Las claves sobre la influenza: cifra de casos, vacunas y recomendaciones
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Las claves sobre la influenza: cifra de casos, vacunas y recomendaciones

En esta temporada invernal han muerto 53 personas en México a causa de la influenza; las autoridades de salud reportaron desabasto del medicamento en farmacias privadas.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
19 de febrero, 2016
Comparte
// Foto: Cuartoscuro

// Foto: Cuartoscuro

México contabiliza 1,997 casos de influenza en esta temporada invernal (de octubre de 2015 a febrero de este año), y en ese lapso se ha dado el fallecimiento de 79 personas, de acuerdo con datos de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud.

Hasta el 28 de enero se habían contabilizado 637 casos de influenza. Una semana después – al 4 de febrero – había 36% más (870 casos). Y para el 11 de febrero, solo siete días después, se dio un aumento de 48% hasta llegar a 1,290 casos.

En esta temporada invernal la actividad de la influenza ha sido baja, según la Dirección General de Epidemiología, pues mientras en el periodo 2014-2015 se registraron 2,232 casos de influenza, en lo que va de este invierno ha habido 42.2% menos casos.

Sin embargo, la temporada alta de influenza concluye hasta la semana 20 de 2016, y diferentes medios mexicanos han reportado un repunte reciente de casos en diferentes estados.

La Ciudad de México (180 casos), Jalisco (176), el Estado de México (131), Nuevo León (129) y Sinaloa (108) son las entidades donde se han dado más casos, el 56.1% del total.

Sinaloa es la entidad donde se han dado más fallecimientos, con un total de 19. Después está Sonora, con 7 muertes; el Estado de México, con 6, y Jalisco también con 6 casos.

Pablo Kuri, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, dijo este viernes a Radio Fórmula que “se nos atrasó el invierno” en el país, y que en las últimas tres semanas se ha dado un incremento en los casos de influenza.

“Esperamos al menos unas dos o tres, o hasta cuatro semanas más de incremento y luego una caída”, mencionó el funcionario.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, detalló este viernes en una conferencia que de los 180 casos registrados en la capital, “136 son del tipo AH3N2; 27 del tipo AH1N1; 10 no subtificados, y 7 que tienen que ver con influenza B”.

Respecto al año pasado, agregó, en la Ciudad de México hay un decremento de 7% en los casos.

Según el informe de vigilancia epidemiológica, en la Ciudad de México se han contabilizado dos muertes por influenza en esta temporada invernal.

De los 1,290 casos contabilizados en el país, 781 han sido por influenza del tipo AH3N2, 320 de AHN1, 141 de B y 48 de otros subtipos.

El grupo de edad más afectado es el de personas de más de 65 años, seguido del de 1 a 4 años, y el de 25 a 29 años.

En un reporte previo, cuando se habían contabilizado 34 defunciones, las autoridades de salud indicaron que el 65% de las muertes por influenza en el país habían sido de personas del sexo masculino.

88% de las personas fallecidas no se había vacunado contra la influenza, y el 79% tenía diabetes, hipertensión, obesidad, enfermedades cardiacas o asma.

¿Qué es la influenza? ¿Cuáles son los síntomas y cómo se contagia?

La influenza estacional, según la Secretaría de Salud, es una enfermedad respiratoria provocada por diferentes virus. Se transmite de persona a persona, “a través de gotitas” de saliva de un persona enferma, que salen cuando habla, estornuda o tose.

El periodo de incubación es de un par de días, y los síntomas son: inicio de fiebre súbita, tos (generalmente seca), dolores musculares y articulares, dolor de cabeza, dolor de garganta, malestar general y secreción nasal.

“En personas que se encuentra en grupos de riesgo puede presentarse como una enfermedad grave e incluso provocar la muerte”, indica la Secretaría de Salud.

Los grupos de riesgo o más vulnerables son: niños y niñas de 6 a 59 meses de edad; adultos de más de 60 años; mujeres embarazadas; personas con VIH, diabetes, enfermedades graves del corazón, enfermedades respiratorias graves, obesidad mórbida o exagerada y asma no controlada.

También los pacientes que están recibiendo tratamiento con quimioterapia, y el personal de salud.

 ¿Hay medicamento suficiente?

La Secretaría de Salud federal informó en un comunicado que desde octubre del año pasado se han aplicado más de 31 millones de vacunas para prevenir la influenza estacional, contra los virus estacionales A (H3N2), A (H1N1) y B, y que se han distribuido 35,000 tratamientos antivirales.

“Todos los virus de la Influenza que circulan en México pueden ser manejados efectivamente con el antiviral oseltamivir”, detalló la Secretaría.

“La Secretaría de Salud Federal ha distribuido 35,000 tratamientos antivirales (oseltamivir), con el propósito de garantizar el abasto en los Servicios Estatales de Salud y en los Hospitales Federales. Adicionalmente, la Secretaría de Salud cuenta con una reserva estratégica de 40,000 tratamientos”, agregó.

Sin embargo “en los últimos días” se han reportado casos de desabasto del medicamento en farmacias privadas de algunas localidades. Esa situación, según la Secretaría, está en proceso de ser corregida por el laboratorio (Roche), que produce el medicamento.

Antonio Pascual, presidente de la Asociación Nacional de Farmacias de México, dijo aMilenio Televisión este viernes que puede haber un fenómeno de acaparamiento y especulación, además de “discrecionalidad” en el abasto del medicamento a las farmacias del país —que solo se esté entregando a las grandes cadenas—, por lo que las autoridades deben indagar y aplicar las medidas correspondientes.

En tanto, en un comunicado, la empresa Roche indicó que el desabasto temporal de Tamiflu “se debió a una mayor demanda derivada de la creciente oleada de frío que se vive en toda la República Mexicana, pero que está en proceso “el reabastecimiento del medicamento en las principales cadenas de farmacias de México”.

¿Cómo se puede prevenir?

Según la Secretaría de Salud, las personas que están en los grupos de riesgo deben aplicarse la vacuna. Para prevenir, también es recomendable lavarse con frecuencia las manos, y evitar los cambios bruscos de temperatura.

En el siguiente gráfico puedes ver otros consejos de las autoridades de salud:

Recomendaciones

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué es normal tener algún efecto secundario leve tras la vacunación contra la COVID

Es posible experimentar dolor de cabeza, fiebre o malestar. Los expertos dicen que esto es un proceso normal del sistema inmune.
Getty Images
15 de marzo, 2021
Comparte

Experimentar algún efecto secundario leve tras vacunarse contra el coronavirus es normal y hasta puede ser un signo de que la vacuna está funcionando.

Tras la inmunización, es posible que aparezca algo de fiebre, malestar, dolor o cansancio. Cada individuo puede experimentar uno de estos síntomas, una combinación de los mismos o ninguno.

Pero estos efectos secundarios desaparecen generalmente a las pocas horas o días.

La enfermedad es muchísimo peor que la inmensa mayoría de efectos secundarios de la vacuna. Las vacunas salvan vidas con un alto grado de protección”, le dice a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

Los expertos recomiendan estar alerta tras recibir la vacuna ya que, en caso de producirse una una reacción alérgica grave, esta ocurre a los pocos minutos y horas de la inoculación.

Esto último, sin embargo, está demostrando ser bastante poco probable.

De acuerdo a un estudio liderado por especialistas del Hospital General de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos, la prevalencia de una reacción anafiláctica es de entre 2,5 y 11,1 casos por millón de dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo.

Y la mayoría de esos casos se da en pacientes con historial de alergias.

Dicha estadística puede variar ligeramente según el tipo de población o de vacuna, pero da una medida de lo poco probable que es desarrollar una reacción alérgica.

¿Qué tan común es desarrollar efectos secundarios y por qué los expertos lo consideran algo normal que no debe preocupar?

Reacción natural del organismo

Vacunación en Uganda.

Getty Images
Experimentar efectos secundarios es común y muchas veces es una señal de que el sistema inmune está respondiendo bien.

“Es difícil dar números concretos sobre qué tan probable será desarrollar un efecto secundario leve porque cada población o individuo responde de manera distinta”, aclara Julian Tang.

En Reino Unido, uno de los países más avanzados en la campaña de vacunación, una de cada 10 personas experimenta algún efecto adverso leve.

Pero esto, insisten los expertos, es algo “completamente normal”.

“La vacuna, al igual que un virus, no deja de ser un agente extraño que provoca que el organismo reaccione y produzca anticuerpos“, explica a BBC Mundo la doctora Josefina López, quien participa en la campaña de vacunación en Madrid, España.

“Para protegerse, el cuerpo genera una respuesta inflamatoria. Y eso puede hacer subir la temperatura y que aparezcan dolores y malestares. Es un proceso normal que puede ocurrir con cualquier vacuna, no solo con las del coronavirus”, agrega la especialista.

Para hacerse una idea, una respuesta inflamatoria también puede aparecer ante algo tan común como un golpe o herida.

“La inflamación es algo que el cuerpo también experimenta durante un impacto severo en la rodilla tras caerse. Entonces sientes dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona”, le explica a BBC Mundo el profesor Wilbur Chen, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

Persona vacunándose.

Getty Images
Uno de los efectos secundarios posibles es sentir incomodidad en el brazo vacunado.

En ese sentido, es normal “esperar que haya posibles efectos adversos no solo a una vacuna, sino también a un medicamento o incluso alimento. Hay que pensar en que estas reacciones como el indicio común de que la vacuna funciona. Cualquier síntoma se resolverá generalmente a los 2 o 3 días”, señala Chen.

¿Cuándo pueden desarrollarse los efectos secundarios?

Llevamos pocos meses de vacunación y eso implica que los estudios se actualizan constantemente.

Los efectos adversos en personas jóvenes pueden ser más notorios, lo cual no implica gravedad”, dice López.

Esto es porque “habitualmente las personas mayores experimentan un deterioro de la respuesta inmune que es normal al envejecer”, apunta Wilbur Chen.

En las vacunas que requieren dos dosis, como la de Pfizer, Moderna o Sputnik V, parece haber cierta inclinación a experimentar algún efecto secundario tras recibir la segunda dosis.

“La primera dosis genera una respuesta inmune media y la segunda la refuerza. Es por ello que la segunda genera una respuesta más robusta y se asocia más a experimentar algún efecto secundario”, explica a BBC Mundo el doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo, en Estados Unidos.

Jualian Tang también alerta que el tipo de síntomas puede ser magnificado por la percepción de los pacientes.

“Muchos pacientes, nerviosos o ansiosos por vacunarse, pueden experimentar algún dolor leve y luego reportarlo mayor de lo que es. La psique también influye”, dice el experto.

Centro de vacunación contra la covid-19 en Chile.

Getty Images
Los ancianos suelen experimentar menos efectos secundarios que personas más jóvenes.

¿Qué hacer entonces si se experimenta algún síntoma?

“En mi caso, cuando me vacuné con el compuesto AstraZeneca/Oxford, me dio un poco de fiebre y malestar y simplemente tomé paracetamol”, revela Julian Tang.

Antiinflamatorios como el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios de las vacunas, aunque se recomienda consultar con un médico antes de tomarlos.

No es recomendable tomar estos medicamentos antes de vacunarse a modo preventivo.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en EE.UU. aconsejan aplicar una toalla limpia y húmeda y mover y ejercitar el brazo vacunado para aliviar cualquier posible incomodad.

En el caso de tener algo de fiebre, ayuda beber mucho líquido y vestir ligero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.