Quiénes y cómo eran las víctimas del bar Pulse en Orlando
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Quiénes y cómo eran las víctimas del bar Pulse en Orlando

Un hombre entró con una arma larga al bar la madrugada del domingo. Al menos 49 personas han muerto y docenas más resultaron heridas. Estas son algunas de sus historias.
AP
Por AP
13 de junio, 2016
Comparte

Este domingo, un hombre atacó el bar gay Pulse, en Orlando, Florida. El sospechoso, Omar Mateen interrumpió de forma brusca una noche de diversión.

Entró al recinto armado con un fusil AR-15 y disparó sin descanso— 20 rondas, 40, 50 y luego más, según las autoridades. En un espacio tan reducido, las balas difícilmente erraban. Disparó a la policía. Tomó rehenes.

Cuando cesaron los disparos en el Pulse Orlando, 49 personas habían perdido la vida y docenas más presentaban heridas graves en el peor tiroteo masivo en la historia reciente de Estados Unidos.

La ciudad de Orlando difundió el lunes los nombres y edades de las víctimas de la balacera en un popular club nocturno gay. La lista se actualizará periódicamente en www.cityoforlando.net/blog/victims/

Estas son algunas de las historias de los fallecidos este domingo.

Un empático y extrovertido joven

Al principio, Luis Omar Ocasio-Capo le pareció rebelde y contestatario para Claudia Mason, una empleada de 70 años que trabajaba con “Omar” en una cafetería Starbucks dentro de la tienda Target en Kissimmee.

Sin embargo, al conocerlo mejor, Mason se dio cuenta que su joven colega “era muy extrovertido”, dijo la mujer. “Lo que definía su personalidad definitivamente era su sentido del humor”.

Ocasio-Capo, de 20 años, fue contratado como cajero hasta que pasó a ser un excelente barista en el Starbucks, dijo.

“Creo que encontró su lugar en el Starbucks”, recordó. “Se llevaba bien con todo el mundo, así fuera joven, viejo, hombre, mujer, gay, heterosexual, a Omar eso no le importaba”.

 

Peter, el joven que dejaba huella

Peter O. González-Cruz, de 22 años y a quien todo el mundo llamaba “Ommy” era siempre el centro de la atención.

“Peter dejaba huella donde sea que iba. Era una persona feliz. Si Peter no iba a una fiesta, la gente no quería ir”, recordó su tía, Sonia Cruz.

González-Cruz fue a Pulse el sábado a la noche con su mejor amigo, Gilberto Ramón Silva Menéndez, de 25 años. Cuando salió la noticia de que hubo una balacera en el lugar, Cruz estuvo horas aferrada a la esperanza de que su sobrino estaba en un hospital.

Sin embargo, la tarde del domingo fue informada que él estaba entre las víctimas mortales.

Cruz dijo que tenía las llaves del auto de su sobrino y que iba a recoger el vehículo la mañana del domingo. Estaba estacionado en el Wendy’s al otro lado de la calle del club, uno de muchos vehículos de víctimas que la policía se reservó para sus investigaciones.

Cruz dijo que su sobrino trabajaba para UPS.

Lee: Así es Pulse, el bar gay donde ocurrió la masacre en Orlando

 

Edward el artista del sombrero

Edward Sotomayor, de 34 años, era un hombre amable y enérgico conocido por vestir un sombrerito de copa en sus viajes de crucero, dijo David Sotomayor, quien reveló que ambos se enteraron de que eran primos al conocerse en un festival gay de Orlando como hace diez años.

David Sotomayor, quien vive en Chicago, dijo a The Associated Press el domingo que Edward trabajaba para una empresa que organizaba viajes de crucero para gente gay y que con frecuencia viajaba para promocionar a la compañía.

“Era siempre un tipo divertido”, relató David Sotomayor.

Los dos se enviaban mensajes de texto y la última vez que se vieron fue a comienzos de este año en la grabación del reality show “RuPaul’s Drag Race”, dijo David Sotomayor.

David Sotomayor es un artista que se disfraza de mujer y que apareció en una temporada del programa de RuPaul, con el seudónimo de “Jade”. Afirmó que Edward lo apoyaba y le solía enviar mensajes por Facebook. La última vez que intercambiaron mensajes fue la semana pasada.

“A uno nunca se le ocurre que esta será la última vez que se van a hablar”, expresó David Sotomayor. “Es desgarrador saber que estas son cosas que pueden pasar en cualquier momento”.

 

A Juan no le gustaba salir de fiesta

Juan Ramón Guerrero, de 22 años, le dijo a su primo Robert Guerrero que era gay hace aproximadamente dos años, pero estaba preocupado sobre cómo reaccionaría su familia. No dijo nada sino hasta comienzos de este año y cuando lo hizo “fueron muy comprensivos”, relató Guerrero, de 19 años. “Mientras él estaba feliz, ellos no tenían problema”.

El domingo por la mañana, tras enterarse de que mucha gente murió en el club nocturno Pulse que su primo solía frecuentar, Robert empezó a preocuparse. Horas más tarde sus temores se volvieron realidad, cuando se le informó a la familia que Juan Ramón estaba entre las víctimas.

Robert dijo que su primo trabajaba como telemarketer y que en meses recientes empezó clases en la University of Central Florida. Dijo que su primo no sabía muy bien qué es lo que deseaba estudiar, pero que estaba contento de estar en la universidad. Y estaba contento en una relación con alguien que sus familiares consideraban como miembro de la familia.

“Era una persona asombrosa, para mí era como un hermano mayor”, dijo Robert. “Nunca le gustaba salir de fiesta, prefería quedarse en casa y cuidar sus sobrinos”.

Lee: ISIS se adjudica la masacre de Orlando; padre del sospechoso dice que fue un ataque homofóbico  

 

Stanley, el sonriente

La madre de Stanley Almodóvar III le había preparado una salsa especial, con queso y tomate, para que viniera a comer luego de haber salido durante la noche.

En lugar de ello, Rosalie Ramos fue despertada por una llamada telefónica a las 2 de la mañana informándole que algo malo había ocurrido.

Ramos dijo al Orlando Sentinel que su hijo, un técnico de farmacia de 23 años de edad, colocó una foto suya en Snapchat de él mismo cantando y riendo camino al club nocturno.

“Ojalá yo tuviera ese video para poder recordarlo para siempre”, dijo la madre al diario.

Una amiga, Hazel Ramírez, le dijo al Washington Post que también vio un video de Almodóvar en Snapchat y que se enteró el domingo de lo sucedido.

Ramírez describió a Almodóvar como “buena gente, pero astuto”. Era alguien que no tenía complejos por su homosexualidad.

“Estaba muy orgulloso de lo que era”, dijo la amiga al Post. “Se ponía maquillaje y lo hacía mejor que cualquiera. Para mí, era muy fácil estar con él”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Síntomas de COVID-19: ¿los perros pueden detectarlos 5 días antes de que empiecen?

En Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México, entre otros países, están entrenando perros para que puedan detectar la enfermedad en pacientes asintomáticos.
24 de octubre, 2020
Comparte

¿El covid-19 tiene olor?

Esa es una respuesta que solo nos podría dar con exactitud un perro.

La capacidad olfativa de una de nuestras mascotas preferidas se ha convertido en otra herramienta para combatir la pandemia del covid-19, que ya ha causado más de 20 millones de contagios y un millón de muertes en todo el mundo.

En países como Finlandia, Líbano, Argentina, Chile, Alemania, EE.UU., Colombia y México, las autoridades están entrenando canes para que puedan detectar si las personas están contagiadas con el nuevo coronavirus.

Desde hace algunas semanas, por ejemplo, perros especialmente entrenados para identificar mediante el olfato el covid-19 comenzaron a rastrear pasajeros como parte de un programa piloto en el aeropuerto de Helsinki-Vantaa de Finlandia.

De acuerdo con la profesora Anna Hielm-Bjorkman, de la Universidad de Helsinki, los perros pueden detectar el virus en humanos cinco días antes de que se desarrollen síntomas.

“Son muy buenos . Nos acercamos al 100% de efectividad”, explica.

Un pasajero (izquierda) se prepara para ser examinado por el perro rastreador Kossi.

EPA
A los pasajeros que llegan a Finlandia se les pide que se froten con un papel para que el perro lo olfatee.

Por su parte, Felipe Valencia, médico veterinario colombiano y experto en adiestramiento de perros que está realizando un proyecto similar en conjunto con la Universidad de Antioquia de ese país, anota que la capacidad de los perros podría volverlos muy confiables en estos casos.

Los perros utilizan el 40% de su cerebro para procesar lo que olfatean, así que pueden convertirse en una excelente herramienta para combatir esta enfermedad”, señala.

La idea de la mayoría de estos programas es utilizar a los perros en lugares de acceso a los países, como aeropuertos o estaciones de tren, con el fin de facilitar la circulación de las personas sin necesidad de imponer restricciones o confinamientos.

Pero, ¿cómo pueden los perros detectar el covid-19?

Sudor y lágrimas

De acuerdo con varias investigaciones, es difícil establecer qué es realmente lo que los perros olfatean.

Como lo señala la doctora Susan Hazel, veterinaria de la Universidad de Adelaide en Australia, en su artículo “Estos perros están entrenados para husmear el coronavirus”, lo que huelen los perros son muestras de sudor de las personas, que pueden estar contagiadas o no.

Perro olfatea.

MDD/Neil Pollock
Los perros deben olfatear varias muestras que contienen sustancias como orina, saliva y sudor de personas contagiadas con el covid-19.

“Los compuestos orgánicos volátiles (COV) que se desprenden de las muestras de sudor son una mezcla compleja. Entonces, es probable que los perros estén detectando un perfil particular en lugar de compuestos individuales”, señala la veterinaria.

Los perros, añade, tienen en promedio 220 millones receptores olfativos en la nariz, lo que les permite detectar mínimas alteraciones en las sustancias.

La premisa es la misma que maneja el equipo de expertos de Chile, otro de los países que está entrenando perros para detectar el covid-19 en personas asintomáticas.

“No es que el virus tenga un olor particular, sino que la reacción que hace una persona frente a la infección es lo que se detecta”, le dijo al portal Diario.es el veterinario Fernando Madrones, de la Universidad Católica de Chile.

Según Madrones, cuando alguien se contagia con covid-19 genera una serie reacciones metabólicas y orgánicas, que su vez producen estos COV, que se concentran en los órganos vinculados con el sudor.

Incluso con varios días de anticipación a que la persona muestre algún síntoma.

En los experimentos alrededor del mundo se han utilizado muestras de orina, saliva y sudor.

Instructores con perros rastreadores Valo (izquierda) y E.T. en el aeropuerto de Helsinki. Foto: septiembre de 2020

Reuters
Las pruebas de coronavirus canino tardan unos minutos en completarse en los lugares donde se han implementado, como en Finlandia.

Esta no es la primera vez que los perros son utilizados en la detección de enfermedades. Se sabe que este procedimiento se aplica en enfermedades como la diabetes, cáncer de seno y mal de Parkinson.

Incluso, como lo señala el profesor John Logan de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en el caso de la malaria los perros y su olfato tienen “una efectividad superior a las pruebas de la Organización Mundial de la Salud“.

Entrenamiento

Pero, ¿cómo se entrena a los perros para que detecten el “olor” del covid-19?

Hay distintos métodos, pero la mayoría de los entrenamientos se basan en la estrategia de la recompensa y la omisión.

“Aunque muchos de los perros con los que trabajamos ya tienen una base de entrenamiento, ellos deben primero aprender a reconocer el virus”, le dice Valencia a BBC Mundo.

Valencia señala que se les ponen muestras, en este caso de saliva de personas contagiadas, junto a la comida o un objeto con el que entrenan habitualmente.

Después se les quita la comida o el objeto y solo se les deja la prueba positiva“, señala Valencia.

“El siguiente proceso es alternar esas muestras con otras que no contengan el virus. Cuando reconocen la que contiene la muestra positiva, se les da un premio”, indica el entrenador.

Perro

Felipe Valencia
El trabajo de Felipe Valencia con los perros para detectar el covid-19 ha demorado siete meses.

Y cuando dan positivo a una muestra que no tiene covid-19, se omite la conducta y se les motiva a ir en busca de ese olor característico del virus que para los humanos no es distinguible.

Sin embargo, Valencia deja claro que la efectividad del procedimiento depende mucho del entrenamiento que se haga con los perros.

Nosotros llevamos más de seis meses en este proceso. Y creo que para poder llegar a un nivel de efectividad confiable se debe trabajar con los perros por lo menos cuatro meses”, anota.

Pero, ¿pueden los canes llegar a contagiarse?

“No, realmente no hay una posibilidad de que puedan llegar a contagiarse porque las muestras están protegidas por un material que evita el contacto con el animal. Además, les hacemos pruebas regulares para saber su estado de salud”, indica.

En el caso finlandés, los perros ya se encuentran en el aeropuerto olfateando a las personas que ingresan al país, mientras los otros países se encuentran en fase de entrenamiento con la idea de que el método sea “100% confiable”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=32WN2Ssveis

https://www.youtube.com/watch?v=fTCVrVu3V4c&t=

https://www.youtube.com/watch?v=pYIf6wjvCOI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.