Papás de Ayotzinapa instalan plantón en DF, exigen inmediata conformación de fiscalía especial
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Manu Ureste

Papás de Ayotzinapa instalan plantón en DF, exigen inmediata conformación de fiscalía especial

Además de la nueva fiscalía para el caso Ayotzinapa, los padres de los normalistas desaparecidos exigen la conformación del equipo técnico que dará asistencia pericial en la nueva investigación del caso.
Foto: Manu Ureste
Por Paris Martínez
27 de noviembre, 2015
Comparte


Un contingente de alrededor de 200 personas, integrado por padres de los 43 nomralistas desaparecidos por fuerzas de seguridad pública en Iguala, el 26 de septiembre de 2014, así como por alumnos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, se declaró ayer en plantón indefinido en la lateral de Chivatito y Reforma, el cual, aclararon, no será levantado sino hasta que el gobierno federal cree la fiscalía especial que se encargue de la nueva investigación sobre el destino de los estudiantes raptados.

Asimismo, aclararon que con la conformación de la nueva fiscalía —que implica el nombramiento de un fiscal especial para el caso Iguala—, la segunda condición para levantar su plantón es que sea conformado el equipo técnico que dará asistencia pericial a dicha fiscalía.

Al conmemorarse 14 meses desde el rapto y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, los padres y alumnos de la Normal Rural indicaron que esperarán en la Ciudad de México el tiempo que sea necesario para que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y la procuradora General de la República, Arely Gómez, “nos puedan recibir para presentar formalmente al nuevo equipo de investigación y en tanto esto no se cumpla, permaneceremos de manera indefinida en este plantón”.

Luego de partir en marcha desde el Ángel de la Independencia, acompañados por alrededor de un millar de personas solidarias, el contingente de manifestantes se encaminó hacia la residencia oficial de Los Pinos, en donde habían anunciado que montarían su plantón; sin embargo, la presencia de una barricada de la Policía Federal en Chivatito los obligó a detener su marcha e instalar ahí su protesta.

“No vamos a permitir que nuestro caso quede en el olvido, no vamos a permitir que desplieguen una cmapaña de desprestigio, deslegitimación del movimiento y criminalización de la Normal Rural de Ayotzinapa”, aseguró Vidulfo Rosales, abogado del Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan, que da acompañamiento legal a las víctimas.

Los papás de Ayotzinapa, además, convocaron a la ciudadanía a brindarles apoyo para poder mantener su plantón, por lo que anunciaron que durante los días siguientes estarán acopiando alimentos, agua, cobijas y enseres que les permitan permanecer en la capital del país, hasta que la demanda de conformación de la fiscalía especial sea cumplida.

Estos puntos para la recepción de enseres estarán ubicados en Belisario Domínguez 32 (local de la sección IX de la CNTE), en el plantón civil que se mantiene desde hace meses frente a las oficinas de PGR en Reforma, así como en el plantón mismo de Chivatito.

“Vamos a instalar el plantón entre Chivatito y Reforma, porque los granaderos ya no nos permitieron llegar a nuestro destino, que era Los Pinos. Con tantos granaderos y seguridad, pareciera que los delincuentes somos nosotros, los padres de los normalistas. Y mientras, en Guerrero asesinan a policías comunitarios y nadie hace nada”, aseguró Felipe de la Cruz, vocero del movimiento, quien informó que la tarde del jueves cuatro elementos de la policía comunitaria fueron asesinados en Tila, Chilpancingo.

Posteriormente, la marcha se trasladó hasta el cruce de Reforma y Chivatito que da acceso al parque de Chapultepec. Allí, a las nueve de la noche, concluyó el mitin y comenzó la instalación de las carpas del plantón.

Melitón Ortega, también vocero del movimiento, explicó que el “movimiento de los padres normalistas no viene a enfrentarse con la policía, pero si ellos quieren golpear a los padres, a los familiares y a las organizaciones que nos acompañan, pues que vengan y lo hagan, nosotros somos un movimiento pacífico”.

Por último, observadores de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal e integrantes de la Brigada de Paz Marabunta confirmaron a Animal Político que la marcha por los 43 normalistas de Ayotzinapa transcurrió sin incidentes ni enfrentamientos que reportar.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

La razón médica por la que el COVID-19 puede hacernos perder el olfato y el gusto

Algunos pacientes de coronavirus COVID-19 han reportado pérdida de gusto y olfato. Un experto explica por qué puede suceder esto.
Getty Images
12 de mayo, 2020
Comparte

Quien haya perdido el olfato en las ultimas semanas debe saber que es posible que haya tenido una infección oculta por el virus que produce la enfermedad COVID-19 y aún no lo sepa.

Los síntomas más populares de la COVID-19 son la fatiga, la congestión nasal y la tos, con el inconveniente de que no permiten distinguirla de un resfriado común o una gripe.

Sin embargo, la infección por el virus SARS-CoV-2 también produce en muchas personas una pérdida de olfato (anosmia) y del gusto (disgeusia), que muchas veces pasan desapercibidos para el paciente y también para muchos médicos.

Muchas personas ignoran que la anosmia suele ser unos de los síntomas iniciales y, por lo tanto, puede ayudar mucho a la identificación de personas portadoras del virus en fases iniciales de la enfermedad.

No sabe (ni huele) a nada

La anosmia, y también las alteraciones del gusto, se han descrito tanto en pacientes graves hospitalizados por COVID-19 en Italia, como en pacientes con síntomas leves que no necesitaron hospitalización en Estados Unidos.

Síntomas de coronavirus

BBC

Ahora sabemos que en torno al 70% de las personas que son infectadas por el virus presentan anosmia o disgeusia, aunque solo tengan una infección leve. Por tanto, en la situación de pandemia actual, una persona con fatiga, tos y perdida de olfato es sospechosa de tener una infección por COVID-19.

¿Por qué se pierde el olfato si nos infectamos por el SARS-CoV-2?

Para entenderlo hace falta conocer la forma en que el virus se cuela en nuestras células, y también cuales son sus puertas de entrada favoritas en el cuerpo humano.

El virus SARS-CoV-2 utiliza básicamente dos proteínas de la superficie de las células para entrar en ellas: ACE2 (Angiotensin converting enzyme II) y TMPRSS2 (transmembrane serine protease 2).

La proteína ACE2 es el receptor para una hormona llamada Angiotensina 2, que entre otras cosas regula la presión arterial.

Mujer en supermercado con mascarilla.

Getty Images
No está entre los síntomas más comunes, pero muchas personas experimentan una pérdida de gusto y olfato cuando se contagian por coronavirus.

Por su parte, el virus cuenta con una proteína clave en su superficie llamada proteína S (spike). Funciona como una llave que puede unirse a la proteína ACE2, el receptor o “cerradura”.

En ese momento entra en acción la proteasa TMPRSS2, una enzima que corta la proteína S en dos fragmentos, S1 y S2, lo que permite la incursión del virus mediante un proceso conocido como endocitosis.

Una vez que el virus entra en las células forma una cubierta con la membrana celular como si fuese un escudo que la sujeta, “agarrándose” a los receptores ACE2. Y así tiene vía libre para invadirnos.

¿Por qué infecta el epitelio olfatorio?

El techo de las fosas nasales está tapizado de epitelio olfatorio, un tejido formado por 3 tipos de células: células basales, neuronas sensitivas olfatorias (que sobreviven entre 30 y 60 días) y células de soporte. Lo que ocurre con SARS-CoV-2 es que tiene una especial facilidad para meterse en las entrañas de estas células.

Analizando la expresión de los genes de estas células, los científicos han descubierto que las células de soporte presentan una elevada expresión de los genes ACE2 y TMPRSS2, según adelanta un estudio reciente que se encuentra en revisión.

Niño comiendo sandía.

Getty Images
El sentido del gusto puede ser una de las víctimas de la infección por coronavirus.

Aunque es necesario validar estos resultados para confirmar la localización de estas proteínas en la membrana de las células de soporte, cabe sospechar que el SARS-CoV-2 infecta las células de soporte del epitelio olfatorio utilizando las proteínas ACE2 y TMPRSS2 como puerta de entrada.

De esta forma, produce un daño en las células de soporte que, posteriormente, afectaría a las neuronas sensitivas olfatorias.

El sentido del gusto es otra víctima. La sensación que nos permite distinguir los sabores al comer se encuentra en unas estructuras de la lengua, las papilas linguales.

Estas papilas tienen unos receptores denominados yemas gustativas formadas por 3 tipos de células: células receptoras gustativas, células de soporte y células precursoras o basales.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Aunque no se conoce aún el nivel expresión de las proteínas ACE2 y TMPRSS2 en las papilas linguales, es probable que el virus infecte en las yemas gustativas de la misma forma que lo hace en la nariz.

Una pérdida reversible

La buena noticia es que es posible recuperar tanto el sentido del olfato como el sentido del gusto. De que así sea se ocupan en la nariz las células basales, que son las encargadas de volver a formar las neuronas sensitivas olfatorias.

En este proceso se tardarían unos 60 días, por lo que, una vez superada la enfermedad, la mayoría de los pacientes deberían de recuperar el olfato en un plazo máximo de 2 meses.

En cuanto a las células receptoras gustativas, se regeneran a partir de las células precursoras cada 10-14 días. Por tanto es previsible que el gusto se recupere antes que el olfato.

Lo que está claro es que, en la situación epidemiológica actual, la anosmia y la disgeusia de reciente comienzo deben ser considerados como síntomas de alerta temprana, incluso en ausencia de otros síntomas respiratorios, para identificar nuevos casos de infección por SARS-CoV-2.


*José Antonio López Escamez es profesor contratado y doctor en otorrinolaringologia del Departamento de Cirugía y sus Especialidades, Universidad de Granada.

*La versión original de este artículo fue publicada en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=15s

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts