Las deudas en Veracruz llegan al futbol: Tiburones Rojos deben más de 10 mdp a exempleados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Las deudas en Veracruz llegan al futbol: Tiburones Rojos deben más de 10 mdp a exempleados

Una docena de extrabajadores del equipo de futbol, despedidos sin justificación, deben ser indemnizados con más de diez millones de pesos. El caso llegó hasta un tribunal federal donde le dieron la razón a los afectados, pero la promotora que controla el club no ha pagado
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Ángel
9 de marzo, 2016
Comparte

Las deudas en Veracruz alcanzan incluso al futbol.

El club de los Tiburones Rojos, cuya marca pertenece al  gobierno del estado aunque el equipo lo opera actualmente el diputado federal Fidel Kuri, tiene que pagarle a una docena de extrabajadores salarios caídos e indemnizaciones por más de diez millones de pesos… pero no lo ha hecho.

Pese a que los afectados ganaron los juicios laborales y en algunos casos hay hasta sentencias judiciales y amparos concedidos, los exempleados – que llevan ya más de cinco años de batallas legales -siguen sin recibir un quinto.

La resistencia del club para  cubrir las indemnizaciones llegó al punto de pedir a un juez  que no reconociera los derechos de uno de los trabajadores, bajo el argumento de que luego todos los demás afectados pedirían lo mismo.

Julio Martínez, uno de los extrabajadores que representa a sus compañeros  y cuyo caso es el más adelantado (ya tiene tres sentencias a favor de las que Animal Político tiene copia), consideró injusto e ilegal que luego de que fueron despedidos sin razón por la antigua administración del club, la actual no haya querido , por lo menos, indemnizarlos.

Esto, pese a que la justicia laboral y la de amparo han confirmado que la asociación civil Promotora Deportiva del Valle de Orizaba, A. C., propiedad de Kuri, es la actual responsable de la operación y administración del club y por tanto funge como “patrón sustituto” de trabajadores y extrabajadores.

A más tardar el próximo 12 de febrero los tres magistrados del tribunal federal que ya resolvieron previamente a favor de Martínez, desahogarán el último recurso de inconformidad que interpuso la referida asociación.

El extrabajador dijo que tan pronto quede resuelto esto solicitará como medida cautelar el embargo de los bienes del club de Primera División, así como los derechos federativos y económicos de la plantilla de jugadores, como garantía de pago en caso de que la promotora no quiera cubrir los pagos a él y a los otros afectados que ya tienen laudos favorables.

Pero además, buscarán ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) el procedimiento para poder “inmovilizar” la marca y nombre distintivo del Club “Tiburones Rojos de Veracruz” ante tal organismo.

Animal Político solicitó a Promotora Deportiva del Valle de Orizaba, A. C una posición sobre este tema. Vía telefónica se nos pidió enviar nuestro cuestionamiento al correo electrónico institucional de Fidel Kuri Grajales. Además de lo anterior, también se envió una solicitud al correo personal del legislador federal.

Hasta la publicación de esta información no se había recibido respuesta por ninguna vía.

Cabe recordar que los derechos para usar la marca, estadio y demás bienes del equipo de futbol  Tiburones Rojos fueron cedidos en 2013 por el gobierno de Javier Duarte a la promotora de Kuri Grajales, aunque el convenio se oficializó en papel apenas en diciembre  de 2015.

El despido

En 2011 el club de los Tiburones Rojos, entonces administrados por el gobierno estatal a través del denominado Patronato del Sistema de Futbol para Veracruz, decidió despedir a un grupo de trabajadores operativos y administrativos. En aquel entonces el club cumplía ya más de tres años en la liga de Ascenso, tras haber salido de Primera División en 2008.

Pero el despido se dio sin justificación. “De un día para otro nos echaron a la calle, a gente que llevábamos entregando años y nuestras vidas para el club” dijo Julio  Martínez, quien se desempeñaba como auxiliar deportivo.

Una docena de trabajadores  denunciaron ante la Junta Local de Conciliación las condiciones de su despido. Además de Martínez, los afectados que llevaron su caso ante la justicia laboral fueron Julia Santiago, Alberto Silva, Jorge Delfín, Ana María Gutiérrez, Laura Gutiérrez, Olivia Gutiérrez, Juan A. Carbajal, Fernando Solverano, Armando Díaz, Valente Elvira y Julio Hernández.

En octubre de 2011 la Junta especial Número 10 de conciliación y Arbitraje emitió el laudo del expediente 111/X/2011 correspondiente al caso de Martínez en el que “condenó” al  Patronato del Sistema de Futbol para Veracruz, o quien “en el futuro lo sustituyera”, así como al Club Tiburones Rojos  o “como en el futuro se les denomine”, a la reinstalación del trabajador, el pago de los salarios caídos y demás prestaciones, o en su defecto a una indemnización.

En 2013 la Federación Mexicana de Futbol aceptó convertir al club Albinegros de Orizaba, operado por Promotora Deportiva del Valle de Orizaba, A. C, en los nuevos Tiburones Rojos de Veracruz, bajo varias condiciones, entre ellas, hacerse cargo de pasivos (deudas) pendientes. El estado aceptó de palabra ceder provisionalmente el uso de la marca, el estadio y demás.

El periodo de transición dejó paralizado el caso de los extrabajadores hasta que finalmente la promotora se negó a cubrir las resoluciones laborales. El 22 de mayo de 2015 la Junta de Conciliación falló en favor de la promotora de Fidel Kuri y determinó que no se le podía considerar el “patrón sustituto” pese a la resolución que ya había dictado con anterioridad.

En ese contexto Julio Martínez decidió llevar la batalla ante los tribunales judiciales e interpuso una demanda de amparo en contra de la resolución de la Junta de Conciliación, que eximió a los nuevos Tiburones Rojos de pagar la indemnización.

Condena sin castigo

El 28 de agosto del 2015 el Juzgado Quinto de Distrito en Veracruz concedió el amparo en favor de Julio Martínez y ordenó a la Junta de Conciliación que declarara a la promotora de Fidel Kuri como “patrón sustituto”  del extrabajador, y por tanto, responsable de indemnizarlo.

El juzgado consideró que la “tercera parte interesada en el caso”, es decir la promotora, no aportó argumentos idóneos que demostraran que no debía considerársele como jefe sustituto. Por el contrario, solo evidenció que en efecto son los actuales operadores de los Tiburones Rojos y de toda su infraestructura.

La promotora interpuso un recurso de revisión y el caso llegó hasta el Primer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo cuyos magistrados federales confirmaron la sentencia de amparo emitida por el juzgado.

Sin otra alternativa y en cumplimiento del amparo, el pasado 15 de enero  la Junta local emitió el laudo en donde declara patrón sustituto  a Promotora Deportiva del Valle de Orizaba, A. C

En la revisión del cumplimiento del amparo y en un nuevo intento por no pagar, la promotora de Kuri argumentó que se había mal interpretado el que ellos no presentaron pruebas suficientes para demostraron que no eran patrones sustitutos, lo que el juez evidenció como falso citando literalmente las conclusiones del tribunal colegiado.

Finalmente, la promotora intentó argumentar que no podía cumplir con el amparo dado que si lo hacía en el caso de Martínez, otros trabajadores más adelante también demandarán que se  les indemnice bajo el argumento de que son patrones sustitutos. Este argumento el juez de plano lo declaró improcedente.

En ese contexto, la promotora de Fidel Kuri interpuso un nuevo recurso de inconformidad en contra del cumplimiento del amparo el cual fue turnado el pasado 22 de febrero al Primer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo, quien se prevé que antes del próximo 11 de marzo emitan una resolución definitiva.

Los magistrados que analizan este recurso son los mismos que ya confirmaron antes el amparo, por lo que se espera que la resolución vaya en el mismo sentido.

Una vez que el caso de Martínez quede ratificado, los otros extrabajadores afectados que cuentan con laudos favorables, y que ya se agruparon para impulsar sus casos, pedirán también a la promotora los salarios caídos e indemnizaciones que suman más de diez millones de pesos

Tiburones chuecos

De acuerdo con  Julio Martìnez, el caso de los extrabajadores que no han recibido sus pagos es una muestra más del entorno irregular en que se ha visto envuelta la operación de los Tiburones Rojos desde que estos fueron traspasados a la promotora de  Fidel Kuri en el 2013, situación que ven con tristeza porque le han dado décadas de sus vidas a esta franquicia deportiva.

Fue en 2013 cuando la administración del gobernador Javier Duarte aceptó ceder a Fidel Kuri la operación de los Tiburones Rojos. Esto luego de que dicho empresario (hoy diputado federal) contaba con una franquicia que ya había recibido la autorización de la Federación Mexicana de Futbol para jugar en Primera División.

El acuerdo entre el gobierno de Veracruz y Promotora Deportiva del Valle de Orizaba, A. C.  fue prácticamente de palabra, porque hasta diciembre de 2015 se oficializó ante el Congreso un contrato de comodato y usufructo del club.

Lo anterior demuestra, según Martínez, que la asociación civil de Kuri obtuvo beneficios durante casi dos años de la operación de una marca, y estadio, instalaciones y escudo de los Tiburones Rojos, que son propiedad del Estado, sin legalmente existir un convenio.

“Es un daño patrimonial que se haya permitido ejercer sin un retorno , porque estamos perdiendo; estamos afectando recursos públicos para destinarlos al enriquecimiento de un tercero que es una persona privada”, dijo el extrabajador del club.

Incluso, explicó que en 2014 la promotora se vio beneficiada de la inversión de aproximadamente 150 millones de pesos que hizo el gobierno estatal para remodelar el Estadio Luis “Pirata” Fuente con motivo de los Juegos Centroamericanos, lo que le trajo aun más beneficios económicos  la asociación privada, sin que esta hubiera invertido un solo peso.

La no existencia de un contrato firmado fue uno de los argumentos que quiso aprovechar en su momento la promotora, según evidencian los documentos de los procesos, para rechazar su posición como patrón sustituto de los trabajadores afectados e indemnizarlos,  pero los jueces tuvieron una opinión distinta

En convenio publicado apenas en diciembre de 2015, el gobierno de Veracruz dio a conocer que autorizaba el uso del escudo, de su marca, sus colores, así como licencia para explotar comercialmente la marca del mismo.

“Gobierno del Estado le da a una asociación civil la exclusividad de que utilice su logotipo, su estadio… una serie de recursos públicos, sin nada a cambio (…) son recursos públicos y tú no los puedes regalar a una empresa privada” dijo el extrabajador.

Para Martínez las presuntas irregularidades son  posibles con la complicidad de los servidores públicos. En el caso específico de los extrabajadores, dijo que la secretaría del Trabajo local, de donde dependen las juntas de conciliación, ha hecho poco por ayudar a los afectados, e incluso los han perjudicado al no considerar a la promotora de Kuri como patrón sustituto.

“El secretario del Trabajo de Veracruz Gabriel Deantes Ramos, quien además es aspirante a diputado local, es primo del diputado federal Alberto Ramo Silva que a su ve es compadre de Fidel Kuri. Nosotros creemos que es una red de corrupción” dijo el extrabajador.

Animal Político busco la versión del diputado Federal Fidel Kuri sobre el tema, pero no hubo respuesta.

A continuación puedes ver unas de los resoluciones judiciales que expone el caso:

Resolución Amparo Definitivo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué son los anticuerpos monoclonales y por qué podrían ser una alternativa contra el COVID

En paralelo a la búsqueda de una vacuna, investigadores analizan la posibilidad de utilizar anticuerpos monoclonales tanto para evitar la infección de SARS-CoV-2 como para combatirla.
27 de agosto, 2020
Comparte

A la par que avanza la carrera por encontrar una vacuna contra la covid-19, equipos de investigación y farmacéuticas en todo el mundo continúan buscando desesperadamente alternativas para lidiar con la enfermedad provocada por el coronavirus.

Y uno de los hallazgos que se perfila como prometedor es la terapia de anticuerpos monoclonales (mAbs), un tipo de fármaco que puede utilizarse tanto para prevenir la infección como para tratarla una vez que la enfermedad se ha desarrollado.

¿Qué son los anticuerpos monoclonales?

Cuando nuestro cuerpo detecta la presencia de un antígeno, en este caso el SARS-CoV-2, el sistema inmunitario produce anticuerpos, unas proteínas destinadas a neutralizar a ese antígeno en particular, con el objetivo de evitar que penetre en nuestras células, secuestre su mecanismo y se reproduzca.

Los anticuerpos monoclonales son copias sintéticas creadas en el laboratorio a partir de un clon de un anticuerpo específico, hallado en la sangre de una persona que se ha recuperado de la covid-19.

Es decir, los mAbs imitan a los anticuerpos que nuestro cuerpo produce de forma natural.

Viaje en transporte público durante la pandemia.

Getty Images
En tanto no se encuentre una cura o una vacuna, muchas medidas de seguridad como la distancia social y el uso de mascarillas seguirán vigentes en la mayor parte del mundo.

“A diferencia de una vacuna, que introduce una proteína o material genético en nuestro organismo para estimular al sistema inmune (para que genere anticuerpos), estos son anticuerpos que se le suministran al cuerpo para brindarle protección”, le explica a BBC Mundo Jens Lundgren, médico especializado en enfermedades infecciosas de la Universidad de Copenhague y del hospital Rigshospitalet, en Dinamarca.

“Es lo que llamamos inmunidad pasiva”, añade el investigador, quien lidera uno de los ensayos sobre anticuerpos monoclonales de la farmacéutica Eli Lilly.

Terapias exitosas

Desarrollados por primera vez como terapia en los años 70, se utilizan en la actualidad para tratar exitosamente una serie de enfermedades que abarcan desde el sida hasta numerosos tipos de cáncer.

Dese el inicio de la pandemia, son muchos los laboratorios -AstraZeneca, Regeneron, VirBiotechnology, Eli Lilly y Adimab, entre otros- que se han abocado a investigar anticuerpos monoclonales que resulten efectivos contra el coronavirus, y han hallado decenas que se muestran promisorios.

Desde una perspectiva terapéutica, le explica a BBC Mundo Gigi Gronvall, profesora especializada en inmunología del Centro Johns Hopkins de Seguridad Sanitaria en Estados Unidos, los anticuerpos monoclonales son relativamente similares a la terapia de plasma convaleciente, en la que el paciente recibe plasma de una persona recuperada, pero constituyen una forma “mucho más moderna y depurada”.

Laboratorio

Getty Images
Los mAbs se han utilizado con éxito para tratar otras enfermedades como el cáncer.

“Cuando le das plasma a alguien, le estás dando todos los anticuerpos que produjo esa persona. Unos pueden ser efectivos, pero otros no. Lo que contiene es un poco un misterio”, dice la profesora.

En cambio los anticuerpos monoclonales “están hechos a partir de la selección de aquellos que tienen la capacidad de neutralizar al virus”.

El proceso de aprobación de estos fármacos puede llegar a ser más rápido, añade Gronvall, dado que los entes reguladores están muy familiarizados con los mAbs ya se emplean para tratar numerosas enfermedades.

“Su mecanismo de acción está muy comprendido: sabemos que los anticuerpos se unen a cosas y por eso bloquean físicamente la entrada del virus a la célula”, explica.

“Para los reguladores, es fácil saber lo que ocurre con ellos, por eso pueden llegar a superar los obstáculos de las regulaciones antes que las vacunas”, afirma la académica.

“Mejores que la vacuna”

Laura Walker, directora asociada de Adimbab, uno de los laboratorios que investiga anticuerpos monoclonales para la covid-19 y cuyos ensayos clínicos comenzarán en enero, confía más en la capacidad profiláctica de los anticuerpos monoclonales que en la terapéutica.

“En algunos casos han funcionado en el contexto del tratamiento. El ejemplo más reciente es el del ébola, donde los anticuerpos monoclonales demostraron reducir los índices de mortalidad en pacientes enfermos y también en casos de VIH, pero no sabemos si va a funcionar con el SARS-CoV-2”.

Abuela saludando a su nieta detrás de una ventana

Getty Images
Para las personas mayores, que no reaccionan tan bien con las vacunas, los mAbs pueden ser una mejor opción.

“No ha funcionado en casos de virus respiratorio sincitial (VSR), no ha demostrado un gran éxito con la influenza, ni tampoco en otros virus respiratorios”.

Aunque reconoce que en el caso de la covid-19, cuyo período de incubación es más largo en comparación por ejemplo con la gripe, puede haber una ventada de oportunidad más grande para la terapia.

De lo que no duda, sin embargo, es de los beneficios que puede ofrecer como método para prevenir la enfermedad, y considera incluso que los anticuerpos monoclonales pueden tener más ventajas que las vacunas.

Una vacuna, dice la experta, induce la producción de todo tipo de anticuerpos y solo una porción de ellos son neutralizantes.

“Al poder elegir anticuerpos, solo seleccionamos los más potentes. En nuestro caso, por ejemplo, hemos identificado anticuerpos muy raros. Y, uno en particular, es extremadamente potente no solo contra el SARS-CoV-2, que produce la covid-19, sino también contra varios otros virus de la familia de los SARS”, asegura.

“Estos son los tipos de anticuerpos que queremos producir a gran escala, no solo para darle inmunidad en esta pandemia a las personas que no responden bien a las vacunas, sino para futuras pandemias, ya que es muy probable que veamos más coronavirus en el futuro”.

La vacuna también puede inducir anticuerpos muy potentes, continúa Walker, pero estos “pueden no estar presentes en grandes cantidades”.

“Por esta razón, suministrar un único anticuerpo monoclonal pero con una alta potencia y en una dosis alta puede brindar una protección más elevada que una vacuna”, acota.

Otro punto débil de las vacunas en comparación con los mAbs, señalan Gronvall y Walker, es que no funcionan de la misma manera para todos los rasgos etarios.

Plasma

Getty Images
El tratamiento con mAbs vendría a ser una versión moderna y mucho más depurada del tratamiento con plasma convalesciente.

“Son efectivas para la gente joven, pero a veces la gente mayor no genera una respuesta inmunitaria tan poderosa ante una vacuna. Lo hemos visto por ejemplo con la vacuna de la gripe”, dice.

Lo mismo ocurre en el caso de las personas inmunodeprimidas.

La inmunidad pasiva, en cambio, no tiene este problema.

Las dificultades son otras…

Costo, período de inmunidad y efecto contrario

Por un lado, está el tiempo en que se mantendría la inmunidad de los anticuerpos monoclonales que, modificaciones de por medio, podría oscilar entre los cinco y seis meses.

No se sabe aún qué inmunidad otorgará una vacuna contra la covid-19, pero recordemos que, en la mayoría de las vacunas, una dosis alcanza para toda la vida, mientras que otras necesitan uno o dos refuerzos cada 10 años.

Sin embargo, el mayor problema es el acceso a este fármaco y el costo de producción, que supera con creces a los de una vacuna.

Según un reporte de Wellcome, una fundación de salud global e independiente que hizo un llamado para expandir el acceso a los anticuerpos monoclonales, “el 80% de los mAbs se venden en EE.UU., Europa y Canadá”.

“Solo el 20% de los mAbs se vende en el resto del mundo, que conforma el 85% de la población global. Pocos, si algunos, están disponibles en países de ingresos bajos y medios”, dice el informe publicado a mediados de agosto.

Estos tratamientos médicos se encuentran entre los más caros del mundo. Para darnos una idea, el precio promedio de un tratamiento con mAbs en EE.UU. oscila entre US$15.000 y US$200.000 al año.

Y, por último existe otro problema vinculado a su seguridad.

Si bien los anticuerpos son un arma de defensa, en algunos casos “actúan de forma opuesta, acrecentando la infección“, le dice Lundgren a BBC Mundo.

Es un complejo fenómeno conocido como amplificación de la infección dependiente de anticuerpos, en el que algunos anticuerpos en vez de prevenir la entrada del virus a la célula, la facilitan.

Por el momento, “no lo hemos visto con la covid-19, pero se ha visto con otras infecciones virales”, aclara el investigador.

Esto deberá ser evaluado minuciosamente en ensayos clínicos.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.