6 aspectos de la vida de Marx, Nietzsche y Freud que quizás no conocías
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

6 aspectos de la vida de Marx, Nietzsche y Freud que quizás no conocías

Sus ideas transformaron las vidas de millones de personas en el siglo XX, y en el XXI siguen teniendo una influencia exponencial.
BBC Mundo
Por Bettany Hughes / BBC Mundo
4 de julio, 2016
Comparte

Aunque quizás no lo notemos, compartimos nuestras vidas con tres destacadísimos pensadores que tuvieron el ingenio y la voluntad de cuestionar el status quo: los filósofos del siglo XIX Karl Marx, Friedrich Nietzsche y Sigmund Freud.

Sus ideas transformaron las vidas de millones de personas en el siglo XX, y en el XXI siguen teniendo una influencia exponencial.

Desde canciones pop hasta la economía global, pasando por nuestras actitudes frente al sexo, las teorías y los aforismos de estos tres hombres ya fallecidos apuntalan las experiencias cotidianas.

Lo que no te mata te hace más fuerte“, opinó Nietzsche; “somatizar”, “deseos reprimidos” e “inconsciente” son términos acuñados por Freud, mientras que la condena de Marx de la religión como el “opio del pueblo” sale a relucir para calificar muchas cosas: desde arreglar las flores en una iglesia hasta los ataques del autodenominado grupo Estado Islámico.

Todo parece tan familiar… sin embargo, aquí hay algunas cosas que quizás no sepas acerca de estos tres revolucionarios.

1. Un inicio complicado

Estampilla de Cuba para marcar el centenario de la muerte de Karl MarxA la familia de Marx no le faltó dinero sino libertad de culto.

Marx creció en un entorno completamente burgués en la elegante ciudad de Trier, Alemania, y se casó con la hija de un barón quien lo introdujo a William Shakespeare.

Su familia era dueña de viñedos y un pariente llegaría a fundar más tarde el imperio de electrodomésticos Philips.

Pero al igual que Nietzsche y Freud, Marx tuvo una juventud difícil.

Su padre se tuvo que convertir del judaísmo al cristianismo para poder seguir practicando su profesión de abogado y como un escolar, Marx experimentó de primera mano la opresión de Prusia.

Freud creció en empobrecidos alojamientos en la pequeña ciudad de Moravia, actual República Checa, con su compleja familia judía (de niño su amigo del alma era también su sobrino).

Nietzsche tuvo que ver a su padre, un pastor luterano, morir de forma atroz a causa de una enfermedad cerebral.

2. El poder del pasado clásico

Detalle de retrato de Friedrich Nietzsche hecho por Edvard Munch.Nietzsche, como los otros dos pensadores, contaba con sólidas bases clásicas.

El primer gran trabajo académico de Marx fue un estudio de los filósofos griegos Demócrito y Epicuro.

Marx y Engels propusieron una teoría teleológica de la humanidad: la historia de la lucha de clases desde el mundo antiguo a lo largo del tiempo, popularizando el término “proletariado”, del latin proletarius.

Nietzsche fue el profesor de Filología más joven de la historia y un acólito del dios griego Dionisio, que para él era el camino para alcanzar la grandeza humana.

Freud concibió el psicoanálisis como arqueólogo-explorador: examinando las ruinas de la mente, excavando en lo profundo para desenterrar evidencia.

3. Sexo, drogas y alcohol

Los tres creían en empujar los límites, intelectuales y físicos.

Freud usaba cocaína.

Marx fue miembro del club de chicos malos de clase media, la taberna Trier Club.

Y Nietzsche tuvo una historia de amor con Lou Salomé, quien se convirtió en psicoanalista especializada en el placer anal.

Lou, con látigo en mano, Nietzsche y su amigo filósofo Paul Ree.           Esta fotografía muestra Lou, con látigo en mano, Nietzsche y su amigo filósofo Paul Ree.

Y años antes, según el informe de la escuela de Nietzsche, había sido suspendido por embriaguez y también por fallar en matemáticas.

4. Lo personal en sus filosofías

La lectura de las cartas publicadas recientemente del primer amor de Freud, Martha, lo revelan como el protopsicoanalista, tratando a su novia con una precisión clínica y animándola a hablar de sus sentimientos.

Sigmund Freud saliendo de la estación de Victoria, en LondresFreud, cuando se refugió en Londres.

La vista de Nietzsche era tan mala que hay quienes señalan esta insuficiencia física como una de las razones de que su filosofía tenga la forma de aforismos concisos: filosofía en bocados, que resultó peligrosamente atractiva para el Tercer Reich.

Marx fue afligido -probablemente por unos veinte años- con una enfermedad debilitante de la piel; hay médicos que argumentan que esto podría haber alimentado su sentimiento de “alienación”.

5. ¿Por qué nos deben seguir importando?

El análisis económico de Marx, aunque no sea del todo correcto, identificó el aún crucial asunto de la alienación de lo que llamó “la esencia de nuestra especie”: el riesgo de convertirse en una tuerca de una vasta máquina capitalista.

Nietzsche profetizó brillantemente una cultura en la que, en ausencia de Dios, buscaríamos la religión de confortabilidad.

Caricatura de Sigmund FreudFreud nos hizo más tolerantes.

Aunque cuestionó las consecuencias desastrosas de enfocarse en la recompensa que recibiremos en la otra vida, también advirtió que sin un propósito divino superior (Nietzsche proclamó que Dios estaba muerto) quedaríamos en libertad de -o condenados a- crear nuestros propios sistemas de valores.

La aceptación de Freud de la normalidad de lo anormal alentó la tolerancia, mientras que su matriz de valoración para identificar nuestros deseos y nuestro afán por satisfacerlos fue la base de la cultura de la publicidad en Estados Unidos.

6. Marx hubiera sido condenado por gobiernos marxistas y Nietzsche por los nazis

Millones de personas han muerto en nombre del marxismo, sin embargo, la terrible ironía es que Marx hubiera sido condenado por los gobiernos marxistas más rígidos.

A pesar de su declaración grandilocuente, “el comunismo es el enigma resuelto de la historia”, Marx pensaba que nunca debemos dejar de cuestionar las ideas ortodoxas.

Enorme estatua de la cabeza de Marx.Como su estatua, la mirada de Marx sigue presente.

En los cuadernos de Nietzsche, encima del esbozo de ‘Voluntad de poder’, el pensador garabateó una lista de compras -pasta de dientes, bollos, betún para zapatos- evidenciando que se trataba de un trabajo en curso. No obstante, ese texto fue objeto de apropiación indebida como una verdad fundamental del dogma nazi.

Los tres filósofos nos recuerdan del peligro de que las ideas se calcifiquen en ideologías; de que grandes ideas conllevan una gran responsabilidad, y que la palabra escrita, como dijo Platón, ‘es a menudo una huérfana y pueden ser objeto de abuso intencional.

En inglés, la palabra para ‘hombre’ es ‘man’, que viene de la proto-indoeuropea ‘manu’ -mente-. Como especie estamos definidos por nuestro poder de pensar.

Marx, Nietzsche y Freud lanzan un desafío: El futuro del mundo no depende ya de ellos, sino de nosotros; tenemos el deber social de usar el poder de nuestra mente para entender cómo vivir mejor y cuál es la razón de nuestras vidas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Northwestern Medicine

Mayra, la primera persona en recibir un trasplante doble de pulmón por COVID-19

Cuando Mayra Ramírez despertó otra vez a mediados de junio tras haber estado sedada y conectada a un respirador por más de 40 días no entendía todavía muy bien qué había pasado. Esta es su historia.
Northwestern Medicine
7 de agosto, 2020
Comparte

Cuando Mayra Ramírez despertó a mediados de junio tras haber estado sedada y conectada a un respirador por más de 40 días no entendía todavía muy bien qué había pasado.

Estaba en una cama de un hospital de Chicago, conectada a decenas de cables, aparatos y monitores, una escena similar al último recuerdo que tenía, cuando fue ingresada con los síntomas inequívocos de COVID-19 a finales de abril.

Pero las marcas frescas de las cicatrices mostraban que algo había sucedido mientras ella estaba en un coma inducido, en un no-tiempo de inconsciencia y pesadillas recurrentes.

“No fue hasta semanas después de que desperté que me di cuenta de que me habían hecho un trasplante de pulmones el 5 de junio y de que era el primer caso en Estados Unidos que lo recibía como un paciente de coronavirus”, cuenta en entrevista con la BBC.

Los médicos de Ramírez -de 28 años y sin ninguna enfermedad conocida que pudiera agravar su estado- habían visto su salud deteriorarse progresivamente desde que ingresó.

La joven había llegado al hospital con falta de aire, pero unas semanas después sus pulmones ya estaban “como un queso gruyer“.

A inicios de junio, llamaron a la familia en Carolina del Norte para que se despidiera de ella: no le daban dos días de vida.

Pero casi a último minuto los médicos decidieron probar una técnica que, hasta donde se conoce, no se había practicado antes con un paciente de coronavirus en EU.

“Mayra, más allá de la enfermedad, estaba saludable y también es joven, por lo que si éramos capaces de arreglar sus pulmones, todo lo demás debería estar bien”, cuenta a la BBC el cirujano Ankit Bharat, uno de los responsables del trasplante.

Dos días después iniciaron el procedimiento, sin tener ninguna esperanza -o certeza- de cuáles serían los resultados.

El lugar del silencio

Mayra, que es originaria de Carolina de Norte, se había mudado en 2014 a Chicago, donde comenzó a trabajar como asistente legal.

Mantenía una vida saludable: le gustaba correr, viajar y en su tiempo libre solía visitar a sus amigos o su familia o jugar con sus perros.

Cuando la pandemia comenzó a golpear el estado de Illinois, el temor de enfermarse la llevó a reforzar las precauciones: comenzó a trabajar de forma remota y asegura que apenas salía de casa.

Mayra

Northwestern Memorial Hospital
Mayra todavía se recupera de su operación.

Pero en abril comenzó a sentirse inusualmente mal y algunos síntomas recurrentes se mostraron como un mal augurio.

“Es la cosa más difícil por la que he pasado en mi vida. Estaba trabajando desde casa cuando empecé a perder el olfato y el sabor. Estaba muy cansada, me faltaba el aire y no podía caminar grandes distancias”, recuerda.

Contactó con la línea nacional de COVID para seguir sus consejos. Le recomendaron que se aislara en casa y vigilara sus síntomas.

Pero cada día se sentía peor.

“El 26 de abril ya no pude soportar más y fui a emergencias. Tomaron mis signos vitales y mi oxígeno en sangre estaba muy bajo. A los 10 minutos ya me estaban pidiendo que designara a alguien para que pudiera tomar decisiones médicas por mí“, recuerda.

Fue su último recuerdo por más de un mes.

Una cama de hospital

BBC
La joven estuvo en un ventilador por más de un mes.

La joven fue sedada y conectada casi inmediatamente a un respirador y a una máquina ECMO (oxigenación por membrana extracorpórea), un dispositivo que brinda soporte cardíaco y respiratorio.

“Estuve durante seis semanas en el respirador”, dice.

De todo ese tiempo solo recuerda unos malos sueños que todavía la atormentan.

“Durante esas semanas tuve pesadillas que todavía me afectan hoy, mientras todavía sigo tratando de recuperar algunas capacidades mentales y cognitivas”, asegura.

El momento decisivo

Pero luego de un mes y medio en un respirador Mayra no mostraba mejoría y sus pulmones ya mostraban daños irreversibles.

“Entonces fue cuando le dijeron a mis padres que yo tenía un daño pulmonar agudo y les pidieron que vinieran al hospital a decir adiós porque yo no pasaría de la noche”.

El equipo médico del Chicago’s Northwestern Memorial Hospital, sin embargo, decidió tomar una decisión arriesgada: completaron una evaluación urgente, la consultaron con la familia y como último recurso decidieron someterla a un trasplante doble de pulmón.

Era un procedimiento que se había probado antes en países como Austria y China para pacientes de coronavirus, pero no existía referencia hasta ese momento de otro caso similar en EU.

“Inmediatamente después del trasplante su corazón comenzó a bombear sangre de forma correcta a todos los demás órganos”, afirma el doctor Bharat.

“Cuatro semanas después estaba fuera del hospital. Ahora está en casa, hablando bien, con niveles de oxígeno adecuado”, agrega.

Según un comunicado del hospital, el caso de Ramírez y de otro hombre sometido poco tiempo después a una intervención similar muestran que los trasplantes dobles de pulmón pueden ser también una opción para casos críticos de coronavirus.

Para Ramírez, tras la operación, no solo comenzó el largo proceso de la recuperación, en el que ha tenido que aprender a respirar e incluso a caminar de nuevo.

También, dice, ha tenido que lidiar con las profundas cicatrices emocionales y psicológicas que los últimos meses han dejado en su vida.

“Ahora me siento mucho mejor que cuando desperté tras el trasplante. Estuve durante tres semanas en un proceso de rehabilitación que me ha ayudado drásticamente a mejorar mis habilidades físicas, pero todavía estoy tratando luchar con esto desde un punto de vista mental”.

“Es un proceso lento, pero estoy mucho mejor”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=15s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.