82 alcaldes y exalcaldes asesinados en 10 años; 50 % de los crímenes han ocurrido en 4 estados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

82 alcaldes y exalcaldes asesinados en 10 años; 50 % de los crímenes han ocurrido en 4 estados

Aunque en 18 entidades federativas se han registrado crímenes contra presidentes o expresidentes municipales, Oaxaca, Michoacán, Veracruz y Guerrero concentran más del 50% de los homicidios. Alcaldes mexicanos piden mejores medidas de seguridad y preventivas para defenderse.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
4 de agosto, 2016
Comparte

Del 2006 a la fecha 82 alcaldes en funciones, alcaldes electos y exalcaldes han sido asesinados violentamente en México. Aunque los crímenes se han presentado en 18 de los 32 estados, hay cuatro entidades: Oaxaca, Michoacán, Veracruz y Guerrero, que concentran más de la mitad de los casos.

Un estudio realizado por la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC) que documenta uno a uno los homicidios de los presidentes municipales en poco más de una década,  evidencia que en lo que va de la administración de Enrique Peña Nieto ya van 35 ediles asesinados, y que dos años de su sexenio: 2013 y 2014, han sido de los más letales para los ediles.

Tan solo en 2016 ya suman seis los asesinatos (uno de ellos de un exalcalde), y tres han ocurrido apenas en los últimos quince días.

El presidente de la ANAC, Enrique Vargas del Villar, dijo en entrevista que es urgente que el gobierno federal trabaje en un protocolo especial de seguridad para los ediles, que entre otras cosas incluya la posibilidad de adquirir armas más poderosas para aquellos que se encuentren en zonas de riesgo, así como más recursos en seguridad.

Adelantó que el próximo lunes la Asociación se reunirá en la Secretaría de Gobernación con el comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, para analizar la situación de seguridad de los presidentes municipales y acordar un plan de acción para atajar esta problemática.

grafico-alcaldes-

El balance letal

De acuerdo con el recuento de la Asociación Nacional de Alcaldes, en poco más de una decena han sido asesinados 43 presidentes municipales en funciones, es decir mientras ocupaban ese cargo; a estos casos se suman siete alcaldes electos asesinados antes de que pudieran asumir el puesto, y 32 casos de ediles asesinados luego de que dejaron el cargo.

De estos homicidios 47 ocurrieron al sexenio de Felipe Calderón, mientras que con Enrique Peña Nieto ya van 35 homicidios.

En promedio se trata de ocho alcaldes y exalcaldes asesinados cada año, sin embargo, el balance en realidad muestra que ha habido años mucho más letales que otros.

Por ejemplo, en 2010 se registraron 17 homicidios, de los cuales doce fueron contra alcaldes en funciones, tres contra presidentes municipales electos, y dos más en contra de exalcaldes.

En cantidad de homicidios le siguen dos años que corresponden ya al actual sexenio: el 2013 en donde se registraron un total de 13 asesinatos, y el 2010 en donde el balance fue de diez casos.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) es el que acumula más gobernantes municipales asesinados: un total de 37 alcaldes y ex alcaldes asesinados que provenían de las filas de este partido. Se trata de casi el 45 por ciento de todos los casos registrados desde el 2006.

Luego le sigue el Partido de la Revolución Democrática (PRD) que ha perdido a 19 ediles de los cuales ocho estaban en funciones, uno era presidente municipal electo, y diez más estaban retirados.

El Partido Acción Nacional (PAN) acumula doce casos de los cuales ocho eran presidentes municipales en funciones cuando fueron asesinados, uno era más un alcalde electo y tres eran exediles.

Tres casos más corresponden a alcaldes y exalcaldes que ganaron la elección por el Partido del Trabajo (PT), y tres más eran de coalición de distintos partidos. A estos se suman dos alcaldes asesinados del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), dos de partidos locales del estado donde ocurrió el crimen, y dos elegidos pro usos y costumbres.

Finalmente hay un caso de un presidente municipal de Movimiento Ciudadano y uno más donde no se precisó la afiliación partidista del edil asesinado.

grafico-alcaldes-2

Regiones de riesgo

De los 82 homicidios registrados por la Asociación Nacional de Alcaldes, más de la mitad (42) se concentran en apenas cuatro estados del país.

Oaxaca es el estado con la mayor incidencia: quince casos en total de los cuales seis eran presidentes municipales en funciones, tres eran alcaldes electos y seis más corresponden a exalcaldes.

El caso más reciente corresponde a octubre del 2015 cuando el presidente municipal de San Miguel El Grande Tlaxiaco, Mario Sánchez Cuevas, fue encontrado sin vida en una barranca luego de haber permanecido doce días desaparecido. La Fiscalía del estado inició una averiguación por el homicidio de la que no se conocen los resultados.

Después de Oaxaca la entidad con más alcaldes asesinados es Michoacán con diez casos. De hecho, dicha entidad acumula el mayor número de presidentes municipales en funciones víctimas de homicidio con siete, a los que se suman tres casos de exalcaldes.

El último caso en dicho estado se registró en marzo de 2014 y fue el del alcalde panista de Tanhuato Gustavo Garibay García, quien fue acribillado en las puertas de su domicilio. Cabe señalar que en mayo de este año su esposa Gabriela Oseguera Gutiérrez también fue asesinada y su cuerpo arrojado en una carretera del estado.

Veracruz es la tercera entidad con el mayor número de alcaldes y exalcaldes asesinados con un total de nueve.  El último caso ocurrió en mayo del 2015 cuando el exedil del municipio de Cuitláhuac, Ambrosio Borbonio Arne, murió tras recibir al menos ocho disparos en el interior de un negocio de comida.

En cuarto sitio se encuentra Guerrero  que acumula nueve homicidios, de los cuales tres fueron contra presidentes municipales en funciones y cinco más en contra de exediles. El caso más reciente es el del alcalde de Pungarabato Ambrosio Soto Duarte, ocurrido apenas en julio pasado. El edil fue asesinado junto con su chofer tras ser emboscado por sujetos armados que le dispararon en más de 200 ocasiones a su vehículo.

Los otros estados en donde se han registrado los 40 asesinatos de alcaldes restantes son Chihuahua, Tabasco, Puebla, Nuevo León, estado de México, Durango, Tamaulipas, San Luis Potosí, Coahuila, Morelos, Zacatecas, Jalisco, Chiapas y Guanajuato.

Las entidades en donde no se ha registrado ningún homicidio de algún presidente municipal o delegado son la Ciudad de México, Colima, Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Nayarit, Aguascalientes, Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Tlaxcala e Hidalgo.

grafico-alcaldes-4

Mejores armas y protocolo

El presidente municipal de Huixquilucan Enrique Vargas del Villar, quien actualmente funge como presidente de la ANAC, dijo en entrevista con Animal Político que los tres homicidios que se han registrado en los últimos 15 días de alcaldes en funciones, sumados a las decenas de casos de los últimos años, hacen evidente que se necesita un protocolo especial de seguridad.

“Evidentemente la situación no es la misma para todos los presidentes municipales pero si es necesario que los que se encuentran en zonas de mayor riesgo, por ejemplo Michoacán o Tamaulipas, tengan condiciones especiales de seguridad y es algo que se tiene que trabajar con las autoridades” dijo.

El protocolo aún no está diseñado pero Vargas del Villar adelantó que este debería contemplar por ejemplo, que en los municipios enclavados en regiones donde opera el crimen organizado se permita a los policías llevar armamento de alto poder y además se incrementen los subsidios relacionados con el fortalecimiento de la seguridad.

A finales de julio la ANAC solicitó formalmente ala Secretaria de Gobernación una reunión para abordar este tema. Ya recibieron respuesta y será el próximo lunes cuando los alcaldes se reúnan como el comisionado de Seguridad Renato Sales para analizar la problemática y el plan de acción que se estaría poniendo en marcha.

“Este es un tema fundamental de gobernabilidad. El que un presidente municipal no pueda ejercer sus funciones significa un riesgo para el Estado. Esto se ve en el extranjero y arroja un panorama muy negativo por lo que es algo que debe  corregirse de inmediato” dijo.

grafico-alcaldes-3

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es la inmunidad cruzada y por qué puede ser clave en la lucha contra el COVID-19

Un estudio recientemente publicado arroja una hipótesis esperanzadora en el combate al COVID-19: haber superado otros coronavirus puede dejar en el cuerpo algo de inmunidad.
Getty Images
1 de junio, 2020
Comparte
Ilustración sistema inmunológico

Getty Images
La inmunidad es el conjunto de mecanismos que nos protegen de las infecciones.

¿Por qué algunas personas infectadas con el nuevo coronavirus solo presentan síntomas leves o incluso son asintomáticas? Es una de las grandes dudas que la comunidad científica está tratando de despejar sobre la covid-19.

Para dar respuesta a esta y otras interrogantes que rodean al nuevo coronavirus, expertos de todo el mundo están tratando de entender cómo responde nuestro sistema inmunológico cuando es atacado por el SARS-CoV-2.

Un estudio recientemente publicado en la revista Cell arroja una hipótesis esperanzadora: haber superado otros coronavirus puede dejar en el cuerpo algo de inmunidad.

Es lo que se conoce como inmunidad cruzada.

Pero antes de explicar este concepto, es importante revisar qué tipos de inmunidad existen.

Innata y adaptativa

La inmunidad es el conjunto de mecanismos que nos protegen de las infecciones. Es una compleja red de células, órganos y tejidos que trabajan en conjunto para defendernos de los microorganismos y sustancias tóxicas que podrían enfermarnos.

Hay dos tipos de inmunidad: la innata y la adaptativa.

La respuesta innata es la primera que se desarrolla y normalmente es efectiva para eliminar a diferentes tipos de agresores.

“Está compuesta por el conjunto de barreras, sensores y actores que participan de manera más o menos inespecífica en bloquear la entrada de todos los agentes infecciosos a los que estamos expuestos continuamente a lo largo del día”, le explica a BBC Mundo Estanislao Nistal, virólogo y profesor de microbiología de la Universidad CEU San Pablo en Madrid, España.

Mientras que la inmunidad adaptativa “establece una respuesta específica frente al agente infeccioso en concreto o frente a las células que están albergando a este microorganismo”.

Esta respuesta se demora varios días en llegar.

A su vez, la respuesta adaptativa se divide en dos ramas: la inmunidad derivada de anticuerpos, que también se denomina inmunidad humoral, y la inmunidad celular que la ejercen las células llamadas linfocitos T o células T.

Memoria

Un rasgo particular de la respuesta adaptativa es que deja memoria. Es decir, recuerda los patógenos con los que tu cuerpo ha entrado en contacto en el pasado, y por ello sabrá cómo combatirlos en el futuro.

“Desde el momento en que nacemos nos enfrentamos a muchos agentes infecciosos. Y el cuerpo tiene que saber cómo reaccionar de manera específica, frente a aquello que es extraño y que puede producir una patología”, dice Nistal.

“Cuando nos enfrentamos a un agente infeccioso por primera vez, normalmente la respuesta que activamos es una respuesta muy buena que nos produce un tipo de memoria que puede durar para toda la vida”, explica el virólogo.

Ahí entra el concepto de inmunidad cruzada, que consiste en la capacidad de algunos de los linfocitos involucrados en la respuesta adaptativa (linfocitos o células B o T) de reconocer secuencias de un virus, de una bacteria o de un agente infeccioso, y ser capaz de identificarlas en el futuro en otro agente infeccioso.

Gráfico de cómo se reproduce el coronavirus en el cuerpo.

BBC

Pero el SARS-CoV-2 es un virus nuevo, entonces ¿puede haber inmunidad cruzada?

Familia de coronavirus

El SARS-CoV-2 pertenece a la familia de los coronavirus. Hay siete coronavirus identificados, pero de ellos, la población se expone anualmente a cuatro tipos, a los que el profesor Nistal llama “coronavirus estacionales”.

En general, lo que ocurre con estos coronavirus es que la mayoría de las personas no tiene mayores complicaciones y lo más normal es que produzcan catarros, explica el virólogo.

“Y esos catarros normalmente activan esos linfocitos que tenemos, que han sido activados anteriormente”.

Persona con mascarilla estornudando.

Getty Images
Lo más normal es que los coronavirus estacionales produzcan un catarro.

Los investigadores del Instituto de Inmunología de La Jolla, en California, autores del estudio publicado en la revista Cell, utilizaron muestras de sangre recogidas entre 2015 y 2018 de personas que sí habían superado coronavirus estacionales, pero que por las fechas, no habían podido estar expuestas al nuevo SARS-CoV-2.

Lo que hicieron con esas muestras fue ponerlas en contacto con secuencias o fragmentos del SARS-CoV-2 y vieron que había una reactivación celular.

“Lo que ven los investigadores es que hay linfocitos, tanto B como T, que son capaces de reconocer esos fragmentos y activarse”, dice Nistal.

“Eso es lo que significa que tienen inmunidad cruzada”.

El resultado, para el experto, era “bastante esperable”, porque aunque sea un virus nuevo, “tiene en torno al 80% de homología con el SARS (las siglas en inglés de síndrome respiratorio agudo severo, que apareció en 2002) y entre un 40 y 60% de homología con los coronavirus circulantes o estacionales”.

“Si analizas la secuencia de aminoácidos que producen las proteínas del virus, te das cuenta de que sí hay zonas muy diferentes entre los coronavirus circulantes y este SARS-CoV-2, pero hay zonas que están muy conservadas. Y es por tanto esperable que un linfocito que reaccione frente a esa secuencia, reaccione también frente a la secuencia del SARS-CoV-2”.

Para el experto, esto explicaría, en parte por qué hay personas que tienen síntomas muy leves o incluso ninguna sintomatología. “Otra parte también la explicaría la inmunidad innata”, apunta.

Ilustración sistema inmunológico

Getty Images
La inmunidad adaptativa recuerda los patógenos con los que tu cuerpo ha entrado en contacto en el pasado, y por ello sabrá cómo combatirlos en el futuro.

¿Y esto qué implicaciones tiene a la hora de encontrar una posible vacuna para el nuevo coronavirus?

Protección para el futuro

Para Estanislao Nistal, este estudio tiene una implicación importante.

Si las vacunas que se empezaron a investigar contra el SARS pero luego fueron abandonadas se hubiesen desarrollado, “hubieran servido posiblemente para protegernos del nuevo virus (no para que no nos infectáramos, porque en un principio los linfocitos T no bloquean la entrada del virus en la célula, pero sí ayudan a destruirlo)”, explica Nistal.

“Entonces la primera enseñanza que hay que sacar de todo esto es que cuando se empieza algo debería terminarse. El que no haya un agente infeccioso no significa que no exista en el futuro, sobre todo con el coronavirus”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

https://www.youtube.com/watch?v=LBVGmtqpmwc&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl&index=18&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.