Policías y soldados en México usan la tortura sexual en arrestos de mujeres
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Manuel Ureste

Policías y soldados en México usan la tortura sexual en arrestos de mujeres

Amnistía Internacional presenta este martes un informe en el que documenta que 7 de cada 10 mujeres entrevistadas denunciaron abusos sexuales por parte de policías y soldados.
Foto: Manuel Ureste
Por Manu Ureste
28 de junio, 2016
Comparte

Todo sucede entre las tres y las tres y media de la madrugada del 7 de febrero de 2014. Tailyn Wang, peruana de 36 años con permiso de residencia en México, se encuentra descansando en su dormitorio junto a su pareja, cuando un estruendo tumba la puerta metálica del departamento ubicado en la colonia Vallejo de la Ciudad de México.

Tras el ruido ensordecedor, una estampida de 30 policías federales irrumpe con armas de asalto en el salón de la casa sin una orden judicial y dando gritos. Tailyn sale desorientada al salón y observa a sus hijas de cinco y siete años llorando despavoridas. Sin tiempo para reaccionar, varios agentes la agarran del hombro con violencia y la tiran de espalda contra el suelo. Desde allí, la peruana ve que los policías también golpean a su pareja y a su hijo adolescente de 15 años.

Tailyn trata entonces de quejarse, de armar un grito para pedir ayuda a los vecinos. Pero un golpe con el puño cerrado en su vientre la deja sin aliento.

-Mi hija y su pareja le pedían a los policías que no la golpearan en el abdomen porque estaba embarazada de dos meses –narra los hechos en entrevista María Wang, madre de Tailyn-. Pero aún así, esos salvajes no les hicieron caso y siguieron pegándole.

En la puerta del departamento, una camioneta espera. Bajan a la peruana por la escalera, la introducen en el vehículo y la transportan junto con otras tres personas que detuvieron en Tepito a unas oficinas de la Policía Federal. Allí, según denuncia María Wang, “comienza la tortura psicológica y la tortura sexual”.

-En ese lugar a mi hija le hicieron tocamientos en sus partes íntimas y otras cosas muy delicadas –musita Wang.

Como resultado, a las horas de que comenzara la pesadilla, Tailyn comienza a sangrar por la vagina luego de que la trasladaran a las oficinas de la Procuraduría General de la República. Allí dos médicos oficiales la examinan mientras está bajo custodia, pero a pesar de las lesiones evidentes ninguno hace caso de sus afirmaciones de que ha sido golpeada y abusada sexualmente por la policía.

Incluso, tampoco le dan medicamentos para el dolor, apunta María. Sólo le entregan unos pedazos de toalla de papel para que se la coloque dentro de la ropa interior, y con eso la llevan a toda prisa, esposada, a un avión comercial para trasladarla a una prisión federal en Nayarit.

Dos horas más tarde, cuando el vuelo aterriza en Tepic, el asiento de la peruana está empapado en sangre: Tailyn ha perdido a su bebé.

Así pasan cuatro días. Hasta que finalmente notifican a la peruana que está acusada de formar parte de una banda de secuestradores. Cargo que la defensa rechaza, alegando que la policía construyó el caso a base de torturas y fabricando pruebas.

Por ahora, Tailyn permanece en prisión en espera del resultado de su juicio. Pese a que denunció su tortura hace más de dos años, aún está a la espera de ser examinada por un médico forense para que documente la tortura sexual y los malos tratos que sufrió.

7 de 10 mujeres denuncian agresiones sexuales de policías y soldados

La historia de Tailyn Wang es uno de los 100 casos que la organización Amnistía Internacional (AI) documentó para el informe que presenta este martes 27 de junio titulado: Sobrevivir a la muerte. Tortura de mujeres por policías y fuerzas armadas en México.

En el estudio, Amnistía Internacional concluye que prácticas como aplicar descargas eléctricas en los genitales, la semiasfixia, el manoseo de los pechos, golpes en cabeza y abdomen, y la violación con objetivos, armas de fuego y el pene, son “una práctica habitual” durante el arresto e interrogatorio de mujeres acusadas de delitos federales, como el tráfico de drogas.

Pero vayamos a las cifras.

A lo largo de 11 días en diferentes cárceles federales, la organización defensora de derechos humanos entrevistó a 100 mujeres, de las cuales todas dijeron haber recibido violencia verbal o psicológica por parte de elementos policiacos o soldados; el 97% dijo que fue víctima de violencia física; y el 72% de violencia sexual. Esto es, 7 de cada 10 mujeres dijeron que fueron violentadas sexualmente –tocamientos, abusos, acoso, insultos centrados en el sexo o en la orientación sexual-, mientras que 3 de cada 10 –un 32%- dijeron que fueron violadas con objetos o con el pene del agresor.

Gráfico: Omar Bobadilla (@obobadilla)

Gráfico: Omar Bobadilla (@obobadilla)

Gráfica: Omar Bobadilla (@obobadilla)

Gráfica: Omar Bobadilla (@obobadilla)

En cuanto a quiénes cometieron los abusos durante los arrestos, las mujeres encuestadas señalaron como sus agresores a la Policía Federal, la policía estatal y local, el Ejército y la Marina.

En este sentido, Amnistía destaca que aunque la Policía Federal realizó más detenciones (59 de las 100 encuestadas), fue la que menos arrestos hizo con violación sexual (19%).

Por el contrario, la Marina hizo tan sólo diez detenciones de las 100, pero ocho dijeron haber sido violadas por un elemento de esta corporación.

“La proporción de 10 mujeres detenidas y ocho violadas por la Marina es escalofriante”, recalca en entrevista con Animal Político Madeleine Penman, investigadora de tortura para México de Amnistía Internacional, quien además critica que “los casos de tortura por elementos de la Marina citados en el informe son horrorosos”.

Gráfica: Omar Bobadilla

Gráfica: Omar Bobadilla

Por ejemplo, Penman cita el caso de María Magdalena Saavedra, quien en mayo de 2013 fue detenida en San Luis Potosí por marinos y torturada durante 20 horas con descargas eléctricas en la vagina y en la boca, para que admitiera ser la encargada de finanzas de una importante banda de narcotraficantes.

O el caso de Korina Utrera, de 25 años, y su novia Denise Blanco, quienes estaban en la casa de Korina en Tabasco, cuando unos marinos armados y vestidos con uniformes de camuflaje irrumpieron en la casa y empezaron a golpearlas, gritando: “No te hagas pendeja, estamos buscando la droga”. Según documenta Amnistía, ambas fueron trasladadas a una base de la mariana, donde las violaron y las sometieron a descargas y a semiasfixia.

La frecuencia de mujeres presas que, como Tailyn Wang, dijeron haber perdido el embarazo por los golpes de policías y soldados también es alta: de 100 encuestadas, 10 estaban embarazadas durante su arresto, y ocho sufrieron un aborto por tortura.

En 11 días, AI documentó 72 agresiones sexuales a mujeres; en 5 años, sólo 4 marinos suspendidos

Por otra parte, el informe de Amnistía Internacional evidencia que el número de cargos formulados por tortura en México “es alarmantemente bajo”. Y apunta que aunque la Procuraduría General de la República (PGR) informó por transparencia pública que en 2014 recibió 2 mil 403 denuncias penales por torturas, no dio a conocer “ni un solo cargo criminal” que se hubiera presentado por estos casos. Asimismo, la PGR aún no ha transparentado cuántos cargos por tortura se presentaron en 2015.

Otro dato clave que recaba el informe de Amnistía es que, según reportó el INEGI en diciembre de 2015, las comisiones estatales de derechos humanos de todo el país recibieron en 2013 un total de 12 mil 561 quejas por tortura a manos de funcionarios públicos, como policías y soldados.

Sin embargo, en respuesta a la petición de información sobre cuántos miembros de las fuerzas federales fueron suspendidos entre 2010 y 2015 por “abuso sexual” o “violación sexual”, la Policía Federal respondió a Amnistía Internacional que desconoce el dato. El Ejército dijo que ninguno. Mientras que la Marina contestó que en 2013 tres elementos fueron suspendidos acusados de abuso sexual de una mujer –ninguno por violación-, y en 2015 otro marino fue inhabilitado temporalmente de sus funciones por cinco años, tras ser declarado culpable de abuso sexual de una mujer.

Esto es, a pesar de las miles de denuncias, tan solo cuatro marinos suspendidos en cinco años por abusos o violaciones.

Gráfica: Omar Bobadilla

Gráfica: Omar Bobadilla

“Estos datos hablan claramente de una falta total de castigo dentro de las fuerzas armadas”, asegura Penman, que recalca que a pesar de las “miles” de capacitaciones y talleres que recibieron policías y soldados sobre los derechos humanos de la mujer, los abusos continúan dándose.

En este sentido, la Marina dijo que entre 2012 y 2015 impartió 262 cursos sobre “derechos de las mujeres o la perspectiva de género” dirigidos a oficiales. El Ejército, un promedio de entre 200 y 300 cursos al año en este tema. Y la Policía Federal informó de 2 mil 654 cursos impartidos en 70 academias entre 2012 y enero de 2016. En total, más de 3 mil 100 capacitaciones.

“Nos parece muy grave el uso de recursos públicos en estos cursos –plantea Penman-. Quieren hacer ver que están haciendo algo para proteger a la mujer, pero sobre el terreno no se aprecia ningún cambio”.

Ante los señalamientos que plantea el informe de Amnistía, la PGR emitió un comunicado en el que apunta que ayer lunes la procuradora Arely Gómez se reunió con Erika Guevara, directora de Amnistía para las Américas, “con quien abordó la situación de los derechos humanos para las mujeres, poniendo énfasis en la situación de la violencia sexual”.

“(La procuradora) reiteró el compromiso de la Representación Social de la Federación para una procuración de justicia eficaz que investigue y persiga, en el ámbito de sus atribuciones, cualquier situación de violencia contra las mujeres, como la tortura sexual”, reza el texto.

Lee aquí el informe completo: 

Mexico Torture – Report Unformatted SPA (1)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo crear un sistema de alerta de enfermedades infecciosas basado en el modelo para detectar hambrunas

Las pandemias no surgen de repente: comienza con el brote de una enfermedad infecciosa que se transforma en una epidemia local, que luego se propaga entre sus vecinos, y adquiere el potencial de convertirse en global. ¿Cómo detectar estos primeros signos?
5 de agosto, 2020
Comparte

“Para todos los desastres —ya sean hambrunas, terremotos o tsunamis— necesitamos recibir una alerta lo más temprano posible”. Y las pandemias no son la excepción.

Esta es la reflexión de Andrew Natsios, profesor de la Universidad de Texas A&M y director del Instituto Scowcroft de Asuntos Internacionales, en Estados Unidos, quien sostiene que del mismo modo que se puede predecir una crisis alimentaria analizando una serie de variables, también se puede estimar cuándo un brote de una enfermedad infecciosa tiene el potencial de salirse de control.

Crear un método de alerta temprana (que denomina Sistema de Advertencia Temprana de Pandemias, PEWES, por sus siglas en inglés) serviría para evitar que se produzca, asegura el profesor, quien también se encargó de administrar la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) entre 2001 y 2006.

“Una pandemia no surge de repente: comienza con un brote de una enfermedad que luego se transforma en una epidemia localizada, después se propaga a otros países y más tarde se convierte en una pandemia que puede tener el potencial de transformarse en global”, le explica a BBC Mundo.

¿Pero cómo funcionaría este sistema? ¿En que datos se basaría para hacer esta predicción? ¿Y no existen ya otros sistemas de alerta temprana de pandemias?

Entierros y multitudes en los hospitales

El sistema, explica el profesor, sería similar a la Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambrunas, (FEWES, por sus siglas en inglés), un modelo exitoso desarrollado por USAID tras la devastadora hambruna de 1985 en Etiopía que dejó cerca de un millón de muertos.

Cementerio en Brasil

Getty Images
La aparición de una gran cantidad de nuevas fosas es un elemento que indica qué algo fuera de lo normal está ocurriendo en un lugar determinado.

Desde su implementación, recalca Natsios, este programa “ha logrado predecir todas las hambrunas en los territorios bajo su responsabilidad en los últimos 40, 50 años”.

Este sistema utiliza imágenes satelitales para evaluar qué está ocurriendo en el terreno, datos sobre el comercio de granos y ganado, del clima, así como reportes de expertos en alimentos, científicos agrícolas y empresarios que ingresan información a la red cuando notan que algo no está bien.

Con esta información produce mapas de acceso gratuito de zonas con inseguridad alimentaria y análisis sobre los problemas que se están gestando en el mundo.

En el caso de una pandemia, informes de profesionales de la salud locales en distintas regiones del globo podrían contribuir con información relevante.

Paciente en China

Getty Images
Profesionales de la salud locales pueden aportar información clave que, en contexto, puede servir de indicador.

Imágenes satelitales permitirían obtener datos clave.

Fotos aéreas de entierros masivos, crematorios trabajando horas adicionales, imágenes que muestren un aumento en el tamaño de grupos que se congregan frente clínicas y hospitales son un material valioso.

No son necesariamente indicadores de un brote, pero sí denotan la presencia de un problema que amerita investigación, por ejemplo.

Agosto, no diciembre

Otra herramienta crucial es el monitoreo de lo que ocurre en internet y de los temas de los que está hablando la gente.

Natsios hace referencia a un estudio reciente de la Universidad de Harvard que combinó dos piezas de información que permitieron llegar a un conclusión interesante.

“Los investigadores observaron imágenes satelitales de aparcamientos, clínicas y hospitales en la zona de Wuhan, donde la pandemia se manifestó a gran escala en China, y notaron un gran aumento de gente en esos lugares en agosto del año pasado”, le dice Natsios a BBC Mundo.

El segundo dato provino de Facebook y Twitter, que reveló que, desde principios de agosto del año pasado, la gente había empezado a hacer preguntas sobre una nueva enfermedad, enumerando todos los síntomas típicos de la covid-19.

Redes sociales

Getty Images
Analizar los temas que la gente discute en las redes sociales puede darnos una pista de si algo está ocurriendo.

“Combinando estos dos datos, es muy probable que hayan descubierto que, de hecho, la pandemia no empezó en diciembre sino en agosto“, explica el profesor.

De haberlo sabido, “incluso si no hubiésemos podido enviar equipos de ayuda sanitaria (dado que China nunca hubiera permitido el ingreso de grupos de EE.UU., Europa o un contingente de la ONU) podríamos haber alertado a las autoridades chinas”.

Natsios no cree que en ese entonces el gobierno chino tuviera conocimiento de la situación: intuye que los funcionarios locales no quisieron enviar malas noticias a Pekín y por eso mantuvieron en secreto esta información.

Equipos de ayuda

No es que los datos que menciona Natsios por separados no existan, “uno puede obtenerlos comprándolos”, explica.

Pero la idea es aunarlos bajo una mismo techo, y ponerlos en un reporte a disposición del público, ONG y demás organismos e instituciones de forma gratuita.

Los equipos de ayuda son la otra pata del sistema de alerta.

La idea, le dice a BBC Mundo Natsios, es utilizar la estructura de los Equipos de Respuesta Frente a Emergencias de USAID para entrenar a profesionales en el terreno que puedan actuar frente a una pandemia y enviar equipos especiales de ayuda de EE.UU. a los países que lo permitan.

Gobiernos autoritarios

Un sistema de alerta temprana es particularmente útil para recabar datos de países con gobiernos autoritarios, poco dispuestos a revelar información, señala Natsios, aunque estos no son los únicos renuentes a presentar información sobre sí mismos poco halagadora.

Ayuda de USAID enviada a Honduras.

Getty Images
Enviar equipos de ayuda es algo que podría hacerse si se tiene conocimiento de que una enfermedad infecciosa se está escapando de control.

“En realidad a ningún gobierno le gusta dar noticias incómodas. Pero en una democracia, hay organizaciones civiles, profesionales, centros de estudio, congresos, parlamentos y medios de noticias independientes que pueden hacer preguntas”, afirma Natsios, mientras que las autocracias carecen de estas instancias de control.

Con un sistema de alerta temprana, se puede obtener información por otros medios con mucha antelación y hacer sonar la alarma para tomar medidas o presionar a algunos gobiernos a que las tomen.

Superposición

Dado el alcance global de este proyecto, es lógico preguntarse si no sería más indicado que cayera bajo la jurisdicción de un organismo internacional, como la ONU, o cualquier otra institución que no tenga una afiliación nacional.

Es más, la ONU ya cuenta con una Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN).

¿Qué sentido tiene entonces diversificar recursos y esfuerzos para crear un sistema paralelo?

“No podemos poner todos los ‘huevos humanitarios’ en una canasta, porque a veces los sistemas fallan“, dice Natsios con vehemencia.

Paciente con covid-19

EPA
Saber lo más pronto posible que se avecina una pandemia puede servir para evitar que se produzca.

El problema de un sistema como el de la ONU, es que por la forma en que está organizado los directores ejecutivos tienen derecho a veto, dice el profesor, y menciona el ejemplo del brote de ébola detectado por GOAR en 2014 en África Occidental, del cual no se emitió una alerta porque el funcionario local estimó que esta perjudicaría a la economía regional.

“Y, a veces, también nuestro propio sistema puede fallar”, reconoce. “Por eso tenemos que tener una superposición, una multiplicidad de sistemas, en caso de que se produzcan fallas”.

“Aunar todo en un único sistema internacional sería una idea terrible”, concluye Natsios.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=9JOee6bCojU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.