Expediente Ayotzinapa: Abarca ordenó sacar documentos clave la noche del ataque a normalistas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
PGR

Expediente Ayotzinapa: Abarca ordenó sacar documentos clave la noche del ataque a normalistas

El ex secretario particular reveló los movimientos de Abarca tras el ataque a los normalistas y cómo logró escapar pese al cerco policial. “Estoy consternado”, le dijo Abarca vía whatsapp al entonces secretario de salud, Lázaro Mazón.
PGR
Por Arturo Angel
5 de octubre, 2015
Comparte
El matrimonio Abarca. //Foto: Cuartoscuro

El matrimonio Abarca. //Foto: Cuartoscuro

La noche que atacaron a los normalistas de Ayotzinapa en Iguala, el ex presidente municipal, José Luis Abarca, le dijo al secretario de gobierno de Guerrero que “estaba dormido” y no pasaba nada grave. Sin embargo, al mismo tiempo giró instrucciones para que documentos clave fueran sacados del ayuntamiento e hizo los preparativos de un viaje a la Ciudad de México

Esta revelación fue hecha por el secretario particular de Abarca –cuya identidad se ha reservado por cuestiones de seguridad–, quien detalló a la Procuraduría General de la República (PGR) los movimientos de su entonces jefe, desde que asistió al informe de su esposa hasta que se dio a la fuga.

De acuerdo con el relato del funcionario local, Abarca supo todo el tiempo lo que sucedía con los normalistas y tomó varias acciones, todas ellas encaminadas a agilizar la licencia a su cargo, eliminar evidencia y escapar del municipio.

El secretario particular también dijo que Abarca consiguió irse del palacio del Ayuntamiento tras la sesión de cabildo del 30 de septiembre, pese a que había policías ministeriales esperándolo afuera del edificio.

Un día antes de escapar, Abarca le dijo al entonces secretario de salud de Guerrero, Lázaro Mazón, que estaba “consternado” por el ataque en contra de los estudiantes, aunque según declaraciones del presunto jefe de espías de Guerreros Unidos, fue el ex presidente municipal quien instruyó la agresión a través de los policías del municipio que gobernaba.

Las anteriores declaraciones se encuentran en la versión pública del expediente de 83 tomos de la investigación abierta por la Procuraduría General de la República (PGR) por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, a la que Animal Político tuvo acceso.

José Luis Abarca se encuentra actualmente preso en el penal federal del Altiplano,  en el Estado de México, bajo proceso penal por el plagio de los normalistas y el secuestro y homicidio del empresario Arturo Hernández Cardona.

 Alerta y escape

En su declaración, el secretario particular confirmó que José Luis Abarca acudió al evento del informe de su esposa María de los Ángeles Pineda, que se desempeñaba como presidenta del DIF en el municipio. Los Abarca permanecieron en el evento hasta minutos antes de las 21 horas.

Los policías que laboraban como escoltas de Abarca confirmaron por separado que este se dirigió a cenar con su familia a un local de tacos y después regresaron al domicilio del entonces presidente municipal.

El secretario particular continúa su relato señalando que aproximadamente a las 21:30 horas una persona que ingresó al Palacio Municipal dijo que había “disturbios o balazos”. Ante esa situación se comunicó con el presidente municipal quien le dijo: “ya el secretario de Seguridad me informó, vete a descansar y nos vemos mañana”.

Por ese motivo se fue a su casa pero, aproximadamente a las 3 de la mañana recibió una llamada del celular de Abarca quien le dijo:

Vamos a sacar lo más importante de la documentación del Ayuntamiento (…) al parecer hay personas fallecidas y podría haber manifestaciones”.

Atendiendo esas instrucciones, el secretario fue a la oficina presidencial de donde sacó “diversos acuse de oficios” de documentos los cuales no se detallan en la declaración. Posteriormente hubo una reunión en el domicilio del presidente municipal donde se preparó un comunicado sobre la agresión a los normalistas.

El 29 de septiembre Abarca le dijo a su secretario que “iría al Distrito federal” junto con su esposa sin detallarle a quienes verían. Ya estando allá le mandó un mensaje de texto en el que le pidió información sobre la fecha en que se había firmado el convenio para el Mando Único Policial. La PGR supone que en ese viaje la pareja presidencial hizo los arreglos para su huida.

La mañana del 30 de septiembre, continúa narrando el secretario particular, Abarca le mandó un archivo para que se lo imprimiera con la expresa instrucción de que “nadie” podía verlo. Era su discurso de despedida. Aproximadamente a las 15 horas fue la sesión de cabildo en donde Abarca pidió licencia por 30 días.

“Fue el último contacto que tuve con Abarca. La sesión de cabildo continuó y al poco tiempo nos informaron que afuera había policías ministeriales esperando, pero Abarca consiguió irse”, dijo su ex secretario.

¿Consternado?

La declaraciones del secretario particular, sumadas a las del ex director de la policía municipal de Iguala, Felipe Flores –actualmente prófugo–, confirman que Abarca estuvo enterado de la gravedad de la situación casi desde el primer momento. Sin embargo, ante las autoridades estatales quiso dar una impresión distinta.

Por ejemplo, el secretario de Gobierno de Guerrero, Jesús Martínez Garbelo, declaró que buscó insistentemente al entonces presidente municipal de Iguala para que le diera cuenta sobre la veracidad de los enfrentamientos que se reportaban entre normalistas y elementos de seguridad pública.

“Cuando por fin me contestó me dijo que estaba en su domicilio dormido y que se había quedado en un baile, que estuvo buena la verbena, y que no tenía más información”, señaló.

Otro funcionario estatal que tuvo contacto en las 72 horas posteriores al ataque de los normalistas con Abarca fue Lázaro Mazón, amigo del ex presidente municipal y en ese momento secretario de Salud del estado.

Dijo que el lunes 29 de septiembre tuvo una conversación con Abarca vía Whatsapp en la que le este le dijo que estaba “consternado” por lo ocurrido y además pareció despedirse. Aquí la transcripción:

Lázaro: ¿Todo bien?

Abarca: No te creas, estoy consternado…

Lázaro: Yo también

Abarca: Algún día me sentaré a platicar contigo

Lázaro: Sí.

Abarca: Adiós

Lázaro. Serénate…

Abarca: Por tu amistad, por todo, te agradezco, adiós…

Lázaro: Sólo cuídate mucho.

Visitantes misteriosos

El secretario particular explicó que una de sus funciones era llevar la agenda de citas de las personas que visitaban a José Luis Abarca en el Ayuntamiento, pero había algunas que se realizaban sin que quedaran registradas.

Una de ellas era la de una persona que administraba las peleas de gallos en un palenque y que acudía a la oficina del alcalde incluso cuando este ni lo esperaba.

Esta era una de las personas que administraba el palenque de gallos que se ubica dentro de los terrenos de las ferias. A este sujeto lo veía sin que yo agendara dichas citas”, declaró el secretario particular.

De acuerdo con las investigaciones de la PGR, dos de los sujetos involucrados en la desaparición de los normalistas y que eran líderes en la zona del grupo criminal Guerreros Unidos, Gildardo Astudillo, alias el Gil, y otra persona apodada el Chocky, se dedicaban también a la crianza de gallos de pelea para los palenques.

Otros que acudían a ver frecuentemente a Abarca, según su ex secretario particular, eran integrantes de la llamada Asociación de Migrantes de Chicago o Club de Migrantes de Chicago, los cuales llevaban maletas con ropa que Abarca les encargaba.

“Esta asociación aportaba dinero al municipio para cuestiones de obras y otros conceptos”, se lee en la declaración.

El testimonio ministerial también revela que Abarca había nombrado a su contadora como secretaria de Finanzas del municipio, y era ella quien le llevaba la contabilidad de sus empresas y de sus seis o siete locales en el centro Joyero de Iguala.

José Luis Abarca y su esposa fueron detenidos por agentes federales el 3 de noviembre del año pasado en un domicilio de la delegación Iztapalapa. Según el parte de su captura, ambos intentaron ofrecer medio millón de pesos y un automóvil de lujo a los policías para que los dejaran ir.

Hasta ahora y pese a que ya enfrenta dos procesos penales, el ex alcalde de Iguala no ha reconocido en alguna declaración ministerial haber sido el autor intelectual del ataque a los normalistas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: BBC

Nicolás Toledo: quién era el mexicano que murió en el tiroteo del desfile del 4 de julio en Chicago

La familia Toledo había acudido junta a disfrutar del desfile del Día de la Independencia en Highland Park.
Foto: BBC
6 de julio, 2022
Comparte

Nicolás Toledo, el mexicano que murió en el tiroteo, no estaba muy convencido de ir a ver el desfile del Día de la Independencia la mañana del lunes en Highland Park.

El mexicano de 78 años necesitaba de una andadera para caminar y sabía que podría ser difícil para él desplazarse por las aceras llenas de gente en esa ciudad al norte de Chicago.

Su familia, sin embargo, no quería dejarlo solo en casa. Todos iban a asistir y era una buena oportunidad para pasar un día juntos.

Iban 15 de la familia y eligieron un buen sitio para ver el desfile en el centro de Highland Park. Los carros alegóricos comenzaron a pasar, dice Xochil Toledo, una de sus nietas que lo acompañó.

Súbitamente estalló el caos: Robert Crimo, un estadounidense de 22 años, comenzó a disparar hacia la multitud con un rifle de alto poder. Más de 70 disparos, según la investigación de la policía.

Nicolás Toledo fue uno de los siete fallecidos, además de una treintena de heridos, que ha dejado este ataque del 4 de julio.

“Un día que se suponía que iba a estar lleno de alegría y felicidad se convirtió en un sueño lleno de terror y dolor”, dice la nieta de Toledo en un mensaje de su perfil de Facebook.

Las autoridades han identificado a otras víctimas mortales como Katherine Goldstein, de 64 años, Irina McCarthy (35), Kevin McCarthy (37), Jacquelyn Sundheim (63) y Stephen Straus (88).

Irina y Kevin McCarthy eran una joven pareja que dejan huérfano a un bebé de 2 años.

“Un ángel de la guarda”

Xochil Toledo explica que su abuelo estaba sentado en medio de la familia cuando arrancó el desfile.

Mientras pasaba un carro con una banda en la Avenida Central de Highland Park, su abuelo se veía feliz, “disfrutando el momento”.

El lugar del tiroteo

Getty Images

Escucharon detonaciones, que en un principio pensaron eran parte del espectáculo. Pero entonces comenzaron a caer las balas justamente en el lugar en el que estaba la familia.

Tres impactaron en el abuelo, causando su muerte.

“Él nos salvó la vida a todos. Pudieron haber ido contra mí, contra mi novio o contra mis primos”, dijo Xochil Toledo al diario Chicago Sun Times.

Un hijo de Toledo trató de protegerlo y recibió un disparo en el brazo, pero todos los demás pudieron ponerse a salvo luego del ataque.

La familia dice que Toledo es unángel de la guarda” que los protegió.

Abrieron una recaudación de fondos que en poco más de 24 horas obtuvo la respuesta de más de 1.200 personas y una ayuda superior a los US$60.000.

“No hay palabras para decir cuánto agradecemos a la comunidad por toda su ayuda en estos momentos tan difíciles para nuestra familia. Todas las donaciones irán para los gastos del funeral”, escribieron.

Dos personas frente a un ramo de flores

Reuters
Algunas personas han regresado al sitio del ataque para colocar flores por las víctimas del tiroteo.

Nicolás Toledo estaba de visita a su familia al norte de Chicago, luego de dos años de no poder viajar a EE.UU. por las restricciones de la pandemia.

Era originario del estado de Morelos, en el centro de México, pero durante muchos años trabajó en Estados Unidos, donde está una buena parte de su familia conformada por su esposa y ocho hijos.

Tenía doble nacionalidad mexicano-estadounidense, así que pasaba largos periodos con su familia en Illinois.

“Lo trajimos aquí para que pudiera tener una vida mejor”, dijo su nieta al diario The New York Times. “Sus hijos querían cuidarlo y estar más en su vida y luego sucedió esta tragedia”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IyD55w5yihM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.