close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste (@ManuVPC)

“Los policías nos sacaron de la casa como perros”; vecinos narran desalojo de Xochicuautla

Vecinos de la comunidad indígena de Xochicuautla, en el Estado de México, realizaron este viernes una marcha en la Ciudad de México para protestar por su desalojo para que iniciaran las obras de la pista Toluca-Naucalpan.
Manu Ureste (@ManuVPC)
Por Manu Ureste
15 de abril, 2016
Comparte

-Díganme: ¿acaso ustedes no tienen hijos? ¿No tienen familia?

La voz de Selene está rota.

Desgarrada.

Hace poco más de un minuto que tomó el micrófono, se colocó a unos pasos de los rostros acartonados y sudorosos de los granaderos y de las agentes de la unidad Atenea de la Policía de Tránsito de la Ciudad de México, y no deja de gritarles su rabia contenida apuntándoles con el dedo.

-¿Por qué no nos apoyan, eh? ¿No ven lo que está haciendo este Gobierno? –se lleva el índice a la sien y les advierte con los ojos muy abiertos-. Ahorita nos toca a todos nosotros, es verdad. Pero al rato van a ser ustedes.

Ante la regañada, cuatro agentes vestidas con su uniforme de camisa blanca y amarilla, y tocadas con una gorra azul marino de la corporación, bajan al unísono la mirada y taladran el suelo.

-¡Miren mis lágrimas! –les grita furiosa Selene, quien rompe a llorar mientras una compañera le coloca con delicadeza la mano en la nuca para tratar de apaciguarla sin éxito-. ¡Véanlas bien –les espeta de nuevo-, porque estas son lágrimas de lucha y de coraje!

“¿Qué sentiría Peña Nieto si entráramos a la fuerza a su Casa Blanca?”

Esta escena sucedió ayer en la calle Sierra Gorda, en la colonia Lomas de Chapultepec. El lugar donde el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera vivían en una lujosa casa conocida como ‘La Casa Blanca’; misma que, según la investigación que realizó el equipo de la periodista Carmen Aristegui, es propiedad de una filial de Grupo Higa, del empresario Juan Armando Hinojosa Cantú, quien consiguió obras millonarias durante el gobierno de Peña Nieto en el Edomex.

Hasta allí se trasladó un contingente de vecinos de la comunidad indígena otomí de San Francisco Xochicuautla, perteneciente al municipio mexiquense de Lerma.

El objetivo: protestar por los hechos del pasado 11 de abril, cuando fueron desalojados por agentes de la Policía Estatal para permitir la construcción de la autopista Toluca-Naucalpan, obra que además estará a cargo de una empresa filial de Grupo Higa.

“Venimos hasta la Casa Blanca para preguntarle al señor presidente qué sentiría él si ahora nosotros entráramos a la fuerza a su casa, le despojáramos de todo, y la derrumbáramos”, dice un vecino de Xochicuautla, quien apoya la marcha lanzando consignas con un altavoz a la barrera de granaderos y policías de tránsito que impiden el acceso a las inmediaciones de la ‘Casa Blanca’.

Y es que eso precisamente, que unos extraños entraran en la vivienda de un vecino y sacaran a sus habitantes literalmente a rastras para derruir la casa, es lo que sucedió el lunes pasado en Xochicuautla.

Sólo que en este caso no se trataba de unos simples extraños, sino de policías con armas y escoltados por aparatosas retroexcavadoras.

Así lo explica en entrevista con Animal Político Sergio García Salazar, habitante de la localidad indígena otomí y hermano de Armando García, el vecino cuya propiedad fue derruida a pesar de que el Juez Quinto de Distrito en materia de Amparo y Juicios Federales del Estado de México concedió en febrero una suspensión definitiva de las obras a favor de los pobladores, quienes desde hace 10 años se oponen a que la pista Toluca-Naucalpan pase por su territorio por el daño ecológico que ocasionaría la tala de árboles para trazar la carretera.

“Los granaderos y la policía del Estado de México invadieron la casa de mi hermano. Se metieron a la fuerza y lo sacaron como a los perros. Lo arrastraron a él y a su familia”, dice Sergio, quien sostiene entre sus manos una lona con el rostro de Emiliano Zapata y el emblema ‘No más ecocidio en San Francisco Xochicuautla’.

“Los policías arrastraron y patearon a una señora para sacarla de la casa”

Selene Romero ya está más tranquila. Tras encararse verbalmente con uno de los granaderos que dibujó una sonrisa burlona en los labios cuando rompió a llorar en la primera escena de esta crónica, se ha refugiado con su esposo Sergio García al amparo de la sombra de un raquítico árbol, en la esquina donde una placa anuncia que esta es la calle ‘Sierra Gorda’.

A modo casi de disculpa, Selene explica que se exalta porque no puede guardarse el coraje. Ni la rabia que siente por la impotencia de ver que su cuñado Armando “vive ahora con su familia en una tienda de campaña”.

“Yo creo que ni a un criminal lo andan buscando así los policías”, lamenta Romero, quien fue testigo directo de lo sucedido el lunes 11 de abril.

“Yo estaba en la casa de mi cuñado, en el tercer piso. Y otras personas estaban abajo. Los policías abrieron la puerta a la fuerza y sacaron a mi cuñado sin dejarlo siquiera que tomara sus cosas, sus documentos y los de sus hijos. Nada. Y no suficiente con eso, nos aventaron el gas lacrimógeno”, recuerda Selene.

Otro vecino de la comunidad, quien también pide guardar su identidad en el anonimato, denuncia que en el despojo incluso fue agredida la señora Isabel Fernández García, de 64 años de edad.

“Los policías los sacaron a todos a rastras de la casa. Incluso a una señora mayor con su nietecita. La arrastraron y la patearon”, asegura el vecino.

“Aunque haya diálogo con el gobierno, nuestra postura va a ser la misma: No a la autopista en Xochicuautla”

Luego del despojo violento del lunes pasado, el gobierno del Estado de México reaccionó ante las notas periodísticas que daban cuenta del suceso con un comunicado en el que se dio “respetuoso” de todos los procesos jurídicos interpuestos acerca de la construcción de la autopista Toluca-Naucalpan.

El gobierno de Eruviel Ávila dijo además reconocer la resolución del juicio de amparo 771/3015, donde se refiere la suspensión definitiva de los trabajos en la comunidad de Xochicuautla. Sin embargo, argumentó que hay poca claridad sobre la ubicación del terreno que estaría amparado y que no se ha acreditado la titularidad del mismo, de ahí que las excavadoras procedieran con las obras.

En cualquier caso, ayer jueves habitantes de la comunidad informaron sobre un acuerdo con las autoridades mexiquenses, para suspender las obras de la autopista mientras se realizan mesas de trabajo conjuntas. Asimismo, se acordó que el Sistema de Autopistas, Aeropuertos, Servicios y Conexos del Edomex pague una renta a Armando García Salazar y su familia, en tanto le reparen el daño por el patrimonio perdido.

Pero estos anuncios, matizan algunos vecinos, no van a modificar la postura de la comunidad indígena sobre el proyecto carretero.

“Ahora quieren reparar el daño dialogando. Pero el pueblo está muy enojado con las autoridades”, apunta otro líder comunero, quien señala que primero se reunirá la comunidad para analizar cuáles serán sus siguientes pasos, y después decidirán si proceden al diálogo.

“No obstante, aunque haya un diálogo con el gobierno, nuestra postura va a ser la misma que hasta ahora: no queremos que se construya esa autopista en Xochicuautla”, zanja enfática Selene.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

Fascitis necrosante, la enfermedad transmitida por un insecto que dejó sin piernas a una mujer

Una mujer en Reino Unido sufrió una grave enfermedad que la tuvo ocho meses hospitalizada y tres semanas en coma inducido. Lo que comenzó como una simple picadura le cambió radicalmente la vida.
BBC
30 de septiembre, 2019
Comparte

Susan Buttery, una entusiasta jardinera de Reino Unido, pensó que había sufrido una simple picadura, pero el desenlace fue mucho más grave.

Los hechos ocurrieron en 2013, pero ahora, por primera vez, contó su casopúblicamente.

Un día, mientras estaba en sus labores de jardinería, a Buttery, de 68 años, le picó un insecto en la cabeza.

“Sentí un bulto en la parte posterior de mi cabeza, pero realmente no le presté atención“, recuerda Buttery.

“Pensé, ‘oh, me picó un insecto y ya se me pasará‘”.

Llegó a pensar que se trataba de una alergia, pero su salud comenzó a deteriorarse y tuvo que ser internada en el hospital.

Susan Buttery and her husband Richard

BBC
Al principio Buttery pensó que había sufrido una simple picadura.

Cuestión de vida o muerte

La picadura del insecto le causó fascitis necrosante, una infección que carcome los tejidos de la piel.

Buttery recuerda que mientras estuvo en el hospital le practicaron cerca de 60 operaciones, para retirarle la piel muerta infectada por la bacteria.

Luego comenzó a padecer gangrena.

Tras ocho meses internada y tres semanas en un coma inducido, los médicos le dijeron que necesitaban amputar las zonas afectadas.

Susan Buttery

BBC
Buttery perdió sus piernas a la altura de las rodillas.

Primero le dijeron que tenían que amputarle los dedos de los pies, luego le dijeron que había que amputarle los pies.

Finalmente, los médicos le dijeron que tratarían de salvar “la mayor parte de la pierna”.

“Tenía que convencerme a mí misma, repitiéndome: ‘Bueno, si no lo hacen, moriré‘”.

Una lucha cuesta arriba

A Buttery finalmente le amputaron las dos piernas desde las rodillas. También le amputaron la punta de sus dedos de ambas manos.

“Me dijeron que no sabían si podría volver a caminar“, recuerda.

“Fue abrumador pensar que no volvería a ser la misma persona de antes”.

Susan Buttery

BBC
Pese a lo que le ocurrió, Buttery asegura que sigue amando la jardinería.

Hoy Buttery ha logrado una buena recuperación.

Utiliza piernas prostéticas y va al gimnasio dos veces a la semana.

Dice que ha sido una “lucha cuesta arriba”, pero aún ama su jardín y la jardinería.

Qué es la fascitis necrosante

La fascitis necrosante es una infección bacterial, rara pero grave, que afecta al tejido bajo la piel y los músculos y órganos a su alrededor.

A veces se le llama “la enfermedad come carne”, aunque en realidad la bacteria que la causa no “come” carne, sino que libera toxinas que dañan los tejidos, según explica el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés).

Esta bacteria puede ingresar al cuerpo humano a través de cortes, picaduras de insectos, heridas causadas por drogas inyectables y heridas de cirugía. En algunos casos, de manera muy poco frecuente, se puede transmitir de persona a persona.

una persona secando su brazo.

Getty
Los médicos recomiendan mantener las heridas limpias para evitar infecciones.

Los síntomas de la enfermedad pueden desarrollarse muy rápido, en cuestión de horas o días.

Al principio puede causar dolor o comezón en la zona afectada, y puede aumentar hasta causar fiebre, hinchazón, vómito y diarrea, manchas y ampollas llenas de líquido, mareos, debilidad y confusión.

El NHS advierte que la fascitis necrosante se debe tratar como una emergencia y acudir cuanto antes al médico.

Los tratamientos pueden incluir cirugías para retirar los tejidos afectados, antibióticos y tratamientos complementarios para controlar la función de los órganos.

No existe una vacuna contra la fascitis necrosante, pero el NHS recomienda mantener las heridas limpias y secas, y lavarse las manos regularmente con agua y jabón.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=StKur7oONyw

https://www.youtube.com/watch?v=vFY6U5zH1-4

https://www.youtube.com/watch?v=vmn_Arwoev4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.