El acoso en las universidades, cuando las bromas e insinuaciones suben de tono
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Omar Bobadilla (@obobadilla)

El acoso en las universidades, cuando las bromas e insinuaciones suben de tono

Alumnas de universidades públicas y privadas que han sufrido acoso y violencia sexual crean organizaciones para prevenir y denunciar estos delitos. Sin embargo, los casos siguen creciendo.
Omar Bobadilla (@obobadilla)
Por Nayeli Roldán
12 de abril, 2016
Comparte

cintillo

Jimena acomodaba los documentos de un archivo, como parte de sus tareas de becaria,  cuando un ayudante de profesor se acercó y le jaló el gorro de la sudadera. Ella se asustó. “Si así te pones por esto, como te vas a poner si te agarro una nalga”, le dijo él.

Durante tres meses la estudiante universitaria había sufrido acoso que iba en aumento. Al principio habían sido insinuaciones disfrazadas de bromas: “Coquetéame para que firme tu servicio”. Después,  mensajes telefónicos: “¿Me darías un beso?”.

Jimena cuenta el acecho con voz entrecortada pero contiene las lágrimas. Ya lloró demasiado el año pasado, mientras pasaba por un periodo de depresión al mismo tiempo que era víctima de acoso.

Después del acoso, la joven abandonó el servicio social, pero no le dijo a nadie por qué. Ocho meses después se atrevió a contarle a una profesora de lo sucedido y se enteró que había sido víctima del delito de acoso sexual, y que podía denunciarlo.

Dice que, al principio, hizo la denuncia en el departamento de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Iberoamericana, la institución privada donde estudia.

Avanzó a la siguiente instancia: la Procuraduría de Derechos Universitarios, que investigó el caso y organizó un careo con el agresor. Tres semanas después, emitió una resolución en la que reconocía un “acercamiento no consensuado”, pero no más. La estudiante sólo debía recibir una disculpa que firmó el director de la facultad de Ciencias Políticas y Administración Publica, Enrique Gutiérrez.

“Yo tenía que seguir yendo a mi clase y él también”, dice Jimena. Agrega que tuvo varias crisis nerviosas y un desmayo en el salón después de una de las tantas sonrisas burlonas que él le dirigía. El ayudante de profesor finalmente dejó de asistir a la clase durante los últimos dos meses del semestre, pero sigue trabajando en la universidad.

En febrero pasado ella lo denunció ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal e hizo público su caso en redes sociales porque, dice, ha comprobado que el acoso sexual dentro de las escuelas es más común de lo que parece y las víctimas no deben callarlo.

Animal Político solicitó a la Universidad Iberoamericana su posición al respecto, pero la respuesta fue que prefería no emitir ninguna comunicación por tratarse de una denuncia en proceso.   

Acción contra el acoso 

En el proceso de denuncia Jimena conoció a otra estudiante de Psicología de la misma Universidad Iberoamericana -que prefirió guardar el anonimato – que también fue acosada por un profesor: le dijo que podía subir su 9.6 de promedio a 10 “a cambio de hacer algo más”.

Aunque denunció, las autoridades universitarias desecharon su queja porque no había pruebas: había borrado los mensajes de texto. Ante lo que acusa como inacción institucional, la estudiante de Psicología formó la organización estudiantil Escucha, que imparte pláticas en preparatorias para informar sobre el acoso sexual.

Jimena, propuso a la universidad emprender la campaña No es no, dirigida a estudiantes para identificar el acoso, pero nunca prosperó. Por eso ella, con otras alumnas hicieron la campaña en Facebook y Twitter, para que otras víctimas se atrevan a denunciar y, sobre todo, para que identifiquen el acoso sexual.

Señalan que debe quedar muy claro que recibir mensajes, “bromas” o insinuaciones por parte de alguna autoridad o compañero que hagan a una mujer sentir incómoda no es normal. Se trata de un delito que debe ser denunciado e investigado.

“Queremos que la universidad rectifique, que tome los valores y la visión humanista que la compone y ponga atención a las víctimas”, afirma Jimena.

via GIPHY

Cuando la denuncia es insuficiente 

El pasado 7 de abril  Mariana realizaba un trámite de titulación en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, de la UNAM. Minutos antes había sentido la mirada de un hombre que no parecía estudiante. Ya en la ventanilla, mientras firmaba papeles, se dio cuenta que el tipo estaba grabando con su celular por debajo de su falda.

Su primera reacción fue patearlo. El hombre sólo se preocupó por recuperar su celular y algunos vendedores de la explanada acudieron a auxiliarlo. Otros estudiantes se dieron cuenta de lo que había ocurrido e impidieron que se escapara. Lo llevaron al departamento jurídico de la universidad.

En su celular había fotografías y videos de más jóvenes grabados de la misma forma. “Discúlpame, no sé que tengo en la cabeza”, le dijo el hombre a Mariana. Pudo entrar al campus gracias a una credencial vieja del Colegio de Ciencias y Humanidades.

La gente del departamento jurídico le preguntó a Mariana si quería interponer la denuncia ante el Ministerio Público. “Por lo que ha pasado, por el caso de Gabriela (estudiante de la FES que sufrió el mismo tipo de acoso), dije que sí”, recuerda.

Al hombre se lo llevaron en una patrulla, pero durante el trayecto al Ministerio Público de Naucalpan, Estado de México, los policías no le quitaron el celular. Así que tuvo tiempo de borrar todas las imágenes y videos.

La joven interpuso la denuncia por acoso sexual y los agentes le dijeron que no era necesario que acudiera a otra audiencia prevista para el sábado porque “no saldría”. Sin embargo, el sábado 9 de abril los abogados de la universidad le informaron que el detenido había sido liberado porque no había evidencia para inculparlo.

La primera acción de la joven fue borrar sus redes sociales: “Me da miedo que me busque”. En su Facebook había publicado una foto del agresor y contado su caso.

Tampoco piensa regresar a universidad porque los vendedores ambulantes dentro del campus son amigos de esa persona son. “Mis amigos han preguntado y los vendedores me tienen identificada”, dice.  Hasta el momento, no ha recibido ningún tipo de ayuda de ninguna institución.

Especial Mujeres Violencia Grafico 03-2

Para entender el acoso

De acuerdo con el artículo 179 del Código Penal del Distrito Federal, se considera responsable de acoso sexual a quien solicite favores sexuales o realice una conducta de naturaleza sexual indeseable para quien la recibe y podría tener una pena de uno a tres años de prisión.

Además, si existe una relación jerárquica, derivada de relaciones laborales, docentes, domésticas o cualquier subordinación entre la persona agresora y la víctima, la pena se incrementará en una tercera parte.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Mutación del virus: qué se sabe de la nueva cepa del COVID detectada en Reino Unido

Desde su salto a los humanos hace aproximadamente un año, se han detectado unas dos mutaciones del SARS-CoV-2 cada mes. ¿Hay algo en la nueva cepa detectada en Inglaterra por lo que preocuparse especialmente?
19 de diciembre, 2020
Comparte

Tengo una sencilla regla simple para dimensionar las noticias que hablan de una “nueva variante” o una “nueva cepa” de coronavirus.

Hay que preguntarse: “¿Ha cambiado el comportamiento del virus?”

Un virus mutante suena instintivamente aterrador, pero mutar y cambiar es lo que hacen los virus.

La mayoría de las veces es un ajuste sin consecuencias o el virus se altera a sí mismo de tal manera que se debilita al infectarnos y la nueva variante simplemente desaparece.

De vez en cuando, sin embargo, da con una nueva fórmula ganadora.

Por el momento no hay nada que sugiera que la nueva variante del coronavirus detectada en el sureste de Inglaterra cause síntomas más graves o que afecte la capacidad de las vacunas.

Pero, según anunciaron autoridades británicas este sábado, las investigaciones preliminares sugieren que puede transmitirse más fácilmente.

Hay dos razones por las que los científicos la vigilan de cerca.

¿Más contagioso?

La primera es que los niveles de la variante son más altos en lugares donde se han registrado más casos.

Este sábado, al anunciar nuevas restricciones para Londres y el sureste de -similares a las del pasado mes de marzo-, el primer ministro británico, Boris Johnson, explicó que la propagación del virus en muchas partes del sureste de Inglaterra está “impulsada por la nueva variante del virus”.

Johnson reiteró que no hay evidencia de que cause síntomas más graves o una mayor mortalidad.

“Puede ser hasta un 70% más transmisible que la variante anterior”, agregó, puntualizando que son datos iniciales y están sujetos a revisión.

Es una señal de alerta, aunque se puede interpretar de dos formas.

Compras navideñas en Londres

PA Media
El aumento de contagios en el sureste de Inglaterra obligó al endurecimiento de medidas en ciudades como Londres.

El virus podría haber mutado para propagarse más fácilmente y está causando más infecciones.

Pero las variantes también pueden tener suerte e infectar a las personas adecuadas en el momento adecuado.

Una explicación para la propagación de la “cepa española” durante el verano, por ejemplo, fue simplemente que la gente se contagió durante las vacaciones y luego la llevó a casa.

Se necesitarán experimentos en el laboratorio para descubrir si esta variante realmente es más contagiosa que todas las demás.

El otro tema que interesa a los científicos es cómo ha mutado el virus.

“Tiene un número sorprendentemente grande de mutaciones, más de lo que cabría esperar, y algunas parecen interesantes”, me dijo el profesor Nick Loman del Consorcio COVID-19 Genomics UK (COG-UK).

Dos tipos de mutaciones

Hay dos conjuntos notables de mutaciones, y me disculpo por sus horribles nombres.

Ambos se encuentran en la proteína de pico, que es la llave que usa el virus para abrir la puerta a las células de nuestro cuerpo y apoderarse de ellas.

Coronavirus conectándose a las células del cuerpo

Science Photo Library
El coronavirus utiliza las proteínas de pico como llave para entrar a nuestro cuerpo.

La mutación N501 (te lo advertí) altera la parte más importante del pico, conocida como “dominio de unión al receptor”.

Aquí es donde el pico hace contacto por primera vez con la superficie de las células de nuestro cuerpo. Cualquier cambio que facilite la entrada del virus probablemente le dará una ventaja.

Se ve y huele como una adaptación importante”, dijo el profesor Loman.

La otra mutación -una supresión H69 / V70- ha surgido varias veces antes, por ejemplo en los visones infectados en Dinamarca.

La preocupación ha sido que los anticuerpos en la sangre de los supervivientes parecen menos eficaces contra esa variante del virus.

Pero, una vez más, se necesitarán más estudios de laboratorio para comprender realmente lo que está sucediendo.

“Sabemos que hay una variante, no sabemos nada sobre lo que eso significa biológicamente“, dijo el profesor Alan McNally, de la Universidad de Birmingham.

“Es demasiado pronto para hacer alguna inferencia sobre cuán importante puede ser o no”, agregó.

¿Y las vacunas?

Las mutaciones en la proteína de pico conducen a preguntas sobre la vacuna porque las tres candidatas principales -las desarrolladas por Pfizer/BioNTech, Moderna y Oxford/Astra Zeneca- entrenan al sistema inmunológico para que ataque el pico.

Sin embargo, el cuerpo aprende a atacar múltiples partes del pico. Es por eso que los funcionarios de salud siguen convencidos de que las vacunas funcionarán contra esta variante.

Doctor con una vacuna contra el covid

PA Media
La vacunación masiva ejercerá un tipo diferente de presión sobre el virus porque tendrá que cambiar para infectar a las personas que han sido inmunizadas.

Este es un virus que evolucionó en animales y dio el salto a infectar a las personas hace aproximadamente un año.

Desde entonces, se han estado detectado unas dos mutaciones al mes: toma una muestra hoy y compárala con las primeras de Wuhan en China y habría alrededor de 25 mutaciones de diferencia.

El coronavirus todavía está probando diferentes combinaciones de mutaciones para infectar adecuadamente a los humanos.

Ya hemos visto que esto sucedió antes: muchos consideran que el surgimiento y el dominio global de otra variante (G614) es un ejemplo de la mejor propagación del virus.

Pero pronto la vacunación masiva ejercerá un tipo diferente de presión sobre el virus, que tendrá que cambiar para infectar a las personas que han sido inmunizadas.

Y si esto impulsa la evolución del virus, es posible que tengamos que actualizar periódicamente las vacunas, como hacemos con las de la gripe.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.