close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Conciliador de ‘bajo perfil’ del Cártel de Sinaloa: Juan José ‘el Azul’ Esparragoza

Es identificado en Estados Unidos como el capo que por décadas ha buscado terminar con las grandes disputas violentas entre cárteles. Se han esparcido rumores sobre su muerte, pero ninguna autoridad ha podido confirmarla.
Por Tania L. Montalvo
13 de enero, 2016
Comparte
Juan José Esparragoza Moreno, alias “El Azul”.

Juan José Esparragoza Moreno, alias “El Azul”.

Juan José ‘el Azul’ Esparragoza Moreno ha estado tres veces en prisión. En cada ocasión, su detención se debió a delitos vinculados a las drogas y siempre consiguió su libertad por la vía legal. Aunque han corrido rumores sobre su muerte en 2014, ninguna autoridad ha podido confirmarla y continúan en su búsqueda.

El papel del ‘Azul’ en el negocio de la droga es mucho menos conocido que el de sus compañeros en el Cártel de Sinaloa —Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán o Ismael ‘el Mayo’ Zambada—, pero con ellos también comparte el ser reconocido como uno de los grandes narcotraficantes del mundo.

En Estados Unidos, durante la década de 1990 y 2000 se le conoció como el ‘peacemaker’, el conciliador; pues reportes de inteligencia indicaban que fue quien organizó diferentes encuentros para acabar con las disputas violentas entre el Cártel de Sinaloa, el Cártel de Juárez, el Cártel de Tijuana y el Cártel del Golfo.

El Departamento de Estado y el de Justicia estadounidense reconocen su influencia en los estados de Sinaloa y Jalisco; y su poder para el tráfico de mariguana, metanfetaminas y cocaína gracias a sus nexos con organizaciones de Colombia y Perú.

El Cártel de Juárez y el Cártel de Sinaloa

A Juan José Esparragoza dicen que se le conoce como ‘el Azul’ por el intenso tono de su piel morena. Se presume que nació el 3 de febrero de 1949 en Huixiopa, una comunidad con menos de 500 habitantes que pertenece al municipio de Badiraguato, Sinaloa, la cuna del ‘Chapo’ Guzmán.

Como ‘el Mayo’, la carrera criminal del ‘Azul’ inició de mano de Amado Carrillo Fuentes, de quien fue compadre.

Los datos sobre Esparragoza en la Librería del Congreso de Estados Unidos lo muestran como el “consejero jurídico” de Carrillo Fuentes; a través de quien conoció a Miguel Ángel Félix Gallardo y a Rafael Caro Quintero, para trabajar con el Cártel de Guadalajara.

Se presume que con la división del Cártel de Guadalajara en 1989, Juan José Esparragoza —aún estando en prisión— quedó como segundo al mando en el Cártel de Juárez, sólo detrás de Amado Carrillo Fuentes, ‘el Señor de los Cielos’.

‘El Azul’ estuvo preso de 1986 a 1993, pero una vez que abandonó la cárcel tuvo un papel prioritario para la formación de La Federación —una alianza entre el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Juárez— con Carillo Fuentes al mando.

La muerte del ‘Señor de los Cielos’ en 1997 terminó con esa alianza, pero los lazos de amistad entre el Cártel de Juárez y el Cártel de Sinaloa continuaron gracias al compadrazgo entre ‘el Azul’ y ‘el Mayo’ Zambada.

En 2001, tras la primer fuga de prisión de Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán se inició la segunda etapa de La Federación. La ruptura definitiva entre el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Juárez ocurrió tres años después, pero para entonces, la alianza de Juan José Esparragoza con el ‘Chapo’ y el ‘Mayo’ era más profunda y permaneció como líder del Cártel de Sinaloa.

A la fecha, se identifica a esa organización criminal como la más importante del país y la de mayor alcance en el tráfico de drogas del mundo con ‘el Azul’, ‘el Mayo’ y el recién capturado ‘Chapo’ al mando.

3 detenciones y 3 veces libre

Con ‘el Chapo’ Guzmán, Juan José ‘el Azul’ Esparragoza comparte el número de veces que ha sido enviado a prisión; con la diferencia de que en las tres ocasiones ha quedado libre por la vía legal.

En 1970 fue detenido en Culiacán, Sinaloa con 700 kilos de mariguana. La información de la Procuraduría General de la República (PGR) muestran que se le acusó de delitos contra la salud y fue condenado a cinco años y tres meses en prisión. Sólo cumplió una condena de nueve meses, pues tras una apelación quedó en libertad.

En Mexicali, Baja California, a donde llevó su negocio de tráfico de drogas, ‘el Azul’ fue detenido en marzo de 1983. Reportes del Semanario Zeta indican que Esparragoza Moreno intentó sobornar a los policías judiciales que lo capturaron con siete millones de pesos en efectivo.

En esta ocasión, ‘el Azul’ sólo estuvo en prisión tres meses. Sus abogados argumentaron libertad por desvanecimiento de pruebas.

Tres años después, en 1986, Esparragoza Moreno fue detenido en la colonia Polanco de la Ciudad de México.

En esta ocasión, la PGR aseguró varias de sus propiedades en Querétaro, Jalisco y Sinaloa; y congeló sus cuentas bancarias. Lo condenaron por delitos contra la salud y le dictaron siete años con dos meses de prisión.

Seis años permaneció en el Reclusorio Sur. En 1992 lo trasladaron al penal de Almoloya de Juárez y, tras cumplir su condena, en 1993 recuperó su libertad y regresó a las operaciones del Cártel de Juárez y a las negociaciones para formar La Federación.

Apenas iniciarían sus mejores años en el negocio del tráfico de drogas.

Importante narcotraficante extranjero

La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra la Salud anunció en 1998 una recompensa de cuatro millones de pesos por información que llevara a la captura del ‘Azul’.

En la actualidad, la recompensa que ofrece PGR es de 30 millones de pesos; mientras que en Estados Unidos se ofrecen cinco millones de dólares.

Juan José Esparragoza Moreno fue incluido en 2003 bajo la Ley Kingpin de Estados Unidos como un importante narcotraficante extranjero.

En el Distrito Oeste de Texas existe desde ese año una demanda en su contra por introducir a Estados Unidos “importantes” cantidades de mariguana desde México. Se le acusa de conspiración para importar sustancias prohibidas, posesión e intentos de distribución.

“‘El Azul’ ha utilizado su participación el tráfico de drogas para construir una gran red de negocios que incluye un complejo de viviendas, un centro comercial y un parque industrial. Estos negocios son operados por miembros de su red, incluyendo su familia”, cita la acción de 2012 que identificó a su esposa, María Guadalupe Gastelum Payán, y a sus hijos —Brenda Guadalupe, Cristian Iván, Juan Ignacio y Nadia Patricia Esparragoza Gastelum— como integrantes de una red de lavado de dinero.

“Mientras que otros narcotraficantes mexicanos han ganado y en algunos casos buscado más atención, Esparragoza Moreno ha mantenido deliberadamente un perfil bajo con la esperanza de evitar el escrutinio mientras aumenta su influencia y ganancias mal habidas”, dijo en ese año Adam J. Szubin, director de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC, por sus siglas en inglés).

En 2012, Estados Unidos acusó que María Guadalupe Gastelum Payán dirigía con sus hijos las empresas Grupo Cinjab, S.A. de C.V. y el Grupo Impergoza, S.A. de C.V. con las que desarrollaron en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, el residencial Provenza y el centro comercial Centro Provenza; además de La Tijera Parque Industrial para lavado de dinero del Cártel de Sinaloa al mando del ‘Azul’.

Pese a estos señalamientos en Estados Unidos, los negocios de la familia Esparragoza Gastelum continúan activos en México.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros también indicó que en Culiacán, Sinaloa, Ofelia Monzón Araujo —a quien también identifica como esposa del ‘Azul—, posee al menos siete gasolineras que también sirve a la red de lavado de dinero del Cártel de Sinaloa.

Rumores sobre su muerte

En junio de 2014 se esparció la noticia sobre la muerte de Esparragoza Moreno. El diario de Culiacán, Sinaloa, Río Doce, informó que ‘el Azul’ habría fallecido a los 65 años tras sufrir un infarto.

La noticia no ha podido ser confirmada ni por autoridades mexicanas o de Estados Unidos, quienes continúan en la búsqueda del ‘Azul’ como uno de los narcotraficantes más importantes.

Apenas dos meses después del rumor, en agosto de 2014, autoridades mexicanas detuvieron en Culiacán a quien aseguró ser el hijo del ‘Azul’.

El detenido, José Juan Esparragoza Jiménez, dijo en su declaración ministerial “que era hijo del finado (muerto) Juan José Esparragoza Moreno”.

La PGR informó en ese entonces que no existe información genética del ‘Azul’ que permita identificar el parentesco y, desde entonces, ha rechazado confirmar la muerte del capo del Cártel de Sinaloa que, tras la recaptura de Joaquín Guzmán este 8 de enero, quedaría al frente de la organización junto a su compare Ismael ‘el Mayo’ Zambada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Fusiles Barret, AR-15 y lanzacohetes, los arsenales estadounidenses del crimen organizado en México

Los cárteles mexicanos de narcotráfico suelen utilizar armas de guerra, la mayoría compradas ilegalmente en EE.UU. Su creciente capacidad de fuego preocupa a las autoridades de ambos países.
25 de octubre, 2019
Comparte

Es una de las imágenes más vistas en redes sociales: camionetas con ametralladoras patrullando las calles de Culiacán, Sinaloa, durante la fallida operación para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Autoridades y expertos identificaron el arma como una Browning M2 calibre .50, una de las más poderosas utilizadas por la infantería de Estados Unidos.

Pero no fue la única. El día del operativo, el jueves 17 de octubre, decenas de jóvenes recorrían la ciudad con fusiles de asalto AK47 y R15, además de granadas y pistolas 9 milímetros.

En estos días la atención de los medios y analistas mexicanos se concentra en la batalla de Culiacán.

Pero en realidad, el uso de armas compradas ilegalmente en Estados Unidos es frecuente entre la delincuencia organizada del país, que según especialistas han acumulado verdaderos arsenales con estas importaciones.

Emboscada Aguililla

AFP
El CJNG atacó a policías con granadas y fusiles de asalto en Aguililla, Michoacán.

Un ejemplo ocurrió el 14 de octubre, durante el enfrentamiento del Cartel Jalisco Nueva Generación con policías en Aguililla, Michoacán.

Las autoridades encontraron evidencias de que en la emboscada se utilizaron casquillos del calibre .50 como los del Barret.

Se trata de un arma, capaz de atravesar fuertes blindajes, utilizada por francotiradores de élite de las tropas estadounidenses.

Ninguna de estas armas es fabricada en México. De acuerdo con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la mayoría proviene de armerías en Arizona y Texas.

El destino de este mercado son bandas de delincuencia organizada, como se demostró en los ataques de Culiacán y Aguililla. Y el resultado es violencia en el país.

“La correlación entre la producción de armas en Estados Unidos y el alza de homicidios en México es muy alta”, le dice a BBC Mundo Eugenio Weigend Vargas, director asociado de la organización civil Centro para el Progreso Americano.

Bazucas, morteros, granadas

Lo que sucedió en Sinaloa y Michoacán es una muestra de la capacidad de respuesta militar que han adquirido los carteles de narcotráfico en los últimos años, coinciden especialistas.

Lanzacohetes

AFP
El CJNG usó lanzacohetes para derribar un helicóptero militar.

Las organizaciones utilizan armas de guerra en sus operaciones, no solo en la batalla contra grupos rivales sino como respuesta a las autoridades.

Por ejemplo, en 2015 el CJNG derribó un helicóptero de la Secretaría de Marina con un lanzacohetes RPG-7, de fabricación rusa. El arma entró al país por la frontera con Estados Unidos, según datos oficiales.

En 2016, tras la tercera captura de “El Chapo” Guzmán en Los Mochis, Sinaloa, la Secretaría de Marina encontró decenas de fusiles de asalto, entre ello un Barret.

Ese modelo de arma se utilizó en enero de este año en Tamaulipas durante un enfrentamiento entre los carteles del Noreste y El Golfo que causó la muerte a 21 personas, según la Fiscalía del estado.

Pero en distintos momentos las autoridades han confiscado otros artefactos de guerra.

Durante una operación contra el cartel de La Familia Michoacana, la Sedena confiscó ametralladoras SAW 5.5 con capacidad de 700 disparos. También fusiles Remington 700 utilizado para francotiradores, granadas y bazucas.

Fusil Barret

AFP
El gobierno de México ha confiscado fusiles Barret a carteles de narcotráfico.

Un informe del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados establece que el arsenal de los carteles incluye granadas de 47 milímetros, por ejemplo.

También pistolas consideradas de última generación que utilizan balas trazadoras capaces de traspasar blindajes. En México se conocen como “matapolicías”.

Al Cartel de Sinaloa se le han confiscado bazucas y morteros utilizados en el ejército estadounidense.

Algunos de estos ejemplares se exhiben en el Museo de los Enervantes en las instalaciones centrales de la Sedena, en Ciudad de México.

“Operación Frozen”

El creciente poder de fuego de los carteles de narcotráfico es uno de los problemas más graves del país reconocen autoridades.

De hecho tras la batalla en Culiacán, los gobiernos de México y Estados Unidos acordaron implementar una estrategia especial en la frontera común contra el tráfico de armas.

Culiacán

AFP
En la operación de Culiacán para rescatar a Ovidio Guzmán se usaron armas de guerra.

El operativo se llama “Frozen” y según el presidente Andrés Manuel López Obrador fue parte de una conversación telefónica con Donald Trump tras la fallida operación militar en Sinaloa.

De acuerdo con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) la estrategia consiste en “sellar las fronteras”, para impedir el tráfico ilegal de armas.

La vigilancia se aplicará especialmente en cinco de los principales sitios de cruce fronterizo, donde según la Sedena se concentra el paso irregular de arsenales.

López Obrador propuso que Estados Unidos utilice más sistemas de tecnología, como rayos X o detectores de metales en sus pasos fronterizos.

Más de 200.000 armas ingresan cada año a México y el 70% proviene de armerías estadounidenses, afirma la Secretaría de la Defensa.

De acuerdo con la SRE en el 70% de los homicidios en el país se cometieron con armas de fuego. Muchas son estadounidenses.

Homicidios en México

AFP
El 70% de los homicidios en México se cometen con armas de fuego.

Las estimaciones oficiales indican que en los últimos diez años ingresaron al país unos dos millones de armas de fuego, de distintos calibres. De éstas se han confiscado 193.000 de acuerdo con la Sedena.

Con la operación “Frozen” se pretende reforzar la seguridad en las aduanas fronterizas donde, según la Auditoría Superior de la Federación (ASF) existen serios problemas.

En 29 de las 49 garitas aduanales “no existe la infraestructura necesaria para la aplicación de sistemas de Reconocimiento no intrusivo, lo que implica debilidades en la operación”.

El dato corresponde al informe de la cuenta pública presentado en 2018 por la ASF, el organismo del Congreso responsable de fiscalizar la aplicación del presupuesto.

Miedo en la frontera

Las aduanas son una de las rutas por donde llegan los arsenales a carteles y bandas de delincuencia organizada, dice Francisco Rivas, director de la organización civil Observatorio Nacional Ciudadano.

La operación la realizan redes capaces de introducir “camiones completos” con armamento, le dice Rivas a BBC Mundo.

Fusil Barret

AFP
El fusil Barret es usado por las tropas de EE.UU.

“Las aduanas son absolutamente permeables, no tenemos elementos suficientes de control y no hay decomiso suficiente de armas”.

Por ejemplo en las garitas fronterizas existen básculas que detectan el peso excesivo de los vehículos, un elemento para sospechar que lleva armamento.

Pero en muchos casos los agentes aduanales se ven obligados a permitir el paso de los camiones.

“Si detienen esos vehículos no hay la certeza de que un grupo delictivo no vaya a tomar represalias contra sus familias”.

El destino de esos cargamentos son los grandes carteles de narcotráfico, pero no es el único.

En muchos casos, las autoridades han confiscado armas provenientes de Estados Unidos a bandas más pequeñas. Un ejemplo ocurrió en el barrio de Tepito, en el centro de Ciudad de México.

La Secretaría de Marina y la Secretaría de Seguridad Ciudadana confiscaron al grupo Unión Tepito fusiles AK47, R15 y una bazuca. La operación ocurrió este martes.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kGxskMQ5l3E

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.