Maria-Teresa Tess Asplund, la mujer que desafió a 300 neonazis en Suecia y su foto se hizo viral
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Maria-Teresa Tess Asplund, la mujer que desafió a 300 neonazis en Suecia y su foto se hizo viral

Una menuda mujer de 50 kilos se enfrentó sola a un grupo de unos 300 neonazis durante una manifestación el domingo pasado en Borlänge, un pueblo del centro de Suecia.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
5 de mayo, 2016
Comparte

Se llama Maria-Teresa Tess Asplund y, sin pretenderlo, se ha convertido en un símbolo contra el racismo.

Esta menuda mujer de 50 kilos se enfrentó ella sola a un grupo de unos 300 neonazis durante una manifestación el domingo pasado en Borlänge, un pueblo del centro de Suecia de 50.000 habitantes.

Ese día, unos tres centenares de militantes del partido de extrema derecha Movimiento de Resistencia Nórdico marchaban desafiantes por las calles del pueblo, cuando Asplund les plantó cara.

La imagen del instante en que ella, con el puño en alto, se enfrenta a los líderes neonazis de la manifestación, se ha hecho viral.

AP
Asplund estaba muy enfadada y actuó por un impulso, según cuenta.

Y ahora ella, asombrada por la repercusión que ha tenido el gesto, dice estar al mismo tiempo orgullosa y asustada por la reacción que puedan tener los extremistas.

“Estoy un poco asustada y preocupada”, le dijo Asplund a BBC Mundo.

La activista tiene 42 años, dos hijas, y nació en Cali (Colombia), donde fue adoptada cuando tenía siete meses por una familia sueca.

Un impulso

“De pronto apareció y se puso frente de los líderes de la marcha”, le explica a BBC Mundo David Lagerlöf, uno de los fotógrafos que capturó el gesto de Asplund.

“Fue muy emotivo. Lo hizo sola, en situación de vulnerabilidad. No podía hacer nada contra ellos, que tienen un historial de violencia y crimen”, afirma.

Getty
La policía sueca detuvo a un grupo de neonazis en una manifestación no autorizada en enero, en Estocolmo.

Asplund, que lleva 26 años siendo activista contra el racismo, dice que en el momento no pensó en lo que estaba haciendo.

“Estaba enfadada. ¿Cómo podían haber obtenido permiso para manifestarse, como si la calle fuera suya?”, se pregunta.

“Fue un impulso, no lo pensé”.

Los neonazis pedían la expulsión de inmigrantes y proferían insultos contra distintos políticos por “traicionar” al pueblo.

“Uno de ellos me miró y yo le devolví la mirada. No dijo nada, y yo tampoco. La policía me sacó”, explica.

La decisión de permitir la marcha neonazi, el 1 de mayo, había generado polémica en días anteriores en Borlänge, pero las autoridades la defendieron.

“Hay una ley constitucional en Suecia para expresar libremente opiniones y reunirse”, dijo a Radio Suecia Stefan Dangardt, portavoz de la policía de Borlänge, unos días antes.

AP
La decisión de permitir la marcha fue muy polémica.

El día que Asplund desafió a los neonazis también se manifestaron el Partido Sociademócrata, el Partido de Izquierda y la organización sin ánimo de lucro Dalarna contra el racismo y, según reportes, lograron reunir a más gente.

Los movimientos neonazis han aumentado en Suecia y en otros países europeos como resultado de la crisis migratoria.

Borlänge, donde tuvo lugar el gesto de Asplund, ha sido tradicionalmente un feudo de la izquierda, pero según la prensa sueca, ha crecido el apoyo a la extrema derecha.

En el conjunto del país, el partido antiinmigrantes Partido de los Demócratas Suecos, es la tercera fuerza política.

Suecia es uno de los principales destinos para los refugiados y migrantes que intentan llegar a Europa.

SwedenReuters
Los refugiados han sido blanco de ataques por parte de grupos neonazis.

La reacción que ha tenido el gesto, con miles de alabanzas y comentarios favorables en redes sociales, sorprendió a Asplund, quien dijo que estaba“conmocionada”.

También dijo sentirse orgullosa porque cree que quizás la foto sirva para que la gente ponga más atención a la lucha contra el racismo y la xenofobia.

Pero también cree que a partir de ahora tendrá que andar con más cuidado.

“Soy una activista muy conocida. A los neonazis ya no les gustaba. Ahora me odian”, dice.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Olímpicos de Tokio: la protesta de la atleta estadounidense que cruzó los brazos tras recibir su medalla

La lanzadora de peso estadounidense Raven Saunders hizo el primer gesto de protesta política que se haya visto en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
2 de agosto, 2021
Comparte

La lanzadora de peso estadounidense Raven Saunders hizo el primer gesto de protesta política que se haya visto en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Al recibir la medalla de plata y mientras las otras ganadoras posaban para las fotos en el podio, Saunders levantó los brazos en forma de X.

Dijo que representaba “la intersección en donde todas las personas oprimidas se encuentran”.

La joven afroestadounidense de 25 años, integrante de la comunidad LGBTI, ha hecho público que lucha contra la depresión.

El lanzamiento de bala, dijo, ha consumido su identidad en el pasado, haciéndole sentirse incapaz de escapar de las presiones que vienen con la competencia.

También dijo que su objetivo al protestar era dar luz a “personas de todo el mundo que están luchando y no tienen la plataforma para hablar por sí mismas”.

“Para mí haber ganado esta medalla, y que eso sirva de inspiración al colectivo LGBTI, a las personas con enfermedades mentales y a las minorías negras, es algo que significa todo”, dijo.

Raven Saunders en un lanzamiento de peso

EPA
Saunders compitió en el lanzamiento de peso de Tokio 2020.

En la prueba realizada el domingo, la china Gong Lijiao ganó el oro y la neozelandesa Valerie Adams el bronce.

Analizan una posible sanción

El Comité Olímpico Internacional (COI) ha relajado su política de prohibición de protestas para los deportistas que participan en Tokio 2020.

Si bien se les permite “expresar sus puntos de vista” durante las conferencias de prensa, las manifestaciones políticas todavía están prohibidas en las ceremonias de premiación.

El COI informó que está “analizando” lo que hizo Saunders, indicó un portavoz. Aún no se determina si habrá una sanción para la estadounidense.

La salud mental de los atletas ha estado en el centro de la atención mundial en los Juegos Olímpicos de este año, después de que la campeona de la gimnasia Simone Biles se retirara de varias disciplinas para priorizar su bienestar.

Saunders, quien hizo su debut olímpico en Río de Janeiro en 2016, contó que en 2018 pensó en el suicidio mientras atravesaba conflictos emocionales.

Raven Saunders celebrando

Reuters

Asegura que luego de acercarse a un antiguo terapeuta en busca de apoyo pudo formar una relación más equilibrada con el deporte y alcanzar el éxito.

“Está bien ser fuerte”, expresó. “Y está bien no ser fuerte el 100% del tiempo. Está bien poder necesitar a la gente”.

Saunders ya había llamado la atención durante las competencias por el tinte bicolor de su cabello, así como por su colección de mascarillas inspirada en los personajes del cine Hulk y Joker.

Dice que ve a Hulk como su alter ego y un reflejo de cómo aprendió a usar la fuerza de una manera controlada.

Logo de BBC Mundo en Tokio

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4GPaLOBW76k&t=11s&pp=sAQA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.