Alejandra Barrales y Pablo Gómez, los dos candidatos que van por la dirigencia del PRD
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Alejandra Barrales y Pablo Gómez, los dos candidatos que van por la dirigencia del PRD

Al reanudar su consejo nacional, Pablo Gómez y Alejandra Barrales fueron los únicos aspirantes en registrar sus candidaturas para dirigir al PRD.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
16 de julio, 2016
Comparte

Alejandra Barrales y Pablo Gómez se registraron la tarde de este sábado 16 de julio como candidatos a la dirigencia nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Luego de registrar su candidatura, Barrales y Gómez presentaron sus propuestas en el Séptimo Pleno Extraordinario del IX Consejo del PRD.

Al tomar la palabra, el senador Pablo Gómez aseguró que el partido ha conseguido conquistas trascendentales, por lo que demandó seguir siendo independientes “como lo hemos sido”.

Además, pidió a sus compañeros de partido construir “la unidad de la izquierda” y dar la lucha por una dirección colegiada.

En tanto, Alejandra Barrales anunció que ayer presentó su renuncia como titular de la Secretaría de Educación de la Ciudad de México y recordó que tiene 17 años militando en el PRD, por lo que, dijo, conoce todas las expresiones dentro del partido.

Durante su mensaje, Barrales prometió trabajar para recuperar el papel como un partido de oposición, con independencia, y dejar de “conformarse con sólo ganar el debate”, pues se necesita reconocer al PRD como un partido que cambie las cosas.

“Ofrezco inclusión, diálogo, trabajo, y respeto”, señaló.

Tras los discursos, los consejeros comenzaron con la votación para elegir al nuevo líder nacional del partido.

Luego de un receso de 14 días, este sábado 16 de julio, el PRD reanudó su consejo nacional para designar a su nuevo presidente, tras la renuncia de Agustín Basave a la dirigencia nacional del partido.

Durante las últimas dos semanas, las corrientes internas del PRD han sostenido negociaciones para tratar de alcanzar un acuerdo sobre el próximo dirigente nacional, que deberá conducir a esa fuerza política durante para los procesos electorales del próximo año, entre los cuales se disputará la gubernatura en el Estado de México.

La decisión de ir o no en alianza con el PAN en las elecciones del próximo año en Coahuila, Nayarit y el Estado de México será uno de los retos más importantes del próximo dirigente nacional perredista.

La renovación de a dirigencia perredista ocurre luego de que Agustín Basave renunció al cargo el pasado 18 de junio; sin embargo, fue hasta el pasado 2 de julio que la renuncia se hizo efectiva.

Basave dijo que durante su mandato no logró situarse por encima de las corrientes internas del partido, y ser “una suerte de árbitro”.

El político y académico aclaró que no dejará su militancia en el PRD, y que regresará a la Cámara de Diputados, para seguir trabajando por las causas que defiende esa fuerza política.

Según Basave, su decisión de renunciar no tuvo como base fundamental los resultados de las elecciones el 5 de junio pasado, ya que es algo que había considerado tiempo atrás.

“No quise tomar la decisión previo a los comicios porque no quería que repercutiera en el desempeño electoral del PRD”, dijo.

Desde el pasado 2 de julio, Beatriz Mojica, una de las tres personas que busca la dirigencia nacional, se quedó al frente del partido de manera interina. El artículo 105, sección “B” de los estatutos del PRD, Mojica podrá ser la presidenta interina del PRD por un plazo no mayor a un mes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué algunas personas contraen COVID entre la primera y segunda dosis de la vacuna

Aunque varios países vayan avanzados en la vacunación, el virus sigue avanzando. Los expertos recomiendan seguir protegiéndose incluso después de ser inoculado.
10 de marzo, 2021
Comparte

La enfermera Maria Angélica Sobrinho, de 53 años, fue la primera en ser vacunada contra la covid-19 en la ciudad de Bahía en Brasil. Unos días después, empezó a mostrar síntomas y se le diagnosticó una infección por coronavirus.

Sobrinho no es la única persona que ha pasado por esto. En varios países del mundo se han reportado casos de otros pacientes que durante el intervalo de al menos 21 días entre la primera y la segunda dosis han contraído la enfermedad.

Es algo han aprovechado quienes difunden noticias falsas y bulos en las redes sociales para afirmar que los productos base de las vacunas podrían llegar hasta a matar.

Por ello, antes de alarmarse o compartir este tipo de informaciones, es preciso tener mucho cuidado y entender lo que está pasando.

Entonces ¿cómo es posible dar positivo por covid-19 entre la primera y segunda dosis de la vacuna?

Protección incompleta

Varias de las vacunas que ya se administran en distintos países requieren dos dosis para asegurar la protección completa, como la de Pfizer, Oxford/AstraZeneca, Coronavac, Moderna o Sputnik V.

El tiempo entre una dosis y otra varía según el fabricante. Pfizer recomienda dejar pasar 21 días y la Universidad de Oxford unos tres meses, por ejemplo.

Personal médico preparando una dosis de SinoVac.

Getty Images
Muchas de las vacunas que ya se administran requieren dos dosis para conseguir la protección máxima.

Ninguna vacuna disponible es capaz de proteger antes de que hayan pasado 14 días desde que se aplicó primera dosis, ya sea contra la covid-19 u otra enfermedad”, aclara la doctora Isabella Ballalai, vicepresidenta de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones.

Con independencia de la tecnología, las vacunas suelen contener antígenos, unas sustancias que interactúan con el sistema inmune y crean los anticuerpos necesarios para combatir una futura invasión vírica.

La cuestión es que este proceso tarda un tiempo en completarse: las células inmunitarias necesitan reconocer los antígenos, “interactuar” con ellos y crear una reacción satisfactoria. Este trabajo suele tomar unas dos semanas.

Por ello es necesario que el paciente que reciba una primera dosis siga protegiéndose con el uso de mascarillas, el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos entre otras medidas.

“Recibir las dos dosis tampoco implica estar liberado para tener una ‘vida normal’. Por lo que sabemos, la vacuna protege contra las consecuencias más graves de la covid-19, pero las personas inmunizas podrían seguir transmitiendo el virus a otros”, complementa Ballalai.

Si la vacunación también ralentizará la propagación del virus se está investigando en los estudios preliminares de los primeros meses de campaña.

Por lo tanto, mientras el virus continúe circulando a niveles altos y no haya una gran parte de la población vacunada, la recomendación es seguir las medidas de control y respetar las restricciones.

Panel informativo sobre el uso correcto de mascarillas en un aeropuerto.

Getty Images
A pesar de ir vacunados, es preciso seguir respetando las restricciones y medidas que impongan las autoridades.

Imposibilidad científica

Otro bulo que circuló recientemente señalaba la posibilidad de que la propia vacuna cause covid-19.

Pero eso, dice Ballalai, es absolutamente imposible.

“Los inmunizadores están hechos con virus inactivados y ni siquiera de milagro podrían causar la enfermedad“, dice la especialista.

Este, por cierto, es un mito que aparece cada año durante las campañas contra el virus de la influenza, que suele circular en otoño e invierno.

“El sujeto recibe la vacuna y unos días después presenta síntomas de gripe. Entonces llega a creer que la culpa es de la dosis aplicada”, apunta Ballalai.

De nuevo, la explicación está en el tiempo que se necesita para que proteja: mientras el sistema inmunológico no cese la producción de anticuerpos, el riesgo de infectarse con influenza (o coronavirus, en el ejemplo actual) es alto.

CoronaVac, la vacuna china, está hecha con virus inactivos, un modelo utilizado en la ciencia durante muchas décadas.

Como su nombre lo indica, los coronavirus presentes en ampollas se someten a un proceso con sustancias químicas y cambios de temperatura que lo inactivan y eliminan cualquier posibilidad de que invadan las células y se repliquen en nuestro organismo.

Ampollas de CoronaVac.

Getty Images
La vacuna CoronaVac se basa en virus inactivos y es imposible que produzcan la enfermedad en el organismo.

Cuidados y recomendaciones

También es importante saber que los efectos adversos de las vacunas son poco frecuentes, pero posibles.

“El individuo puede tener fiebre, malestar y un poco de dolor”, ejemplifica Ballalai.

Si el malestar no desaparece después de unos días o se vuelve más intenso, es importante buscar consejo médico.

Se debe al hecho de que estos síntomas incluso pueden ser causados ​​por el efecto de las vacunas, pero también son característicos del propio covid-19 y sería importante descartarlos.

Con más de 200 millones de dosis de vacunas contra la covid-19 administradas por el mundo y la rapidez con que se sigue inoculando en ya varios países, de momento no hay noticias sobre efectos colaterales preocupantes que justifiquen la paralización de las campañas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.