Las cifras, las comunidades y las causas del desplazamiento forzado interno en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Las cifras, las comunidades y las causas del desplazamiento forzado interno en México

Sinaloa, Michoacán, Guerrero y Chihuahua, son las entidades que acumulan el mayor número de municipio y comunidades expulsoras de personas como consecuencia de la delincuencia en el país. Así lo apunta Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en un informe.
Cuartoscuro Archivo
Por Manu Ureste
14 de mayo, 2016
Comparte

En México, la violencia es la principal causa del desplazamiento forzado interno de miles de ciudadanos que abandonan sus hogares en busca de protección. 

Así lo expone la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en su primer Informe Especial sobre Desplazamiento Forzado Interno, en el que autoridades estatales y locales le reportaron que en la actualidad hay 35 mil 433 personas que son víctimas de desplazamiento forzado.

Tamaulipas es la entidad con mayor número de víctimas, con 20 mil. O en otras palabras, sólo la entidad tamaulipeca acumula el 60% del total de casos reportados por las autoridades a la CNDH.

No obstante, la comisión precisa que la cifra de 20 mil desplazados en Tamaulipas, que abarca de 2001 a 2012, fue emitida por un funcionario público municipal de Nuevo Laredo, sin que éste mostrara un registro a los funcionarios de la Comisión, por lo que dicha cifra “está sujeta a corroboración”. No obstante, la CNDH considera que el dato de 20 mil desplazados sí “podría encontrar sustento” en numerosas notas informativas que dan cuenta de municipios fantasma en la entidad, como Ciudad Mier.

En segundo lugar le sigue Guerrero, con 2 mil 165 casos reportados hasta la fecha;  Chihuahua, con 2 mil 008 casos; y en tercer lugar, Veracruz con mil 131.

grafico-desplazados-1 

En cuanto a las causas del desplazamiento interno, prácticamente el 100% huyó por la violencia: 35 mil 344 víctimas. Sólo 89 se desplazaron por desastres naturales.

Dentro del apartado violencia, la CNDH apunta que la delincuencia abarcó el 90% de las víctimas: 31 mil 898 casos. La extorsión, las amenazas, la destrucción de casa habitación, asesinato y secuestro, fueron las principales manifestaciones de violencia de las que señalaron haber sido víctimas personas desplazadas o sus conocidos que se desplazaron.

“En el caso de la extorsión, se advirtió que se manifiesta principalmente a través del cobro de piso o rentas, las cuales las hacían las personas sin importar el oficio que tuvieran, grado académico o número de propiedades”, apunta el informe de la CNDH.

El conflicto por tierras, con 920 víctimas –el 2.6%-; el conflicto entre familias y el conflicto religioso, con 130 y 128 víctimas respectivamente, son las otras causas de desplazamiento forzado por violencia.

grafico-desplazados-2

Al margen de las cifras reportadas por autoridades estatales y locales a la CNDH, la comisión subraya en su informe que también hizo una encuesta a mil personas en 65 municipios del país, para conocer a través de un muestreo el estado actual del desplazamiento forzado como consecuencia de la inseguridad y el crimen organizado. 

En el reporte, Sinaloa es la entidad en la que la Comisión identificó más comunidades expulsoras de personas por la violencia con 10 municipios, entre los que cita a Culiacán, Mazatlán, Badiguarato, Choix, y Angostura, entre otros.

Le sigue Michoacán con seis municipios, entre los que están Apatzingán y Tepalcatepec, los cuales aún enfrentan problemas derivados de enfrentamientos entre autodefensas y el crimen organizado.

El tercer lugar lo comparten Chihuahua y Guerrero con cuatro municipios cada uno, entre los que están Praxedis Guerrero y Ahumada (Chihuahua) y Chilapa de Álvarez y San Miguel Totolapan (Guerrero).

En Tamaulipas, los dos municipios identificados como expulsores por la violencia son Ciudad Mier y Nuevo Laredo.

En el estudio realizado por la CNDH también se documentan situaciones paradógicas, como que municipios expulsores de personas por la violencia, como Mazatlán y Choix en Sinaloa, o Nuevo Laredo en Tamaulipas, también son receptores de víctimas que huyen de la inseguridad.

Por otra parte, como resultado de su encuesta a mil personas, la CNDH señaló que el 80.9% dijo tener miedo de ser víctima del crimen organizado; el 72% que conoce a alguien que fue extorsionado; el 25% que conoce a una persona desplazada; y el 22% que fueron víctimas en sus propiedades, tierras o ganado; o que conoce casos de secuestro.

grafico-desplazados-3

grafico-desplazados-4

Sobre las cifras que presenta el reporte, en el que también se dan cuenta de numerosos testimonios de desplazamiento interno forzado, el ombudsman nacional, Luis Raúl González, admitió que se trata solo de un “muestreo” para “llamar la atención” de las autoridades ante la problemática que existe en el país. Ya que, subrayó durante la presentación del informe, la cifra negra de desplazados en el país podría ser mucho mayor.

Por ello, la CNDH adelantó que ya cuenta con una propuesta de Protocolo de Atención a las personas víctimas de Desaparición Forzada Interna, que presentará “en breve” a las autoridades.

Ante la falta de datos y estadísticas oficiales precisas sobre este problema, el ombudsman llamó a crear “un diagnóstico nacional y oficial” sobre el desplazamiento forzado interno en México.

“La realización de un levantamiento censal que contemple el desplazamiento forzado interno y sus causas sería de gran relevancia”, afirmó Raúl González.

Aquí puedes leer el informe completo:

Cndh Informe Dfi 09.05.2016 by mureste4878

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué la transmisión de COVID entre quienes se han vacunado tres veces no causa alarma

La rápida propagación de la variante ómicron que ocurre particularmente entre poblaciones altamente vacunadas está creando dudas sobre la protección que pueden ofrecer las vacunas. No obstante, la inoculación sigue siendo la mejor opción contra covid.
8 de enero, 2022
Comparte

Cuando la variante ómicron surgió por primera vez en Sudáfrica en noviembre de 2021, hubo gran alarma ante la propagación exponencial de la infección. Esa fenomenal velocidad de propagación sobrepasa lo que hemos observado en variantes anteriores.

La tendencia se ha visto replicada en otras partes del mundo, incluyendo Reino Unido donde el número de infecciones se vio doblada cada dos días a comienzos de diciembre. Lo que aumentó la preocupación fue que esta rápida propagación estaba ocurriendo entre una población altamente vacunada (y por ende, en teoría, altamente inmune). ¿Estaría fallando la protección que nos daba la vacuna?

A simple vista, parecía que las vacunas no estaban funcionando. Pero eso depende de cómo se define la protección de una vacuna. Primero, ¿protege la vacuna contra la infección?

Actualmente hay amplia evidencia que muestra que las vacunas no son muy efectivas para evitar la infección de personas vacunadas o que propaguen la infección.

Eso estuvo gráficamente ilustrado por el evento súper propagador que tomó lugar en las Islas Feroe donde 21 de 33 trabajadores de la salud que estaban triple vacunados y asistieron una reunión privada se contagiaron de ómicron. Además, sucedió a pesar del hecho que varios se habían hecho una prueba PCR o de antígeno 36 horas antes del evento.

Algunos -especialmente los antivacuna- podrían tomar esto como prueba de que las vacunas no funcionan. Sin embargo, eso no es inesperado. Aún contra otras variantes, como delta, se sabe que las vacunas no ofrecen “inmunidad esterilizadora”, o sea, una prevención total de la infección.

Nadie ha afirmado que las vacunas de covid ofrecen inmunidad esterilizadora y que puede ser una meta alcanzable. En el mejor de los caos, ofrecen protección débil contra la infección. No obstante, esta protección débil podría ayudar a ralentizar la propagación de la infección.

La función de la tercera dosis

Lo que sí hacen las vacunas es proveer una protección excelente de otro tipo. Hasta ahora, las vacunas han demostrado que son muy buenas para prevenir la enfermedad severa. Esta protección es igualmente importante, si no más, porque mantienen a la mayoría de las personas infectadas lejos de los hospitales y de la muerte.

Contra la variante delta, la protección de las vacunas contra la enfermedad severa y muerte por covid fue más de 90% con relativamente poco decaimiento de protección a lo largo de por lo menos cinco meses después de dos dosis.

Cuando se descubrió ómicron por primera vez, hubo preocupación de que las mutaciones que produciría podrían permitirle eludir la protección de las vacunas. En efecto, los datos sugieren que dos dosis de las vacunas Pfizer o AstraZeneca ofrecían protección limitada contra ómicron.

Una anciana se prepara para recibir la cuarta dosis de la vacuna contra covid en Israel, 6 de enero de 2022

Getty Images
Es especialmente importante tener completamente vacunados a los más vulnerables.

Felizmente, esta protección de la vacuna fue restablecida rápidamente por la dosis de refuerzo, y por eso está la urgencia de “reforzar” a la población.

Esto es especialmente importante para lo que son más vulnerables, como los ancianos, que, comparados con la población en general, para empezar corren riesgos más altos de contraer covid severa. Una persona de 80 años de edad tiene un riesgo 300 veces más alto de contraer covid severa comparada a una adulta menor de 40 años.

También es vital no olvidar que mientras ómicron puede ser menos severa para los vacunados, sigue siendo una infección peligrosa para los no vacunados.

El hecho que la inmunidad esterilizadora contra covid no exista actualmente probablemente pone en duda si la “inmunidad de rebaño” pondrá fin a la pandemia.

Lo que se cree aquí es que si suficiente gente adquiere inmunidad y esta inmunidad bloquea la transmisión, el virus se irá muriendo pues habrá menos y menos gente que infectar.

Sistemas de salud bajo presión

Sin embargo, como lo ha demostrado ómicron, las reinfecciones pueden ocurrir aún entre las poblaciones altamente vacunadas como las de Reino Unido e Israel. Se informa que ómicron tiene una tasa más alta de reinfección que otras variantes, y cinco veces más comparada con delta.

Aunque las infecciones de ómicron parecen ser menos severas, su mayor riesgo de contagio significa que más personas se están infectando. Es más, Reino Unido está registrando sus niveles más altos de infección en los últimos dos años.

Dos enfermeras en Francia cuidan de una paciente con covid, 5 de enero de 2022

Getty Images
El gran número de pacientes con una enfermedad menos severa todavía puede ejercer mucha presión sobre los ya menguados servicios de salud.

Mientras que estos no se están traduciendo en niveles más altos de ingreso a la unidades de cuidado intensivo, el gran número de pacientes con una enfermedad menos severa todavía puede ejercer mucha presión sobre los ya menguados servicios de salud.

Además de eso, los más altos niveles de enfermedad entre el personal y más el que tiene que aislarse debido a la infección añaden más presión al sistema de cuidados de la salud.

Este problema no está limitado sólo al cuidado de salud sino a lo ancho y largo de la sociedad en general donde las altas cifras de infección pueden causar alteraciones significativas.

De manera que las vacunas no son la única solución. Otras medidas de protección, como las mascarillas, más pruebas y mejor ventilación, juegan un papel importante.

Las semanas venideras auguran ser un desafío a medida que la gente regresa al trabajo y las escuelas después de las vacaciones, lo que podría conducir a más infecciones.

Mejor que hace un año

Médico se prepara para aplicar una vacuna

Getty Images
Aún cuando la situación quede bajo control y la enfermedad sea más predecible, se requerirán inmunizaciones anuales, tal como se hace con la influenza.

Pero no todo el panorama es pesimista, y la situación actual es ciertamente mejor que hace un año. En muchos países de altos ingresos que tienen amplia cobertura de inmunización, la pandemia está gradualmente haciendo la transición hacia una situación endémica.

En ese momento, el virus todavía estará presente, pero la enfermedad será más predecible. Habrá niveles altos de la población con inmunidad ya sea por vacunación o infección natural que significarán menos hospitalizaciones y muertes relacionadas a la covid.

Se requerirán inmunizaciones anuales contra covid, particularmente de los más vulnerables, para mantener una protección de inmunidad para ellos. Pero todavía no hemos llegado a eso.

Los virus mutan todo el tiempo y probablemente otras variantes de covid surgirán en el futuro que puedan evadir la inmunidad y causar reinfecciones, como pasa con los coronavirus humanos comunes y la gripe de la influenza.

Aunque por suerte ómicron parece ser menos severa, permanece el riesgo del surgimiento de más variantes que puedan incluir una más severa. Las vacunas siguen siendo la mejor opción contra estas.

*Andrew Lee es profesor de Salud Pública de la Universidad de Sheffield, Reino Unido. Su artículo original fue publicado en The Conversation cuya versión en inglés puedes leer aquí


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=e4xWoH-aijs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.