Dos militares violaron a una mujer al interior de un cuartel en Tamaulipas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Dos militares violaron a una mujer al interior de un cuartel en Tamaulipas

La CNDH emitió una recomendación después de que dos tenientes la violaron en 2013, un año después su culpabilidad quedó demostrada, pero los soldados siguen en activo.
Cuartoscuro
Por Carlos Manuel Juárez
22 de junio, 2016
Comparte

José Roberto Acosta Vargas y Édgar Díaz Frías, tenientes del Ejército, violaron a una mujer al interior de un cuartel militar en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Los hechos ocurrieron en 2013 y para 2014 su culpabilidad había quedado clara, pero hasta diciembre de 2015 ambos seguían en activo.

La violación ocurrió el viernes 20 de septiembre de 2013.  Un día antes, a las 10:00 de la noche, los tenientes José Roberto Acosta Vargas y Édgar Díaz Frías detuvieron su automóvil en el estacionamiento de una tienda de autoservicio para que Josefina subiera.  Acosta, quien conducía, aceleró rumbo a la feria de Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde escucharían al grupo Calibre 50, el cual toca narcocorridos.

Era el primer concierto del grupo sinaloense en territorio tamaulipeco y Josefina había planeado asistir con su novio, el soldado Ángel de Jesús Castillejos. Por la mañana, Ángel  le avisó que no la acompañaría, pero le dijo que otro militar iría con ella. No le dijo nombres, sólo que la llamarían para ponerse de acuerdo. Quienes la llamaron fueron los tenientes.

El palenque estaba lleno. Josefina y sus dos acompañantes compraron cervezas  y Calibre 50 comenzó a tocar corridos. Pasadas las 2:00 de la mañana del viernes, salieron del palenque y subieron al coche.

Josefina les pidió que la llevaran a su casa, pero Díaz la sujetó por detrás del asiento del copiloto y Acosta Vargas desvió la ruta hacia el cuartel Macario Zamora. Al llegar a la puerta conocida como “Las Perreras” empujaron a la mujer hacia el piso del coche y la amenazaron de muerte para que no gritara. Entraron a la sede, la llevaron a un cuarto y la violaron entre ambos.

Durante la agresión sexual, los tenientes golpearon varias veces a Josefina y la amenazaron con matar a su familia si denunciaba. Acosta Vargas y Díaz Frías sacaron del cuarto a Josefina y la subieron al automóvil. Sin que los guardias los revisaran salieron de las instalaciones militares y la abandonaron en una calle sin dinero ni batería en el celular. La joven caminó durante la madrugada para llegar a las 7 de la mañana a su casa.

CNDH confirma violación

En abril de 2014, siete meses después de la agresión sexual, Josefina y su familia presentaron una queja ante la Comisión de Derechos Humanos de Nuevo Laredo. El caso fue remitido a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) por tratarse de un caso cometido por servidores público de índole federal.

“Mi hija regresó a mi casa hasta el día siguiente 20 del mismo mes y año, por la mañana, aproximadamente a las 7:00 horas de la mañana…la note mal, desalineada (sic) y extrañada porque llevaba sus zapatos en la mano y su blusa rota…a partir de esa fecha mi hija cambió su carácter tornándose callada, sin salir a ninguna parte…”, declararía la madre de Josefina a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), quien posteriormente habría de confirmar la violación.

La CNDH investigó el testimonio de Josefina, identificada como V en el documento, y conjuntó las declaraciones de otras 12 personas involucradas directa e indirectamente en el hecho. En el expediente se incluyen las respuestas de los tenientes José Roberto Acosta Vargas y Édgar Díaz Frías, a quienes llaman AR1 Y AR2. Al corroborar el hecho, emitió la recomendación 29/2016, dirigida al titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), general Salvador Cienfuegos Zepeda.

La primera evidencia aportada fue un par de publicaciones de Facebook donde Josefina aparece junto a los agresores:  “Viendo al Calibre 50 con el Monstruo” y “Con mi creación…(en la cual aparecía Díaz)”.

El 3 de julio de 2014, Josefina denunció el hecho ante la Procuraduría General de la República (PGR). Al día siguiente, al confirmarse que Acosta Vargas y Díaz Frías eran militares, el Comandante del Primer Regimiento de Caballería Motorizada envió un oficio con las declaraciones de los hombres sobre lo sucedido. Los tres negaron los dichos de la mujer.

Al pasar 10 días, la Dirección General de Derechos Humanos de la Sedena notificó del inicio de una averiguación en contra de “los militares involucrados (por si) llegare a constituir algún delito estrictamente vinculado con la disciplina militar”, refiere el punto 16 del documento.

Visitadores y psicólogos de la CNDH realizaron las entrevistas y las valoraciones psicológicas de la víctima y testigos familiares, para confirmar los hechos. La PGR turnó la denuncia a la Fiscalía Especial para Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas (FEVIMTRA). Ésta se declaró incompetente y la remitió a la Agencia para la Protección de la Familia de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, institución que integró una nueva averiguación previa, con fecha de 24 de noviembre de 2014.

Los delitos investigados eran violación, lesiones, privación ilegal de la libertad y robo. Dicho caso se llevó a cabo bajo el nuevo sistema de juicios orales en la Agencia Primera con una carpeta de investigación.

Los presuntos agresores fueron enviados a otros batallones militares. El 1 de junio de 2014 Acosta Vargas se integró al sexto batallón de la segunda brigada de fuerzas especiales en Nogales, Sonora. El uno de octubre del mismo año, Díaz Frías arribó al quinto batallón de la segunda brigada de fuerzas especiales en Escobedo, Nuevo León.

El 8 de octubre, el Órgano Interno de Control de la Sedena determinó que ambos no desempeñaban funciones militares al momento de la agresión, por lo que no los investigaría. El caso lo dejó en manos de la Procurador estatal, quien lo remitió al Agente Tercero del Ministerio Público. Sin embargo, para el 28 de enero de 2016 la instancia estatal devolvió el caso a la PGR, argumentado incompetencia.

Declaraciones cruzadas

Los militares Acosta Vargas y Díaz Frías dieron diferentes declaraciones a los agentes de los Ministerios Públicos militar, federal y estatal. Ambos negaron los hechos, a pesar de las fotografías mostradas por la víctima. Las contradicciones fueron aclaradas con las entrevistas a los militares que hicieron guardia el 19 de septiembre de 2013. Estos militares, identificados en el documento como SPM3, APM4 Y SPM7, corroboraron a la Policía Ministerial Militar que los dos hombres salieron del cuartel para ir al concierto de Calibre 50.

El regreso a las instalaciones, entrando por la puerta llamada “Las Perreras”, fue confirmado por Díaz Frías y otros soldados. Inclusive, el testimonio de otro militar señalado como SPM10 revela que en ocasiones anteriores Acosta Vargas dio la orden de dejar accesar a mujeres.

En posteriores declaraciones, Acosta Vargas y Díaz Frías dijeron que tuvieron relaciones sexuales consensuadas con Josefina. No obstante, la versión es cuestionada por la Comisión debido a que antes el mismo soldado rechazó conocer a la víctima. A diferencia de los hombres, la versión de V se respalda con la declaración del informe de la PGJ, las declaraciones de dos militares y la inspección ministerial a la habitación, donde fue agredida. Ante la veracidad de la denuncia, la Sedena otorgó una indemnización Y atención psicológica especializada para V.

La captura de Acosta Vargas y Díaz Frías no se ha concretado, porque el Ministerio Público Federal argumento incompetencia para investigar y analizar las pruebas. Por ello, la CNDH pidió al Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, aporte la recomendación a la averiguación previa número 3 de la PGR. Asimismo, el ombudsman Luis Raúl González Pérez pide al órgano de control interno militar continúe con la investigación contra los militares, que hasta diciembre de 2015 seguían en activo.

De 1990 a 2016 la CNDH ha emitido 141 recomendaciones a la Sedena. En los recientes 14 años se verificaron 5 casos de agresiones sexuales perpetradas por soldados en Coahuila, Baja California, Chihuahua y dentro de la escuela Médico Militar.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La historia del meteorito 'del tamaño de una lavadora' que sigue cautivando a científicos

Un meteorito que cayó en Costa Rica hace un año se ha convertido en un invaluable tesoro científico. Los fragmentos recuperados contienen parte de la clave del surgimiento de la vida en la Tierra.
18 de agosto, 2020
Comparte
Meteorito

Getty Images
Decenas de meteoritos se destruyen a diario en la atmósfera de la Tierra

El evento alarmó a miles en Costa Rica. A las nueve de la noche del 23 de abril de 2019, el cielo se iluminó y se sintió una fuerte explosión.

Segundos después cientos de pequeñas rocas cayeron a la Tierra. A esa hora Marcia Campos Muñoz descansaba en su casa cuando escuchó una serie de golpes en el techo.

El ruido y los aullidos de su perro la sobresaltaron. Pero el susto aumentó por el fuerte estruendo de la parte trasera de su vivienda. Al revisar encontró en el piso una roca caliente y con un intenso olor a gas de cocina.

Marcia vive en la comunidad La Caporal de Aguas Zarcas en el Cantón de San Carlos, ubicada 57 kilómetros al norte de la capital de Costa Rica.

Y lo que vivió fue la caída de un meteorito que según especialistas era del tamaño de una lavadora, aunque se partió al ingresar a la atmósfera de la Tierra.

Los fragmentos literalmente bombardearon la propiedad de Marcia y perforaron el techo de su casa.

“A la señora le apedrearon su casa desde el cielo, literalmente”, le dice a BBC Mundo Gerardo Soto Bonilla, investigador de la Escuela Centroamericana de Geología (ECG) de la Universidad de Costa Rica.

Invaluable tesoro

La caída de rocas espaciales es algo común. De hecho, decenas llegan a la Tierra todos los días. La mayoría se destruyen antes de llegar a la superficie.

Meteorito

Escuela Centroamericana de Geología
El meteorito perforó el techo de la casa de Marcia Campos

Pero éste no, ahora el objeto se ha convertido en un valioso tesoro para los científicos.

El meteorito contiene elementos similares a los que existían cuando se formó el sistema solar y además parte de su composición tiene origen orgánico.

Rocas como ésta cayeron hace miles de millones de años en la Tierra y según algunos especialistas pueden ser una de las claves del surgimiento de la vida en el planeta.

Por eso la importancia del meteorito de Aguas Zarcas, llamado así por la zona donde cayó.

Los fragmentos fueron recuperados por los pobladores de la comunidad y especialistas de la Escuela Centroamericana de Geología. La virtual cacería permitió reunir unos 27 kilogramos de trozos de roca.

Formado en las estrellas

El fragmento más grande que se recuperó pesa 1,800 gramos, pero su mayor valor es la información que contiene.

El meteorito que cayó en Aguas Zarcas es un condrito carbonáceo, una variedad muy rara y de alto valor científico.

De hecho, en la historia de la geología sólo se han recuperado 504 de este tipo de rocas, según el investigador de la Universidad de Costa Rica.

Los condritos carbonáceos contienen el único registro de la composición geoquímica de los primeros años del sistema solar.

Al analizar los fragmentos recuperados en Costa Rica se descubrieron componentes de carbono orgánico, pero que tiene un origen inorgánico.

Es un proceso que se remonta a los primeros momentos en la formación del sistema solar, dice el investigador Soto Bonilla.

“El carbono original se formó a partir de la fusión nuclear en las estrellas, el origen es totalmente inorgánico” explica.

Meteorito

Escuela Centroamericana de Geología
El fragmento más grande pesa 1,800 gramos

Al analizar los fragmentos también se encontraron minerales que en su estructura molecular contuvieron agua, así como otros componentes como sulfuro con níquel.

Otro descubrimiento fue que la composición general de la roca contiene isótopos de oxígeno muy parecidos a los que existen en el Sol.

La clave de la vida

Los condritos carbonáceos se consideran fundamentales para estudiar la edad y composición del sistema solar.

Las rocas como la encontrada en Aguas Zarcas son ricas en carbonos, pero además contienen moléculas orgánicas como aminoácidos que son uno de los componentes básicos de las proteínas.

Un elemento fundamental fue el carbono estelar. “Como tiene una habilidad muy alta para asociarse con otros elementos lo llevó a mezclarse con otros elementos”.

Algunos de ellos fueron oxígeno, nitrógeno e hidrógeno, por ejemplo. La reacción química “empezó a formar las moléculas que dan origen a lo que son los seres vivos”.

Fósil

Getty Images
Los componentes del meteorito podrían explicar el surgimiento de vida en la Tierra

Un proceso que, al paso de millones de años, permitieron el surgimiento de vida en la Tierra.

De hecho según la ECG el meteorito de Aguas Zarcas puede tener una edad cercana a los 4,560 millones de años.

“Está fresquito”

Hay otro elemento que aumenta el valor científico del bólido: el momento en que cayó a la Tierra y la rapidez como se recuperaron los fragmentos.

Los condritos carbonáceos que cayeron hace decenas o cientos de años, al momento de ser recuperados perdieron la mayoría de los componentes orgánicos.

Un ejemplo es el meteorito de Murchinson que aterrizó en Australia en 1969 y que se consideró uno de los mayores hallazgos para conocer la historia del sistema solar.

La roca, sin embargo, fue manipulada en varios momentos y además sus componentes se contaminaron con los de la Tierra, o se perdieron con el paso de los años.

Microbios

Reuters
Los primeros microbios aparecieron hace cientos de millones de años

Además, explica Soto Bonilla, la tecnología de ese momento no permitía analizar por completo las partículas orgánicas, algo que hoy sí es posible.

En el caso del bólido que cayó en Costa Rica existe una amplia oportunidad de aprovechar al máximo la información que contiene.

“Está fresquito, acaba de caer”, dice el investigador de la ECG. “Nos da la oportunidad de analizar esos componentes que vienen prístinos del sistema solar porque cuando entra a la Tierra tienen muy pocos cambios”.

Los componentes orgánicos creados hace miles de millones de años se conservan casi por completo. “De allí viene la importancia del meteorito de Aguas Zarcas”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=C8-GB-H6p14

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0

https://www.youtube.com/watch?v=jizwCrw_WEU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.