Perfiles: Ellos son Uriel, Luis Humberto y Jesús Alán, los 3 jóvenes desaparecidos en Papantla
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Perfiles: Ellos son Uriel, Luis Humberto y Jesús Alán, los 3 jóvenes desaparecidos en Papantla

Desde el 19 de marzo pasado, Uriel Pérez Cruz, Luis Humberto Morales y Jesús Alán Ticante desaparecieron, y se señala la presunta responsabilidad de policías municipales en el caso. Conoce las historias de los tres jóvenes.
Cuartoscuro
30 de marzo, 2016
Comparte

Once días han pasado desde que el 19 de marzo tres jóvenes de Papantla, al norte del estado de Veracruz, desaparecieron a manos, presuntamente, de elementos de la policía local del municipio.

Los jóvenes son Uriel Pérez Cruz, Luis Humberto Morales Santiago y Jesús Alán Ticante, quien desapareció ese mismo sábado 19, pero un hecho diferente.

El pasado martes 29 de marzo, la Fiscalía de Veracruz informó que suman ocho elementos de la policía municipal de Papantla acusados por el delito de desaparición forzada, quienes ya fueron ingresados al penal regional. Entre los detenidos se encuentra el mando de la policía municipal, Bernardino Olmedo Castillo.

A tan solo unos meses de la desaparición en enero de otros cinco jóvenes en el municipio veracruzano de Tierra Blanca, también a manos de policías, Animal Político presenta un perfil de quiénes son Uriel, Luis Humberto y Jesús Alán, los tres jóvenes de Papantla que hasta la fecha siguen desaparecido

“La gente prejuicia a mi hijo Uriel porque lleva tatuajes”

Uriel Pérez en una fotografía proporcionada por su madre.

Uriel Pérez en una fotografía proporcionada por su madre.

Blanca Ninfa Cruz no se ha dado cuenta. Pero nada más empezar a hablar al otro lado del hilo telefónico se refiere a su hijo Uriel empleando un verbo en tiempo pasado.

“Él era una persona muy amigable que jamás le faltó al respeto a nadie. Puede usted preguntar a quien quiera en Papantla”, asegura Blanca, quien tras unos segundos de silencio corrige el error de inmediato. “Bueno, mi hijo ES muy amigable”, pone ahora énfasis en el tiempo presente.

“Mi hijo siempre ha estado muy apegado a la familia, a sus hermanos, a su padre, y sobre todo a mí. Cada vez que yo salía a la calle me estaba escribiendo que dónde estaba y que cuándo regresaba a casa”, Blanca ríe quedamente al recordar la preocupación de su muchacho cada vez que ella salía a la calle, aunque acto seguido se pone seria cuando, sin previa pregunta, admite que su hijo de 19 años fuma ocasionalmente mariguana.

“Sí sé que mi hijo consumía mariguana. No lo niego porque quiero se sepa toda la verdad”, aclara la veracruzana con un tono solemne.

“Pero fumar mariguana no te hace automáticamente una mala persona –contrapone de inmediato-. Y algunas personas han prejuiciado a mi hijo porque también lleva tatuajes en el cuerpo. Pero muchos jóvenes se dibujan tatuajes, ¿no? Y también se ponen piercings y no por eso son todos delincuentes. Simplemente son jóvenes y esos son los gustos de la juventud”.

En cuanto a los estudios y el trabajo, Blanca Ninfa comenta que Uriel sólo estudió hasta la secundaria, aunque luego hizo el intento de aprender un oficio como electricista en Poza Rica, también en el estado de Veracruz.

Pero la pasión de Uriel es manejar, recalca su madre, de ahí que es habitual verlo por las calles de Papantla trabajando como “moto-tortillero” y ayudando a su padre en el taxi de vez en cuando.

“A veces su padre llegaba y decía que estaba ya muy cansado de estar todo el día en el taxi y Uriel se ofrecía para manejarlo y así darle un descanso”, explica Blanca, quien tras otros segundos de reflexión musita varias veces que aún no puede creer que su hijo lleve desaparecido más de diez días.

“Si mi hijo hubiera cometido un delito debería estar tras las rejas, pero no desaparecido”

-¿Por qué cree que se lo llevarían unos policías, tal y como acusa la Fiscalía del Estado? –se le cuestiona-.

-La verdad, lo desconozco. No entendemos nada. Si él hubiera cometido algún delito debería estar tras las rejas, pero no desaparecido, ¿no cree? –contesta la madre de familia, que a continuación, como si fuera un ejercicio a partir del cual buscara pistas de lo que pudo sucederle a Uriel ese 19 de marzo, comienza a repetir lo que hasta el momento se sabe de la desaparición de su hijo, a partir del testimonio de su novia. Esto es, que entre las ocho y nueve de la mañana Uriel y su amigo Luis Humberto salieron tras una noche de fiesta a buscar a la novia de Uriel en un automóvil de color rojo.

Según Blanca, su hijo llegó “algo tomado” y la pareja tuvo una discusión. Por lo que, al parecer, algún vecino llamó a las patrullas de la policía municipal.

“Al darse cuenta de que los seguían las patrullas, mi hijo trata de escapar y comienza una persecución”, abunda.

La novia de Uriel, quien presenció los hechos, contó a Blanca que los policías municipales dispararon a las llantas del vehículo en el que iban los jóvenes para impedir que escaparan. Tras bajarlos del auto, la pareja de Uriel ve cómo los someten, les tapan la cabeza y los suben a una patrulla, sin que hasta el momento se tenga noticias de su paradero.

-¿Confía en que la detención de ocho policías municipales es un paso adelante para resolver su caso? –se le vuelve a cuestionar-.

Blanca respira fuerte al otro lado de la llamada.

“Sí, es cierto que estos policías ya están detenidos –concede-. Pero ahora lo que queremos por encima de todo es que nos digan dónde está nuestro muchacho”. 

“Mi hijo Luis Humberto y Uriel son amigos de toda la vida”

Con palabras similares, Humberto pide a los policías detenidos que revelen el paradero de Uriel y de su hijo Luis Humberto Morales, de 18 años.

Cuestionado sobre por qué iban juntos ese 19 de marzo en el automóvil rojo en dirección a la casa de la novia de Uriel, Humberto explica que se debe a que ambos jóvenes “son amigos de toda la vida”.

“Como Uriel, mi hijo Humberto es una persona muy alegre y muy tranquila. En la casa nunca nos levantó la voz, ni tuvo problemas con nadie en Papantla. Jamás tuvo ni una pelea”, asevera el padre de familia, quien también comenta que no sabe por qué un grupo de policías municipales, presuntamente, desaparecería a su hijo.

“La verdad, no sabemos por qué nos ha pasado esta desgracia”, lamenta.

“A mi hermano un policía lo amenazó de muerte antes de su desaparición”

Jesús Alán Ticante es una foto proporcionada por su hermano Alberto.

Jesús Alán Ticante es una foto proporcionada por su hermano Alberto.

Jesús Alán Ticante, de 24 años de edad, es egresado de Ingeniería en la Universidad Veracruzana, dice con un evidente orgullo en el tono de voz su hermano Alberto Ticante.

“Él siempre ha sido una persona muy dedicada a su trabajo y a sus estudios. Después de la universidad puso un cíber en su propio local para ganarse la vida”, explica Alberto, quien cuenta que además del cíber si alguien llamaba a su hermano en la noche para que fuera a reparar una computadora, éste siempre iba presto “porque sabía que con ese trabajo se podía mantener así mismo económicamente”.

Al margen de las computadoras, Alberto cuenta que su hermano destaca en deportes como el ‘kickboxing’ y que además le gusta participar en las ferias culturales de Papantla haciendo dibujos artísticos y tallados de madera representando imágenes de la cultura totonaca.

“Mi hermano es un excelente ser humano. Un buen hijo, un buen alumno en la escuela, y una persona trabajadora”, remarca.

En cuanto a si Jesús Alán podría haber sido también víctima de desaparición forzada por elementos policiacos, Alberto matiza rápidamente que, aunque los tres jóvenes desaparecieron el mismo día, se trata de caos diferentes.

No obstante, a colación Alberto asegura que sospecha que ambos casos pueden tener una conexión fruto de una casualidad, a partir de la cual a su hermano “lo levantaron equivocadamente”.

En este sentido, Alberto explica que ese 19 de marzo varios testigos le comentaron que hubo una persecución a un coche rojo –la de los policías municipales para detener a Uriel y Luis Humberto- y que su hermano estaba por la zona cuando caminaba para ir a ver a su abuela.

Como consecuencia de la persecución, Alberto expone que un tercer integrante al que identifica como Neo Martínez viajaba en el coche con Uriel y Luis Humberto. Sin embargo, éste consiguió escapar de los policías tras la detención y se refugió en su casa.

“Creemos que los policías confundieron a este Neo con mi hermano y por eso lo levantaron equivocadamente”, plantea Alberto como hipótesis, que exige a las autoridades ministeriales que sea investigada.

Además, al margen de esta posible equivocación, Alberto relata que su hermano había tenido problemas con el padrastro de su novia, quien es policía municipal de Papantla, y a quien acusa como “el principal sospechoso” de la desaparición de Jesús Alán, puesto que denuncian que éste lo agredió verbal y físicamente tan solo “un par de semanas antes” de los hechos del 19 de marzo.

“Mi hermano estaba en casa de su novia cuando llegó el padrastro con otros elementos policiales. Al ver que estaba mi hermano ahí lo comenzó a golpear. Jesús Alán corrió hacia su casa, pero uno de los municipales lo persiguió, lo amenazó de muerte y le dijo que ya lo traía en la mira, y que cuando lo vieran lo iban a levantar para asesinarlo en el monte”, apunta Alberto, quien admite que en ese momento no interpusieron una denuncia contra esta persona “por temor a posibles represalias de la policía”.

Hasta el momento, Alberto lamenta que nadie en la Fiscalía les ha informado de ninguna persona detenida por el caso de su hermano. Incluso, asegura que le dijeron que para denunciar al elemento de la policía local que, presuntamente, habría amenazado de muerte a su hermano poco antes de su desaparición, necesita presentar varios testigos que lo corroboren. Algo, dice, que resulta muy difícil de conseguir por el miedo de los pobladores de Papantla a los elementos policiacos.

“Nosotros solo pedimos justicia para mi hermano. Porque si no tienes testigos cuando alguien te amenaza de muerte, parece que no puedes defenderte y todo queda en la impunidad”, concluye Alberto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: documentan detenciones y secuestros de civiles ucranianos en las zonas controladas por los rusos

La ONU ha identificado 36 casos de políticos, periodistas y activistas que han sido "secuestrados" en territorio ucraniano.
25 de marzo, 2022
Comparte

Los ucranianos están siendo detenidos arbitrariamente y sometidos a desapariciones forzadas en áreas controladas por Rusia, le dijo la ONU a la BBC.

La ONU verificó al menos 36 casos de detenciones de civiles, y en varios casos a las familias se les negó cualquier información sobre el destino de los detenidos.

Los ucranianos dicen que temen una creciente campaña de secuestros e intimidación, mientras que Rusia lucha por afirmar el control sobre las ciudades que captura.

Viktoriia Roshchyna, periodista, estaba trabajando en áreas ocupadas en el este del país cuando unos hombres no identificados se la llevaron el 15 de marzo.

El medio para el que trabaja, Hromadske Media, dijo que “probablemente fue detenida por el FSB”, el servicio de inteligencia interno de Rusia, según los relatos de testigos de su secuestro en la ciudad de Berdiansk.

Fue liberada seis días después cuando un video estilo rehén, aparentemente grabado bajo coacción, comenzó a circular en los medios prorrusos de Telegram. En él, Roshchyna dijo que Rusia no la había tomado cautiva y agradeció a las fuerzas de Moscú por “salvarle la vida”.

Periodistas y representantes locales

Svetlana Zalizetskaya, una periodista de la ciudad ocupada de Melitópol, acusó a las fuerzas rusas de tomar como rehén a su padre de 75 años como castigo por negarse a cooperar con la nueva administración.

Zalizetskaya, directora de la agencia de noticias local RIA Melitópol, escribió en Facebook que su padre había sido detenido después de su reunión con el líder de la ciudad instalado por Rusia. En la publicación se negó a dejar de criticar la invasión.

Dijo que recibió una llamada telefónica de sus captores, en la que su padre le informó que estaba retenido “en algún sótano” y dijo que “no sabía qué querían de él”.

Sus captores exigieron que Zalizetskaya, quien se comprometió a “contarle al mundo las atrocidades” cometidas por las fuerzas de Moscú en Melitópol, se entregase.

El Sindicato Nacional de Periodistas de Ucrania dijo que cuatro periodistas también habían sido detenidos y luego liberados en Melitópol.

El jefe del sindicato, Sergiy Tomilenko, dijo que las detenciones eran parte de “una ola de limpieza de información” que tenía como objetivo la “intimidación de periodistas y figuras públicas”.

Un portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas por los Derechos Humanos (ACNUDH), cuya misión de monitoreo en Ucrania ha estado documentando los secuestros, le dijo a la BBC que los objetivos “son en su mayoría representantes de las comunidades locales, periodistas y personas que hablaron sobre sus posiciones proucranianas“.

Pero dijeron que no pudieron evaluar si los detenidos forman parte de “listas específicas supuestamente elaboradas por funcionarios de seguridad rusos”.

En febrero, funcionarios estadounidenses enviaron una carta a la ONU advirtiendo que Rusia había elaborado una “lista de muerte” de ucranianos para ser atacados o detenidos tras la invasión del país.

Algunas fuentes han sugerido que un hackeo de una aplicación de servicios digitales de Ucrania en enero pudo haber ayudado a Rusia a identificar objetivos; mientras que el Royal United Services Institute ha especulado con que un hackeo del registro nacional de seguros de automóviles de Ucrania pudo haber permitido que los servicios de seguridad identificaran las ubicaciones de los objetivos.

Las fuerzas rusas han detenido a varios funcionarios en las partes ocupadas de Ucrania en las últimas semanas. En la ciudad sureña de Melitópol, el alcalde Iván Fedorov fue secuestrado por las tropas rusas a principios de este mes.

Al hablar sobre su detención con los medios locales, Fedorov alegó que otros detenidos en el centro al que fue llevado estaban siendo torturados.

“No me tocaron físicamente, pero créeme, siete hombres armados eran suficientes para dejar clara su posición”, dice Fedorov. “En la celda de al lado alguien estaba siendo torturado, había gritos que generaban mucha presión psicológica”.

“Tratan de acusarlos de sabotaje y apretar los dedos en la puerta para que digan de qué ejército son, pero son solo residentes locales”.

Se han producido presuntos secuestros en varias otras ciudades, incluida Nova Kajovka en el norte, donde desapareció el secretario del ayuntamiento; y en Bucha, donde el ayuntamiento local le dijo a la BBC que seis empleados fueron detenidos y luego liberados después de una redada rusa.

Advertencias a los parlamentarios

La parlamentaria ucraniana Alyona Shkrum dijo que creía que las detenciones probablemente aumentarían a medida que Rusia enfrenta una falta de cooperación y una mayor resistencia en las regiones ocupadas.

“Estoy segura de que Putin pensó que sería como en Crimea: vienen, se apoderan de los edificios administrativos y el alcalde dice ‘cooperamos, ahora seré su alcalde, ¿qué mas da?'”, le dijo a la BBC.

“No sucedió en absoluto aquí… Nadie, ni siquiera de partidos prorrusos, accedió a hacer lo que los soldados rusos querían que hicieran”.

Shkrum, una parlamentaria prooccidental, le dijo a la BBC que los servicios de seguridad ucranianos le advirtieron que probablemente estaba en una lista negra rusa y que evitara su apartamento en Kiev.

“Prácticamente hay dos listas”, dijo. “Una lista de personas para ser asesinadas, como miembros del parlamento, que en su mayoría son personas con las que (Rusia) siente que no puede cooperar. Y una lista de personas para ser tomadas como rehenes y llevadas a Moscú y obligadas a votar sobre algo”.

“También tengo sanciones en mi contra en Rusia, así que supongo que estoy en la lista para ser asesinada o capturada”, agregó Shkrum.

Vecinos temen campañas de detenciones

Los secuestros no se han limitado a figuras públicas. También se ha detenido a algunos civiles y exmiembros de las fuerzas armadas.

Mattia Nelles, un analista político ucraniano, le dijo a la BBC que su tío, exmédico del ejército ucraniano que luchó en Donbás entre 2016 y 2018, había sido atacado por soldados rusos en la ciudad oriental de Svatove”.

“Las fuerzas de seguridad de la Federación Rusa llegaron a su casa y lo buscaron”, dijo Nelles. “Por suerte, no estaba en su casa, pero los vecinos confirmaron que lo buscan”.

Nelles dijo que no estaba claro qué elementos de las fuerzas rusas estaban detrás de la ola de detenciones, pero en el caso de su tío dijo que las tropas eran una mezcla de personal del ejército y algunas otras fuerzas de seguridad. Solo podemos especular si es FSB, no llevaban insignias”.

Teme que la campaña de arrestos se itensifique en los próximos días. Observó que en las áreas del sur, como Jersón, hasta ahora “la cantidad de arrestos parece relativamente baja” y algunas de las listas parecen estar “elaboradas sobre la marcha” a medida que las fuerzas rusas identifican a los que se resisten a la ocupación.

“Los vecinos temen que estamos viendo el comienzo de una campaña sostenida”, advirtió.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QGHRocnufPY&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.