La inhumación de cuerpos en Tetelcingo ¿se hizo en una fosa común o una fosa clandestina?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Paris Martínez (@paris_martinez)

La inhumación de cuerpos en Tetelcingo ¿se hizo en una fosa común o una fosa clandestina?

Los familiares de desaparecidos consideran que en Tetelcingo se realizó un entierro ilegal de los cuerpos; mientras que la Fiscalía defiende que el panteón donde hizo la fosa contaba con los permisos necesarios y no es ilegal.
Paris Martínez (@paris_martinez)
Por Paris Martínez
31 de mayo, 2016
Comparte

El 28 de marzo de 2014, la Fiscalía General del Estado de Morelos trasladó más de cien cadáveres que permanecían en su servicio forense desde 2011, hacia un panteón, ubicado en el poblado de Tetelcingo.

Las irregularidades relacionadas con esta inhumación no se limitan a la falta de permisos del panteón: las autoridades han dado distintas versiones sobre el número de cadáveres depositados (primero se dijo que 150, luego 118); además, al menos ocho de estos cuerpos no cuentan con un expediente que señale cómo murieron estas personas ni cómo llegaron sus cadáveres a manos de la Fiscalía; y en al menos un caso se ha demostrado que existió falsificación del acta de defunción.

La existencia de esta fosa, y de las irregularidades que la rodeaban, fue revelada en diciembre de 2014 por la madre de un joven ahí enterrado, lo que llevó a distintos grupos de familiares de personas desaparecidas a exigir la recuperación de todos esos cuerpos, al considerar que fueron ocultados en lo que, en términos prácticos, es una “fosa clandestina”, es decir, un punto de enterramientos ilegales.

Casi un año después, el 26 de noviembre de 2015, la polémica por este caso obligó al fiscal de Morelos, Javier Pérez Durón, a rendir un informe ante el Congreso de Morelos, en el cual destacó que ya se inició una averiguación previa en contra de los funcionarios implicados en este caso, aunque, inmediantamente después, aseguró que la de Tetelcino no es una “fosa clandestina”, tal como la perciben las víctimas.

A continuación, te presentamos una síntesis de los argumentos esgrimidos tanto por aquellos que consideran la fosa de Tetelcingo como un enterramiento no sólo ilegal, sino “criminal”, así como las explicaciones oficiales que defienden la legalidad de los procedimientos seguidos en marzo de 2014, cuando en este lugar fueron depositados los cuerpos.

Por qué sí…

Tal como consta en el oficio CJ/302/2015, del 13 de noviembre de 2015, el panteón de Tetelcingo, no contaba hasta esa fecha con “licencia para su funcionamiento como un establecimiento de prestación de servicios públicos”.

De hecho, este panteón obtuvo su permiso de operación apenas en enero de 2016, como parte de las acciones administrativas emprendidas por las autoridades para la recuperación legal de los cuerpos depositados en 2014 por la Fiscalía de Morelos.

Eso revela que, para marzo de 2014, cuando la Fiscalía llevó ahí los cadáveres de “desconocidos”, ese era un lugar que operaba de forma irregular.

Hasta la fecha, la Fiscalía no ha logrado explicar qué razonamiento se siguió para decidir que Tetelcingo era el mejor lugar para crear una “fosa común“, tal como la describió el fiscal Pérez Durón, a pesar de que no contaba con permisos de operación.

Peor aún: la Fiscalía no cuenta con ningún documento que formalice la creación o las operaciones de la fosa de Tetelcingo, o que establezca éste como un punto oficial de disposición de cuerpos no reclamados.

Informe del municipio de Cuautla sobre el panteón de Tetelcingo

Pero para las familias de víctimas de desaparición, la de Tetelcingo debe ser considerada una “fosa clandestina” no sólo por haber sido excavada en un panteón irregular, sino también por las anomalías presentes durante el proceso de inhumación.

Por ejemplo, al ser depositados los cuerpos, su número no fue registrado de manera eficaz: la Secretaría de Seguridad Pública del Municipio de Cuautla –al que pertenece Tetelcingo– reportó el 28 de marzo de 2014 que fueron 150 los cuerpos enterrados; la Fiscalía, por su parte, asegura que en un primera excavación depositó 54 cadáveres, y en una segunda excavación, otros 64, para dar un total de 118.

De la fosa con 54 cadáveres, fueron extraídos dos, para ser devueltos a sus familiares, por lo que, según las cuentas oficiales, en ese primer punto de excavación quedaron 52 cuerpos.

No obstante, durante las labores para la recuperación de estos cadáveres iniciada el pasado 24 de mayo, ahí fueron encontrados 53 cuerpos, es decir, uno más de los reconocidos por la Fiscalía.

Roberto Villanueva, director del Programa de Atención a Víctimas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos –institución que participa en la recuperación de los cuerpos iniciada la semana pasada– informó, además, que de esos 53 cuerpos, se han encontrado “muchos” sin autopsia.

Esa es una irregularidad muy grave, destacó Villanueva, ya que son cadáveres de personas cuya muerte no investigó la Fiscalía.

“Debe destacarse –concluyó Villanueva– que el problema de la fosa de Tetelcingo no fue provocado por el pueblo de Tetelcingo. El dueño de este panteón es una persona humilde, campesina, que hace 18 años comenzó a tramitar los permisos para el establecimiento del panteón, pero quedaron inconclusos… este panteón fue creado por decisión del pueblo, ya que el panteón anterior era muy chico y se saturó, y entre todos los comuneros eligieron esta fracción de tierra, que es muy árida e improductiva, para depositar aquí los restos de sus seres queridos… El panteón tiene un dueño, sí, porque fue creado en su parcela, pero la decisión fue comunal.

El problema de la fosa, en realidad, fue creado por la Fiscalía, porque fue este órgano de gobierno el que solicitó en donación ese espacio, y la Fiscalía le aseguró a los pobladores que todo estaba en regla, que su fosa era legal y que actuaban conforme a derecho.”

La averiguación previa iniciada contra los funcionarios involucrados, sin embargo, deja ver que, al menos para el Ministerio Público, dicho procedimiento no fue legal. Ahora será un juez penal quien tenga la última palabra.

Por qué no…

Según el informe presentado por el fiscal Pérez Durón en noviembre de 2015, la Fiscalía General del Estado excavó su “fosa común“, luego de constatar que desde 1998 sus propietarios habían iniciado los trámites para su entrada en funcionamiento.

Como prueba, de que esa consulta fue realizada, el fiscal presentó documentos tanto de la Secretaría de Desarrollo Sustentable estatal, como de la Comisión Nacional del Agua, en los que se le informa que, efectivamente, en los años 98 y 99 se realizaron gestiones ante estas dependencias oficiales, para obtener el permiso de operación del panteón.

“De lo anterior –señaló el fiscal– es que la Fiscalía General del Estado solicita al propietario del panteón la donación de una fosa.”

Sin embargo, los documentos tanto de la Secretaría de Desarrollo Sustentable estatal, como de la Conagua, tienen fecha del 18 de noviembre de 2015, lo que evidencia que la Fiscalía consultó a estas dependencias sobre las autorizaciones del panteón, más de un año después de haber excavado la fosa de Tetelcingo.

Para defender la legalidad de la fosa, el fiscal Pérez Durón informó también que la ésta no fue excavada de forma arbitraria, sino que antes se solicitó su donación a su propietario, el cual consultó la decisión con los comuneros.
Como prueba, nuevamente, el fiscal presentó tanto la carta con la que solicitaron la donación de la fosa, como la respuesta por escrito del dueño del panteón.

Brinca, sin embargo, una anomalía inexplicable: la carta con la que la Fiscalía solicitó la donación está fechada el 25 de marzo de 2014.

En contraste, la carta en la que el dueño del panteón otorga su consentimiento lleva fecha del 8 de enero de 2014. Es decir que, según estos documentos exhibidos por el fiscal Pérez Durón, la donación fue anunciada tres meses antes de que fuera solicitada.

Según el fiscal, la operación cotidiana de este panteón desde hace al menos 16 años, aún sin contar con permisos, y la autorización escrita del dueño para que ahí excavaran, hacen de ésta una “fosa común“, y no un lugar de enterramientos clandestinos.

Epílogo 

Este lunes, 30 de mayo, reiniciarán las labores iniciadas la semana pasada para la recuperación de los cuerpos inhumados en Tetelcingo.

Luego de que se tomen muestras genéticas para su identificación, los cuerpos se depositarán en un espacio especialmente creado con ese fin en el panteón legal de Jardines del Recuerdo, en Morelos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'El accidente': el extraño objeto descubierto en nuestra galaxia que desconcierta a los astrónomos y astrofísicos

Los científicos han descubierto una nueva enana marrón más antigua y más rápida, cuya composición química la hace muy diferente a las demás.
3 de septiembre, 2021
Comparte

No son del todo estrellas ni del todo planetas, sino algo entremedio, y podría haber más de las que se pensaba en nuestra galaxia.

Así lo asegura un nuevo estudio publicado por la revista científica The Astrophysical Journal, que se enfoca en una nueva y “enigmática” enana marrón a la que han apodado “El Accidente”, debido a que se descubrió por pura casualidad.

Las enanas marrones son objetos demasiado pequeños para ser estrellas y demasiado grandes para ser considerados planetas. A veces se les llama “estrellas fallidas“.

“Este objeto desafió todas nuestras expectativas”, asegura Davy Kirkpatrick, coautor del estudio y astrofísico del Instituto de Tecnología de California (Caltech).

El estudio señala que El Accidente podría tener entre 10.000 millones y 13.000 millones de años, lo que la convierte en al menos dos veces más antigua que otras enanas marrones que se han descubierto anteriormente.

Esto sugiere que se formó cuando nuestra galaxia era mucho más joven y tenía una composición química diferente.

“Si ese es el caso, es probable que haya muchas más de estas enanas marrones antiguas al acecho en nuestro vecindario galáctico”, agrega Kirkpatrick.

Una enana marrón diferente

El Accidente, conocido formalmente como WISEA J153429.75-104303.3, fue descubierto por el científico Dan Caselden por pura suerte, pues no se parece mucho a ninguna otra enana marrón encontrada en la galaxia hasta la fecha, según un comunicado de la Nasa.

A medida que las enanas marrones envejecen, se enfrían y su brillo cambia en diferentes longitudes de onda, de manera similar a la forma en que los metales calientes cambian de color cuando se enfrían.

Esta ilustración muestra una enana marrón oscura y fría en el espacio.

IPAC / Caltech
Esta ilustración muestra una enana marrón oscura y fría en el espacio.

El objeto desconcertó a los científicos porque su brillo no es el típico que se ha observado en otras enanas marrones envejecidas.

Irradia una luz débil en algunas longitudes de onda clave, lo que sugiere que son muy frías, pero al mismo tiempo muestra más brillo en otras partes, lo que indica que esas áreas son más cálidas.

“No es una sorpresa encontrar una enana marrón tan vieja, pero es una sorpresa encontrar una en nuestro patio trasero”, señala Federico Marocco, colega de Davy Kirkpatrick en el Caltech y coautor del estudio.

“Esperábamos que existieran enanas marrones de esta edad, y también esperábamos que fueran increíblemente raras”, prosigue el astrofísico, quien se ha encargado de dirigir las observaciones utilizando los telescopios Keck y Hubble.

800.000 km/h más rápida

Utilizando telescopios terrestres en el Observatorio WM Keck en Hawái, los investigadores intentaron observar El Accidente con radiaciones infrarrojas adicionales.

Pero la enana marrón se veía tan débil que era indetectable, lo que confirma que es muy fría y, por lo tanto, muy vieja.

Los investigadores estiman la velocidad en la que gira es otra prueba de que ha ocupado la galaxia durante mucho tiempo, pues ha arrastrado objetos masivos que hacen que acelere son su gravedad.

El Accidente se encuentra a unos 50 años luz de la Tierra y gira a aproximadamente 800.000 km/h más rápido que todas las demás enanas marrones descubiertas a una distancia similar de nuestro planeta, de acuerdo al estudio.

Otra característica de El Accidente, destaca el estudio, es que contiene niveles bajos de metano, en comparación con la mayoría de las otras enanas marrones encontradas, lo que le da aún más fuerza al argumento de que se formó hace más de 10.000 millones de años, cuando la galaxia estaba compuesta casi en su totalidad por hidrógeno y helio, y carecía del carbono necesario para crear metano.

“La posibilidad de encontrar una tan cerca del Sistema Solar podría tratarse de una coincidencia afortunada o quiere decir que son más comunes de lo que pensamos”, concluye Marocco.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=cdbFdxwEY3k

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.