close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Nuevos resultados de Innsbruck sobre 64 muestras: restos no corresponden a normalistas

Especialistas de la Universidad de Innsbruck analizaron muestras de ropa y cabellos ubicadas en autobuses, además de muestras óseas y cabellos, provenientes del basurero de Cocula, sin que correspondieran a ninguno de los 41 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa que faltan por identificar, según las autoridades.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
8 de abril, 2016
Comparte

Los restos analizados por la Universidad de Innsbruck (IMG), en Austria, no coinciden con ninguno de los 41 normalistas desparecidos de Ayotzinapa, informó la Procuraduría General de la República (PGR).

En 2014 y 2015, ya habían sido identificados los restos de otros dos normalistas, tras el ataque en Iguala, Guerrero, contra los estudiantes.

Los nuevos resultados fueron presentados este viernes 8 de abril en presencia de Integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, en representación de los padres de los normalistas desaparecidos y el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

“En relación con las muestras de cabello, el IMG identificó que algunas eran de origen humano y otras de origen animal. En relación con las de origen humano, se les aplicó la técnica de ADN Mitocondrial, por estar cortados y no tener bulbo, obteniéndose una misma secuencia, la cual no correspondió con ninguna de las secuencias de las familias.

Esta muestra fue recolectada en una zona de la retícula principal en donde no hay restos óseos del basurero de Cocula, en el interior de un recipiente de metal mezclado con restos de basura”, indicó la PGR en un comunicado.

El documento dado a conocer este viernes “contiene resultados referentes a 53 muestras de ropa y cabellos adheridos a la ropa que se encontraron en los autobuses, enviadas al IMG en septiembre de 2015; así como 9 muestras óseas y cabellos, provenientes del basurero de Cocula y 2 muestras óseas de la bolsa del Río San Juan, remitidas para su análisis en diciembre del mismo año”.

En el encuentro participaron Eber Betanzos, subprocurador de Derechos Humanos de la PGR; Sara Mónica Medina, coordinadora General de Servicios Periciales de PGR; Carlos Beristáin y Claudia Paz y Paz, integrantes del GIEI; Mario Patrón y Santiago Aguirre del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez y representantes de los padres de los normalistas; Mercedes Doretti y Miguel Nieva, del EAAF, así como el agente del Ministerio Público de la Federación, Edgar Nieves Osornio.

En diciembre de 2014, el entonces titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, confirmó el hallazgo de los restos de Alexander Mora Venancio.

“Con base a los datos establecidos por la Universidad de Innsbruck se determinó que dicha muestra corresponde a un varón que, leo textual, es al menos un billón de veces más probable que se trate del hijo biológico de Ezequiel Mora Chávez, así como hermano biológico de Omar Mora Venancio y de Hugo Mora Venancio, en comparación con los de cualquier otro individuo no relacionado”, aseguró aquel entonces.

En septiembre de 2015, la Universidad de Innsbruck, en Austria, identificó los restos de Jhosivani Guerrero de la Cruz.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 partes de nuestro cuerpo que hasta hace poco no sabíamos que teníamos

Pensaríamos que en nuestros tiempos, los médicos ya conocerían todo el cuerpo humano. Sin embargo, aún quedan cosas por descubrir.
27 de octubre, 2019
Comparte
Grabado de Andreas Versalius de un esqueleto

Getty Images
Todavía no sabemos todo lo que hay que saber de nuestra anatomía.

Hay que afirmar que lo que sabemos de la anatomía humana ha crecido exponencialmente a lo largo de los siglos que lleva el ser humano observando y estudiando ese cuerpo que representa la expresión física de su existencia.

Desde Aristóteles y Galeno, en las antiguas Grecia y Roma, respectivamente, pasando por las disecciones de los cirujanos medievales, los detallados dibujos anatómicos de Leonardo Da Vinci, el invento de aparatos de auscultación como el estetoscopio, el microscopio y los rayos X, nos han dado una imagen muy completa de nuestros órganos y tejidos, así como de sus funciones.

En las últimas décadas, particularmente, el conocimiento ha avanzado a velocidades impensables gracias a las nuevas tecnologías como la ecografía y la imagen por resonancia magnética. Igualmente, se ha multiplicado la difusión de ese conocimiento a mucha de la población a través de nuevos métodos de divulgación y educación.

Sin embargo, el mapa humano no está completo. Son varios los órganos, células y partes nuevas que se han descubierto en años recientes y que nos hacen pensar ¿cuánto más hay por encontrar?

Aquí te presentamos 5 partes de nuestra anatomía que hasta hace poco no sabíamos que teníamos ni para qué servían.

Empezamos con dos que primero fueron declarados como nuevos órganos, aunque esa denominación inmediatamente generó debate entre la comunidad médica.

1. El intersticio

Es el “órgano” más nuevo en descubrirse. Una red de cavidades de colágeno y elastina rellenas de líquido, presente dentro y entre los tejidos de nuestro cuerpo.

Ilustración

Getty Images

Lo identificó un equipo de patólogos de la Escuela de Medicina de la universidad NYU, de Estados Unidos, gracias a los avances tecnológicos de la endomicroscopia en vivo, que muestra en tiempo real la histología y estructura de los tejidos. Sus investigaciones se publicaron en marzo de 2018.

Es una “estructura” conectiva que se extiende por todo el cuerpo y podría tratarse de uno de los órganos más grandes.

Estos tejidos están debajo de la piel, recubren el tubo digestivo, los pulmones y el sistema urinario y rodean las arterias, venas y la fascia.

Los investigadores tiene varias teorías sobre su función. Creen que puede ser importante para explicar la metástasis del cáncer, el edema, la fibrosis y el funcionamiento mecánico de muchos o todos los tejidos y órganos de nuestro cuerpo.

Puede actuar como un amortiguador para evitar que los tejidos de nuestro cuerpo se rasguen con el funcionamiento diario, como también ser una especie de autopista para los fluidos en movimiento.

Algunos expertos no lo consideran un órgano, sin embargo, reconocen que eso no necesariamente le resta importancia a la estructura.

2. El mesenterio

Mesenterio

Getty Images

Curiosamente, la primera mención del mesenterio la hizo Leonardo Da Vinci en el siglo XVI pero permaneció casi ignorada por los médicos por 500 años.

En enero de 2018, un equipo de University Hospital Limerick, en Irlanda, declaró que era un órgano único y continuo al centro de nuestro sistema digestivo.

Se trata de un doble pliegue del peritoneo -como se llama al recubrimiento de la cavidad abdominal- que une el intestino con la pared del abdomen y permite que se mantenga en su lugar.

Los científicos aún no saben demasiado sobre sus funciones, más allá de proporcionar sostén y llevar irrigación a las vísceras. Pero es vital y tiene una estructura continua, necesaria para que un órgano sea considerado tal, expresó J. Calvin Coffey, líder de la investigación.

Sin embargo, la definición clásica de un órgano es que consista de más de un tejido, exista como una unidad discreta y cumpla una función específica. Por ahora, los críticos dicen que sólo cumple con dos de esos tres requisitos.

3. Vasos linfáticos del cerebro

Cerebro

Getty Images
Los científicos se “toparon” con los nuevos vasos en el cerebro.

Investigadores de la Universidad de Virginia, en Estados Unidos prácticamente se “toparon” con unas misteriosas estructuras vasculares cuando hacían un estudio de la meninge, la membrana entre el cerebro y el cráneo que cubre el sistema nervioso central.

Allí encontraron muchas células inmunes en un lugar donde no deberían existir pues, hasta entonces, la idea que se tenía era que el cerebro no estaba conectado con el sistema inmune.

Tras investigar más a fondo, se dieron cuenta que algunas de esas células inmunes estaban dentro de estructuras vasculares que conectaban al cerebro con el sistema inmune.

Ese descubrimiento dio pie a un segundo estudio revelador. Esas células inmunes, que hasta entonces no se conocían, afectan las funciones de nuestro cerebro y la forma en que socializamos.

El descubrimiento, hecho en 2016, permitirá estudiar enfermedades cerebrales como el mal de Alzheimer desde el punto de vista del sistema inmune o el proceso de envejecimiento, entre muchas otras cosas.

4. El ligamento anterolateral

En 2013, dos cirujanos en Bélgica lograron identificar un ligamento de rodilla del que, hasta entonces, sólo se tenía sospecha.

Anatomía de la rodilla

Getty Images
La anatomía de la rodilla es muy compleja.

La anatomía de la rodilla es muy compleja, rodeada por cuatro ligamentos principales, pero desde hace tiempo varios investigadores han estado explorando las estructuras menos definidas de la articulación.

El doctor Steven Claes y el profesor Johan Bellemans -de los hospitales universitarios de Lovaina, Bélgica- señalaron que este ligamento anterolateral (ahora conocido como LAL) podría tener un importante papel protector cuando giramos o cambiamos de dirección.

Anunciaron que lo habían mapeado con exactitud, como una banda que va desde el lado exterior del hueso del muslo hasta la tibia.

La presencia de esta banda ayuda a entender mejor una lesión común en el deporte que durante mucho tiempo ha desconcertado a doctores: la rotura del ligamento cruzado anterior (LCA), según los cirujanos.

5. La capa Dua del ojo

También en 2013 se detectó un componente del ojo antes desconocido.

Cirugía ocular

Getty Images
El descubrimiento de la capa Dua sirve para realizar operaciones oculares más sencillas.

La ciencia creía que la córnea estaba compuesta de cinco capas pero, en lo más profundo de esa lámina transparente frente a nuestra pupila, yace una sexta capa de solo 0,001 milímetros de espesor.

Se le ha llamado Dua, en honor a su descubridor, el profesor Harminder Dua, de la Universidad de Nottingham, Inglaterra.

La manera como la detectó fue tomando córneas donadas para la investigación a las que cuidadosamente les inyectaron burbujas para ir separando con cuidado cada capa.

A través de un microscopio electrónico pudieron diferenciar una de otra.

Hay muchas enfermedades que afectan la parte posterior de la córnea y los médicos ya las están relacionando a la presencia, ausencia o rasgadura de esta capa, expresó el profesor Dua a la prensa británica.

El descubrimiento sirve para realizar operaciones oculares más sencillas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-TYXiD7U_tg&t=141s

https://www.youtube.com/watch?v=xLBMdL-Roq0&t=39s

https://www.youtube.com/watch?v=netv_lXUGYg&t=72s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.