close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Cuartoscuro Archivo
Desalojar o no, esa es la cuestión: choque de opiniones por el auditorio Justo Sierra
Estudiantes de la Facultad de Derecho de la UNAM convocaron a un mitin, y en el encuentro en Ciudad Universitaria se dio un choque de diferentes posturas, respecto a la situación del auditorio.
Cuartoscuro Archivo
Por Nayeli Roldán
2 de abril, 2016
Comparte

El mitin organizado por estudiantes de la Facultad de Derecho de la UNAM para pedir el desalojo del auditorio Justo Sierra terminó antes de lo previsto. Apenas hablaba el sexto de ocho oradores registrados, cuando alumnos de la misma facultad pidieron el micrófono. Ante la negativa, comenzaron los gritos.

“¡Diálogo, diálogo!” exigían a través de un altavoz. Los organizadores intentaban explicar que los oradores habían sido escogidos previamente. “No consultaron a toda la facultad. Sólo enviaron correos directos”, acusaba Alejandro Martínez, integrante del Centro de estudiantes de Derecho.

Dos

Los organizadores, integrantes de la agrupación Orgullo UNAM, abandonaron el mitin y a los más de 300 jóvenes reunidos en la explanada de la torre de Rectoría en Ciudad Universitaria.

Salieron apresurados. ¿Qué pasa. Por qué se van? Se les preguntaba. Sólo repetían que mandarían un comunicado más tarde para dar su posicionamiento. Sólo Ulises se atrevió a decir más: “Vinieron a reventar el mitin. No sabemos si son infiltrados o no”. No detuvieron el paso.

“Sí al desocupa del Che, sí al desocupa del Che”, gritaban estudiantes con playeras blancas y una pancarta de “Derecho”. Frente a ellos, otros respondían: “No al desocupa del Che, no al desocupa del Che”.

Así se dividió el mitin. La mayoría se quedó, la prensa se quedó y los inconformes fueron escuchados.

Ya no había micrófono, pero tuvieron mucha garganta para denunciar la falta de pluralidad en el mitin. Tres integrantes del grupo Centro de estudiantes de Derecho incluso entregaron una carta a Manuela Luna, secretaria de Atención universitaria, en la que piden al rector de la UNAM, Enrique Graue, debatir sobre el futuro del auditorio en disputa a través de un Congreso universitario de carácter resolutivo.

A unos metros ocurría otra discusión. Antonio García, estudiante de Economía, acusaba que los alumnos de derecho no podían hablar por toda la universidad. “Yo no estoy de acuerdo en el desalojo del Che”. “Es un espacio secuestrado. A la Universidad se viene a estudiar, no a drogarse”, le dijo una mujer que estaba a lado.

Uno

“Yo no soy miembro del Okupache, pero no estoy de acuerdo en este tipo de mítines. Hay que discutir la situación como universitarios. En asambleas”, propuso Antonio. Le preguntaban cuándo y dónde hacerlo. “En cada facultad”, respondió.

Emiliano, estudiante de Filosofía y Letras, advertía los riesgos de una desocupación usando a la policía. Se debe apostar al debate, al diálogo entre universitarios.

“Nos pronunciamos porque la entrada de las policía no puede ser opción para resolver este conflicto. Eso vulneraría no sólo a la autonomía universitaria, sino a los estudiantes y al derecho de  organización”.

Minutos antes, los oradores, estudiantes y egresados universitarios, exponían que la ocupación el auditorio Justo Sierra, conocido como Che Guevara, ocupado por diversos colectivos desde hace 16 años significa una “privatización” de un espacio universitario.

La autonomía universitaria no significa tener “secuestrado” un lugar emblemático como el auditorio, dijo un alumno mientras los espectadores le aplaudían. Al mismo tiempo, a unos 15 metros del mitin, un hombre que no quiso identificarse, gritaba que en el Che Guevara permite el acceso a los pueblos indígenas.

“Los pueblos tenemos derecho a la Universidad, a exigir que no se privatice la escuela. Se les olvida que si hoy la UNAM cobra muy poco dinero es gracias a la resistencia de la huelga y al movimiento social de los jóvenes”, decía el hombre que habitualmente se encuentra en el auditorio Che Guevara.

Tres

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte