La recolección de 73 mil firmas para ser candidato independiente, una batalla contra reloj
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Animal Político

La recolección de 73 mil firmas para ser candidato independiente, una batalla contra reloj

Ciudadanos que buscan formar parte de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México tienen hasta el 4 de abril para reunir las firmas requeridas; recorren calles y tratan de convencer a la gente para que los apoye. 
Animal Político
Por Nayeli Roldán
1 de abril, 2016
Comparte

Es medio día y cuatro integrantes del colectivo #TúConstituyente inician otra jornada de recolección de firmas. Esta vez prueban suerte en la Glorieta de Insurgentes. Llevan puesta una camiseta negra con la leyenda “no soy yo somos nosotros”, una frase que bien resume su activismo: buscan que candidatos independientes sean parte de la Asamblea que redactará la constitución de la Ciudad de México.

La recolección de firmas inició el 1 de marzo y sólo tienen hasta el 4 de abril para juntar 73 mil 792, que equivale a 1% de la lista nominal, según estableció el Instituto Nacional Electoral (INE) como uno de los requisitos para conseguir una candidatura independiente. Sin embargo, ningún delegado o diputado local elegido en 2015 alcanzó siquiera la tercera parte de ese apoyo en las urnas.

Aunque estén a contra reloj, el colectivo no tiene maquinarias electorales que movilizan a cientos de simpatizantes. Lo hacen a pie, convenciendo de uno en uno. Apelan a que la ciudadanía se sume a su propuesta en los cuatro días restantes.

En los primeros cinco intentos, Tania Hernández, una de las voluntarias, sólo tuvo negativas. Los posibles firmantes no llevan la credencial de elector o son residentes del Estado de México o simplemente no creen en la política. Aunque la activista explique que no pertenece a ningún partido político, es difícil convencerlos.

Cuando al fin logra la firma de Flavio Cornejo, el bolero que está a unos pasos, los observa incrédulo: “no va a cambiar nada. Siempre quedan los mismos”, dice. “Se trata de que no”, lo increpa Flavio, convencido de que las candidaturas independientes pueden ser una opción para transformar al sistema.

Aceptó firmar porque el año pasado, junto con 38 organizaciones vecinales, quisieron impulsar una candidatura independiente, pero “no pudimos”, dice moviendo la cabeza de un lado a otro. También debían juntar miles de firmas y finalmente se dieron por vencidos.

Conoce bien las prácticas clientelares de los candidatos de partidos políticos porque en su colonia “hasta regalan gallinas”; por eso, si ciudadanos redactan la constitución de la Ciudad de México sería “un paso más adelante”, afirma. Mientras se despide de los activistas, suelta: “esperemos que se logre. De que creemos, creemos”.

Gabriela Alarcón, una de las cinco candidatas, lleva hora y media buscando firmas. Ha conseguido cuatro. “Es algo cansado, pero el ejercicio de informar a la gente y saber su opinión, nos llevamos un gran aprendizaje”.

Pavel Sosa, es profesor en la UNAM y hoy está como voluntario recolectando firmas. Como el resto de los voluntarios aprendió que la primera pregunta que deben hacer es sobre el lugar de residencia. Les sucedió varias veces que primero daban la explicación y resultaba que los posibles firmantes eran oriundos de otra entidad.

Raúl Valverde es bolero y escucha a Pavel con atención. Le pregunta dónde puede ver los perfiles de los candidatos y decide firmar porque ha escuchado en las noticias sobre las corruptelas de los políticos y es hora de cambiarlo. Tan convencido está que alentará a sus familiares para que también firmen.

¿Clientelismo o activismo?

Los activistas se sienten satisfechos cuando, en promedio, por cada cinco personas que abordan, pueden conseguir una firma. Con paciencia lo intentan una y otra vez porque “creo en esto”, dice Pavel.

Los mejores días para conseguir firma han sido los fines de semana en plazas públicas. Han recabado entre 200 y 300 firmas por candidato, pero “aunque también salimos entre semana, es más difícil que la gente se pare y escuche”, asegura Gabriela.

El plazo de recolección de firmas está por vencerse y el colectivo apela a que el apoyo en redes sociales se traduzca en firmas. Por eso lanzaron la plataforma http://www.tuconstituyente.org donde los ciudadanos pueden firmar electrónicamente.

Los candidatos y voluntarios creen en esta iniciativa porque están inconformes con el actual sistema político y hay que “adentrarse” para cambiarlo, asegura Gabriela. Aunque están batallando para juntar los apoyos, están convencidos que sólo utilizarán las vías legales, por eso han rechazado ser parte del “mercado de firmas”.

Se trata del ofrecimiento de unas 55 mil firmas por parte de gente cercana a legisladores, jefes delegacionales y sindicatos. Sin embargo, no han denunciado porque falta documentar exactamente de dónde viene y cómo lo consiguen, pero eso, insiste Gabriela “le corresponde al INE investigarlo”.

El “mercado de firmas” se trata de una “lógica criminal”; es la reproducción de las prácticas que los independientes pretenden erradicar, asegura Alfredo Lecona, otro de los aspirantes.

Un claro contraste es el primer aspirante independiente en entregar las firmas: Ismael Figueroa, líder del sindicato de bomberos de la Ciudad de México. Le bastó seis días para conseguir 93 mil firmas.

“Somos disciplinados”, sentencia cuando se le pregunta cómo lograron superar la meta. Son dos mil agremiados y cada uno llevó decenas de firmas. Incluso, existe una denuncia en la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) por supuestamente condicionar la entrega de los pagos salariales a la entrega de firmas por parte de los trabajadores.

“Sí han estado investigando eso entre los compañeros, pero no es cierto”, dice Figueroa en entrevista con Animal Político.Asegura que los trabajadores lo apoyan porque en los 10 años que lleva al frente del sindicato ha negociado mejoras en el contrato colectivo de trabajo y por eso “la gente confía en nosotros”.

Gabriela Alarcón asegura que con estos requisitos, el INE “está incentivando que sólo la gente con redes clientelares bien establecidas durante años o que tengan nexos con partidos políticos, sean los que lleguen al día de la elección”.

Es la primera vez que los cinco candidatos de #TúConstituyente participan en un proceso de elección popular y están comprobando que las reglas están diseñadas para que “no haya verdaderos independientes en este tipo de contiendas. Es algo muy desafortunado”.

 Ellos ya entregaron las firmas

El INE informó que 10 aspirantes independientes ya entregaron las más de 73 mil firmas y el paso siguiente será contrastarlas con la lista nominal.

De los 100 asambleístas, los ciudadanos sólo podrán elegir a 60 porque el resto serán asignados por la Cámara de Diputados (14), el Senado (14), 6 por el presidente Enrique Peña Nieto, y 6 por el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera.

Entre los diez aspirantes que esperan la validación están: Julio Cázares Ríos, Sergio Abraham Méndez, Jorge Pascual López, Jonathan Jiménez Mendoza y Eliseo Rosales Ávalos. Y el resto, tiene historial partidista:

Lorena Osornio Elizondo, buscó la candidatura independiente a la jefatura delegacional en Cuauhtémoc en 2015. Es “simpatizante priista” y nuera de la líder de comerciantes Alejandra Barrios.

Xavier González Zirión, fue candidato del PRI y PVEM a la jefatura delegacional de Miguel Hidalgo en la contienda de 2012. Es dueño de las Farmacias Fénix y del Ahorro. Es sobrino de Víctor González Torres, Doctor Simi.

Esperanza Villalobos Pérez, fue diputada federal por el PRD en la LVII legislatura (1997). Fue activista en Iztapalapa y ocupó cargos de dirección en el PRD.

Nazario Norberto Sánchez, fue asambleísta y diputado federal por el PRD. Ha trabajado en las administraciones de la delegación Gustavo A. Madero.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus; ¿Qué produce una respuesta inmunitaria más fuerte: la infección natural o la vacuna?

Si bien ambas producen una respuesta inmunitaria, te explicamos por qué es mejor la protección que te puede ofrecer una vacuna contra el SARS-CoV-2.
16 de diciembre, 2020
Comparte

Reino y Estados Unidos iniciaron ya su programa de vacunación masiva contra el coronavirus con la vacuna de Pfizer/BioNTech.

La inmunización, producida en Bélgica, es un nuevo tipo de vacuna llamada ARN que utiliza un pequeño fragmento del código genético del virus para enseñarle al cuerpo a combatir la COVID-19 y generar inmunidad.

El resto de las vacunas —incluidas la rusa Sputnik V, que comenzó a suministrarse de forma masiva en Moscú, la china Sinovac, la estadounidense Moderna o la británica Oxford-AstraZeneca— continúan en la carrera y la aprobación de algunas de ellas se espera de forma inminente.

En Reino Unido, los primeros en recibir la dosis inicial de las dos necesarias para alcanzar la inmunidad completa son las personas mayores de 80 años, los profesionales de la salud en primera línea, así como los trabajadores de las residencias de ancianos.

Y mientras que la mayoría de la población espera con ansias que le llegue su turno, hay quienes miran a la vacuna con recelo por las incógnitas que todavía no tienen respuesta.

Una de las preguntas que se repite (aunque no necesariamente entre quienes están en desacuerdo con la vacunación) es, ¿Qué genera una respuesta inmune más fuerte: la infección natural o la vacuna?

BBC Mundo conversó con tres expertos en el tema en busca de una respuesta.

Según el caso

En pocas palabras: aún no se sabe.

“Hay algunas enfermedades donde la vacuna protege más que la enfermedad y otros casos donde la enfermedad brinda más protección que la vacuna”, le explica a BBC Mundo Carlos Rodrigo, vacunólogo y Director Clínico de Pediatría del Hospital Germans Trias i Pujol, en Barcelona.

Paciente de covid-19

Getty Images
Mientras que a algunas personas el virus les provoca pocos o ningún síntoma otros deben ser hospitalizados o conectados a un respirador.

Rodrigo da como ejemplo enfermedades clásicas como el sarampión, la varicela o las paperas, donde la infección natural es la que otorga una inmunidad más prolongada, donde lo habitual es que una vez que la pasas no te vuelvas a enfermar.

En otro tipo de infecciones, como las provocadas por neumococos o meningococos (dos tipos de bacterias) en niños o por el virus del papiloma humano (VPH) —un grupo de virus que puede causar verrugas y varios tipos de cáncer— la situación es exactamente opuesta.

En el caso del VPH, por ejemplo, la vacuna genera una respuesta inmune más potente que la inmunidad natural, ya que esta última es particularmente débil.

Esto se debe a que, entre otra cosas, el virus emplea varias tácticas para evadir al sistema inmune, le explica a BBC Mundo Maitreyi Shivkumar, profesora de Biología Molecular en la Facultad de Farmacia de la Universidad De Montfort, en Reino Unido.

“Muchos virus, entre los que se incluye el VPH tienen proteínas que bloquean la repuesta inmune o simplemente mantienen un perfil bajo para no ser detectadas”.

En cambio la vacuna, “contiene una concentración alta de una sola proteína —la que sobresale de la superficie del virus y la que detecta el sistema inmune— en su forma más pura”.

Al suministrar una gran cantidad de esta proteína, la respuesta que se genera es mucho más fuerte, señala Shivkumar.

Y, además, la vacuna permite que, “de cierta forma, el sistema inmune no se distraiga con otros trozos del virus (como ocurriría en una infección natural)”, añade la experta, aunque aclara que son pocos los casos donde la inmunidad generada por la vacuna es mayor a la que suscita la infección natural.

“Por lo general las vacunas son tan buenas como la infección (en este sentido), o brindan suficiente inmunidad y eso es lo que se quiere lograr”.

¿Cómo se posiciona la covid-19 en este sentido?

Dado que se trata de una enfermedad nueva y de que los estudios sobre la vacuna fueron diseñados para determinar su seguridad y eficacia más que para evaluar la longevidad de la inmunidad, no sabemos con exactitud por cuánto tiempo se extiende el efecto protector de ninguna de las dos.

HPV

Getty Images
En el caso del VPH, la vacuna genera una respuesta inmune más fuerte que el virus mismo.

Lo que sí sabemos es que, a diferencia de la infección natural, de la que podemos recibir una dosis viral variable (alta, mediana o baja) que produce diferentes niveles de inmunidad, “cuando te suministran una vacuna, recibes una dosis predeterminada que sabemos provoca una respuesta inmune fuerte y apropiada, capaz de prevenir la infección en un gran porcentaje de los casos”, le dice a BBC Mundo Jennifer Gommerman, inmunóloga de la Universidad de Toronto, Canadá.

“Hay muchas similitudes: las dos cosas —la infección natural y la vacuna— generan anticuerpos neutralizantes e inmunidad celular (el proceso que activa entre otras cosas a las células T)”.

“Pero una de las grandes diferencias es que las vacunas no provocan el daño colateral de una respuesta inmune extremadamente robusta, que en mucha gente puede ser perjudicial y causar daño en los pulmones”, explica la experta.

Sin vacuna, dice Carlos Rodrigo, atravesar la enfermedad es “una aventura, un azar, una ruleta rusa: mientras que a algunas personas no les ocasiona ningún problema, a otras les causa problemas gravísimos. Y a otras no tan graves pero persistentes en el tiempo, e incapacitantes”.

Por último otra de las ventajas de la vacuna es que al suministrar una dosis fija, “se garantiza una respuesta imunitaria estandarizada en toda la población. Es una forma de controlar la respuesta y no dejarla al azar”, añade Shivkumar.

Y si tuve covid-19, ¿es necesario vacunarme?

En opinión de Gommerman, deberías dejar que vacunen a otros primero porque tu cuerpo todavía debería tener memoria del virus y por lo tanto capacidad para combatirlo, pero luego es importante que lo hagas.

Vacunación

Getty Images
Aunque hayas tenido covid-19, es aconsejable recibir la vacuna.

“Primero que mucha gente nunca tuvo confirmación de haber tenido el virus”, dice. “Cuando nos llega gente que piensa que ha tenido covid-19 y se les hace la prueba de anticuerpos, no siempre dan positivo porque en realidad no han estado expuestos al virus”.

Esa ya es una buena razón para darse la vacuna. Pero por otro lado, “hasta donde sabemos, no hay consecuencias negativas de darse la vacuna después de haber tenido el virus. Es como reforzar tu respuesta inmunitaria”, señala la experta.

Y, tercero, “tu respuesta inmune pudo haber sido muy buena o no, dependiendo de a cuánto virus estuviste expuesto, y como esa carga es variable, no sabrás en que parte del espectro te encuentras, por lo tanto, es mejor darse la vacuna”.

Rodrigo tiene una visión similar, aunque recomienda hacer un test primero para verificar si la persona aún tiene anticuerpos.

Estas personas “no serían prioritarias, pero es posible que al cabo de unos cuantos meses, la inmunidad natural no sea suficiente”.

“Habrá que evaluar si todavía tiene anticuerpos, porque en casos que los haya, la vacuna es inútil”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BKNQNzyRydw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.