¿Cómo el secuestrador del vuelo de EgyptAir logró desviar el avión con explosivos falsos?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

¿Cómo el secuestrador del vuelo de EgyptAir logró desviar el avión con explosivos falsos?

Todavía no hay claridad sobre los motivos del secuestrador, pero el presidente chipriota, Nicos Anastasiades, descartó que se tratara de un hecho terrorista, al tiempo que dijo que podría tratarse de un asunto de "mujeres".
AP
30 de marzo, 2016
Comparte

El secuestrador que desvió un vuelo interno de Egipto al aeropuerto de Lárnaca, en Chipre, el martes por la mañana, utilizó un cinturón de explosivos falso, confirmaron las autoridades.

Todavía no hay claridad sobre sus motivos reales, pero el presidente chipriota, Nicos Anastasiades, descartó que se tratara de un hecho terrorista, al tiempo que dijo con una risa en una rueda de prensa que podría tratarse de un asunto de “mujeres”.

Egipto ha pedido a Chipre la extradición del secuestrador, identificado como Seif Eldin Mustafa.

Hasta el momento, Mustafa ha sido citado por una corte de Chipre, pero no habló. Solo hizo una señal de victoria cuando la policía se lo estaba llevando.

Inicialmente durante el secuestro, el hombre de 58 años, pidió hablar con su exesposa chipriota, a quien las autoridades trajeron hasta el aeropuerto, pero luego hizo una serie de demandas “incoherentes”.

El drama también cobró un matiz de ligereza absurda con la publicación de una fotografía de un pasajero sonriente al lado del secuestrador con el supuesto “cinturón suicida”.

La insólita foto del británico Ben Innes parado al lado de Seif Eldin Mustafa durante las críticas horas de negociación en el aeropuerto de Lárnaca, Chipre, se volvió viral.

Innes, que trabaja en el sector petrolero en Escocia y fue uno de los últimos pasajeros que salieron del avión, dijo que estaba tratando de ver más de cerca el dispositivo y que quería mantenerse “alegre frente a la adversidad”.

Dudas sobre la seguridad

Todo esto lleva a preguntarse cómo Seif Eldin Mustafa, de origen egipcio, pudo secuestrar la aeronave de EgyptAir con un explosivo falso que pasó sin problemas por los sistemas de seguridad del aeropuerto Borg El Arab, en Alejandría.

El Ministerio de Turismo egipcio insistió en que las medidas de seguridad en la terminal aérea estaban en “completo funcionamiento”, antes del despegue del vuelo MS181 en la mañana del martes.

Imágenes de circuito cerrado de televisión del aeropuerto muestran a Mustafa siendo revisado en dos puntos de seguridad y pasando un pequeño bolso por el detector de rayos X.

El blanco y abultado “cinturón suicida” conectado con cables que traía resultó ser un engaño.

Tras la liberación de todos los pasajeros y la tripulación, uno de los cuales escapó por la ventanilla de la cabina de mando, Mustafa salió con las manos en alto y se entregó a las autoridades.

Por lo menos significa que, esta vez, Egipto no puede ser acusado de permitir la entrada de explosivos a un avión comercial, como sucedió en octubre del año pasado en el aeropuerto de Sharm el Sheikh, que resultó en el derribo de un jet ruso con 224 personas a bordo.

Pero los críticos dicen que es preocupante pensar que un pasajero, descrito por las autoridades chipriotas como “mentalmente inestable“, pudiera entrar en un avión cargado con materiales suficientes para hacer creer que tenía una bomba.

Implicaciones

Y, ¿qué podría evitar que, en el futuro, un pasajero igualmente desarmado declare en pleno vuelo que posee un dispositivo listo para detonar?

No es un escenario que le sienta muy bien al maltrecho turismo egipcio, que aún no se recupera del atentado contra el avión ruso de octubre.

El corresponsal de la BBC en Egipto, Youssef Taha, dice que el país ha tomado medidas para mejorar la seguridad aeroportuaria desde entonces.

Estas incluyen una inversión de US$1.000 millones más al año y un contrato con la empresa de asesoría británica Control Risks para revisar sus procedimientos en los aeropuertos de El Cairo, Sharm el Sheikh y Marsa Alam.

A pesar de esto, el corresponsal de la BBC dice que las inspecciones continúan siendo inconsistentes.

Muchos pasajeros exclusivos (VIP) y parlamentarios se resisten a ser revisados, explica, y personal de las aerolíneas y del aeropuerto eluden algunos puestos de inspección.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Radio Progreso

Caravana migrante: más de mil ingresan en Guatemala pese a barrera policial 

Cerca de un millar de personas caminan hacia la frontera de El Ceibo con Guatemala. La marcha llega a poco más de un mes de que se celebren las elecciones en EU.
Radio Progreso
Comparte

Cerca de mil 300 integrantes de la caravana migrante ingresó a territorio guatemalteco, según el instituto migratorio del país centroamericano.

Las autoridades dispusieron de una barrera policial que fue superada por la marcha. Las leyes para prevenir el coronavirus obligan a presentar una prueba PCR o de antígenos que demuestre que no se padece COVID-19. Sin embargo, los migrantes lograron romper la barrera de policías.

Esta nueva caravana migrante con destino a Estados Unidos partió en la madrugada del miércoles desde la estación metropolitana de San Pedro Sula, Honduras. Un grupo de unas 900 personas (según datos del Instituto Guatemalteco de Migración) y se dirigieron a la frontera El Corinto, la más cercana a la costa del Caribe, que une Honduras con Guatemala. Al mismo tiempo, otro grupo de unos 200 integrantes permaneció en la estación con el propósito de ponerse en ruta al amanecer. La marcha se convocó a través de mensajes en redes sociales como Facebook y grupos de Whatsapp.

Se trata de la segunda caravana de migrantes que se organiza durante este año, pese a la pandemia por COVID-19. De hecho, el acceso terrestre a Guatemala apenas se reabrió el pasado viernes 18 de septiembre. Además, esta convocatoria llega a poco más de un mes de las elecciones en Estados Unidos en las que el presidente Donald Trump se juega la reelección contra el demócrata Joe Biden. 

Lee: 60% de los migrantes de México y Centroamérica pospusieron sus planes debido a la pandemia de COVID

A última hora de la noche no había reportes de que agentes de la Policía hondureña trataran de obstruir el paso de los migrantes, cuyo grupo más rezagado transitaba por la colonia López Arellano, una barriada popular de San Pedro Sula con fuerte presencia de pandillas.

Las autoridades migratorias guatemaltecas, país que deben atravesar los migrantes antes de llegar a México, anunciaron que se habían establecido diversas coordinaciones para “atender” la caravana sin especificar si les permitirá el paso. Los países del C4 (Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua) disfrutan de un régimen de libre tránsito entre ellos presentando el documento de identidad. Ahora debido a la pandemia el control fronterizo se ha endurecido y para el ingreso Guatemala exige prueba de no padecer COVID-19 (PCR o antígeno). No obstante, existen muchos puntos ciegos por donde los migrantes están acostumbrados a transitar.

El Instituto Nacional de Migración (INM) emitió un comunicado en el que desmintió “cualquier aseveración sobre regularizar el paso de caravanas de personas migrantes indocumentadas por la frontera sur del territorio nacional, como se difunde en redes sociales”. 

“El INM no promueve caravanas de personas nacionales y extranjeras por México”, dice el comunicado, que no da detalles sobre el previsible despliegue de Guardia Nacional en la frontera. 

La última marcha de estas características llegó al sur de México entre el 18 y el 23 de enero de este año. Cerca de 4 mil migrantes trataron de cruzar por las fronteras de El Ceibo, Tabasco, y Ciudad Hidalgo, Chiapas en diferentes jornadas, pero las caravanas fueron disueltas. En todos casos los migrantes fueron detenidos, encerrados en estaciones migratorias y posteriormente deportados. 

En aquel momento el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que existían empleos en México para aquellos que lo desearan. Sin embargo, la oferta se limitó a ser retornados a sus países y esperar a que se pusiera en marcha en Honduras y El Salvador los programas “Sembrando Vida” y “Jóvenes Construyendo el Futuro”. Como Animal Político reveló, el dinero destinado a esos proyectos todavía no ha salido de México. 

Las caravanas migrantes se en una fórmula para tratar de alcanzar Estados Unidos que tuvieron su auge en octubre y noviembre de 2018, cuando todavía estaba en la presidencia Enrique Peña Nieto. Entonces, miles de personas (al menos siete mil según las autoridades de Suchiate, en Chiapas), en su mayoría procedentes de Honduras, El Salvador y Guatemala, atravesaron México hasta llegar a Tijuana, Baja California, con intención de cruzar Estados Unidos.

Lee: Niños migrantes: los menores a los que se les niega el “sueño mexicano”

En enero de 2019, con Andrés Manuel López Obrador en el gobierno, más de 15 mil centroamericanos que integraban la primera caravana de aquel año recibieron tarjetas de residente por motivos humanitarios.

Las presiones de Donald Trump hicieron girar la política migratoria de México. En junio, el canciller Marcelo Ebrard firmó un acuerdo por el que se comprometió a frenar el flujo hacia el norte. Desplegó 6 mil integrantes de la Guardia Nacional en el sur y aceleró la implantación del programa “Quédate en México” que obliga a solicitantes de asilo en Estados Unidos a quedarse en ciudades como Tijuana, Juárez, Nuevo Laredo o Matamoros esperando hasta su cita con el juez. Más de 65 mil personas fueron incluidos en este programa, que posteriormente incluyó a Guatemala, Honduras y El Salvador como “terceros países seguros”.

En enero de este año la situación fue bien diferente a 2019 y los migrantes fueron interceptados, detenidos y deportados. 

La pandemia por COVID paralizó los flujos migratorios. Estados Unidos decretó el cierre de fronteras y suspendió las garantías legales, cerrando la posibilidad de pedir asilo e imponiendo un modelo de deportación exprés. Este sistema sigue funcionando en la actualidad. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.