Policías federales dieron paso libre a secuestradores de normalistas: bitácora
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Policías federales dieron paso libre a secuestradores de normalistas: bitácora

A pesar de que la Policía Federal reportó "saldo blanco" durante la noche del 26 de septiembre de 2014, sus bitácoras de servicio revelan que sus patrullas estuvieron en los lugares y momentos en que fueron atacados los normalistas de Ayotzinapa.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
3 de noviembre, 2015
Comparte
Patrullas de la Policía Federal estuvieron en los lugares y momentos en que fueron atacados los normalistas de Ayotzinapa, de acuerdo con las bitácoras oficiales. // Foto: Archivo Cuartoscuro.

Patrullas de la Policía Federal estuvieron en los lugares y momentos en que fueron atacados los normalistas de Ayotzinapa, de acuerdo con las bitácoras oficiales. // Foto: Archivo Cuartoscuro.

El 26 de septiembre de 2014, siendo las 21:55 horas, el jefe de la Policía Federal en Iguala notificó a sus superiores que las patrullas de esta corporación acababan de ser apostadas en “los accesos a esta ciudad”, tras enterarse de que agentes municipales enfrentaban a normalistas de Ayotzinapa.

Las bitácoras de servicio de dichas patrullas, sin embargo, demuestran que las unidades de la PF no acudieron a vigilar los accesos de Iguala, cuando supuestamente recibieron dicha orden, sino que, por el contrario, una de estas patrullas recorrió los dos puntos en donde estaban siendo secuestrados los normalistas, sin prestarles ningún auxilio, mientras que otras dos patrullas de la Federal se alejaron de esta ciudad, dejando el paso libre al convoy en el que los normalistas, ya secuestrados, fueron extraídos del municipio.

Según el reporte interno con clave PF/DSR/CEG/EI/T.I/1362/2014, emitido durante la misma noche del 26 de septiembre, la Policía Federal supo del operativo contra los normalistas a las 21:55 horas, situación ante la cual “las unidades se encuentran al pendiente a los accesos de esta ciudad”, como se notificó al mando superior.

Los reportes operativos de la PF —obtenidos por Animal Político a través de una solicitud de acceso a información pública— señalan que cuatro de sus patrullas estaban en operación esa noche: dos de ellas vigilando el tramo carretero que va de Iguala a Teloloapan —por donde fueron extraídos los normalistas luego de ser secuestrados, según la versión oficial de los hechos—, y otras dos en el tramo Iguala-Mezcala, en la salida sur de la ciudad.

Aunque la mayor parte de la información que contienen las “bitácoras de servicio” de estas patrullas fue borrada por la PF antes de entregar una “versión pública” a Animal Político, esta copia del documento aún preserva las anotaciones de la central de radio con la cual se reportó cada una de estas unidades, a lo largo de la noche.

Cada vez que estas patrullas entablaron comunicación radial, la central tomó nota de la hora y la ubicación del vehículo, gracias a lo cual, los movimientos realizados por estas unidades puede detallarse puntualmente.

A continuación, te presentamos la forma en que cada una de estas patrullas actuó, en el momento en que los normalistas de Ayotzinapa eran raptados y desaparecidos en Iguala. Para mayor claridad, en el presente trabajo dichas patrullas son identificadas con letras del abecedario, debido a que la PF borró sus números de identificación en la versión pública de sus bitácoras.

Patrulla A: ojos cerrados…

En el reporte a sus mandos superiores, el jefe de la Policía Federal asegura haberse enterado —a través del operador de la central de radio C4— que normalistas causaban “disturbios” en la ciudad, siendo en ese momento las 21:55 horas.

Lo cierto, sin embargo, es que el primer reporte del C4 se emitió al menos siete minutos antes (a las 21:48, según la averiguación previa de la PGR), y no hablaba de “disturbios”, sino que notificaba que una persona acababa de recibir un disparo en la cabeza, en el marco del operativo que la Policía Municipal realizaba contra los estudiantes, en la calle Juan N. Álvarez y Periférico Norte.

Así, cuando la Policía Federal dice haber tomado conocimiento de los hechos, era consciente de que no se trataba de simples disturbios estudiantiles, sino de un operativo en el que agentes municipales estaban disparando directamente contra población civil.

Para ese momento, la unidad de la Federal que se encontraba más cerca de los hechos era la Patrulla A, ubicada en la salida sur de la ciudad, en el kilómetro 127 + 500 de la carretera Iguala-Mezcala.

En ese momento, esta patrulla estaba a 12.5 kilómetros del Palacio de Justicia de Iguala, y a 15 kilómetros de Periférico y Juan N. Álvarez.

Tal como se reconoce en reportes desclasificados de la Secretaría de la Defensa Nacional, además del operativo en Periférico Norte, a las 22:00 horas se reportó que un segundo operativo se realizaba al otro extremo de la ciudad, frente al Palacio de Justicia de Iguala (kilómetro 120 de la carretera Iguala-Mezcala), donde el C4 daba cuenta que la Policía Municipal había interceptado al autobús Estrella de Oro 1531.

En este autobús viajaban entre 13 y 15 normalistas, todos los cuales fueron detenidos y desaparecidos en ese momento.

Según el reporte de inteligencia militar, realizado por un agente encubierto que vigilaba a la distancia, la intercepción y privación de la libertad de los estudiantes frente al Palacio de Justicia duró aproximadamente 45 minutos, de las 22:00 a las 22:45 horas.

Mientras estos hechos se desarrollaban, la PGR solicitó (a las 22:25 horas) que la Policía Federal enviara agentes para que verificaran “la veracidad” de los enfrentamientos reportados por el C4.

Cinco minutos después (a las 22:30 horas), la Patrulla A de la Federal abandonó su ubicación en la salida Iguala-Mezcala, y partió rumbo al norte, con destino a Teloloapan, a donde llegó 38 minutos después (a las 23:08 horas).

Es importante subrayar que para llegar a Teloloapan, desde donde se encontraba, esta patrulla sólo tenía un camino posible: tomar la avenida Periférico al norte, pasando obligatoriamente por el Palacio de Justicia municipal, primero, y luego por Juan N. Álvarez, es decir, por los dos puntos del municipio en donde estaban siendo atacados los normalistas de Ayotzinapa.

El recorrido del kilómetro 127 + 500 hasta la ciudad de Teloloapan consta de 74 kilómetros, que esta unidad completó en 38 minutos, lo que habría demandado una velocidad promedio de 116.8 kilómetros por hora.

A esta velocidad, la Patrulla A tendría que haber cruzado frente al Palacio de Justicia de Iguala aproximadamente entre las 22:34 y las 22:40 horas, es decir, al mismo tiempo en el que los normalistas del autobús Estrella de Oro 1531 eran detenidos, golpeados y puestos a bordo de entre cinco y siete vehículos oficiales, tal como señalan los reportes de la Sedena.

A pesar de ello, los agentes de la Patrulla A no informaron haber presenciado nada, siguiendo su camino.

Destaca aún más que, de uno a dos minutos después (entre las 22:40 y las 22:42 horas), esta patrulla de la Policía Federal debió pasar por el cruce de Periférico Norte y Juan N. Álvarez, es decir, en el momento en que los normalistas ahí acorralados todavía eran tiroteados por la agentes municipales.

Según los peritajes de la PGR, en Periférico Norte y Juan N. Álvarez fueron realizados al menos 45 disparos de arma de fuego, entre las 21:55 y las 22:50 horas, que causaron tres heridos, los cuales fueron evacuados en el mismo lapso por dos ambulancias.

Destaca entonces que, aún con un tiroteo en marcha y con ambulancias evacuando heridos de emergencia, la Patrulla A de la Policía Federal no reportase ninguna novedad al pasar por el lugar de los hechos.

A las 23:08 horas, esta patrulla arribó a la ciudad de Teloloapan, lo que revela, por último, que sus tripulantes ignoraron la indicación de estar pendiente de la salida carretera de esta ciudad, ya que para llegar a Teloloapan tuvo que haberse alejado 61 kilómetros de Iguala.

Patrulla B: frente a frente…

Cuando se emite la orden de custodiar las salidas carreteras de Iguala, a las 21:55 horas, la Patrulla B de la Policía Federal se encontraba en el kilómetro 61 de la carretera Iguala-Altamirano, es decir, a la entrada de la ciudad de Teloloapan.

Esta patrulla tardó 55 minutos en recorrer el camino de vuelta al cuartel de la PF en Iguala, tramo que mide 62.75 kilómetros, por lo que la velocidad promedio a la que avanzó esta unidad fue de 68.45 kilómetros por hora.

Avanzando a esta velocidad, la Patrulla B habría recorrido el tramo carretero por el que se llevaron a los normalistas (que va de Loma del Coyote a Juan N. Álvarez, por Periférico Norte) entre las 23:08 y las 23:14 horas.

Ésta es, cabe subrayar, la única ruta posible por la que pudo arribar la Patrulla B a Iguala.

En este tramo carretero —de Loma del Coyote a Juan N. Álvarez, por Periférico Norte— estuvieron los normalistas al menos entre las 22:50 (cuando se consumó su secuestro) y las 23:19 horas (momento en que fueron captados por las cámaras de vigilancia de Periférico Norte, según imágenes difundidas por PGR).

Esto quiere decir que la Patrulla B y los normalistas secuestrados surcaron el mismo tramo carretero, en el mismo tiempo, topando obligatoriamente de frente: la patrulla en dirección sur y las víctimas en dirección norte.

A pesar de que los normalistas secuestrados estaban siendo movilizados en cuatro camionetas tipo pick up con emblemas policíales, dos de ellas ajenas al municipio de iguala, la Patrulla B de la Federal no reportó haber alterado su andar, siguiendo su camino hasta llegar al cuartel de la Policía Federal a las 23:15 horas.

Dado lo anterior, esta unidad tampoco respondió a la supuesta orden de mantenerse al pendiente de la salida carretera de Iguala.

Patrulla C: paso libre…

Según los hechos descritos por víctimas sobrevivientes, testigos ajenos a los hechos e incluso de policías involucrados, el ataque con armas de fuego en contra de los normalistas inició aproximadamente a las 21:30 horas, y concluyó a las 22:50 horas, cuando su fueron evacuados en patrullas, ya secuestrados.

Durante todo este tiempo, la Patrulla C se mantuvo estática y lejos, a 43 kilómetros de Iguala, sobre la carretera que lleva a Teloloapan.

Esta patrulla ni siquiera se acercó a Iguala cuando, a las 21:55 horas, se emitió la indicación de estar al pendiente de las salidas carreteras de dicha ciudad.

De hecho, la Patrulla C se mantuvo quieta en ese punto un total de dos horas y 15 minutos, hasta las 23:45 horas.

Luego, a las 00:20 horas, esta patrulla reportó su ubicación en el kilómetro 61, lo que quiere decir que tras recibirse la indicación de vigilar los accesos a Iguala, esta patrulla tomó el camino contrario y se alejó 18 kilómetros más, hasta llegar a Teloloapan. 

La Patrulla C, además, revela en su bitácora de servicio un recorrido extraño, prácticamente inexplicable: luego de reportarse en Teloloapan, se afirma que emprendió la vuelta a Iguala, y que llegó hasta el lado sur de dicha ciudad (un recorrido de más de 70 kilómetros) en 16 minutos.

Si esto fuese cierto, la Patrulla C habría tenido que mantener una aceleración de 262 kilómetros por hora, sin frenar ni una sola vez, en una carretera en la que, debido a sus decenas de curvas, la velocidad promedio es de 12 km/h, o menos (según los registros de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes).

Durante el turno que va de las 15:00 a las 00:00 horas del 26 de septiembre de 2014, la Policía Federal reporta que una cuarta patrulla estuvo activa, sin embargo, sólo registra actividad a partir de las 00:45 horas (es decir, por fuera de su turno), momento en el que esta unidad fue ubicada en la salida sur del municipio.

Epílogo: saldo blanco

A pesar de que la Policía Federal reportó “saldo blanco” durante la noche del 26 de septiembre de 2014, sus bitácoras de servicio revelan que sus patrullas estuvieron en los lugares y momentos en que fueron atacados los normalistas de Ayotzinapa: una de ellas, cruzando por los dos puntos donde los estudiantes estaban siendo agredidos, balaceados y secuestrados; una más, que recorrió el mismo camino por el que se los llevaron, pero en sentido inverso; y una más que en vez de acudir a vigilar la ciudad, se alejó aún más de ella.

Pero la presencia de agentes de la Policía Federal en los lugares y momentos de los ataques no sólo queda evidenciada por las bitácoras de servicio de sus patrullas, sino también por las declaraciones ministeriales de víctimas e inculpados.

Al rendir su testimonio, el chofer de la empresa Estrella de Oro, que conducía el autobús 1531 —detenido frente al Palacio de Justicia, y del que fueron secuestrados y desaparecidos entre 13 y 15 normalistas—, asegura que durante el operativo contra los estudiantes observó la participación no sólo de agentes municipales, sino también de elementos de la Policía Federal, así como de la Policía Estatal.

En el mismo punto, uno de los policías municipales detenidos por la agresión reconoció que, al participar en el operativo frente al Palacio de Justicia, “me percaté que llegaron dos patrullas de la Federal”.

Aún así, la Policía Federal reportó que el operativo de la noche del 26 de septiembre de 2014 concluyó “sin lesionados ni muertos”, lo cual, se subraya, fue “verificado” por sus propios agentes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué AMLO se resiste a vacunar a todos los adolescentes pese a que una resolución judicial lo ordena

Un juzgado dio un ultimátum para que el gobierno incluya a todos los niños de entre 12 y 17 años en el plan de vacunación, pero López Obrador insiste en que no hay suficiente evidencia científica para hacerlo.
28 de octubre, 2021
Comparte

La Justicia de México aumentó su presión sobre el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y le dio un ultimátum para que todos los adolescentes del país puedan ser vacunados contra la Covid-19.

Hasta el momento, México solo está inmunizando a menores de entre 12 y 17 años que tienen alguna enfermedad crónica, al considerar que no existe suficiente evidencia científica respecto al efecto de la vacuna sobre los niños.

Pero el miércoles se hizo público que un juzgado dio un plazo de cinco días al gobierno para incluir a todos los adolescentes en el plan de vacunación o, de lo contrario, denunciará el posible desacato judicial ante la Fiscalía General de la República.

Cuando se dio a conocer una primera resolución de este juzgado hace dos semanas, López Obrador adelantó que la impugnaría.

Sin embargo, el gobierno mexicano no se ha posicionado aún sobre este nuevo pronunciamiento judicial. BBC Mundo solicitó comentarios a la Secretaría de Salud, pero no obtuvo respuesta.

Algunos expertos en salud criticaron en las últimas semanas la postura del gobierno mexicano, que va a contracorriente de la estrategia de la mayoría de países de América Latina.

Sin embargo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) afirmó este miércoles que en la actualidad “los grupos prioritarios (para la vacunación) en la región no son los niños”.

Las decisiones judiciales

El enfrentamiento entre la Justicia y el gobierno mexicano sobre la vacunación de menores contra la covid-19 viene de lejos.

Desde hace semanas, son cientos los niños que consiguieron ser inmunizados en el país solo después de que sus padres o tutores presentaran amparos ante los juzgados, especialmente desde que el 30 de agosto se reiniciaran las clases presenciales en las escuelas tras el cierre por la pandemia.

A finales de septiembre, el gobierno rectificó su estrategia y desde esta semana se está vacunando a 1,5 millones de jóvenes de entre 12 y 17 años con comorbilidades como cáncer, VIH, diabetes y enfermedades cardiovasculares, del riñón o pulmonares graves, entre otras. También se incluyó a adolescentes embarazadas.

Niña mexicana recibe su vacuna de covid-19.

Getty Images
En México, solo los adolescentes con comorbilidades pueden ser vacunados contra covid-19.

Sin embargo, hace dos semanas se conoció que un juzgado federal de Estado de México ordenó a las autoridades ampliar la vacunación a todos los menores de esta edad, sin importar su estado de salud.

Aunque la resolución fue emitida para resolver un recurso concreto interpuesto por los padres de una joven de 15 años, se especificó que la orden tenía efectos generales sobre toda la población y que el plan de vacunación nacional debía ser modificado en 48 horas.

“Se hace hincapié en que los efectos de esta medida cautelar comprenden no solamente a la menor quejosa, sino a todas las y los menores de 18 años”, se leía en el fallo.

Sin embargo, el presidente López Obrador se apresuró a aclarar que la decisión judicial sería impugnada y que no era definitiva.

“Cuando se presenta un amparo se protege a la persona que lo solicita, no se puede hacer extensivo”, señaló, a la vez que aseguró que no es posible definir una política pública a partir del “interés de una persona o de un grupo”.

AMLO

Gobierno de México
López Obrador anunció que impugnaría la resolución judicial que obliga al gobierno a vacunar a todos los adolescentes.

No obstante, el mandatario aclaró que “legalmente, esto se va a respetar” y aseguró que de ser necesario se firmaría un nuevo contrato con Pfizer, la única vacuna autorizada en México para adolescentes de entre 12 y 17 años.

Días después, el mismo juzgado dio a conocer que el 14 de octubre recibió la solicitud de una prórroga por parte de la Secretaría de Salud para acatar la resolución.

Finalmente, esta semana anunció su decisión: conceder un plazo de cinco días hábiles desde su notificación legal para que el gobierno incluya a los adolescentes en el actual plan de vacunación, que está previsto concluya en marzo de 2022.

¿Por qué no se vacuna a todos los adolescentes?

La postura de México sobre la vacunación de adolescentes discrepa con la de la gran mayoría de países de América Latina, que en algunos casos incluso ya están inmunizando a niños más pequeños.

El último en sumarse fue Nicaragua, que esta semana comenzó a vacunar a niños de entre 2 y 17 años con las vacunas cubanas Abdala y Soberana. Perú, por su parte, anunció que el 2 de noviembre iniciará la inmunización de personas a partir de los 12 años.

Sin embargo, López Obrador insistió hace unos días en que “no hay una recomendación médica , todavía no definen”.

Niña ecuatoriana recibiendo su vacuna de covid-19

Getty Images
Ecuador es uno de los países que inició la vacunación de menores de 18 años.

El doctor Malaquías López, vocero de la Comisión Covid-19 de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), cree que la razón principal para vacunar a los menores no es solo protegerlos y que el gobierno mexicano no entiende el motivo real.

“La razón de hacerlo es para romper la circulación del virus. Es imposible llegar al 90% de personas con inmunidad, que es lo que necesitamos, si no se les vacuna. De lo contrario, el virus puede seguir replicándose e incluso surgir nuevas cepas que echarían por tierra toda la inmunidad acumulada”, critica.

El secretario de Salud mexicano, Jorge Alcocer, afirmó el martes que los niños “tienen un sistema inmunológico de maravilla” y que la aplicación de la vacuna podría “entorpecer ese aprendizaje” de su sistema de defensas.

“A mis nietos no los vacuno. Si tienen una comorbilidad, adelante”, aseguró.

Jorge Alcocer

Gobierno de México
“A mis nietos no los vacuno”, aseguró el secretario de Salud de México, Jorge Alcocer.

“Es una barbaridad que diga que esta vacuna sí afecta al sistema inmunológico de sus nietos, pero las demás no. Es absolutamente insensato”, responde López, preocupado por si esto anima a algunos padres a no inmunizar a sus hijos contra enfermedades como sarampión o tuberculosis al confiar en sus defensas naturales.

“Pese a lo bueno que es el sistema inmunológico en la gente joven, hay algunos que no van a poder manejar la infección y esos lo pagan muy caro”, recuerda en conversación con BBC Mundo.

Para el especialista, detrás de la oposición del gobierno mexicano a la vacunación de menores está “la incapacidad técnica de las autoridades de salud y la necedad y cerrazón política del presidente” ante la necesidad de cambiar su estrategia.

“El gobierno va a resistir todo lo que pueda, pero creo que los jueces están interpretando correctamente el problema como una cuestión de derecho para todos los ciudadanos, no solo los adultos”, opina.

Mexicana vacunándose

Getty Images

La OPS, sin embargo, aseguró este miércoles que los niños no son un grupo prioritario para la inmunización contra la covid-19 en América Latina y el Caribe en este momento.

Si bien aclaró que hacerlo o no es “una decisión soberana” de cada país que la organización no puede “apoyar o criticar”, enfatizó que menos de la mitad de la población de la región cuenta con una pauta completa de la vacuna.

“Tenemos todavía muchos adultos mayores que tienen un riesgo enorme de morir por una covid -19”, apuntó el subdirector de la OPS, Jarbas Barbosa.

En México, que este miércoles sumó 386 muertes y casi 5.000 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas, casi el 62% de los mayores de 18 años cuenta con un esquema completo de vacunación y el 80% recibió al menos una dosis.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.