales de Iguala, policías municipales de Cocula –un municipio colindante– y personas vinculadas con el mencionado grupo delictivo. A ellos se suman el ex presidente municipal de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa; así como la joven que presuntamente los encubrió cuando se escondieron en la Ciudad de México.

No hay policías federales ni militares detenidos, ni tampoco agentes estatales. Del más de medio centenar de supuestos delincuentes detenidos, ningún nombre aparece entre la lista de los más de 90 objetivos criminales ya neutralizados por el gobierno federal.

El matrimonio Abarca y su cómplice. //Foto: Agencia de Investigación Criminal

El matrimonio Abarca y su cómplice. //Foto: Agencia de Investigación Criminal

Los Abarca

La pareja gobernaba en Iguala, José Luis Abarca y su esposa María de los Ángeles Pineda, fueron señalados casi desde las primeras semanas del caso como los autores intelectuales de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa.

Según la llamada “verdad histórica” de la PGR, dada a conocer por el exprocurador Jesús Murillo Karam, el móvil de la agresión a los normalistas fue que se temía que interrumpieran el informe que daba Pineda en su calidad de presidenta del DIF. La PGR dijo tener registros de comunicaciones por radio en donde Abarca instruyó a los mandos policiales de Iguala proceder.

No obstante, los hallazgos recientes han demostrado que la llegada de los normalistas fue posterior al referido evento, lo que ha debilitado el móvil inicial del caso

El ex presidente municipal y su esposa fueron capturados, tras una intensa búsqueda y trabajo de inteligencia, en un domicilio de la colonia Tenorios, delegación Iztapalapa, en el Distrito Federal. De acuerdo con versiones previas a su detención, habían estado ocultándose en Morelos, Tlaxcala y Querétaro.

Junto con los Abarca fue detenida Noemí Berumen, una joven hija de un empresario dedicado al alquiler de grúas, y quien mantuvo escondida a la ex pareja presidencial en el domicilio de Iztapalapa propiedad de su familia.

Los policías de Iguala

Actualmente se encuentran encarcelados 43 elementos de la Policía Municipal de Iguala, responsables de haber perpetrado la primera agresión en contra de los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, la noche del 26 de septiembre de 2014, aunque el principal mando de esa corporación sigue prófugo.

De los agentes que ya están presos el de mayor jerarquía es Francisco Salgado Valladares, ex subdirector de la Secretaría de Seguridad Pública de Iguala, capturado el pasado 9 de mayo en el estado de Morelos.

De acuerdo con la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Salgado Valladares era el encargado de recibir directamente del grupo criminal Guerreros Unidos más de 600 mil pesos al mes para ser repartidos entre los agentes corruptos que daban protección a las actividades delictivas en la zona.

Los policías de Iguala han sido detenidos en distintos momentos. Primero fueron 22 agentes asegurados por la Fiscalía de Guerrero en octubre del año pasado. Unas semanas después fueron capturados diez más y el 29 de diciembre pasado un nuevo grupo de otros diez policías que había logrado eludir la orden de aprehensión girada en su contra.

La averiguación de la PGR ha planteado que fueron los agentes municipales de Iguala los que agredieron con armas de fuego a los estudiantes, matando por lo menos a tres de ellos e hiriendo de gravedad a otro grupo. Luego se encargaron de la retención ilegal de 43 normalistas que entregaron a agentes de Cocula, el municipio aledaño.

El ataque fue instruido por Felipe Flores Velázquez, director de la Policía de Iguala, y quien supuestamente acató las órdenes de José Luis Abarca. La PGR considera su captura como clave para el desenlace de las investigaciones pero hasta ahora no ha materializado.

Los agentes de Cocula

La Policía Municipal de Cocula es la segunda fuerza de seguridad involucrada en el ataque a los estudiantes de Ayotzinapa. Hay en total 15 elementos de esa corporación detenidos y ya procesados.

El 14 de octubre del año pasado, el jefe de la Agencia de Investigación Criminal, Tomas Zerón, dijo que el resultado de las indagatorias confirmaba que los policías de Iguala entregaron a agentes municipales de Cocula al grupo de normalistas ilegalmente retenidos.

“Los policías detenidos confesaron que alteraron las bitácoras de traslado y número de patrullas para ocultar la operación que se había llevado a cabo. Fueron ellos los que entregaron a los normalistas a elementos del crimen organizado”, señaló Zerón.

Los 14 agentes capturados originalmente fueron policías municipales preventivos pero, el 21 de noviembre del año pasado fue detenido César Nava González, subdirector operativo de esa corporación. De acuerdo con la PGR, Nava era quien recibía los sobornos del grupo Guerreros Unidos para permitir su operación en el área.

La Procuraduría también detuvo en su momento al presidente municipal de Cocula, César Miguel Peñaloza Santana, para indagar sus vínculos con el crimen organizado, pero tras declarar fue liberado bajo reservas de ley.

Los “Guerreros” y los que faltan

De acuerdo con el balance oficial, hay más de medio centenar de presuntos integrantes y personas ligadas al grupo delictivo Guerreros Unidos detenidos hasta ahora, como resultado de las investigaciones por la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa. Pero la revisión hecha por Animal Político arroja que sólo se ha hecho pública la detención de 17 de ellos.

Ninguno de los capturados aparece en la lista de los más de 90 objetivos prioritarios del crimen organizado que ya fueron capturados.

El detenido de mayor jerarquía es Sidronio Casarrubias Salgado, capturado por agentes federales en Morelos, y que antes perteneció a la estructura delictiva del cártel de los Beltrán Leyva, al igual que varios de sus cómplices.

De acuerdo con lo revelado por la PGR, Sidronio Casarrubias no participó activamente en la agresión en contra de los normalistas pero si fue quien dio autorización a su lugarteniente, Gildardo López Astudillo, para que procediera con el ataque bajo el argumento de que pensó que se trataba de integrantes del grupo delictivo de Los Rojos.

Otra captura destacada es la de Rubén Nuez Salgado, operador financiero de Guerreros Unidos. La PGR señala que él era el responsable directo del pago de los sobornos a los cuerpos de seguridad coludidos con el grupo criminal, entre ellos los 600 mil pesos que mensualmente se le daba a los mandos de la Policía de Iguala.

Los dos principales lugartenientes de Casarrubias ya fueron capturados también. Uno de ellos es Normal Isai Alarcón Mejía y el otro es Gildardo López Astudillo, alias el Gil. Fue este último el que habría estado a cargo de toda la operación para presuntamente asesinar y desaparecer a los normalistas, que según la PGR, fueron quemados en un basurero de Cocula.

Entre el grupo de sicarios de Guerreros Unidos capturados destaca el caso de Felipe Rodríguez Salgado, alias el Cepillo, quien declaró –según lo revelado en diciembre por el entonces procurador Jesús Murillo Karam– la forma en que supuestamente fueron quemados los estudiantes de Ayotzinapa y sus restos colocados en bolsas que luego se arrojaron al río.

Respecto a la identidad de otros integrantes de este grupo criminal cuyas capturas no se han dado a conocer, en el Consejo de la Judicatura Federal confirmaron que las consignaciones se han hecho a juzgados federales de Tamaulipas sin embargo, por determinación del juez se resolvió no dar a conocer detalles de las mismas.

¿Quiénes son los 111 detenidos del caso Ayotzinapa? Foto: Especial

¿Quiénes son los 111 detenidos del caso Ayotzinapa? Foto: Especial

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El alarmante negocio de medicamentos falsos que crece por la pandemia de covid-19

El aumento en la demanda y la baja producción de medicamentos ha creado un escenario ideal para los contrabandistas de fármacos ilícitos.
27 de abril, 2020
Comparte
Ilustración sobre un medicamento peligroso

BBC
Los medicamentos falsos no solo no ofrecen alivio a los pacientes, pueden empeorar su salud.

La misma semana en la que la Organización Mundial de la Salud (OMS) empezó a hablar del brote del nuevo coronavirus como pandemia, se realizó una operación de seguridad en 90 países, varios de ellos de América Latina.

Agentes de Interpol y autoridades nacionales llevaron a cabo la Operación Pangea XIII, la cual logró la detención de 121 personas y la incautación de medicamentos apócrifos y de equipo médico de baja calidad valorados en US$14 millones.

Desde Asia, África y hasta América, al igual que en páginas en internet, ha florecido un lucrativo mercado negro de productos sanitarios, en especial medicamentos, por la emergencia mundial del covid-19.

Según la OMS, el comercio de fármacos falsificados -que incluye medicamentos que pueden estar contaminados, caducados, o contener el ingrediente activo incorrecto o inexistente- asciende a más de US$30,000 millones en países de ingresos bajos y medianos.

Esto llevó al organismo mundial a emitir una alerta tras detectar “un número cada vez mayor de productos médicos falsificados que pretenden prevenir, detectar, tratar o curar el covid-19”.

Medicamentos incautados en la Operación Pangea

PA Media
Millones de unidades de medicamentos ilícitos fueron incautados en marzo a nivel mundial.

A esto se suman casos de desabasto de medicamentos usados para otras enfermedades que algunas autoridades han señalado como posibles fármacos para tratar a pacientes con el virus.

Un par de ellos son la cloroquina y la hidroxicloroquina, mencionados en reiteradas ocasiones por el presidente de EE.UU., Donald Trump, como posibles herramientas médicas para luchar contra la pandemia.

La Operación Pangea

Entre el 3 y el 10 de marzo, ya en plena pandemia, agentes de Interpol y autoridades locales confiscaron 34,000 máscaras falsificadas y 4.4 millones de unidades de fármacos, todo por valor de US$14 millones en la Operación Pangea XIII.

Además, detectaron 2,000 sitios de internet que ofrecían esos productos y muchos más que afirmaban que podían “curar” el nuevo coronavirus.

El secretario general de Interpol, Jurgen Stock, dijo que este mercado ilícito durante la crisis de salud por el nuevo coronavirus “muestra un total desprecio por la vida de las personas”.

Además, especialistas como Pernette Bourdillion Esteve, del equipo de la OMS sobre productos médicos falsificados, advierte que éstos no solo no ayudan a tratar enfermedades.

“En el peor de los casos causarán daño de manera activa, porque podrían estar contaminados con algo tóxico”.

La cadena de suministros

La industria farmacéutica mundial es un negocio de más de un billón de dólares que se ha visto afectado por la emergencia del covid-19.

Ilustración de una mano soltando medicamentos

BBC
El mercado negro busca una parte de la industria farmacéutica mundial valorada en US$1 billón.

Por una parte, la emergencia por el covid-19 ha llevado a muchas familias de todo el mundo a abastecerse de medicamentos básicos, sean o no para tratar el nuevo coronavirus.

Al mismo tiempo, dos de los mayores productores de suministros médicos del planeta, China e India, han pasado por amplias cuarentenas, lo que ha hecho que la demanda mundial supere la oferta.

Compañías farmacéuticas en India le dijeron a la BBC que están operando al 50-60% de su capacidad normal.

“Probablemente no haya nada más globalizado que la medicina”, comenta Esteve.

Medicamentos incautados en la Operación Pangea

PA Media
La Operación Pangea se llevó a cabo en 90 países, varios de ellos de América Latina.

Los productores y proveedores también están teniendo problemas porque las materias primas para fabricar tabletas ahora son tan caras que algunas compañías simplemente no pueden darse el lujo de continuar con su trabajo.

Un productor en Pakistán dice que solía comprar las materias primas para un medicamento antipalúdico llamado hidroxicloroquina por alrededor de US$100 el kilo. Pero hoy, el costo ha aumentado a US$1,150.

Ese es el escenario ideal que los contrabandistas han encontrado para lanzar su ofensiva ilegal.

“Cuando la oferta no satisface la demanda, se crea un ambiente en el que los medicamentos de menor calidad o falsos intentarán satisfacer esa demanda“, señala Esteve.

¿Qué pasa en América Latina?

Si bien los reguladores sanitarios de varios países de América Latina consultados por BBC Mundo no han detectado un aumento en el mercado negro de medicamentos, reconocen que el riesgo de una oleada de esos productos es latente.

Un perro inspecciona paquetes

Interpol
Países de Centroamérica y Sudamérica participaron en la Operación Pangea de Interpol y autoridades nacionales.

La Operación Pangea XIII en Costa Rica, por ejemplo, logró el decomiso de más de 11,000 unidades de productos ilegales, entre ellos medicamentos y supuestos productos medicinales por valor de casi US$125,000, informó el Ministerio de Salud a BBC Mundo.

Además, fue detectado un laboratorio en San José que “fabricaba medicamentos sin registro sanitario, incluyendo productos sensibles” para la salud de los consumidores.

En Colombia, el viceministro de Salud Pública, Luis Alexander Moscoso, le dijo a BBC Mundo que se han detectado “presuntas irregularidades” sobre la introducción de productos que no cumplen con los requisitos de sanidad

“El gobierno ha enviado mensajes de advertencia, establecido lineamientos y realizado operativos para identificar hechos anómalos”, aseguró.

Una mascarilla falsificada

Interpol
Los trabajadores sanitarios se arriesgan a quedar desprotegidos por productos que no ofrecen la protección necesaria.

En Argentina y México, sin embargo, sus respectivas autoridades sanitarias en la materia indicaron a BBC Mundo que no habían detectado la aparición o circulación de medicamentos para tratar el covid-19 en el mercado negro.

Otros países no respondieron a las solicitudes de información, pero la Red de Autoridades en Medicamentos de Iberoamérica, en la que participan 22 países de la región, explicó que tiene activado el sistema FALFRA.

A través de él, cada país notifica los casos de “medicamentos falsificados y fraudulentos detectados y comercializados dentro de los canales legales y/o ilegales”.

Pero advierte: “Las actuaciones nacionales no suelen ser completamente efectivas dado que, al tratarse de un problema global, la lucha contra este problema depende de la cooperación internacional”.

Fármacos antipalúdicos descubiertos en circulación en la República Democrática del Congo

BBC
Fármacos antipalúdicos falsos fueron descubiertos en circulación en la República Democrática del Congo.

Ante esto, la OMS ha pedido “mayor vigilancia” a las autoridades de cada país para evitar la distribución de productos médicos falsificados, tanto en las calles como en internet.

“Los compradores y consumidores deben ser especialmente cautelosos con estas estafas en línea y poner atención al comprar cualquier producto médico, ya sea a través de internet o no”, dijo un representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) a BBC Mundo.

La hidroxicloroquina

El suministro global de antipalúdicos se ha puesto bajo amenaza en las últimas semanas.

Desde que el presidente Donald Trump comenzó a referirse al potencial de la cloroquina y un derivado relacionado, la hidroxicloroquina, como cura del covid-19, ha habido un aumento global de la demanda de este fármaco para la malaria y el lupus, entre otras enfermedades.

Una caja de hidroxicloroquina

Getty Images
La hidroxicloroquina ha sido usada durante muchos años contra la malaria y el paludismo.

En México, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, dijo a finales de marzo que hubo una gran demanda que agotó las existencias del fármaco mencionado por Trump.

“Entonces, desafortunadamente, eso llevó a desabasto en las farmacias privadas de estos medicamentos y sabemos que hay personas con enfermedades inmunológicas que hoy los necesitan”, señaló.

La OMS ha dicho en repetidas ocasiones que no hay evidencia definitiva de que la cloroquina o la hidroxicloroquina sirvan contra el virus que causa covid-19.

“Hacemos un llamamiento a las personas y los países para que se abstengan de utilizar terapias que no hayan demostrado su eficacia en el tratamiento del covid-19”, dijo el director del organismo, Tedros Adhanom.

“La historia de la medicina está plagada de ejemplos de medicamentos que funcionaron sobre el papel, o en un tubo de ensayo, pero que no dieron resultado en seres humanos o incluso resultaron dañinos”, advirtió.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


En África, el continente donde más prolifera el mercado negro de medicamentos, a medida que la demanda se disparó, la BBC descubrió que grandes cantidades de cloroquina falsa circula en República Democrática del Congo y Camerún.

El profesor Paul Newton, experto en medicamentos falsos de la Universidad de Oxford, advierte que la circulación de fármacos falsos aumentará, a menos que los gobiernos de todo el mundo hagan un frente unido.

“Nos arriesgamos a una pandemia paralela, de productos de bajo estándar y falsificados, a menos que todos nos aseguremos de que haya un plan coordinado global… De lo contrario, los beneficios de la medicina moderna se perderán”.

*Con reportería de Darío Brooks, Sam Piranty e ilustraciones de Jilla Dastmalchi.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0LMiekyc95A

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=lu1IxGRfsyM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.