Inversiones infladas, datos ocultos, gastos mal reportados, los errores de OHL ante la CNBV
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Inversiones infladas, datos ocultos, gastos mal reportados, los errores de OHL ante la CNBV

El expediente desclasificado de la investigación de la Comisión en contra de la constructora, revela que OHL cometió violaciones “graves” a la ley, pero al mismo tiempo considera que no hubo dolo ni daño al sistema financiero mexicano.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
30 de junio, 2016
Comparte

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) descubrió que la constructora OHL cometió violaciones a la ley en su actividad en la Bolsa, que van desde haber reportado un valor superior al real de su inversión en autopistas concesionadas, hasta haber ocultado a inversionistas datos clave como una caída en la proyección de ganancias por peaje, e incluso registrar gastos como si fueran ganancias.

Se trata de acciones ilegales que la CNBV calificó como “graves” pero que al mismo tiempo, considera que no fueron malintencionadas sino que más bien, se trataron de una “inadecuada interpretación”  de leyes financieras. Por estos “errores”, se impuso a OHL y sus subsidiarias la multa más alta en la historia para una empresa que cotiza en Bolsa: más de 71 millones de pesos.

Los detalles y resultados de la investigación de casi un año realizada en contra de OHL se pueden conocer ahora gracias a que la Comisión Nacional desclasificó el expediente de esta indagatoria financiera.

La CNBV dijo que “por tratarse de un caso de interés público” daba a conocer la versión pública de esta indagatoria. No obstante, tres meses antes el INAI ya había ordenado que se revelara el expediente tras considerar infundada la reserva que originalmente impuso al Comisión sobre el mismo.

Animal Político buscó a OHL para conocer su opinión sobre la desclasificación del expediente. La constructora respondió en un pronunciamiento de una cuartilla y media, que “los diferendos” con la CNBV son de “carácter técnico”, y resaltó el hecho de que la autoridad considerada que “no hubo dolo”.

La constructora agregó que se encuentra trabajando con asesores externos para encontrar un nuevo mecanismo de reporte de sus inversiones, que sea acorde con los lineamientos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Error de 30 mil millones

De acuerdo con los estados financieros que OHL presentó el año pasado a los inversionistas de la Bolsa Mexicana, el valor de su inversión en el Circuito Exterior Mexiquense, autopista que le concesionó el gobierno del Estado de México, superaba los 54 mil millones de pesos.

Pero la investigación de la CNBV reveló que más de la mitad de ese monto, 29 mil millones de pesos, es en realidad dinero que no existe y que tampoco es seguro que OHL vaya a obtener en algún momento, por lo que no debió registrarlo como si fueran activos reales de su inversión en esta autopista.

Animal Político ya había publicado en junio del año pasado que OHL había “inflado” el valor del Circuito Exterior 20 mil millones de pesos, pues sus reportes no correspondían con la inversión reconocida por el gobierno mexiquense. La Comisión Bancaria, concluye ahora que el monto de inversión no justificada asciende a casi 30 mil millones.

¿Pero cómo ocurrió esto?  De acuerdo con el Oficio de Emplazamiento a CONMEX 210-81867-SCP-2015, OHL a través de su subsidiaria Conmex, incluyó como parte de la inversión de su concesión del circuito mexiquense, un monto de 29 mil 471 millones 103 mil 58 pesos por un concepto denominado “rentabilidad garantizada”, que es dinero que según las cuentas de OHL, le tocaría recibir en total para recuperar lo que invirtió en construir la autopista más un margen de ganancia.

El problema es, según la Comisión, que la constructora contemplo ese dinero como “activo financiero”, es decir como si se tratara de dinero real con el que ya cuenta o que es cien por ciento seguro que va a recibir para recuperar su inversión. Sin embargo, los auditores de la comisión analizaron el título de la concesión y concluyeron que no era así.

En su estudio, la CNBV determinó que en realidad “no existe un derecho incondicional de pago” de parte del gobierno el estado de México a OHL pues si bien, la constructora tiene derecho a recuperar lo que invirtió más una ganancia, existen otras fórmulas que se han aplicado como ampliar el periodo de la concesión para que llegue el flujo de efectivo.

Incluso, aun cuando acabe el periodo en que se puede ampliar la concesión, y no recuperara el dinero al que tiene derecho, el que OHL reciba la cantidad que señala del Gobierno del estado de México depende de que no sea la constructora al responsable de no recuperar su inversión por alguna causa atribuible a ella.

“Conmex debió de haber reconocido el activo derivado rentabilidad garantizada como activo intangible y no como activo financiero, considerando que la Concesionaria no cuenta con un derecho Incondicional de Pago que permitiera registrar un activo financiero en la cuenta Inversión en Concesión, y en la Subcuenta Rentabilidad Garantizada por la cantidad de $29,471,103,058.00” estableció oficialmente la CNBV.

En los oficios de sanción CONMEX-210-119811-HVR-2016,  OHL-210-119809-HVR-2016 y OPI-2010-119813-HVR-2016  OHL y sus subsidiarias intentaron con múltiples argumentos demostrar que estaba justificado incluir su rentabilidad garantizada como activo real, ya sea porque si tenían derecho de pago o incluso porque era cuestión de “terminologías”, pero la Comisión desestimó todo ello y confirmó la irregularidades.

¿Cuál es la consecuencia de todo esto? Como la propia OHL lo demuestra en sus estados financieros del Circuito Mexiquense publicados hace un mes, sin la rentabilidad garantizada en la cuenta “inversión en concesión neto” el valor total de la concesión del circuito al cierre de 2014 desciende de 55 mil 98 millones de pesos a 27 mil 462 millones

La CNBV determinó que esta misma irregularidad cometida con el Circuito Exterior Mexiquense ocurrió también en otras concesiones como el Viaducto Bicentenrio. De ahí que según el método de la CNBV, el valor conjunto de todas las inversiones de OHL sea de 63 mil millones de pesos, y no de 120 mil millones como reporto en 2015.

RESUMEN DE SANCIONES VS OHL

Ocultan datos clave

El valor inflado del Circuito Mexiquense no es la única irregularidad detectada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. La revisión de los documentos relacionados con el tráfico en sus concesiones, permitió establecer que la constructora ocultó información relevante a los inversionistas sobre la misma.

En particular, los auditores detectaron que la empresa no informó con oportunidad a sus inversionistas de una caída en sus proyecciones de tráfico tanto en el Circuito Exterior Mexiquense.

DOCUMENTO CAIDA TRAFICO NO REVELADA

Por ejemplo, en su análisis  la CNBV establece que OHL a través de Conmex proyectó en 2012, que sus ingresos por pago de peaje en el Circuito Exterior Mexiquense serían de mil 935 millones de pesos al cierre de 2012; dos mil 557 millones de pesos al cierre de 2013; y dos mil 919 millones de peso al cierre de 2014. Lo anterior se traduce en que los porcentajes de crecimiento de peaje serían de 37.5, 32.1 y 14.1 por ciento respectivamente.

Sin embargo, la CNBV destaca que en el reporte anual de 2014,  la subsidiaria de OHL reportó que los ingresos por peaje fueron de mil 895 millones en 2012 (diferencia de 2 por ciento respecto a lo proyectado); dos mil 105 millones en 2013 (diferencia de 17.69 por ciento respecto a lo proyectado); y de dos mil 361 millones (diferencia de 19.12 por ciento respecto a lo proyectado.

DOCUMENTO VALOR INFLADO 29 MIL MILLONES

“Las cifras señaladas por la emisora en el Reporte Anual 2014, marcaban una tendencia a la baja que podría afectar significativamente la obtención de la Contraprestación Total, en virtud de que eran menores a las cifras proyectadas” indicó la Comisión.

El problema, además de que no pudiera alcanzarse la inversión que OHL reportó como activo financiero (pero que no lo es),  es que estas “desviaciones en la proyección (de ingresos de peaje)” no fueron informadas debidamente, pese a ser “información relevante” que deberían conocer los inversionistas.

“Dicha información de la Desviación de Proyecciones 2014 constituía información relevante de Conmex al tratarse de información que resultaba necesaria para conocer de su situación real y actual en materia financiera, operacional y económica, y de riesgo, sobretodo por marcar una tendencia a la baja (…) no obstante que era información relevante fue omitida por Conmex al publicar el Reporte Anual 2014” se indica en las páginas 39 y 40 del oficio de emplazamiento CONMEX 210-81868-SCP-2015.

Cabe señalar que la CNBV también impuso múltiples sanciones a OHL y sus subsidiarias por otras anomalías como operaciones irregulares con terceros, incluir ingresos no verificables que ascienden a varios millones, e incluso reportar como activo lo que en realidad eran gastos.

Por ejemplo, de acuerdo con el oficio de emplazamiento OHL-210-81874-HVR-2015, la Comisión descubrió que OHL reportó casi mil 500 millones de pesos dentro del valor de su inversión en el Circuito Mexiquense y en el Viaducto Bicentenario, pero en realidad, dicho dinero corresponde a pagos por investigación de mercado, tarjetas electrónicas, y sesiones extraordinarias.

Grave… pero sin dolo

Como resultado de toda esta investigación, la CNBV impuso una decena de sanciones económicas a OHL, a la firma de auditores Deloitte, y a la subsidiarias, que superan los 70 millones de pesos. Como la CNBV lo reconoce, son las multas más elevadas que se hayan impuesto en la historia a un “emisor” de la bolsa.

Prácticamente en todos los casos, la Comisión establece que las conductas detectadas  son “graves” o equivalen a “hechos de gravedad”, sin embargo, también concluye que no hay una conducta dolosa de la constructora ni del resto de los involucrados y que de hecho, no hay daño al sistema financiero mexicano.

Por ejemplo, en el oficio de sanción OHL-210-119793-LRN-2016 la CNBV concluye que la constructora es responsable “difundir información que indujo al error al público inversionista respecto a la situación financiera en el Reporte Anual 2014”. Lo anterior, por no haber revelado la tendencia a la baja en la proyección de las ganancias por cuotas de sus autopistas.

La CNBV advierte de la gravedad de este hecho, sin embargo, concluye que se debe a una “mala interpretación” de la ley de parte de la constructora, y no a un hecho malintencionado.

“Los elementos de hecho y derecho que conforman la irregularidad son suficientes para demostrar la no adecuación a la normatividad, la cual si bien es grave no se revela la intención dolosa de afectar el bien jurídicamente tutelado en materia bursátil ya que solo se aprecia una un inadecuada interpretación y aplicación de la normatividad” concluye la Comisión.

En esa sanción, como igual ocurre en todas las demás, la Comisión considera que OHL y los demás sancionados no incurrieron en conductas reiteradas ni actuaron dolosamente, y que “pese a difundir información errónea” no  se produjo “un impacto a terceros ni al Sistema Financiero Mexicano”.

Las cifras reales

Las multas no fueron la única sanción para OHL.  En estados financieros consolidados al 31 de maro de 2016, OHL reveló que el 15 de marzo de este año la Comisión Nacional Bancaria le ordenó modificar sus estados financieros de los años 2013,2014 y 2015 para ajustarse al marco legal, es decir, eliminando del activo financiero de sus concesiones la rentabilidad garantizada.

Sin embargo la constructora planteó a la CNBV la posibilidad de mantener temporalmente sus reportes como están mientras se busca la forma de reportarlos acorde con lo estipulado por la autoridad. Con el objetivo de tener “información comparable” se acordó incluir también el valor delas concesiones de acuerdo con lo estipulado en las sanciones.

De esta forma se aprecia por ejemplo, en la página 3 de dicho informe, que el valor total de los activos de OHL con todas sus subsidiarias y concesiones al 2014 (según su propia metodología) era de 104 mil 635 millones de pesos y en 2015 de 120 mil 958 millones de pesos.

Pero en la página 71 de este informe, y de acuerdo con la metodología que la CNBV considera la legal, los activos totales de OHL en 2014 son de 57 mil 436 millones de pesos en 2014 y de 62 mil 932 millones de pesos en 2015. Es decir, es casi la mitad del valor real que reportaba la constructora.

Lo mismo sucede en el caso específico del Circuito Exterior Mexiquense. Según el Reporte Anual de Conmex, en la página 3 se establece que el total de activos asciende al cierre de 2014 a 55 mil 98 millones de pesos, y al cierre de 2015 a 59 mil 618 millones de pesos.

Pero, en la página 71, donde viene la Nota 20 con las correcciones que pide la CNBV, se aprecia que el valor de los activos de la concesión en el Circuito Mexiquense son de 27 mil 462 millones en 2014 y 26 mil 569 millones en 2015. Es decir, el valor tras el ajuste de la autopista en la Bolsa desciende a la mitad.

OHL Pronunciamiento by http://www.animalpolitico.com

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Chile vota en plebiscito histórico: 4 claves para entender qué está en juego

La votación definirá el destino político institucional de Chile para los próximos años. Más allá del "apruebo" o "rechazo", varios analistas explican qué está en juego.
25 de octubre, 2020
Comparte

Por primera vez en la historia de Chile, este 25 de octubre se pregunta a la ciudadanía si aprueba o rechaza la redacción de una nueva Constitución.

El referendo chileno, aprobado en un acuerdo político en el Congreso tras un ciclo de manifestaciones que comenzó con las marchas estudiantiles el 2006 y culminó en octubre del 2019, definirá el destino político institucional de Chile en los próximos años.

De ganar el “apruebo”, será la primera vez desde 1833 que la Constitución es redactada por una convención ciudadana elegida en votación popular.

Qué está en juego en el referéndum, más allá del “apruebo” o “rechazo” y del tipo de convención que eventualmente surja para redactarla es lo que responden a BBC Mundo aquí analistas chilenos y latinoamericanos.

1. Generar una Constitución “sin traumas”

Pese a que sufrió numerosas reformas, la Constitución vigente hasta hoy en Chile fue redactada y aprobada en 1980 bajo el régimen militar del general Augusto Pinochet y, según afirma el politólogo Gabriel Negretto, “simbólica y políticamente, nunca superó ese defecto congénito”.

Por eso, lo que está en juego en el proceso constituyente que podría comenzar con el triunfo del “apruebo” es la legitimidad de origen de una eventual nueva Constitución para Chile, le dice a BBC Mundo Negretto, quien ha sido consultor de Naciones Unidas en procesos de reforma constitucional en distintos países latinoamericanos.

Augusto Pinochet votando en el referéndum en 1980.

Getty Images
La Constitución vigente fue aprobada y redactada durante el gobierno militar del general Augusto Pinochet.

“¿Qué rodeó a la Constitución de Pinochet?: que nació de un acto de fuerza, de violencia; que se hizo en un clima de miedo, de terror”, describe el académico. “Para marcar un contraste con el origen de la vieja Constitución, la nueva debe nacer de un amplio respaldo ciudadano y en un entorno pacífico”, precisa.

“En ese sentido, hay un llamado a la atención de quienes apoyan el ‘apruebo’ de llamar a la calma… El estallido social, que incorporó gran cantidad de demandas legítimas, también estuvo asociado a actos de violencia injustificados que hasta hoy no están claros. No se puede eliminar toda la violencia, pero tiene que quedar claro que corresponde a grupos aislados”, plantea.

Para que Chile efectivamente cuente con una Constitución que no arrastre los traumas de la actual, argumenta Negretto, se requiere además que una de las dos opciones gane por una mayoría suficientemente amplia y en una votación con una participación importante, ojalá mayor a los promedios de las últimas elecciones chilenas.

“No es lo mismo un referéndum como el que se hizo por el acuerdo de paz en Colombia que uno sobre las reglas fundamentales con las que queremos vivir como sociedad, como se definirá en Chile. En este caso, si la diferencia entre la opción que gana y la que pierda es pequeña, es problemático”, advierte el académico.

“Sería un mal comienzo que el ‘apruebo’ ganara por un margen pequeño: el trauma que vive Chile respecto a los legados de la dictadura provienen del plebiscito de 1988, cuando la dictadura militar terminó cediendo la transición a la democracia con un altísimo poder político (el “Sí” a Pinochet obtuvo un 43% y el “No” un 54.7%). Aquí no debe quedar duda de la posición mayoritaria”, sostiene Negretto.

Simpatizante de la opción de "apruebo", durante una manifestación.

Getty Images
El estallido social de octubre de 2019 incorporó entre sus demandas la redacción de una nueva Constitución.

“Si el resultado fuera 51 para el ‘apruebo’ y 49 por el ‘rechazo’, estaría muy preocupado por el futuro de Chile”, agrega Negretto.

“Porque eso querría decir que el cambio constitucional no lo rechaza una minoría, sino la mitad de la población. Y eso es preocupante en un contexto polarizado, porque aquí no hay medias tintas: se cambia la Constitución o no”.

2. Recuperar legitimidad de la política

Vicky Murillo, directora del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Columbia en Nueva York, precisa que el plebiscito en Chile emergió como respuesta a la movilización social, “síntoma de la crisis de representación del sistema político” en el país.

“La toma de la calle y los gritos buscaban que los políticos escucharan a la ciudadanía, incluso cuando esta demanda de atención requiriera romper la puerta del salón donde se toman las decisiones, como dice la canción de ‘Hamilton'”.

La académica se refiere a “The room where it happened” uno de los temas del popular musical estadounidense que describe las negociaciones secretas donde la élite negocia fuera del ojo de la opinión pública, una práctica que en Chile se describe como “la cocina”.

“Es importante recordar las expectativas que conlleva el proceso constituyente y la importancia de mantener esa puerta abierta. Esto implica que no solo el resultado, sino también el proceso constitucional será clave para la recuperación de la legitimidad política”, dice Murillo.

De ganar el “apruebo”, la politóloga advierte que es importante “asegurar la entrada de nuevos actores como agentes de representación ciudadana y, al mismo tiempo, que tanto viejos como nuevos representantes garanticen su atención a la ciudadanía incluso cuando no grite o esté en las calles”, dice.

Disturbios durante una manifestación en el aniversario del inicio de las protestas antigubernamentales.

Getty Images
El pasado 18 de octubre se cumplió un año del inicio del estallido social en Chile.

¿Cómo lograr ese objetivo? Estableciendo una conexión humana, basada en la empatía y la experiencia compartida, propone.

“Que la ciudadanía se reconozca en sus representantes y pueda confiar en ellos. El proceso no podrá ser participativo hasta las últimas instancias, requerirá de esperas, y puede involucrar errores. Por ello, la confianza en quienes están en el salón donde se tomen las decisiones depende tanto de una puerta abierta como de la empatía entre estos y quienes han estado ya por demasiados años pidiendo ser oídos”, describe la politóloga.

3. Redistribuir poder y bienes públicos

“Las constituciones definen las reglas del juego”, describe Miriam Henríquez, decana de la Facultad de Derecho de la Universidad Alberto Hurtado.

“La etiqueta mayor que yo pondría al proceso chileno sería la opción de cambiar las reglas del juego sobre la distribución del poder y los bienes públicos valiosos para la existencia de toda la sociedad. No sólo los derechos civiles, las libertades, también los sociales, como agua, vivienda, educación”.

Henríquez plantea que, si se lleva adelante el proceso constituyente, una de las opciones es que se remuevan los obstáculos que hoy impiden cambiar algunas políticas públicas en Chile a través del Congreso. Bajo la Constitución actual, incluso si una ley es aprobada por una súper mayoría parlamentaria, puede ser impugnada ante el Tribunal Constitucional (TC).

“Si uno establece en la Constitución que los asuntos se regularán por ley simple, por ejemplo, y se modifica el TC, el efecto será que los cambios de políticas públicas serán más sencillos”, dice la académica.

Partidarios de la opción del "rechazo".

Getty Images
En la opción del “rechazo” también hay personas que creen que se necesitan cambios profundos.

“El ‘rechazo’ supondría que la ciudadanía no tiene voluntad de cambiar la Constitución, porque las cosas como están, están bien. Pero eso no obsta que se pueden hacer reformas. Hay personas del ‘rechazo’ que creen que se necesitan cambios profundos y se han comprometido a emprenderlos”, dice Henríquez.

“La diferencia es que en el apruebo hay un itinerario, un camino claro, un órgano específico. Las reformas que se hicieran en el caso del ‘rechazo’, se harían a través del actual Parlamento, y los cambios no tendrían tanta legitimidad como los que tendría un órgano especialmente elegido para ello”, agrega.

“Es posible que una nueva Constitución se parezca bastante a la actual, y las expectativas pueden quedar frustradas, pero insisto en la importancia del hecho de sentarse a conversar. Esa diferencia ya debería satisfacer muchas expectativas: tener un pacto social que sintamos propio”, concluye.

4. Generar un proceso constituyente único en Latinoamérica

Tanto la realización del plebiscito como el proceso constituyente que derive de sus resultados se normarán por la Constitución vigente, que fue especialmente reformada por el Congreso con este fin. Eso marca una de las diferencias del referéndum constitucional chileno con otras experiencias latinoamericanas.

“No es tan habitual que una Constitución vigente se modifique para su reemplazo. Es excepcional que Chile siga este cauce, este proceso, con procedimientos y plazos establecidos. Y es un desafío máximo que los cumplamos”, precisa Henríquez.

Trabajadora del Servicio Electoral chileno, durante un ensayo para el referendo.

Getty Images
El referendo tendrá lugar siguiendo las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus.

Además, en este caso no es el gobierno el que definirá el cambio constitucional ni el órgano que podría redactar la nueva Constitución, sino la ciudadanía.

“En Chile, además, no hay una fuerza hegemónica que se imponga en el debate. Varios de los procesos latinoamericanos han sido marcados por la existencia de fuerzas políticas muy preponderantes, donde se impone una mayoría. Eso no ocurre en Chile porque las fuerzas están fragmentadas. Y eso, que podría ser complejo y lo es, nos obliga a hacer pactos” dice la politóloga.

“Cada proceso en Latinoamérica tiene algo que lo hace único. En el caso chileno que todas, o gran parte de las fuerzas políticas hayan acordado un cauce institucional a la crisis es algo que lo hace único”, remata Henríquez.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.