Caso Tlatlaya: PGR acusó a 8 militares, pero sólo presentó pruebas contra 3
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP Archivo

Caso Tlatlaya: PGR acusó a 8 militares, pero sólo presentó pruebas contra 3

Según peritajes y testimonios de tres víctimas, no hay elementos para suponer que ninguno de los otros cinco militars participó en delitos como encubrimiento, abuso de autoridad, alteración ilícita del lugar ni homicidio.
AP Archivo
Por Omar Sánchez de Tagle
9 de octubre, 2015
Comparte
Militares patrullan calles del municipio de Tlatlaya, en el Estado de México. // Foto: Archivo AP.

Militares patrullan calles del municipio de Tlatlaya, en el Estado de México. // Foto: Archivo AP.

A pesar de que la PGR detuvo a ocho elementos del Ejército por su presunta responsabilidad en la ejecución de al menos ocho supuestos criminales en Tlatlaya, Estado de México, la dependencia en realidad sólo presentó pruebas contra tres de ellos y permitió la liberación de los cinco restantes.

De acuerdo con la resolución del juez que liberó a cuatro soldados este martes 6 de octubre –el otro fue liberado desde el inicio del proceso-, la PGR presentó peritajes y testimonios de tres víctimas, los cuales indican que sólo tres soldados estuvieron al interior de la bodega durante “un segundo evento de disparos”, en el que murieron ocho de las 22 personas.

El peritaje y los testimonios también indican que los cinco militares restantes permanecieron en el vehículo en que viajaban y en el cual, narraron, fueron agredidos por las personas que se encontraban dentro de la bodega.

De acuerdo con los partes militares, a las 5 de la mañana ocho soldados fueron agredidos por varios sujetos que se encontraban al interior de una bodega. Tras ocho minutos de disparos, tres militares decidieron ingresar, mientras que los otros cinco permanecieron afuera atendiendo a uno de sus compañeros heridos.

En su resolución, el juez expone que de acuerdo con los peritajes no hay elementos para suponer que alguno de los militares que permaneció afuera de la bodega participó en delitos como encubrimiento, abuso de autoridad, alteración ilícita del lugar ni homicidio, y documenta que la PGR nunca acusó de este delito a todos los soldados.

El juez explicó el caso del teniente de Infantería, Ezequiel Rodríguez Martínez. La PGR lo identificó como la persona que iba al mando del grupo y en un principio lo culpó de no haber impedido el delito que se cometía en la bodega.

En este caso, la PGR nunca presentó pruebas de que el teniente Rodríguez Martínez sabía lo que sucedería en la bodega.

Así se detalla en el expediente, al cual Animal Político tuvo acceso:

Cierto, que de las declaraciones de cinco militares se infiere que el inculpado Ezequiel Rodríguez, con grado de Teniente de Infantería, es la persona que el día de los hechos iba al mando de los elementos del ejército; sin embargo, de la mecánica de los hechos narrados por los propios testigos, no se advierte que el inculpado haya tenido conocimiento de que se perpetraría la conducta de homicidio, o bien, que ésta se estaba perpetrando.

Al margen de que como lo menciona la Representación Social de la Federación en su pliego de consignación en el sentido de que el inculpado no sólo tenía la facultad, sino la obligación de ordenar a su personal el adecuado proceder, e incluso de supervisar que así fuera, por el grado jerárquico que ostenta respecto a los demás; lo cierto es que no existe constancia que ponga de relieve que el inculpado Ezequiel Rodríguez, se haya percatado de que al culminar el llamado primer evento, los tres elementos militares que estuvieron al interior de la bodega, hayan tenido la intención de cometer homicidio en contra de los sujetos que se encontraban dentro de dicho lugar, puesto que la posición jerárquica que guardaba delante de los restantes elementos militares, no es suficiente para inferir que dicho inculpado no haya evitado la consumación de la comisión del delito de homicidio, pues en primer término debía saber que se cometería dicho injusto, o bien, al estarse cometiendo haya sido omiso en evitar su consumación.

Aclara además, que cuando ya habían cesado los disparos, como 3 ó 4 minutos después, el Sargento Roberto Acevedo López, junto con los soldados Fernando Quintero Millán y Leobardo Hernández Leónides, ingresaron a la bodega, en tanto él fue a revisar el estado de salud del soldado Roni y en esos momentos escuchó más disparos que duraron como 5 minutos.

De lo anterior, se obtiene que el inculpado ni siquiera se encontraba dentro de la bodega en comento, con los tres elementos aprehensores, puesto que ni de las declaraciones de las víctimas sobrevivientes, se desprende que este haya permanecido cerca del lugar o dentro del mismo ; por el contrario, dicho inculpado señaló que únicamente dio la instrucción de que dichos elementos realizaran una revisión de la bodega, en tanto, él acudió a revisar el estado de salud del soldado “Roni”, de lo que se sigue, que no se encontraba en posibilidad de impedir la consumación de la conducta de homicidio, si precisamente se encontraba fuera de la bodega, a lo que se suma que el hecho de que escuchara las detonaciones , no implica que tuviera conocimiento de las conductas que se actualizaban en ese momento en el interior de dicho lugar, mucho menos que no haya evitado su consumación, si precisamente no tenía conocimiento de lo que ocurría dentro del mismo.

Además, el juez señaló que los militares liberados coincidieron en relatar que ninguno de ellos se encontraba dentro de la bodega.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Resuelven el misterio de la muerte de cientos de elefantes en Botsuana

Las toxinas producidas por las algas en los pozos de agua causaron la muerte de 330 elefantes en Botsuana a principios de este año.
21 de septiembre, 2020
Comparte
Dos cuerpos de elefantes al costado de un pozo de agua.

Reuters
Más de 300 elefantes murieron este año en Botsuana.

Entre mayo y junio de este año, cientos de elefantes aparecieron muertos en el trascurso de solo dos meses en Botsuana.

Las imágenes de los cuerpos sin vida se multiplicaban y eran desgarradoras.

Botsuana alberga un tercio de la población de elefantes en declive de África.

Nadie sabía la razón de esta muerte masiva. Hasta este lunes.

Autoridades de vida silvestre locales informaron que toxinas producidas por algas microscópicas en el agua fueron la causa de la muerte de cientos de ejemplares.

Las autoridades dicen que ahora se sabe que un total de 330 elefantes murieron por ingerir cianobacterias.

Se descartó la caza furtiva como causa de muerte.

Una foto compuesta muestra elefantes muertos en el delta del Okavango de Botsuana en mayo y junio de 2020.

Reuters
Las desgarradoras imágenes de elefantes muertos en Botsuana.

Cambio climático

Las cianobacterias son bacterias tóxicas que pueden aparecer de forma natural en el agua estancada y, a veces, crecer en gran medida convirtiéndose en lo que comúnmente se llaman algas verdiazules.

Los científicos advierten que el cambio climático puede hacer que estos acontecimientos, conocidos como floraciones tóxicas, sean más probables, porque se favorecen del agua caliente.

Los hallazgos se producen tras meses de pruebas en laboratorios especializados en Sudáfrica, Canadá, Zimbabue y Estados Unidos.

Muchos de los elefantes muertos se encontraron cerca de charcas de agua, pero hasta ahora las autoridades habían dudado que las bacterias fueran las culpables porque estas aparecen en los bordes de los estanques y los elefantes tienden a beber de la parte media.

“Nuestras últimas pruebas han detectado que las neurotoxinas cianobacterianas son la causa de las muertes. Estas son bacterias que se encuentran en el agua”, dijo este lunes el veterinario principal del Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales, Mmadi Reuben, en una conferencia de prensa.

El cuerpo de un elefante cerca de los arbustos.

Cortesía
Pese a que los resultados de laboratorio revelaron la causa de la muerte de los elefantes, los especialistas aún tienen dudas.

Las muertes “cesaron a fines de junio de 2020, coincidiendo con el secado de los estanques (de agua)”, según lo cita la agencia AFP.

Los informes de junio señalaron que no les habían removido los colmillos, lo que significaba que la caza furtiva no era una explicación probable.

También se ha descartado el envenenamiento por ántrax, según el alto funcionario del departamento de vida silvestre, Cyril Taolo.

Pero aún quedan dudas sobre las muertes, dijo Reuben a periodistas.

“Todavía tenemos muchas preguntas por responder, como por qué solo los elefantes y por qué solo esa área. Tenemos una serie de hipótesis que estamos investigando”, aseguró.

Elefante muerto en Botsuana en mayo de 2020.

Reuters
Los especialistas consideran que estas muertes fueron “sin precedente”.

Los cientos de cadáveres fueron detectados con la ayuda de reconocimientos aéreos a principios de este año.

“Sin precedentes”

Niall McCann, de la organización benéfica National Park Rescue, con sede en Reino Unido, le dijo anteriormente a la BBC que los conservacionistas locales alertaron al gobierno por primera vez a principios de mayo.

Detectaron 169 (cuerpos de elefantes muertos) en un vuelo de tres horas”, enumeró. “Poder ver y contar tantos en un vuelo de tres horas fue extraordinario”, calificó.

“Esto no tiene precedentes”, enfatizó.

Veinticinco elefantes de un grupo murieron recientemente en el país vecino Zimbabue. Se han enviado muestras de prueba a Reino Unido para su análisis.


¿Qué son las cianobacterias?

Algas verdiazules, vistas al microscopio.

Getty Images
Estas son las cianobacterias vistas con microscopio.
  • Las cianobacterias, también conocidas como algas verdiazules, se encuentran en todo el mundo, especialmente en aguas tranquilas y ricas en nutrientes.
  • Algunas especies de cianobacterias producen toxinas que afectan a animales y humanos.
  • Las personas pueden estar expuestas a toxinas cianobacterianas al beber o bañarse en agua contaminada.
  • Los síntomas incluyen irritación de la piel, dolores de estómago, vómitos, náuseas, diarrea, fiebre, dolor de garganta y de cabeza.
  • Los animales, las aves y los peces también pueden resultar envenenados por altos niveles de cianobacterias productoras de toxinas.

Fuente: OMS


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pYIf6wjvCOI

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.