close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Inexistente la depuración policial en México: agentes reprobados aumentan en los estados

La proporción nacional de policías estatales, judiciales y de reclusorios en activo pese a estar reprobados se ha mantenido desde el año pasado, y en estados como Michoacán y Baja California Sur incluso aumentó. En Sinaloa, uno de cada dos policías judiciales está reprobado, pero el gobierno no los hace a un lado.
Cuartoscuro
3 de marzo, 2016
Comparte

El año pasado la organización Causa en Común denunció públicamente que, pese a que los estados habían cumplido con la aplicación de los exámenes de control de confianza, más de 16 mil elementos de las policías estatales, procuradurías y reclusorios seguían trabajando pese a estar reprobados. Este año, la realidad sigue siendo la misma y de noviembre de 2015 a enero de 2016, el nivel de agentes no confiables incluso se ha incrementado en varios estados.

Y es que aún con anuncios como los hechos por gobernadores y mandos de seguridad de que la depuración se ha llevado a cabo, los datos actualizados a febrero de 2016 arrojan que a nivel nacional el avance es nulo.

A lo anterior se suma otro problema: entere el 15 y el 20 por ciento de todos los exámenes de control de confianza que en su momento sirvieron para certificar que un policía era apto ya caducaron, pues se acabó su vigencia legal de dos años.

Lo anterior significa que hay unos 40 mil agentes que en su momento fueron certificados como aptos, pero en términos de ley hoy ya no se sabe si lo son.

Cabe recordar que el compromiso de tener corporaciones policiales cien por ciento depuradas data del 2008 cuando el entonces presidente Felipe Calderón, junto con gobernadores y activistas, firmaron el Acuerdo por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad.

Casi ocho años después es un compromiso que continúa pendiente.

Desde diciembre de 2014 el Secretariado Ejecutivo del Sistema nacional de seguridad Pública (SESNSP) dejó de transparentar en su sitio de internet los progresos en los exámenes de control de confianza, sin embargo, los datos son proporcionados a Causa en Común, que se ha encargado de difundirlos mensualmente en su sitio web desde octubre de 2015.

Como este mismo medio ya ha publicado, Veracruz es la entidad con la mayor proporción de policías estatales no confiables, pero hay otros estados como Sinaloa en donde casi la mitad de los agentes judiciales en activo están reprobados.

El control de confianza es un procedimiento de cinco evaluaciones: toxicológico, de polígrafo (detector de mentiras), física, de conocimientos generales y de entorno social. Su finalidad, es determinar si una persona es confiable para determinar una función de seguridad o de procuración de justicia.

De acuerdo con la Ley Nacional de Seguridad Pública, los elementos que no sean confiables deben ser separados de sus funciones de forma inmediata y no pueden desempeñarse en ninguna institución de seguridad oficial.

grafico-depuracion-policial-2 (1)

Negros en el arroz

En México existen poco más de 123 mil policías estatales, es decir, elementos adscritos a las secretarías de seguridad pública de las entidades. En octubre del año pasado los datos oficiales  revelados por  Causa en Común arrojaban que el siete por ciento de esos agentes seguían en activo pese a que reprobaron.

Los datos actualizados al 31 de enero de 2016 muestran que la realidad sigue siendo exactamente la misma: el siete por ciento de los elementos estatales, poco más de 8 mil 800, siguen en sus puestos aunque no son aptos para ello.

El problema se repite en las otras fuerzas de seguridad de los gobiernos estatales. En octubre el ocho por ciento de los 51 mil policías de investigación y judiciales adscritos a las procuradurías del país había reprobado el control de confianza. Hoy esa proporción no ha cambiado.

Y en los reclusorios es aún peor. De los cerca de 30 mil elementos adscritos a la seguridad de los centros penitenciarios estatales, el once por ciento, es decir al menos uno de cada diez, no era confiable según los datos publicados en octubre. Pasó un trimestre y la situación no ha cambiado.

grafico-depuracion-policial-3 (1)

El análisis por  estados evidencia que el problema es mayor en algunas entidades. Veracruz es la entidad con la mayor proporción de policías estatales en activo reprobados, con un 35 por ciento del total de su fuerza comprometida. En octubre de 2015 los agentes reprobados sumaban un 36 por ciento, por lo que el avance es mínimo.

Pero en  los siguientes tres estados con mayor proporción de policías reprobados en activo, la situación incluso empeoró. De octubre de 2015 a enero de 2016 Michoacán pasó de 29 por ciento a 30 por ciento de agentes desconfiables en sus filas; Sinaloa pasó de 27 a 29 por ciento, y Baja California Sur de 26 a 28 por ciento.

A nivel de Procuradurías, la de Sinaloa tiene el mayor nivel de agentes reprobados. En octubre de 2015 era el 48 por ciento de todos los elementos y para enero de 2016 ya era 49 por ciento. Esto significa que prácticamente la mitad de todos los elementos de esa corporación, responsable de investigar delitos, están reprobados.

Baja California Sur, Sonora, Tabasco y Guerrero son las otras entidades con mayor proporción de policías de investigación no confiables.

Y por lo que se refiere a los custodios de cárceles, Veracruz también tiene la mayor cantidad de elementos en activo reprobados con 54 por ciento, más de la mitad, aunque si lograron reducir seis por ciento esa proporción respecto al año pasado. Tabasco y Zacatecas no registraron mayor avance, y en Sinaloa y Baja California el nivel de custodios reprobados incluso subió.,

Mentiras y tragedias

En noviembre del año pasado el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, dijo que su gobierno ya había cumplido con la depuración de sus policías. Lo dijo en su cuenta de Twitter y lo ratificó en su informe enviado al Congreso estatal.

En octubre el ex secretario de Seguridad Pública de Michoacán, Víctor García Magaña, aseguró que había depurado a la mitad de toda la fuerza estatal que no superó el proceso de control de confianza

En respuesta a un llamado del presidente Enrique Peña Nieto, gobernadores de todo el país  prometieron en julio del 2015 completar la depuración de sus corporaciones.

Los datos revelan que más allá del discurso, el proceso de depurar a las fuerzas de seguridad en los estados no se ha cumplido, pero lo que sí ha seguido sucediendo son incidentes violentos en los que están relacionados los agentes.

grafico-depuracion-policial- (1)

Uno de los casos de mayor impacto en el último año con policías involucrados, es el de la desaparición forzada y posible homicidio de cinco jóvenes en la zona de Tierra Blanca, Veracruz. Las indagatorias revelaron que la policía estatal estaba involucrada. El pasado 28 de febrero fue detenido un octavo agente que confesó la participación de él y sus demás compañeros.

Otro caso ocurrió en Tlaxcala donde ocho policías estatales, incluyendo al propio director de la corporación, fueron capturados por estar involucrados en diversos secuestros exprés en los municipios de Apizaco y Huamantla.

Hay de todo. Apenas a a finales de febrero  varios jóvenes fueron agredidos en el exterior de un bar de la colonia Roma en la capital del país. El incidente se hizo viral porque testigos grabaron la golpiza propinada a las víctimas. La investigación arrojó que estaban involucrados agentes de la secretaría de Seguridad Pública en activo.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El creciente número de estadounidenses que deciden mudarse a México (pese a la campaña de Trump contra el país)

De los 9 millones de los ciudadanos de Estados Unidos que viven fuera de su país, 1.5 están en México. Hablamos con algunos de ellos sobre los motivos por los que dejaron su país y cómo es la vida al otro lado de la frontera.
24 de julio, 2019
Comparte

“Mucha gente viene a retirarse aquí, porque se vive en un clima primaveral perpetuo y por una fracción de dinero con el que lo harían en Estados Unidos”, dice Terry Vidal en Ajijic, un municipio de Jalisco en el que se ubica una de las mayores comunidades de estadounidenses en México.

Aunque no hay una cifra oficial, se calcula que son entre 7 y 14 mil.

“La mayoría es gente retirada. Pero desde que Donald Trump es el presidente de Estados Unidos, hay cada vez más gente joven que ya no quiere estar allá y se viene aquí”, cuenta.

Vidal es el director ejecutivo de The Lake Chapala Society A.C., una organización que se define como “gente que ayuda a gente” y entre cuyos objetivos está el de conformar un tejido social para los que llegan a vivir a Ajijic, no solo estadounidenses.

Aunque son ciudadanos de esa nacionalidad los que conforman la principal comunidad de extranjeros en México. Así lo dejan ver las cifras del Instituto Nacional de Migración (INM), quien tiene registrados a 75,500.

Sin embargo, los expertos aseguran que son muchos más.

Ilustración de un mapa donde aparecen Estados Unidos y México.

Getty Images
1,5 de los 9 millones de estadounidenses que viven fuera de su país están en México, estima embajada de EE.UU.

La embajada de Estados Unidos estima que de los nueve millones de estadounidenses que viven fuera de su territorio, 1.5 millones están en México.

Las fuentes consultadas por BBC Mundo hablan de una de las diásporas de esa nacionalidad más grandes del mundo, algo que no resulta fácil de confirmar, ya que EE.UU. no tiene información de sus ciudadanos en el exterior. Además, muchos viven con visa de turista.

Otros de los que no están registrados en México, pero sí en la Embajada de Estados Unidos, son hijos de mexicanos que nacieron en el país del norte. Son ciudadanos estadounidenses, pero llegaron a México cuando sus padres volvieron, voluntariamente o deportados.

Sea cual sea la cifra general, en lo que todos concuerdan es que la diáspora de estadounidenses en México ha crecido en la última década.

Además de ser un país más barato y tener un clima menos duro, otro motivo para que los estadounidenses migren a México es la cercanía geográfica.

“Es una buena opción porque es un país vecino del que se puede viajar fácilmente (a EE.UU.) y además ahí hay comunidades de estadounidenses que facilitan las cosas”, explica Rachel Schmidtke, investigadora del Instituto del Centro Woodrow Wilson para Académicos, un think tank con sede en Washington.

Vidal, el director ejecutivo de The Lake Chapala Society A.C., explica que “Birds of a feather flock together”, una expresión equivalente al refrán que dice: “Dios los cría, y ellos se juntan”. Es decir, que los individuos de la misma clase tienden a reunirse y que por eso muchos han ido llegando a Ajijic, en el pintoresco lago de Chapala.

Dice que la mayoría es demócrata, aunque también hay republicanos y seguidores de Trump. “He visto cómo algunos amigos cercanos se distancian por motivos políticos”, reconoce.

Según Vidal, Ajijic es una colonia moderna, que “no se impuso por la fuerza, sino por la economía”.

Y la colonia estadounidense es tan grande que incluso muchos no necesitan hablar español, a pesar de llevar muchos años viviendo en el municipio.

Aunque no es una generalidad y muchos de los estadounidenses que viven en México hablan español perfectamente.

En México me siento más en casa”

Es el caso de Natalie Baur, una historiadora especialista en preservación de archivos digitales que llegó a Ciudad de México hace cuatro años.

Natalie Baur

Ana Gabriela Rojas
“Todos tenemos derecho a migrar. Algunos quieren ir (a Estados Unidos), otros queremos salir (de allí)”, dice Natalie Baur.

“Fue donde me encontré (a mí misma). Ahora mismo me siento más en casa aquí que en Estados Unidos“, dice. Llegó con una beca para estudiar nueve meses, pero luego se fue quedando.

Asegura que se alegró de estar viviendo en México cuando en noviembre de 2016 Donald Trump ganó las elecciones presidenciales.

“Para el gobierno de EE.UU. puede ser muy raro que un ciudadano de allí quiera vivir fuera, por ejemplo en México. Pero todos tenemos derecho a migrar. Algunos quieren ir (a EE.UU.), otros queremos salir (de allí) y no somos traidores por eso“, aclara.

“Yo quiero a mi país. Pero mi día a día está aquí”.

Está contenta con los amigos que ha hecho en la capital mexicana. Aunque reconoce que hay cosas que le gustan menos.

“Los procesos burocráticos son difíciles y a veces sin sentido”, apunta.

Centro de la Ciudad de México.

Getty Images
En la Ciudad de México viven unos 7 mil estadounidenses, según el Instituto Nacional de Migración.

Reconoce también que, como migrante estadounidense en México, tiene muchos más privilegios que los mexicanos que emigran a Estados Unidos.

Una de las ventajas es que en uno de sus trabajos a distancia gana en dólares, lo que en México le rinde más, dice.

En cuanto a los procesos para legalizar el estatus migratorio, menciona las dificultades que muchos trabajadores mexicanos enfrentan en EE.UU., mientras todo es más sencillo para sus compatriotas.

“Yo quise estar legal aquí y pago un montón de impuestos porque quiero ser justa y aportar a este país. Pero hay muchos estadounidenses que se aprovechan de que pueden vivir aquí sin registrarse”, cuenta.

Dice que la ha cautivado la generosidad de los mexicanos, que quieren mostrarle lo bonito de su país y que reciben con brazos abiertos a gente que no conocen.

“Yo no era así, pero ahora tengo más confianza”.

Playa Ventura, Copala, Guerrero

Cortesía de Nora
“Las playas mexicanas son las mejores. Y visitarlas es parte del privilegio de vivir en México”, dice Nora, una estadounidense de 32 años que vive en Cuernavaca, Morelos.

La seguridad, una preocupación

“Aunque los estadounidenses que viven en México viven en lugares relativamente seguros, la inseguridad es uno de sus preocupaciones“, asegura Schmidtke, la investigadora del Wilson Centre.

Nora, originaria de Chicago, vive en Cuernavaca, en el estado de Morelos, en el centro del país.

Es profesora y directora de un colegio.

Cuenta que Chicago es una ciudad “sumamente violenta”. Sin embargo, también habla de cómo en los 10 años que lleva viviendo en Cuernavaca la cantidad de extranjeros residentes ha disminuido mucho.

“Somos muy pocos ya. Algo que ha impactado mucho es la violencia de los cárteles. Han cerrado muchas escuelas de idiomas a las que muchos jóvenes venían a estudiar español. Antes había muchos lugares para salir en la noche y ahora la gente tiene mucho miedo”.

Una ciudadana estadounidense celebra el día de muertos en México.

Domitzu Medrano
Una ciudadana estadounidense celebra el día de muertos en Ajijic, donde abundan los eventos culturales.

A pesar de todo, dice que una parte de su corazón es mexicana y que está muy agradecida con toda la gente que le ha ayudado a sentirse en casa.

“En México hay una urgencia por vivir y gozar que no tenemos necesariamente en EE.UU”.

Aunque reconoce que en cierto modo es un cliché, concuerda con que en su país de origen la gente vive para trabajar, mientras en su país de residencia la gente trabaja para vivir.

“Siendo gringa esto es muy seductor. Llegas a México y ves que todo es la familia, la convivencia, pasársela bien mientras se pueda. Esto es algo muy poderoso”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI

https://www.youtube.com/watch?v=GpyJ8GP7PWg

https://www.youtube.com/watch?v=o-FUmeEXFOI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.