close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
StockSnap.io
Juez le quita la custodia de su hijo por no cumplir con el rol tradicional de madre
Silvia lleva dos años sin ver a su hijo pues un juez determinó que debe ir a terapia para aceptar los valores tradicionales de una familia mexicana y los roles de género.
StockSnap.io
Por Tania L. Montalvo
4 de julio, 2016
Comparte

Silvia tiene dos años sin estar cerca de su hijo. Cada día, a la misma hora, espera frente a la computadora que el pequeño esté en línea y listo para hablar con ella vía remota.

Casi nunca tiene suerte. En estos dos años han entablado entre ocho y diez conversaciones de menos de dos minutos en las que nunca puede preguntarle cómo va en la escuela o qué hizo durante el fin de semana.

Cada vez que se agota el tiempo de espera y Silvia suma otro día sin verlo o hablar con él regresan a su cabeza los argumentos del juez para separarlos: fallas en su rol tradicional de madre.

“¿Qué es un rol tradicional de madre?, ¿qué es un rol tradicional de género?, ¡en qué se supone que fallé y que me valió una sentencia como esa en la que además se me ordena ir a terapia para aceptar esos roles tradicionales!”, dice Silvia en entrevista desde Madrid, España, su ciudad de origen y a donde volvió desde hace al menos tres años.

Doble discriminación

La expareja de Silvia es mexicano. En 2010 iniciaron un proceso legal por la guardia y custodia del menor y el juez 42 de lo Familiar del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal —Andrés Linares Carranza, ahora magistrado— dictó sentencia en diciembre de ese año.

En la sentencia, el juez entregó la guardia y custodia al padre y para mejorar como madre le ordenó a Silvia acudir a terapia psicológica para establecer “sentimientos de afecto, cariño y amor hacia sus semejantes y sobre todo hacia su menor hijo” y para que “en la mayor medida pueda aceptar los roles tradicionales que deben de imperar en toda familia”.

El juez indicó que entre los valores de madre que Silvia, como mujer extranjera, debía aceptar estaban aquellos de “tradiciones mexicanas” en las que su hijo estaba involucrado por ser parte de una familia mexicana.

Y agregó que la terapia debía estar dirigida a que Silvia “no perjudique los intereses tradicionales de terceros, y que cuestione y confronte sus roles y esquemas tradicionales de género, así como su concepto de amor y de familia”.

La discriminación en esta sentencia es doble: de género, al exigir que ella esté alineada a un “rol tradicional”; pero también de nacionalidad, coinciden abogados y defensores de derechos humanos.

“La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha establecido un protocolo para juzgar con perspectiva de género que nunca fue utilizado en este juicio y por otro lado, se le exige, para calificar como madre, la aceptación de tradiciones mexicanas. Hay doble violación de derechos fundamentales”, dice en entrevista Manuel Castro Ramírez, abogado de Silvia.

Pero la defensa legal no es la única que considera que esta sentencia es machista y que se violaron derechos.

En agosto de 2013, tras una apelación y distintos amparos, la Clínica de Justicia y Género Marisela Escobedo, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), presentó un Amicus Curiae —una opinión especializada en el tema, pero externa al caso— en el que detalló que en la sentencia “se detecta un lenguaje discriminatorio en relación con el género y la nacionalidad (de Silvia)”.

“Esta forma de discriminación discursiva está basada en prejuicios y estereotipos respecto de los roles de género y las identidades nacionales, cuestiones señaladas como violencia contra la mujer en la Convención interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer”.

“No es factible que los argumentos que nieguen a la madre el ejercicio de sus derechos y la custodia de su hijo estén basados en una concepción moral discriminatoria basada en roles y estereotipos de género y nacionalidad”, señalan los expertos en justicia y género.

Luis Alberto Muñoz, coordinador de esa clínica de Justicia y Género, explica en entrevista que no se puede sancionar, criminalizar o culpabilizar a una persona por no adecuarse a estereotipos sociales, lo que finalmente es un “rol de género”.

Violencia expresa

La discriminación es una forma de violencia contra la mujer según lo establecido en la Convención de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer (Cedaw, por sus siglas en inglés), ratificada por México.

“Estamos hablando de violencia institucional y el juez incumplió con la obligación de no discriminar”, dice Muñoz.

Para la Clínica de Justicia y Género que dirige, el caso de Silvia es similar al de muchas mujeres mexicanas que todavía son víctimas de jueces que hacen a un lado la perspectiva de género. Sin embargo, se diferencia en que hay una “violencia expresa”.

“Hay muchas sentencias en las que el juez tiene un prejuicio en contra de la mujer pero éste nunca es tan evidente. Que en esta sentencia el juez diga que tiene que adecuarse al rol tradicional de madre mexicana de forma expresa pone en evidencia lo que muchos jueces en el país piensan aunque no lo digan”.

El caso de Silvia llegó a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) que en agosto de 2015 ratificó que la sentencia contiene “un lenguaje discriminatorio y con una tendencia a estereotipar a la mujer, sin perspectiva de género y sin respetar la diversidad culturar que conlleva el tener nacionalidades distintas”.

Se ignoraron todos los recursos legales interpuestos por Silvia para revisar los términos discriminatorios de la sentencia. Ésta se declaró definitiva en abril de 2013 y un año después —cuando se desechó el último amparo— un juez ordenó cumplirla. El 10 de julio de 2014 fue la última vez que ella vio a su pequeño.

Un premio a la peor sentencia

El caso de Silvia ganó este año el Premio Garrote Especial del Público en los premios Género y Justicia al descubierto de la organización internacional Women’s Link Worldwide, que visibiliza las decisiones judiciales que favorecen o perjudican la equidad de género en todo el mundo.

La sentencia de Silvia fue catalogada por los lectores como la decisión judicial con mayor impacto negativo sobre la vida de mujeres y niñas.

La organización civil Equis. Justicia para las Mujeres estudia el caso de Silvia para presentarlo ante el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer (Cedaw) y sentar precedente de cómo en México los estereotipos de género aparecen en las sentencias contra las mujeres.

tl-sentencia-2

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
Cáncer: ¿a cuántos cigarrillos equivale una botella de alcohol?
Un nuevo estudio asegura que incluso el consumo moderado de alcohol -estimado en una botella de vino por semana- aumenta el riesgo de desarrollar cáncer a lo largo de la vida.
Getty Images
29 de marzo, 2019
Comparte

Beber un botella de 750 ml de vino a la semana aumenta el riesgo de desarrollar cáncer a lo largo de la vida, en la misma medida en que lo hace fumar 10 cigarrillos por semana para las mujeres o cinco en el caso de los hombres, según un nuevo estudio.

La investigación, llevada a cabo por la Universidad de Southampton y la de Bangor, en Reino Unido, considera que esta es una buena comparación para explicar los riesgos para la salud de beber con moderación.

Sin embargo, expertos advirtieron que fumar conlleva un riesgo de cáncer mucho mayor que el alcohol, para la mayoría de los bebedores.

Y añaden que la única manera de reducir el riesgo del tabaco es dejar de fumar.

En Reino Unido, las autoridades recomiendan a hombres y mujeres no beber más de 14 unidades de alcohol por semana, el equivalente a seis pintas (una pinta son 0,56 litros) de cerveza o siete vasos de vino (una botella y media de vino).

Estas recomendaciones también dicen que no hay un límite “seguro” en la bebida cuando se trata de riesgos a la salud.

El estudio, publicado en la revista BMC Public Health, afirma que incluso beber con moderación puede poner a la gente en riesgo de sufrir cáncer, sobre todo de mama.

Cáncer y alcohol

Los autores del estudio estiman que en los hombres que no fuman, el riesgo absoluto de desarrollar cáncer en su vida asociado al consumo de una botella de vino a la semana es de 1%.

En las mujeres que cumplen las mismas condiciones el riesgo es del 1,4%.

Grupo de amigos bebiendo alcohol

Getty Images
Muchos cuestionan cuán útil es realmente este estudio.

En las mujeres, el consumo de alcohol está asociado al aumento del riesgo de cáncer de mama y, en los hombres, al cáncer de hígado y del tracto gastrointestinal.

Minouk Schoemaker, científica del Instituto Cancer Research, en Londres, quien investiga las causas del cáncer de pecho, afirmó que el estudio ofrece una “visión interesante”, pero aclaró que el panorama es complejo.

“El panorama general del riesgo de cáncer es enormemente complejo y tiene matices, por lo que es importante tener en cuenta que este nuevo estudio está sujeto a una serie de suposiciones”, explicó la experta.

“Por ejemplo, es difícil separar por completo los efectos del alcohol y el cigarrillo, y el estudio no tomó en cuenta la duración del hábito de fumar o el tiempo que pasó desde que alguien dejó de fumar”.

Gráfico

BBC

La investigación solo examinó el cáncer (no incluyó ninguna otra enfermedad asociada a los fumadores como el las enfermedades cardiovasculares o de pulmón).

También utilizó información de 2004 y no tomó en consideración otros factores que pueden causar cáncer como la edad, los genes, la dieta y otros aspectos del estilo de vida.

Por otro lado, el número de cigarrillos “equivalentes” al consumo de alcohol es pequeño, cuando en realidad los fumadores consumen muchos más al día.

Por ello, muchos cuestionan cuán útil es en realidad este estudio.

Utilidad

“No estoy seguro de que mucha gente decida si fumar o beber tras comparar los riesgos de ambos”, dice John Britton, director del Centro para el estudio del alcohol y el tabaco de la Universidad de Nottingham, Reino Unido.

El estudio muestra que, en relación al riesgo de cáncer, fumar es mucho más peligroso que consumir alcohol.

Mamografía

Getty Images
En las mujeres, el consumo de alcohol está asociado al aumento del riesgo de cáncer de mama.

Fumar es también más peligroso en relación a otras enfermedades.

“Si los fumadores temen por su salud, lo mejor que pueden hacer es dejar de fumar”, agregó el profesor.

“La gente que consume alcohol debería mantenerse dentro de las recomendaciones de 14 unidades por semana”, señaló Britton.

Bob Patton, profesor de psicología clínica de la Universidad de Surrey, Reino Unido, cree que el estudio puede trasformar la opinión pública.

“Es probable que los resultados de este simple estudio tengan un efecto profundo en la forma en que los bebedores, especialmente las mujeres, entienden los riesgos asociados al consumo de alcohol”, señaló.

“Ver al alcohol desde la misma forma que al cigarrillo puede resultar en una reducción en su consumo y en los riesgos asociados”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.