Algunas de las frases más célebres de Mohamed Alí
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Algunas de las frases más célebres de Mohamed Alí

Además de su gran habilidad boxística, Mohamed Alí se destacaba por su prodigiosa fluidez verbal que utilizaba tanto dentro como fuera del cuadrilátero.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
4 de junio, 2016
Comparte

Además de su gran habilidad boxística, Mohamed Alí se destacaba por su prodigiosa fluidez verbal que utilizaba tanto dentro como fuera del cuadrilátero.

Su capacidad para hablar interminablemente y su lengua mordaz deleitaba a los periodistas deportivos y desquiciaba a sus rivales.

Sus comentarios solían burlarse de su oponente eventual, prediciendo el resultado (naturalmente a favor de Alí) en rimas y versos sencillos que producían carcajadas en todos menos los que se dieran por aludidos.

Además de darle una ventaja psicológica antes de la pelea, también servían para publicitar el evento boxístico y aumentar los ingresos de taquilla.

De esa manera, Alí fue uno de los pioneros de la promoción personal y cultivación de la imagen en el mundo deportivo.

Pero sus palabras también podían crear polémica, particularmente durante la época, a finales de los años 60, en que se convirtió al islamismo y defendió su postura de no prestar servicio militar en Vietnam.

BBC Mundo les presenta algunas de sus frases más célebres:

“Flota como mariposa, pica como abeja”

Esta es quizás su frase más célebre y la que repetía una y otra vez.

Alí derrota a Sony Liston           Al derrotar a Sony Liston, Alí exigió a los periodistas a que se “comieran sus palabras”. Él nunca se comió las suyas.

La mencionó por primera vez antes de la primera pelea que tuvo contra el entonces campeón pesado Sony Liston, en 1964, cuando le arrebató sorpresivamente la corona.

Se convirtió en su lema y describe perfectamente su forma de boxear: rápido y ligero de piernas, moviéndose como si flotara, mientras que disparaba una metralleta de golpes no devastadores, pero cuya acumulación finalmente frustraba y derrotaba al rival.

La frase completa formaba una rima en inglés y reza: “Flota como una mariposa, pica como una abeja; sus manos no pueden golpear lo que sus ojos no ven”.

“Yo soy tan rápido que anoche apagué la luz y me metí en la cama antes de que el cuarto estuviera oscuro” Más descripciones sobre su prodigiosa velocidad de su boxeo que añadió a su repertorio de frases antes de la pelea en Zaire, en 1974, contra George Foreman, en la que reconquistó el campeonato de los pesos completos por segunda vez.

Puede ser una declaración muy exagerada, pero esa velocidad en los puños fue lo que, en parte, le dio la victoria.

Sin embargo, Alí se mantuvo estático y contra las sogas, atrincherado en una guardia cerrada, mientras George lo estremecía con poderosísimos golpes a los brazos y guantes.

Era parte de la estrategia. Foreman ya estaba exhausto y frustrado de tanto golpear. De pronto Alí, con una andanada de rápidos y certeros puñetazos a la cabeza, aturdió a George, que perdió el equilibrio y se fue al suelo para el conteo de diez.

La pelea llegó a conocerse como “The Rumble in the Jungle” (El rugido en la jungla), en una de las características rimas de Alí.

“Soy ‘El más grande'”

El más grande
Su autobiografía no podía tener otro título que “El más grande”.

También una frase que repitió una y otra vez y con la que, al final de cuentas, muchos comentaristas deportivos se referían a él.

Alí no era para nada modesto y ese fue el título que le dio a su autobiografía.

La expresión la usó por primera vez antes de su primera pelea con Liston.

En esa ocasión, después de ganar, también dijo: “Soy el más rápido, el más rudo y el más lindo”.

“Dije que era ‘El más grande’, no el más inteligente”

Mohamed Alí reconoció que no fue un gran estudiante en la escuela, pero con su manera habitual de darle una perspectiva positiva a una situación, buscó como convertir esa flaqueza académica en un arma a su favor.

En un mensaje para todos aquellos que no fueron muy buenos estudiantes o no tuvieron las oportunidades confesó: “No fui muy listo en la escuela, pero no me avergüenzo. Lo que quiero decir es, ¿cuánto dinero puede ganar el rector de un colegio?”

Sin embargo, nunca perdió la oportunidad de representarse como intelectualmente más capaz que sus rivales del ring, a quienes tildaba de “lentos” mentales.

“En la emoción de Manila, voy a derrotar al gorila”

Las declaraciones de Alí podían rayar en el insulto, a pesar de que se puede discutir que su propósito era promocionar las peleas.

Alí contra Frazier         Alí y Joe Frazier siempre se exigieron a fondo y sus tres enfrentamientos son clásicos del boxeo.

En 1975, en Manila, Filipinas, Alí se enfrentó por tercera y última vez contra Joe Frazier, en lo que sería la última gran pelea de las dos leyendas del boxeo, que no fueron los mismos tras esa velada.

Como se creía hermoso, le encantaba contrastarse con sus contrincantes refiriéndose a ellos como feos y malolientes.

En esta ocasión llamó a Frazier “gorila”, cosa que disgustó mucho a Joe y, de no tratarse de un negro refiriéndose a otro, hubiera podido considerarse racista.

La prensa lo aceptó como un slogan, ya que “gorila” rima con “Manila” y con“thrilla”, que describe un evento emocionante y lleno de suspenso.

“Siempre saco lo mejor que tienen los hombre que pelean conmigo, pero Joe Frazier saca lo mejor de mí”A pesar de los insultos en público, Alí apreciaba a Joe Frazier y lo reconocía como un durísimo oponente.

La rivalidad entre los dos es considerada una de las más grandes en la historia de los deportes.

Se enfrentaron tres veces. Joe ganó la primera, tumbando a Alí en el decimocuarto asalto y propinándole su primera derrota profesional. En la segunda, a doce asaltos, los jueces le dieron la decisión unánime a Alí.

Pero la tercera fue brutal, en el apabullante calor y humedad de Manila, con un vaivén en las acciones, hasta que Joe no pudo contestar la campana en el último asalto. “Le pegué con golpes que hubieran tumbado paredes”, expresó Frazier después.

Más tarde se supo que Alí estuvo a punto de tirar la toalla. “Es lo más cercano que he estado de la muerte”, confesó.

“Soy la parte que ustedes no reconocen, pero acostúmbrense a mí. Negro, seguro de mí mismo, engreído”

El auge de Mohamed Alí coincidió con los movimientos sociales para la igualdad racial en Estados Unidos.

Alí con mujeres musulmanasTY
Mohamed Alí fue el portavoz ideal para la iglesia negra musulmana.

Al lograr la fama a mediados de los 60, el entonces Cassius Clay se convirtió en musulmán uniéndose a la Nación del Islam, una rama islámica para afroestadounidenses, y cambió su nombre a Mohamed Alí.

Alí era el portavoz perfecto de Elijah Muhammad, el líder espiritual de los negros musulmanes.

Algunos piensan que fue manipulado por el líder religioso, pero no cabe duda que Alí inspiró a muchos negros en EE.UU. y les presentó una imagen positiva a la cual aspirar.

“Yo no tengo pleito con los vietcong. Ningún vietcong me ha llamado nigger(fuerte insulto para referirse a un negro en inglés)”

Sin duda la más penetrante declaración política que hizo Mohamed Alí al rehusar prestar el servicio militar obligatorio e ir a combatir en la impopular Guerra de Vietnam.

La declaración incluye una palabra despectiva e intensamente fuerte que muchos arguyen que ya no tiene cabida en el léxico moderno.

Sin embargo, en este contexto, es necesaria y llena de verdad.

En esa época esa manera peyorativa de referirse a un negro era común en EE.UU. y la postura de Alí era que había una guerra interna en le país que había que luchar para liberar a los afroestadounidenses, antes de ir a combatir a un pueblo extranjero que no había hecho nada contra los negros.

Por esa postura, Ali fue despojado de su corona mundial y vetado de los cuadriláteros durante casi cuatro años y a la edad de mayor potencial físico.

Fue el mayor de sus sacrificios.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Gobierno de AMLO también contrató a empresa de la red Pegasus

El Instituto Nacional de Migración adjudicó un contrato a Comercializadora Antsua, empresa perteneciente al grupo denunciado por el propio gobierno federal. También el gobierno de Oaxaca, encabezado por Alejandro Murat, asignó un contrato de 17.7 millones de pesos a la misma compañía.
Cuartoscuro
26 de agosto, 2021
Comparte

La administración de Andrés Manuel López Obrador, a través del Instituto Nacional de Migración (INM), asignó un contrato millonario por adjudicación directa a una compañía que el mismo gobierno federal acusó de pertenecer a la red de empresas fantasma que presuntamente colaboraron con el proveedor del software espía Pegasus.

En diciembre de 2019, el INM adjudicó un contrato por 112.9 millones de pesos a la razón social Comercializadora Antsua S.A. de C.V. para el arrendamiento y soporte técnico de equipo de cómputo. Además, dicho contrato fue reservado durante 5 años para que su contenido no se dé a conocer al público por supuestas razones de seguridad nacional.

Leer más | Videgaray, Cienfuegos, Duarte: los nombres detrás de los pagos a la red de espionaje con Pegasus

Animal Político corroboró que, a través de su apoderado legal, Comercializadora Antsua está vinculada al grupo de 12 empresas fachada que tanto la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) como la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) acusaron de colaborar en operaciones de lavado de dinero con Grupo Tech Bull S.A. de C.V., que vendió el software espía Pegasus a los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Santiago Nieto, titular de la UIF, y Rosa Icela Rodríguez, de la SSPC, denunciaron públicamente la “red Pegasus” en las conferencias mañaneras del 21 y el 28 de julio. Allí, los funcionarios ventilaron que ese grupo de razones sociales simuló contratos millonarios con instituciones públicas en sexenios pasados. La información sobre las empresas fachada y los presuntos contratos fraudulentos fue entregada a la FGR.

Tanto la UIF como la SSPC enfatizaron que la “red Pegasus” fue beneficiada con contratos públicos exclusivamente en los gobiernos de Calderón y Peña Nieto, y aseguraron que ninguna institución de la actual administración tiene relación con las razones sociales denunciadas.

No obstante, Animal Político estableció que el INM adjudicó un contrato a Comercializadora Antsua, empresa perteneciente al grupo denunciado por el propio gobierno federal. También el gobierno de Oaxaca, encabezado por el priista Alejandro Murat, asignó un contrato de 17.7 millones de pesos a la misma compañía.

INM reserva contrato 5 años

El 13 de diciembre de 2019, el Instituto Nacional de Migración adjudicó el contrato CS/INM/136/2019 a Comercializadora Antsua S.A. de C.V. por 112 millones 999 mil 999 pesos para el arrendamiento y soporte de equipo de cómputo.

En la conferencia mañanera del 28 de julio, la SSPC denunció que esa misma razón social había simulado un contrato millonario de venta de medicamentos al Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (OADPRS) —que administra las cárceles federales— en 2018, aún durante el sexenio peñista.

El INM no solo adjudicó este contrato a la compañía de la “red Pegasus”, sino que también lo reservó durante 5 años para que no se conociera su contenido.

En una sesión del 7 de mayo de 2020, el Comité de Transparencia del INM señaló que dar a conocer el nombre y firma del representante legal del proveedor representaba un riesgo de seguridad nacional, pues ello lo volvería identificable, y, por lo tanto, mediante él se podría intentar obtener información delicada contenida en las computadoras de la institución.

Aunque el Comité de Transparencia solo avaló censurar los datos del representante legal de Comercializadora Antsua, todo el contrato fue borrado de la red y no se localiza en Compranet ni en la Plataforma Nacional de Transparencia, según constató este medio.

A través de su dirección de comunicación social, se le preguntó al INM sobre la contratación de un proveedor señalado por el propio gobierno federal como posible empresa fantasma y que presuntamente está involucrado en actividades de lavado de dinero, pero, tras varios días de espera, la institución declinó responder a la consulta.

Empresa millonaria en colonia popular

Aunque reporta tener oficinas en Polanco, Comercializadora Antsua S.A. de C.V. fue constituida en febrero de 2017 con domicilio en la calle Mayas número 28, en la popular colonia Acueducto Tenayuca, Tlalnepantla, Estado de México. Allí se ubica una modesta casa de dos pisos que, a su vez, es la dirección de uno de los accionistas de la empresa, Omar Guadalupe Ramírez Carrillo.

En junio de 2018, poco más de un año después de su creación, y sin tener experiencia previa en el rubro, la compañía recibió, por adjudicación directa, un contrato de 145.1 millones de pesos del OADPRS para vender medicamentos para las cárceles federales, aun cuando proveer dichos bienes no se encontraba previsto entre los objetivos de la sociedad mercantil. La titular de la SSPC, Rosa Icela Rodríguez, aseguró que ese contrato fue una simulación.

De acuerdo con documentación del Registro Público y directorios de proveedores del gobierno consultados por este medio, el apoderado de Comercializadora Antsua es Marco Antonio Suárez Cedillo, quien, al mismo tiempo, es representante legal de Artículos Textiles, Equipos y Accesorios MV S.A. de C.V., empresa a la que la UIF identificó como fachada de Grupo Tech Bull.

El pasado 21 de julio, la UIF denunció que esta última compañía recibió 1,265 millones de pesos en contratos con diversas dependencias durante el peñismo, incluida la SSPC, y que entre 2016 y 2019 envió 2.7 millones de dólares a cuentas de Estados Unidos y China.

Este medio envió mensajes a los correos de Comercializadora Antsua registrados en los directorios de proveedores del gobierno para solicitar a los representantes de la empresa una postura aclaratoria, pero no se recibió respuesta respuesta.

También le da contrato el gobierno de Murat

El gobierno de Oaxaca, encabezado por el priista Alejandro Murat, contrató en septiembre de 2019 a Comercializadora Antsua S.A. de C.V. para la adquisición de uniformes para las instituciones de seguridad del estado y los municipios. 

Esta empresa es la misma que, en 2018, contrató el OADPRS para la compra de medicamentos y, luego, ya en esta administración, el INM para que le arrendara equipo de cómputo. 

Como parte de la licitación pública LPN-SA-SE-0025-08/2019, en la que participaron seis proveedores, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública de Oaxaca seleccionó a Comercializadora Antsua, a la que se le pagaron 17.7 millones de pesos.

La dirección de comunicación social del gobierno de Oaxaca y la Contraloría estatal señalaron a Animal Político que Comercializadora Antsua cumplía con los requisitos de contratación y ofrecía las mejores condiciones, y destacaron que el procedimiento se efectuó mediante una licitación pública. A su vez, la Contraloría aseguró que el proveedor cumplió con los servicios contratados –aunque no ofreció pruebas de ello–, por lo que descartó el inicio de alguna indagatoria de responsabilidades administrativas. 

El contrato fue pagado con recursos federales del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP), que año con año se reparte a los estados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.