Con información se combaten los tratos en lo oscurito de los políticos, dice Kumamoto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Con información se combaten los tratos en lo oscurito de los políticos, dice Kumamoto

El primer diputado ciudadano de Jalisco señala que la información es un bien público por lo que la élite política no debe mantener su trabajo como un secreto ante los ciudadanos.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
12 de agosto, 2016
Comparte

Pedro Kumamoto es un joven de 25 años, licenciado en gestión cultural, y desde hace nueve meses diputado local en el Congreso de Jalisco, al que llegó bajo la figura de “candidato independiente”, es decir, que no fue postulado por un partido político, el primero de su estado.

La suya, destaca, es una agenda de temas nuevos en la discusión política estatal, aunque los problemas que aborda no son en realidad nuevos, sino relegados por “la clase política de siempre, pese a su importancia, y por esa razón, esas que eran las grandes fuerzas políticas en Jalisco ya no lo son, y ahora emerge una fuerza política nueva, que es la ciudadana”.

Esos problemas son, subrayó, la necesidad de transparentar el desempeño de los legisladores en Jalisco, y por esta vía combatir la cultura de “opacidad” e “impunidad” de las élites estatales; facilitar la participación ciudadana en la toma de decisiones legislativas; y abrir el debate sobre estrategias alternativas contra la violencia y la delincuencia en Jalisco, más allá de la policiaca, como la legalización del uso médico y recreativo de las drogas.

Este joven moreno y delgado ganó la diputación estatal con una serie de promesas a la sociedad que, señala, “en realidad son compromisos muy elementales: en primera instancia prometí que toda mi actividad como representante social sería pública, y es un compromiso cumplido desde el primer día en este puesto. Toda mi agenda puede ser consultada por la ciudadanía: ¿con quién me voy a reunir y para qué? ¿Quién solicita entrevista conmigo y para qué? Nada de reuniones en lo oscurito con ningún actor formal o informal de la política”.

Este punto podría pasar como una simple formalidad pero, subraya Kumamoto, “en realidad quisimos poner el dedo sobre una llaga que los legisladores, estatales y federales, no quieren tocar: el problema del cabildeo.

Los integrantes de la clase política, en particular los diputados y senadores, se manejan como si lo que hacen o dejan de hacer fuese un tema de su vida privada, pero las negociaciones en las que participan deben ser totalmente públicas, siempre, o de lo contrario, se generan intereses secretos y poderes fácticos”.

El legislador independiente pone un ejemplo: “Si las agendas de todos los legisladores fueran públicas, la ciudadanía podría saber quién se reúne todos los días con los cabilderos (representantes) de Monsanto (empresa transnacional que promueve en México el cultivo de maíz transgénico), o de otros representantes de intereses que buscan mantenerse ocultos.”

Si la ciudadanía pudiera saber qué hace cada legislador, evaluaría con mayor eficacia su trabajo, ya que, señala Kumamoto, “la información es uno de los nuevos bienes públicos de mayor relevancia, aunque no es en realidad que sea nuevo, sino que estamos apenas, como sociedad, entendiendo su relevancia”.

Pero la transparencia en la labor legislativa no debe ceñirse a hacer pública la actividad diaria de los legisladores, asegura, sino que “la ciudadanía debe ser informada acerca de qué vota su diputado, cómo lo vota y por qué lo vota. Es decir, el razonamiento del voto legislativo debe ser público”.

Nuevamente, señala, no se trata de una formalidad ante la ciudadanía: “Se trata de establecer un mecanismo para que los diputados ya no se vayan al baño justo en el momento en que se están votando los temas importantes; o que la abstención legislativa no sea un simple acto de omisión y ya, sino que debemos dar la cara por cada una de las decisiones que tomamos en el pleno y en comisiones.

Así la gente podría saber cómo estamos haciendo nuestra chamba. En mi caso, toda acción legislativa que realizo puede ser consultada por la ciudadanía, y conocer el razonamiento de cada una.”

Política para ciudadanos

En Jalisco, y en México entero, señala Kumamoto, “habitar los espacios de la política, siendo ciudadano, es algo sumamente engorroso, casi imposible. Las candidaturas independientes, por ejemplo, fueron diseñadas por los partidos políticos para que no se pudieran aplicar. En Jalisco era prácticamente imposible para una persona reunir las miles de firmas ciudadanas que establecía el requisito (2% de la lista nominal de electores), acompañadas todas de la copia de la credencial para votar de cada persona que apoyara la propuesta”.

Hoy, por iniciativa promovida por Kumamoto, “esos requisitos, pensados para que nadie pudiera presentar una candidatura independiente, fueron echados abajo: si una ciudadana o ciudadano busca una candidatura, sólo debe reunir 1% de apoyo de la población en edad de votar, y ya no debe recabarse la copia de la credencial de cada uno”.

Esta misma iniciativa, que dio paso a una reforma a la Constitución del estado, y a sus códigos Electoral y de Participación Ciudadana, estableció también “nuevas figuras para la participación efectiva de la ciudadanía, como el presupuesto participativo, la revocación de mandato, el gobierno abierto, se bajaron los requisitos para promover la realización de plebiscitos, referéndums, así como para presentar iniciativas legislativas ciudadanas.”

Falta mucho, reconoce, “pero apenas van a cumplirse nueve meses de esta legislatura… otras iniciativas ya fueron presentadas, y están en discusión, como una iniciativa de Ley de Hospitalidad, que garantice a todas las personas migrantes que pasen por el estado de Jalisco, que son 60% personas de Centroamérica y 40% de otras partes de México, puedan tener la certidumbre de que no van a ser perseguidos, de que se van a respetar sus derechos humanos, de que van a tener acceso a servicios de salud en caso de que requieran atención, así como el derecho de inscribir a sus hijos e hijas en el sistema educativo público, en caso de que deban permanecer en el estado más tiempo del que tenían planeado”.

Pero de todas las iniciativas que ha presentado, reconoce Kumamoto, la que más difusión ha obtenido es la relativa a la eliminación del fuero en el estado de Jalisco, que si bien tiene como destinataria a la clase política que se beneficiaba de esa figura legal para obtener “impunidad”, en realidad es una reforma que redunda en lo que él denomina “ciudadanización” de la política.

“El estado de derecho no prevalecerá por el sólo hecho de eliminar el fuero, eso no hará que se agote la impunidad. Lo que esta medida permite es generar condiciones para que se ciudadanicen los procesos políticos: para que exista un poder judicial autónomo, para que existan ministerios públicos independientes, designados por examen de oposición y no por relaciones políticas.”

Legalización

En 2012, la incidencia de delitos relacionados con el narcotráfico en Jalisco experimentó su punto más alto de los últimos años, con 134 averiguaciones previas por producción de narcóticos, 41 por transporte y 196 por comercio, según las estadísticas oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seuridad Pública.

En los dos años siguientes –2013 y 2014–, la incidencia disminuyó drásticamente, hasta llegar a 11 casos por producción (90% menos que dos años antes) y 10 por transporte (75% menos que en 2012).

Para 2015, la incidencia de delitos relacionados con narcotráfico muestra un alza, pero aún muy lejana de los niveles alcanzados en 2012.

Así, ciertamente las estadísticas reflejan una disminución en la actividad del narcotráfico, pero la violencia, en realidad, se mantuvo.

Según estas mismas cifras, en 2012 se tomó registro de mil 616 delitos cometidos en Jalisco en los que se usó armamento pesado y explosivos. Para 2015, fueron mil 447 (lo que representa una disminución de sólo 10%).

En la misma línea, en 2015 aumentaron los homicidios dolosos, el robo de vehículos con violencia, el robo a transportistas e, incluso, el robo a bancos.

“En Jalisco –explica Kumamoto–, por supuesto que todos resentimos las consecuencias de la actividad del narcotráfico, pero resentimos más las de la violencia general: la juventud vive permanentemente acosada por la policía, en Guadalajara es de lo más común que te detengan ilegalmente sólo porque eres joven, para revisar tus pertenencias. Y, ¿a quién no han robado en Guadalajara? Roban casas, autos, a la gente, entonces, la percepción de inseguridad es muy mala, pero no tiene que ver sólo con el narcotráfico.

En buena medida, el problema tiene que ver con que los distintos órdenes de gobierno están peleados, por estar en manos de distintos partidos políticos: el gobierno estatal y los municipales no respetan o acatan el ámbito de sus competencias; e incluso entre el Fiscal y el comisionado de seguridad pública hay una competencia política, entonces, la seguridad ciudadana termina siendo sólo un motivo de grillas”.

Por el contrario, concluye, nada se hace en términos de política pública para atender “la enorme problemática de desaparición forzada en el estado, de feminicidios, de revictimización de personas afectadas por la violencia. Y eso me molesta un chingo, porque han politizado un tema que debería ser totalmente técnico: en términos de seguridad pública sólo existe demagogia en Jalisco, todo es ‘más armas, más policías’, pero no se atienden las condiciones de precariedad, no se generan oportunidades sociales.”

Y pone un ejemplo del abordaje técnico que debería ser debatido en materia de narcotráfico: “Hay personas que me dicen que están en contra de la legalización, y a ellos yo les comento que si se preocupan de que sus hijos no tengan acceso a las drogas, lo mejor que se puede hacer es legalizarlas, porque eso vendría acompañado de programas preventivos y programas de rehabilitación.

Un narcotraficante no se va a preocupar por verificar la mayoría de edad de tu hijo, si se acerca a comprarle. Por el contrario, si el consumo fuera legal y regulado, la venta también estaría sujeta a esquemas preventivos, como con el tabaco. Entonces, estoy a favor de la legalización de las drogas para uso médico, pero también a favor de empezar el debate sobre consumo recreativo, porque lo que le hace daño al país es seguir con tabús y discutir las cosas a medias”.

Obviamente, remata, “no creo a rajatabla que con la legalización se va a resolver el problema del narcotráfico y la violencia que genera, pero creo que puede ser una respuesta mucho más estratégica que continuar apostándole a más armas, más violencia, más policías y más muertes”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Trump vs Biden: ¿Puede el presidente impugnar el resultado? y otras preguntas sobre las elecciones de EU

Los lectores de la BBC enviaron preguntas qué puede pasar luego de la reñida votación. Tenemos respuestas.
5 de noviembre, 2020
Comparte
Trump y Biden

BBC
Joe Biden y Donald Trump se disputan los resultados finales de algunos estados.

¿Cómo pueden los candidatos impugnar los resultados? ¿Qué pasa si hay un empate? ¿Y por qué algunos votos cuentan más que otros?

La elección presidencial de Estados Unidos ha dejado muchas dudas, luego de que la noche del 3 de noviembre terminara sin resultados y aún se cuenten los votos.

Ninguno de los candidatos ha logrado aún los 270 votos del Colegio Electoral que se necesitan para ganar la Casa Blanca.

Las autoridades electorales están contando los sufragios en varios estados clave, incluyendo Pensilvania, Nevada, Carolina del Norte y Georgia, los cuales llevarían a Donald Trump o Joe Biden a alzarse con el triunfo.

La BBC pidió a sus lectores de todo el mundo que enviaran sus preguntas sobre este proceso. Estas son algunas de las más frecuentes.

Section divider

BBC

¿Tiene Donald Trump derecho a impugnar los resultados?

Sí. Los líderes de ambas campañas han dicho que están listos para las disputas legales que surjan del escrutinio de los votos, lo cual ya ocurrió este miércoles en el caso de Michigan y Pensilvania.

Cada candidato tiene derecho a exigir un recuento en la mayoría de los estados, lo cual se concede generalmente si la diferencia entre los votos es mínima.

Donald Trump

EPA
El presidente Donald Trump dijo que recurriría a la Corte Suprema de ser necesario.

Este año hubo un aumento en la votación por correo y también es posible que la validez de estas boletas y hasta cuándo se pueden contar pueda ser cuestionada en los tribunales.

Las demandas podrían llegar hasta la Corte Suprema de EE.UU.

Esto sucedió en 2000, cuando el máximo tribunal detuvo un recuento en Florida y falló a favor del republicano George W. Bush, quien se convirtió en presidente.

Section divider

BBC

¿Qué pasa si hay un empate?

Hay 538 votos del Colegio Electoral en juego. Y cada estado tiene un número determinado de electores según el tamaño de su población.

Esto significa que es posible -aunque no muy probable– que pueda darse un empate de 269 votos cada uno.

Si ningún candidato obtiene la mitad más uno de votos en el Colegio Electoral, correspondería al Congreso de Estados Unidos decidir.

Una protesta frente a la Casa Blanca

EPA
El ajustado resultado en algunos estados ha generado manifestaciones que piden “contar cada voto”.

Serían los miembros elegidos en la misma jornada electoral quienes asumirían esta responsabilidad.

La elección de un presidente se daría en la Cámara de Representantes. Ahí un delegado de cada estado tendría un voto: se necesita una mayoría de 26 para que un candidato se convierta en presidente.

El Senado elegiría al vicepresidente con el voto mayoritario de los 100 senadores.

Section divider

BBC

¿Qué influencia tiene el voto popular en la forma en que vota el Colegio Electoral?

Los presidentes estadounidenses no se eligen por el voto popular nacional, sino por el número de estados que ganaron.

Joe Biden

Reuters
Biden ha celebrado ser el presidente con más votos de la historia de las elecciones, pero necesita los votos del Colegio Electoral.

El triunfador en cada estado obtiene el apoyo de electores que se reúnen en diciembre, cuando se conforma el Colegio Electoral, para votar y nominar oficialmente al próximo presidente.

Para ganar la Casa Blanca se necesitan 270 votos electorales.

Section divider

BBC

Casi todo el mundo está harto de esta tontería del “colegio electoral”. ¿Es tan difícil simplemente hacer que las elecciones estadounidenses sean por una mayoría de votos y deshacerse del colegio?

El sistema electoral de EE.UU. está establecido en la constitución, por lo que cambiarlo requeriría una enmienda constitucional.

Esto tendría que ser aprobado por dos tercios del Senado y de la Cámara de Representantes, o la misma proporción de legislaturas estatales. Tres cuartas partes de EE.UU. deberían estar de acuerdo.

Electores del Colegio Electoral firmando actas

Reuters
Los miembros del Colegio Electoral son los que eligen al presidente.

Es muy poco probable que una iniciativa así tuviera éxito, aunque ha habido intentos de modificar el sistema en el pasado.

Section divider

BBC

¿Quiénes son los miembros del colegio electoral, cómo se eligen y cuánto tiempo desempeñan el cargo?

Los miembros del colegio electoral suelen ser nominados por los partidos republicano y demócrata en cada elección.

Existen diferentes reglas para nominarlos en cada estado y se seleccionan oficialmente el día de la votación.

Bill Clinton

Reuters
El expresidente Bill Clinton fue parte del Colegio Electoral en 2016.

Los miembros del colegio, llamados electores, a menudo tienen conexiones en los partidos políticos estadounidenses, con activistas o expolíticos.

Bill Clinton fue elector demócrata en 2016, y los republicanos propusieron a Donald Trump Jr.

Pero recordemos que su voto lo define el ganador del voto popular en el estado al que representen, no su afiliación política.

Section divider

BBC

¿Quién decidirá la presidencia si no hay un ganador definitivo a través del Colegio Electoral?

Si no hay un ganador definitivo en el colegio electoral, significaría que ha habido un empate en el resultado general (mencionado anteriormente) o que los desafíos legales en curso en los estados en disputa no se han resuelto, por lo que sus electores no pueden ser elegidos.

El Colegio Electoral se reúne el 14 de diciembre. Para entonces, cada estado debe proponer electores para su candidato ganador.

Si los resultados de las elecciones aún están en disputa y ciertos estados no pueden decidir a qué candidato dar a sus electores, entonces dependería del Congreso de Estados Unidos.

Gráfico de votos de colegio electoral que se necesita para ganar la presidencia de Estados Unidos

BBC

La Constitución estadounidense impone un plazo final: el mandato del presidente (y vicepresidente) expira el 20 de enero al mediodía.

Si el Congreso no ha podido elegir al ganador para entonces, hay una línea de sucesión establecida en la ley.

La primera en la fila es la presidenta de la Cámara de Representantes, actualmente Nancy Pelosi, seguida por el segundo miembro de mayor rango del Senado, actualmente Charles Grassley.

Esto nunca ha sucedido antes, por lo que no está claro cómo funcionaría en la práctica en estas circunstancias excepcionales.

Section divider

BBC

¿Qué hace que los votos de algunos estados cuenten más que otros?

Los candidatos tienden a hacer campaña en estados donde el resultado es incierto, por eso la gente dice que los votos en estos estados “cuentan más”.

Estos lugares se conocen como campos de batalla o estados péndulo o clave.

Trump en un mitin

Reuters
Trump centró su estrategia este año en estados como Michigan y Florida.

El sistema electoral de EE.UU. implica que en todos los estados -excepto dos- el margen de victoria no importa, ya que quien obtenga la mayoría del voto popular gana todos los votoselectorales del estado.

Es fácil pronosticar cómo votarán en California, que siempre lo ganan los demócratas, o Alabama para los republicanos. Por eso los candidatos tienen menos incentivos para hacer campaña allí.

Concentran su esfuerzo en un puñado de estados como en Florida y Pensilvania, pues ahí la votación suele ser reñida y puede inclinarse la balanza en cualquier sentido.

Section divider

BBC

Si los votos por correo que se cuentan varios días después de las elecciones cambian el resultado final de un estado para Trump o Biden, ¿cuál es el protocolo para volver a anunciar un ganador?

No existe un protocolo legal para anunciar un ganador en la noche de las elecciones; los estadounidenses lo conocen a través de la proyección de los principales medios de comunicación.

Biden en un mitin en Pensilvania

Reuters
Biden fijó buena parte de su agenda en Pensilvania.

El conteo nunca se completa en la noche de las elecciones, pero generalmente hay suficientes votos para confirmar un ganador.

Estos son resultados no oficiales que se certifican solo unas semanas después, cuando son ratificados por funcionarios estatales.

Este año, los medios fueron más cautelosos al nombrar a un ganador en algunos estados, ya que hay un número record de votos por correo que hacen más lento el proceso de escrutinio.

Así que un candidato que se declare ganador podría terminar perdiendo cuando se cuenten todos los votos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0Yp1B-tcihs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.