Por fin: electrocutar perros para asesinarlos queda prohibido en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Por fin: electrocutar perros para asesinarlos queda prohibido en México

Con la modificación a la Norma Oficial Mexicana 033, de ahora en adelante el único método autorizado para dar muerte a los perros bajo custodia de centros antirrábicos y de control canino es la sobredosis de anestésicos
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
6 de octubre, 2015
Comparte
Hasta antes de la reforma a la Norma 033, la sobredosis de anestésicos sólo estaba permitida para mascotas y animales de compañía. // Foto: Cuartoscuro.

Hasta antes de la reforma a la Norma 033, la sobredosis de anestésicos sólo estaba permitida para mascotas y animales de compañía. // Foto: Cuartoscuro.

En agosto pasado, se prohibió el uso de la electrocución en territorio nacional como método para matar a perros confinados en instalaciones de control animal, procedimiento que fue legal en México durante los últimos 19 años.

Con la modificación a la Norma Oficial Mexicana 033, de ahora en adelante el único método autorizado para dar muerte a los perros bajo custodia de centros antirrábicos y de control canino es la sobredosis de anestésicos, con el objetivo de evitarles el dolor y la angustia. Hasta antes de esta reforma, este método estaba reservado para mascotas y animales de compañía.

La versión anterior de la Norma 033 –que estuvo vigente entre julio de 1996 y agosto de 2015–, autorizaba a las perreras de todo el país la aplicación de descargas eléctricas hasta por 40 segundos en perros previamente mojados, a los cuales se les conectaban pinzas en la base de la cola y en la base de la nuca para darles muerte.

Esta forma para matar a los perros, conocido en la Norma como “electrosensibilización”, se encontraba en el capítulo titulado “Trato humanitario para el sacrificio de los animales de compañía”, mismo que fue completamente modificado en la nueva versión de este ordenamiento, publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 26 de agosto.

“Ese procedimiento –explica la doctora Beatriz Vanda, secretaria técnica del Programa de Bioética de la UNAM y quien formó parte del comité consultivo que redactó la nueva Norma 033– representa una verdadera tortura para los animales, una tortura horrible. Lamentablemente, la electrocución es una práctica común en todo el país y, por eso, costó muchísimo trabajo modificar ese tema, porque es un método que está muy arraigado en los centros antirrábicos (…) en muchos lados usan corriente eléctrica sin ningún control, y si los animales no pierden la consciencia, le suben y le suben (al voltaje de la descarga), y entonces el animal no muere realmente electrocutado, sino quemado”.

Sin embargo, destacó, gracias a la presión de los grupos civiles defensores de animales, en la nueva Norma 033 el único método que finalmente quedó avalado para dar muerte a perros es la sobredosis de anestesia, luego de un periodo de “tranquilización” de 10 minutos.

Sólo en una situación de emergencia –que haga necesario matar al animal en el momento, sin que haya tiempo de aliviar su dolor o sufrimiento, como en un caso de sacrificio sanitario, o cuando el perro pudiera representar un riesgo inminente para la seguridad de las personas– se autoriza la administración de agentes químicos y, de no contarse con estos, el uso de armas de fuego. Esto, sin embargo, es una medida excepcional.

Aun cuando la antigua Norma sólo autorizaba electrocutar perros, éste es un procedimiento que también se emplea contra gatos confinados en centros de control sanitario, además de que ambas especies también suelen morir a golpes de garrote, ahogados, ahorcados y asfixiados.

En la nueva Norma 033, en contraste, ninguna de estas prácticas queda avalada y, por el contrario, se establece que “a ningún animal se le dará muerte por envenenamiento, drogas curariformes, paralizantes musculares, asfixia, inmersión en agua, por golpes o por cualquier otro procedimiento que les cause sufrimiento, dolor, ansiedad o que prolongue su agonía”.

Otros avances

Anteriormente, los gobiernos municipales no contaban con facultades para hacer valer las regulaciones relativas al sacrificio de animales ni vigilar la operación de los miles de rastros y perreras de las pequeñas localidades.

La nueva versión de la Norma 033 confiere facultades a los ayuntamientos del país para que hagan valer las nuevas reglas para el sacrificio animal.

“Ahora –explica la doctora Vanda– todos los rastros municipales deberán aplicar estas técnicas, y los gobiernos municipales deberán asegurarse de que así sea. No será sólo una responsabilidad federal o de los gobiernos estatales y eso es muy importante, porque era un vacío legal en la norma anterior, y en los rastros municipales es donde más sufren los animales: los golpean con martillos, con tubos, o cuando usan la pistola aturdidora, lo hacen mal”.

De ahora en adelante, los gobiernos municipales no sólo no podrán lavarse las manos ante este tipo de abusos, sino que tienen la obligación de prevenirlos.

Un avance más es que el uso de arreadores eléctricos quedará restringido para uso excepcional en bovinos de más de media tonelada, sólo en sus cuartos traseros y nunca de forma reiterada.

“Estos instrumentos –señala la especialista– se usan en todo tipo de animales y son realmente herramientas de tortura, que los hacen sufrir mucho porque los emplean indebidamente para dar descargas en cualquier parte del cuerpo, descargas prolongadas o repetitivas, y eso ahora está prohibido expresamente.”

Además, con la reforma se obliga a los responsables de rastros a proporcionar a los animales que están por morir un periodo de descanso, así como “libre acceso a agua limpia, fresca y en abundancia”, algo que la norma en su versión anterior pasaba por alto.

Así muere lo que comes

En México, cada mes se mata a 66 millones 954 mil aves con fines de alimentación humana.

Las aves son colgadas por las patas en una cadena móvil que al avanzar va sumergiendo sus cabezas en una tina de agua electrificada, con la cual se pretende dejarlas inconscientes, lo cual no siempre ocurre.

Veinte segundos después de este procedimiento, se corta la yugular del animal mientras el corazón sigue latiendo, con el objetivo de que sus últimas pulsaciones expulsen todo el líquido hemático del cuerpo, y así la carne pueda refrigerarse por más tiempo.

Ésta es la técnica autorizada en México para matar aves de consumo desde 1996, método que no varió con la revisión a la Norma 033, la cual, aun cuando mejoró las condiciones en que se mata a perros y gatos, también mantuvo técnicas cruentas para otras especies: la electrificación o el traumatismo craneoencefálico, seguidos del degollamiento, para matar aves, caballos y rumiantes de granja; el confinamiento en cámaras de gases para ganado porcino; golpes con mazos para conejos e, incluso, el descerebramiento y la sumersión en agentes congelantes, para los reptiles como cocodrilos y lagartijas.

Como especialista de la UNAM en medicina veterinaria y bioética, la doctora Vanda explica la complejidad del debate que implicó la revisión a la Norma 033. Es, destaca, un reflejo de la complejidad de las relaciones humano-animal, de las cuales comúnmente la gente no toma consciencia.

“Desgraciadamente –señala– la realidad del mundo, y en concreto de México, es que se tiene que matar animales. Y esto ocurre por muchos motivos, como por ejemplo la investigación, la enseñanza, el desarrollo de productos médicos como vacunas, inmunógenos o sueros; y también hay veces en que se debe matar a un animal porque se lastimó o está enfermo; o cuando hay emergencias sanitarias, cuando vienen epidemias como fue la gripe aviar hace unos años. Pero la principal razón por la cual se producen grandes matanzas de animales es, sin lugar a duda, la alimentación humana.”

Según el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera del gobierno mexicano, sólo para abastecer el mercado alimenticio nacional, cada mes se mata a 66 millones 954 mil aves; un millón 95 mil cerdos; 501 mil reses; 93 mil cabras y 37 mil ovejas.

“Y efectivamente –subraya la doctora Vanda–, por desgracia casi todos los métodos para dar muerte a estos animales son muy cruentos, porque cuando se trata de animales destinados al consumo humano no los puedes anestesiar, ya que no deben llevar químicos que afecten la salud de las personas; entonces, a estos animales se les debe matar con métodos mecánicos, como el degollamiento, necesario también para que el animal se desangre. Pero si esto no se puede evitar, lo que sí se puede hacer es evitarles dolor, angustia y sufrimiento, por ejemplo, podemos garantizar que estén inconscientes antes de matarlos.”

“Es por eso –continúa– que se les da una descarga eléctrica (como a las aves), o un golpe con herramientas diseñadas para tal fin (como al ganado), que los aturde, los insensibiliza, y entonces se procede a matarlos. Pero esa es la tragedia, ese es el horrible dilema: que el costo del bienestar humano es el sufrimiento de otras especies.”

La doctora Vanda no cree que la nueva Norma 033 sea “ideal”, pero cree que “su nueva versión está menos mal que la anterior”.

Hubo métodos que no se pudieron suprimir o perfeccionar. El sector privado, por ejemplo, los representantes de los rastros, alegaron que muchas cosas no se pueden hacer porque no es costeable. Entonces, se refinaron las técnicas y eso es un progreso. En el caso del aturdimiento eléctrico, ahora los operadores cuentan con tablas para calcular el voltaje y el amperaje necesarios, según el tipo, el peso y la cantidad de animales que recibirán la descarga, y están obligados a usar esas tablas. Y todo esto era muy necesario, porque con la versión anterior de la norma se daban casos en los que el voltaje no era el correcto y en vez de llevar a los animales a la inconsciencia, los quemaban vivos.”

Epílogo: ¿quién es responsable?

La doctora Beatriz Vanda explica que las aves que mueren para consumo humano tienen un rango de vida natural de entre cinco y diez años, según la especie. Sin embargo, explica, estas aves mueren a las siete semanas de haber empollado.

Los cerdos, por ejemplo, pueden vivir hasta 15 años, pero los matan a los cinco meses de vida. “Esto quiere decir que si fueran humanos, los animales que nos comemos serían bebés o niños”, dice la doctora Vanda.

¿Por qué? “Esto reduce los costos de producción: mientras más rápido puedas sacar el producto al mercado, más rápido lo vendes y recuperas tu inversión. Mientras menos tiempo tengas que alimentar al animal, menos inviertes en él y más rendimientos generas. Buena parte del sufrimiento que causamos a los animales es consecuencia de querer bajar los costos de producción, de obtener el máximo rendimiento. Es bajo esa lógica que los animales viven encerrados en el mínimo espacio, transportados de forma horrible, matados de forma horrible”, dice Beatriz Vanda.

Sin embargo, el futuro no es sencillo. “Yo creo que incluso la nueva Norma 033 no va a ser fácil de aplicar y en buena medida eso pasará por desconocimiento de la población: no estamos acostumbrados a leer las leyes o las regulaciones, ni siquiera aquellas que nos atañen directamente, y por lo mismo no sabemos reclamar nuestros derechos o hacer cumplir la ley”, dice la doctora Vanda. “En Europa mejoraron las técnicas para dar muerte a los animales cuando la gente se informó sobre lo que pasaba con su alimento antes de que llegara a sus platos. Y presionaron. Eso sólo pasó porque la gente dijo ‘no queremos comer a este costo’. Esto mismo debe ocurrir en México”.

Consulta AQUÍ la nueva “Norma Oficial O33 Métodos para dar muerte a los animales domésticos y silvestres.”

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: ¿todavía podemos detener el brote?

La Organización Mundial de la Salud dice que la viruela del mono se trata de una emergencia mundial. Entonces, ¿ahora estamos condenados a que otro virus se propague por todo el mundo?
13 de agosto, 2022
Comparte

La viruela del mono cogió al mundo por sorpresa. Durante mucho tiempo ha sido un elemento presente en partes de África central y occidental donde las personas viven cerca de los animales del bosque que transmiten el virus.

Pero ahora se ha vuelto global: se está extendiendo de formas que nunca antes se habían visto y en una escala sin precedentes.

Ha habido casi 27.000 casos confirmados de la enfermedad, principalmente en hombres que tienen sexo con otros hombres, en 88 países.

La Organización Mundial de la Salud dice que se trata de una emergencia mundial. Entonces, ¿se puede detener la viruela del mono? ¿O ahora estamos condenados a que otro virus se propague por todo el mundo?

Hay tres cosas que debemos considerar:

• ¿Es el virus particularmente difícil de manejar?

• ¿Tenemos la capacidad de detenerlo?

• ¿Existe la voluntad de hacer frente a una enfermedad que afecta principalmente a hombres homosexuales y bisexuales?

El virus

No hay nada especial en la biología del virus de la viruela del mono. No es una fuerza imparable.

Probablemente la covid lo fue: se propaga tan fácilmente que posiblemente fue imposible contenerla incluso en los primeros días de la pandemia.

Pero la viruela del mono tiene más dificultades para pasar de una persona a otra. Necesita contacto físico cercano, como a través de la piel infectada, contacto cara a cara prolongado o superficies contaminadas como una sábana o una toalla.

Los dos virus simplemente están en ligas diferentes, y los brotes anteriores de viruela del mono simplemente se han esfumado.

Y ya hemos superado el desafío mucho mayor de vencer al primo mortal del virus, la viruela.

“La viruela del mono es más fácil ya que es menos transmisible que la viruela, por lo que estamos en una posición mucho mejor”, dice Jonathan Ball, virólogo de la Universidad de Nottingham.

Sin embargo, un problema es que algunas personas tienen síntomas leves o que pueden confundirse fácilmente con una enfermedad de transmisión sexual o varicela. Eso significa que puede transmitirse involuntariamente a otros.

En Julio pasado, la ciudad de San Francisco promovió la vacunación contra la viruela del mono durante el festival del fetiche cuyos asistentes son en mayoría hombres gay.

EPA
En Julio pasado, la ciudad de San Francisco promovió la vacunación contra la viruela del mono durante el festival del fetiche Dore Alley cuyos asistentes son en mayoría hombres gay.

Las herramientas

El virus se ha metido en un grupo de personas que tienen la cantidad suficiente de sexo o de contacto íntimo con el número suficiente de parejas para superar sus propias deficiencias y propagarse.

El virus no está clasificado como una infección de transmisión sexual. Pero un estudio del New England Journal of Medicine estima que el 95% de las infecciones de viruela del mono se adquirieron a través del sexo, particularmente el sexo entre hombres.

El sexo, obviamente, está lleno del contacto íntimo piel con piel que el virus usa para propagarse.

Eso deja dos opciones para contener la enfermedad: persuadir a las personas para que tengan menos sexo o reducir el riesgo de contraer la infección cuando se exponen.

Paul Hunter, profesor de la Universidad de East Anglia afirma que “la forma más fácil de prevenirlo es cerrar todas las redes sexuales altamente activas durante un par de meses hasta que desaparezca”, pero no cree que eso suceda nunca.

Algunas personas sí han ajustado su vida sexual en respuesta a las advertencias sobre la viruela del mono y las campañas se han dirigido a las personas con mayor riesgo.

Pero Hunter argumenta que la lección de las infecciones de transmisión sexual, desde la sífilis en la Edad Media hasta ahora, es que las personas siempre tienen relaciones sexuales y “la vacunación es prácticamente la única opción”.

Afortunadamente, la vacuna contra la viruela que se utilizó para erradicar ese virus tiene una eficacia de alrededor del 85% para prevenir la viruela del mono.

Hay suministros limitados, ya que se mantienen reservas en caso de que alguien convierta la viruela en un arma, pero no para hacer frente a un brote de viruela del mono sin precedentes.

Sin embargo, no todas las personas en riesgo necesitarían vacunarse para detener el brote. La “inmunidad colectiva” significa que una vez que se protege un umbral crítico de personas, el virus ya no puede propagarse. Esto será mucho más fácil de lograr con la viruela del mono que con otras enfermedades, incluida la covid.

Kyle Planck, de 26 años, se recuperó de la viruela del mono pero asegura que ha sido "el peor dolor de su vida".

Getty Images
Kyle Planck, de 26 años, se recuperó de la viruela del mono pero asegura que ha sido “el peor dolor de su vida”.

La gente

Si bien cualquiera puede contraer la viruela del mono, son los homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres los que se ven afectados de manera desproporcionada en este brote.

Esto puede facilitar el control del virus ya que, en general, es un grupo que está más al tanto de la salud sexual. También permite que los recursos se dirijan a quienes los necesitan, como vacunar a los hombres que tienen sexo con hombres en lugar de a toda la población.

Sin embargo, el estigma, la discriminación y el abuso pueden hacer que las personas dejen de buscar ayuda, particularmente en países donde el sexo entre hombres es ilegal.

“Algunos países no cuentan con infraestructura y es posible que algunos no tengan la voluntad de realizar pruebas para detectar la viruela del mono, porque son los hombres los que tienen sexo con hombres”, dice Francois Balloux, profesor del University College de Londres.

Todavía hay desafíos en los países que apoyan los derechos LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero). Incluso políticas como pedirles a las personas que se aíslen, con las que estamos tan familiarizados por covid, pueden tener consecuencias no deseadas.

“Eso equivale a salir del clóset, ya sea ante una esposa o padres , por lo que existe una fuerte presión para no decir quiénes fueron tus contactos”, explica Hunter.

La vacuna contra la viruela del mono está disponible en varias ciudades de EE.UU.

Getty Images
La vacuna contra la viruela del mono está disponible en varias ciudades de EE.UU.

Entonces, ¿se puede contener la viruela del mono?

Algunos países ya parecen estar superando el virus. Reino Unido dice que la cantidad de infecciones parece haberse estabilizado en alrededor de 35 por día. Pero los casos continúan aumentando en otros lugares, incluido Estados Unidos, que ha declarado la emergencia sanitaria.

Pero no será suficiente que solo los países ricos se hagan cargo del virus cuando ahora está en más de 80 países que no tienen un largo historial de la enfermedad.

“No está muy claro para mí si se controlará por completo, algunos países podrán lograrlo, otros quizás no”, afirma Balloux.

La líder técnica de la Organización Mundial de la Salud para la viruela del mono, Rosamund Lewis, dice que es “posible” poner fin al brote, pero advierte que “no tenemos una bola de cristal” y no está claro si la organización podrá “apoyar lo suficiente a los países y las comunidades, suficiente para detener este brote”.

Los países endémicos de África, donde la viruela del mono siempre está presente, continuarán lidiando con el virus mientras salta continuamente de los animales silvestres a las personas.

Los estudios han demostrado que el problema está empeorando desde que finalizó el programa de erradicación de la viruela, ya que pocas personas menores de 50 años habrán sido vacunadas.

Lo único que lo detendría es una campaña de vacunación masiva, “pero hay un gran debate en África sobre si eso es apropiado o necesario”, asevera Hunter.

Protesta que busca mayor acción contra la viruela del mono.

Getty Images

¿Qué pasa si no lo contenemos?

La preocupación es que la viruela del mono podría convertirse en una presencia permanente en personas de todo el mundo y no solo en países con animales infectados.

Por el momento eso es en hombres que tienen sexo con hombres, pero cuanto más se prolongue el brote, más posibilidades tiene el virus de establecerse más ampliamente.

Ha habido casos aislados en niños y mujeres, pero estos no han desencadenado sus propios brotes en las aulas o los lugares de trabajo.

Sin embargo, los riesgos aumentan a medida que se le da tiempo al virus para infectar mejor a las personas. Hemos sido testigos de cómo evolucionó la covid y variantes como ómicron se volvieron mucho mejores para infectarnos.

“A menos que el virus cambie, personalmente dudo que se propague entre los niños o, en general, entre las personas que no tienen muchas parejas sexuales”, ilustra Balloux.

“Pero cuanto más larga sea la espera, mayor será el riesgo de que pueda cambiar”, dijo.

El otro problema es que la viruela del mono tiene la habilidad de infectar a una amplia gama de mamíferos, incluidas ardillas, ratas, lirones y monos en África.

Existe el peligro de que el virus pueda afianzarse en otros animales y comenzar a rebotar entre especies. El brote de viruela del mono de 2003 en EE.UU., que provocó 47 casos en seis estados, fue provocado por perros de las praderas como mascotas.

Abordar este brote de viruela símica es posible, pero cuanto más tiempo lo dejemos, más difícil se vuelve y mayor el riesgo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9ZIEc_MgImE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.