Transporte público lento y sin carriles confinados, un mal del congestionamiento en la CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro Archivo

Transporte público lento y sin carriles confinados, un mal del congestionamiento en la CDMX

Por ley, las unidades del transporte público deberían tener un carril exclusivo, pero esto se incumple y las consecuencias son tráfico y esmog.
Foto: Cuartoscuro Archivo
Por Rafael Montes // MásporMás
30 de junio, 2016
Comparte

En la Ciudad de México, de poco ha servido que el transporte público se renueve, cambie de tamaño y de color, o se organice en torno a empresas que sustituyan el modelo de concesiones individuales, porque la velocidad a la que circulan las unidades llega a ser tan baja, que apenas alcanza los ocho kilómetros por hora.

Esto ocurre debido a que los vehículos que brindan este servicio no cuentan con carriles confinados para circular entre los autos particulares, explican expertos. A diferencia de lo que sucede actualmente, un espacio así permitiría que viajaran a más de 25 kilómetros por hora y que fueran una opción más atractiva para el usuario, de acuerdo con estimaciones de la organización civil El Poder del Consumidor.

Esta misma agrupación realizó una encuesta entre 2010 y 2011, según la cual, tanto en la capital como en el Estado de México, casi 50% de las personas dijo que destina dos horas diarias o más en transportarse. Además, 41.4% consideró que los tiempos de traslado son excesivos en la zona metropolitana y 68.5% declaró que cada vez tarda más en llegar a su destino.

Otro documento sobre el tema es el Reporte Nacional de Movilidad Urbana en México 2014-2015, de ONU-Hábitat. De acuerdo con esta investigación, 60.6% de los viajes diarios en el país se realiza en transporte público concesionado y 29%, en autos particulares. Esto significa que una tercera parte de los usuarios de vía complica los traslados de los demás.

Una norma débil

La Ley de Movilidad de la capital —que en julio cumple dos años publicada— establece en su artículo 180 que los corredores de transporte público contarían con un carril exclusivo. Sin embargo, a la fecha esta disposición no se cumple.

Para el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés), esto se debe a que la norma textualmente sólo dice que “se procurará la instalación de carriles para la circulación prioritaria o exclusiva de vehículos de transporte público”. “El problema es que, si se requieren carriles exclusivos o estaciones para una mejor operación, la ley debería ser más sólida requiriéndolo”, señala el documento del ITDP Para entender la nueva Ley de Movilidad, publicado en 2014.

En 2015, instituciones de investigación como el Centro Mario Molina y el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en alianza con organismos federales y el banco Banamex, publicaron un estudio sobre ciudades sustentables en el que se hace referencia a los carriles exclusivos. Según el documento, el parámetro ideal de vías confinadas para el transporte público en grandes ciudades es de 40 kilómetros por cada 100 mil habitantes. En el Valle de México, apenas se llega a 2.1 kilómetros.

En un círculo vicioso

La ausencia de un espacio exclusivo para la circulación del transporte público ha ocasionado que sus unidades sigan atorándose en el resto del flujo vehicular y, como en un círculo vicioso, que los ciudadanos no tengan un incentivo real para dejar de usar el automóvil particular y que esto contribuya a que la Ciudad de México sea una de las más congestionadas del mundo.

“Se han dado pasos importantes, como el reemplazo de las unidades, el establecimiento de paradas fijas y la conformación de empresas operadoras en lugar de concesiones individuales. Pero, en las condiciones actuales, existe el grave riesgo de que esas nuevas empresas vayan a la quiebra, al no poder ofrecer un servicio expedito, que es la mayor prioridad del usuario”, advierte Daniel Zamudio, coordinador de Transporte Público de El Poder del Consumidor.

El especialista estima que, durante los últimos 25 años, la velocidad de traslado en la capital ha ido disminuyendo 20% cada lustro. Por ejemplo, viajes que antes duraban un promedio de 30 o 40 minutos, en 2010 tomaban dos horas y, actualmente, se llevan hasta cinco, sobre todo si hay que moverse entre territorio capitalino y los municipios conurbados del Estado de México.

De acuerdo con el TomTom Traffic Index 2016, en 2015 la Ciudad de México se ubicó en el primer lugar en congestionamiento vial, de entre 174 megaciudades. El incremento fue de 4% en comparación con 2014.

Las vialidades donde más congestión hay —63% adicional a la carga normal— son las vías secundarias, a las que siguen las autopistas urbanas —con 50%—. Al día, esto se traduce en que un traslado aumente hasta 57 minutos, lo que al año representa 219 horas perdidas en el tráfico.

Gabriela Niño, coordinadora de Políticas Públicas del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), explica que en los días pasados, cuando se aplicaron medidas emergentes para evitar contingencias ambientales, había una oportunidad para comenzar a dar prioridad al transporte público, pero ésta no se aprovechó.

Según la experta, en vez de ofrecer gratuidad, habría sido mejor abrir carriles exclusivos en vialidades congestionadas, como Periférico o Circuito Interior, para motivar a la gente a dejar su auto a cambio de velocidad. “Si generamos que haya una prioridad en la vía, la gente sí se sube”, dice.

En cifras

  • 40 kilómetros de vías confinadas por cada 100 mil habitantes deben tener las grandes ciudades.
  • 2.1 kilómetros de este tipo de caminos existen en la Ciudad de México, según estudios.
  • 68.5% de los habitantes de la ZMVM cree que cada vez tarda más en llegar a su destino.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: de dónde viene y dónde se esconde el dinero 'sucio' de los oligarcas rusos

Los oligarcas rusos tienen cerca de US$1 billón escondido en todo el mundo. Varios países están tratando de encontrarlo.
30 de marzo, 2022
Comparte

Durante décadas, los oligarcas rusos han movido miles de millones de dólares de dinero de dudosa procedencia en el extranjero, poniéndolo en empresas ficticias para que sea extremadamente difícil de rastrear.

Ahora, países de todo el mundo están tomando medidas para encontrarlo.

¿Cuánto “dinero sucio” ruso hay en el mundo?

El centro de estudios estadounidense Atlantic Council dice que los rusos tienen alrededor deUS$1 billón de lo que llama “dinero sucio” escondido en el extranjero.

Su informe de 2020 estimó que una cuarta parte de esta cantidad está controlada por el presidente ruso Vladimir Putin y sus socios cercanos, los rusos ricos conocidos como “oligarcas”.

“Este dinero puede ser explotado y desviado por el Kremlin para espionaje, terrorismo, soborno, manipulación política, desinformación y muchos otros propósitos nefastos”, dice el informe.

¿Cómo lograron el dinero sucio?

Otro centro de estudios de EE.UU., el National Endowment for Democracy, dice que Putin ha alentado a sus socios cercanos “a robar del presupuesto estatal, extorsionar a empresas privadas a cambio de dinero e incluso orquestar la incautación total de empresas rentables.

Dice que de esta manera, han acumulado fortunas personales que alcanzan las decenas de miles de millones de dólares.

Los líderes de la oposición rusa, Boris Nemtsov y Vladimir Milov, han afirmado que entre 2004 y 2007, se transfirieron US$60.000 millones de los fondos del gigante petrolero Gazprom a los compinches de Putin.

Eaton Square

Getty Images
Eaton Square, en el centro de Londres, ha sido apodada “Plaza Roja” por la cantidad de rusos que han comprado propiedades allí.

Los Pandora Papers, publicados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, señalan que personas cercanas a Putin se han vuelto muy ricas y podrían ayudarlo a mover su propia riqueza.

¿Dónde está guardado el dinero?

Históricamente, gran parte de este dinero ha ido a Chipre, ya que allí los impuestos son favorables. Para algunos, la isla se hizo conocida como “Moscú en el Mediterráneo“.

Según el Atlantic Council, solo en 2013 llegaron allí US$36.000 millones en dinero ruso. Gran parte llegó a través de empresas ficticias, que se utilizan para ocultar a los verdaderos propietarios.

En 2013, el Fondo Monetario Internacional persuadió a Chipre para que cerrara decenas de miles de cuentas bancarias de empresas ficticias.

Islas Vírgenes Británicas

Getty Images
Las Islas Vírgenes Británicas son un refugio favorito para el dinero ruso.

Los territorios británicos de ultramar, como las Islas Vírgenes Británicas y las Islas Caimán, también son destinos favoritos.

Un informe de Global Witness señaló que en 2018, los oligarcas rusos tenían un estimado de US$45.500 millones en estos paraísos fiscales.

Parte de este dinero llega a capitales financieras como Nueva York y Londres, donde se puede invertir y proporcionar beneficios.

La organización anticorrupción Transparencia Internacional afirma que al menos US$2.000 millones en propiedades en Reino Unido pertenecen a rusos acusados ​​de delitos financieros o con vínculos con el Kremlin.

La amplitud del lavado de dinero ruso se expuso aún más en un informe de 2014 del Proyecto de Informes de Corrupción y Crimen Organizado. El informe señaló que entre 2011 y 2014, 19 bancos rusos lavaron US$20.800 millones a través de 5.140 empresas en 96 países.

¿Cómo se esconde el dinero?

La forma habitual en que los oligarcas rusos ocultan su “dinero sucio” en el extranjero es a través de empresas ficticias.

“Estos oligarcas contratan a los mejores abogados, auditores, banqueros y cabilderos del mundo para desarrollar medios legales para ocultar y lavar sus fondos”, dice el Atlantic Council.

Vladimir Putin

Getty Images
Según un informe del centro de estudios Atlantic Council, gran parte del dinero sucio está controlado por el presidente ruso Vladimir Putin y sus socios cercanos.

“Un oligarca serio tiene capas de empresas fantasma anónimas en una veintena de jurisdicciones extraterritoriales, y sus fondos se mueven a la velocidad del rayo entre ellas”.

En 2016, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación publicó los Panamá Papers, que mostraban que una sola empresa había creado 2071 empresas ficticias para rusos ricos.

¿Qué medidas se están tomando para encontrar el dinero de los oligarcas?

Tras la invasión de Ucrania, varios países han anunciado una serie de medidas para rastrear el dinero ruso.

Estados Unidos está creando un nuevo grupo de trabajo, “KleptoCapture”, para tomar medidas enérgicas contra las finanzas de los oligarcas de Rusia.

Estará a cargo del Departamento de Justicia y su objetivo es incautar activos obtenidos a través de conductas ilícitas.

El gobierno de Reino Unido ha tomado medidas para aumentar el uso de Órdenes de Riqueza Inexplicable (UWO, por sus siglas en inglés), que obligan a las personas a demostrar de dónde obtuvieron el efectivo para comprar activos en Reino Unido.

Calle en Nicosia

AFP via Getty Images
Chipre es un destino tan popular para el dinero ruso que se lo conoce como ‘Moscú en el Mediterráneo’.

Las Órdenes de Congelamiento de Cuentas (AFO, por sus siglas en inglés) permiten que los tribunales congelen fondos de un banco o sociedad de crédito hipotecario si sospechan que el dinero está relacionado con actividades delictivas.

Y el gobierno de Londres aprobó la Ley de Delitos Económicos, con un registro de usufructuarios de bienes de propiedad de entidades extranjeras.

Reino Unido también eliminó su “esquema de visas doradas“, que otorgaba derechos de residencia a los extranjeros adinerados si invertían grandes sumas de dinero en el país.

Malta, un refugio favorito para el dinero ruso, también eliminó su esquema de “pasaportes dorados” que permitía a los oligarcas comprar la ciudadanía.

Chipre y Bulgaria desecharon sus esquemas de pasaportes dorados en 2020.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dVR9HB4arCs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.